1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Fabrice Angei / Dirigente del sindicato CGT

“No podemos permitir que nos chantajeen con la Eurocopa”

Amanda Andrades 13/06/2016

<p>Fabrice Angei.</p>

Fabrice Angei.

Youtube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Gritos contra la reforma laboral se cuelan a veces en la conversación. Fabrice Angei (Túnez, 1959), miembro de la Secretaría Confederal de la CGT, el sindicato que desde hace ya casi cuatro meses protagoniza la masiva lucha contra la reforma laboral del gobierno de Manuel Valls, participa esta mañana de sábado 11 de junio en una acción de protesta, las votaciones ciudadanas, en las que se recoge la opinión de los transeúntes sobre la ley El Khomri, el nombre con el que se conoce el proyecto de reforma laboral, por el apellido de la titular del Ministerio de Trabajo, Myriam El Khomri. Los resultados de estas votaciones serán enviados al presidente de la República, François Hollande, el próximo 26 de junio. Antes, el 14 de junio habrá otra jornada de manifestaciones en varias ciudades.

Una vez alejado unos metros de sus compañeros para evitar el ruido, llega la primera pregunta:

-- ¿Por qué se oponen a esta reforma laboral? En otros países como España o Alemania se han llevado a cabo políticas similares.

-- Nos hace volver 200 años atrás. Esta ley elimina todas las garantías colectivas asignadas a los trabajadores por la ley y los convenios colectivos. Aumentará la precariedad. No es una buena ley para las pequeñas empresas--, enumera casi de carretilla con un cálido acento del Midi, el sur de Francia.

La CGT no rechaza, sin embargo, toda la ley. Sus críticas se centran en varios enunciados. Una de las principales peleas está en el artículo 2, que acaba con lo que se conoce como el principio favorable. Es decir que cuando existen varias leyes o normas que afectan al trabajador, debe prevalecer la más favorable a éste. En la nueva ley los acuerdos a nivel de empresa tendrán más valor, por ejemplo, que los convenios sectoriales. “Queremos mantener una arquitectura donde la ley y el convenio colectivo garanticen una base común de derechos al conjunto de los asalariados”, señala Angei, responsable en el seno del Comité Nacional de la CGT de los asuntos relacionados con la reforma laboral.

Esta ley elimina todas las garantías colectivas asignadas a los trabajadores por la ley y los convenios colectivos. Aumentará la precariedad

El sindicato, nacido en 1895 bajo los dictados de emancipación del proletariado de la I Internacional y cercano al Partido Comunista Francés desde los años cuarenta, se opone también a la ampliación del concepto de despido por razones económicas. “Se suaviza su definición y se separa de la viabilidad de la empresa. Va a permitir, por tanto, los despidos incluso en empresas que están saneadas”. Otras cuestiones críticas son la disminución de las indemnizaciones en caso de enfermedad o accidentes o la reforma de la medicina laboral y la eliminación de las revisiones médicas bianuales.

Además, hay otra medida que preocupa especialmente, los referendos como mecanismo de aprobación de acuerdos dentro de las empresas: cualquier organización que represente al menos al 30% de los trabajadores podrá convocar una votación. “No aceptamos este tipo de consultas que se harán con una pistola en la sien: 'o perdéis garantías en horario o en remuneración de horas extras u os despedimos o deslocalizamos'. Los sindicatos no serán ya nada”, se indigna.

Para Angei, si se retiran estos puntos, no habría necesidad de retirar toda la ley. Afirma incluso que hay medidas en la ley con las que están a favor, como el programa de garantía para jóvenes, un dispositivo gubernamental destinado a la formación e integración profesional de los jóvenes en situación de vulnerabilidad que la ley El Khomry pretende hacer extensivo a todos los jóvenes. “Pero no puede ser un aceptáis lo malo y a cambio tenéis esto. No puede haber un chantaje de este tipo”, señala.

La noche anterior a esta entrevista telefónica se celebró el partido de inauguración de la Eurocopa, un Francia-Rumanía que acabó con la victoria dos a uno de la selección anfitriona. No hubo incidentes y los espectadores pudieron llegar sin problemas hasta el Stade de France, en Saint Denis, en la periferia de París. Los días previos habían estado llenos de mensajes gubernamentales de alerta. Hollande había afirmado el jueves previo estar dispuesto a que “el Estado tomara todas las medidas que fuesen necesarias” para asegurar el desarrollo de la competición.

Que una posible incidencia negativa sobre la Eurocopa disminuya el apoyo a la lucha sindical contra la reforma laboral, rechazada por el 71% de los franceses, es un riesgo muy presente. Cuando se le pregunta a Angei si no tienen miedo de que los franceses acaben hartos de la huelga en estas circunstancias no tarda ni medio segundo en responder que la huelga no le gusta a nadie, ni a los que la hacen, y añade que si se ha llegado hasta aquí es porque les han “obligado” a ello. “Hace cuatro meses que le decimos al Gobierno que esta ley no es buena, que hay que retirarla y abrir una verdadera negociación, pero el Gobierno permanece sordo”.

Y ahora, cuatro meses más tarde, ha llegado la Eurocopa. “Philippe Martínez [secretario general de la CGT] lo ha dicho ya, nuestra lucha no es contra la Eurocopa. Es contra la reforma laboral. No vamos a impedir a los espectadores ir al estadio”, explica para contrarrestar el discurso gubernamental que les acusa de  actuar “contra Francia y contra los franceses”, en palabras de Manuel Valls. “No podemos permitir que nos chantajeen con la Eurocopa. El gobierno no podrá ponernos bajo la amenaza de parar la contestación social”, advierte Angei, que deja claro que continuarán movilizándose bajo diferentes formas como la acción del voto ciudadano y otras que no supongan bloqueos. Una de ellas es el reparto a las distintas hinchadas europeas de octavillas, con forma de tarjeta roja, en varias lenguas. “Ellos también han conocido en sus países reformas similares y sus consecuencias. Este combate es europeo. Estas leyes son inducidas por la Comisión Europea y acompañan a las políticas de austeridad”. 

Manifestación contra la reforma laboral el pasado 9 de marzo en Marsella.

Manifestación contra la reforma laboral el pasado 9 de marzo en Marsella.

Irónicamente, mientras transcurre la entrevista las aficiones inglesa y rusa han convertido Marsella en el escenario de una salvaje guerrilla urbana, y la violencia entre los ultras neonazis se repite también con alemanes y ucranios en Lille. Entre las medidas que no descartaban Hollande y Valls para garantizar la Eurocopa, se había hablado de una figura muy polémica, contemplada en la legislación francesa, la del requerimiento: obligar a los huelguistas a ir trabajar mediante órdenes de la prefectura e incluso con el uso de la policía. Para Angei, esta “amenaza” no es más que una “fanfarronada, una provocación” que no ayuda a calmar la situación. “Cuando se le pregunta al Gobierno cómo poner en marcha esta medida, no lo sabe. Es muy complicada jurídicamente. Estamos, por tanto, ante un anuncio destinado a impactar a la opinión pública, a sacar pecho. Y ya está. Ya hay unos servicios mínimos. El gobierno debería de ser responsable, y en lugar de hacer declaraciones de este tipo, establecer negociaciones”, critica. 

En este enfrentamiento cada vez mayor entre la CGT, y sus algo más de 600.000 afiliados, y el gobierno socialista, hay un marco recurrente en batalla, el del uso de la violencia. De un lado, el ejecutivo y algunos medios conservadores insisten una otra y vez en la presencia de grupos violentos organizados en las manifestaciones. Así, por ejemplo, Valls ofreció a finales de abril su apoyo en Twitter a la policía y condenó la violencia de una “minoría de irresponsables”. El presidente de MEDEF, la patronal francesa, fue mucho más lejos, y tildó en una entrevista en Le Monde de “maleantes y terroristas” a los militantes de la CGT. Tuvo que rectificar y reconocer que terrorista era un término “completamente inapropiado”. Del otro lado, la CGT ha presentado ante la ONU una interpelación contra el Estado francés por la represión y la violencia policial. “La represión es la detención preventiva de sindicalistas que no son violentos, o las sanciones de despido. Hemos hecho una campaña con el lema no hay conquistas sociales sin libertad sindical. Y hoy en día se amordaza la libertad sindical”, explica Angei.

Si hay un gobierno de derecha, peleamos y si es de izquierdas, también peleamos. Forma parte de nuestro ADN

Además de la CGT y otras centrales sindicales, hay otros actores muy presentes en las revueltas, los estudiantes de instituto y universidades y el movimiento Nuit Debout. Con los primeros, reconoce Angei, existe cierta coordinación. “Trabajamos de manera independiente, pero hay intercambios y una filosofía común”. Con la Nuit Debout los lazos son más difusos. “No hay decisiones comunes, pero nos han invitado a explicar las razones de nuestra lucha, nuestras propuestas, etcétera”.

Esta convergencia entre actores sociales y sindicales llama la atención si se compara con la desafección existente en España hacia unos sindicatos que toleraron la desregulación laboral casi sin rechistar. “La situación no es la misma. En Francia también hay una crisis política en la que los ciudadanos no ven alternativas. En la cuestión sindical, sin embargo, es diferente. Para la mayoría de la gente, la esfera sindical juega su papel”, explica.

Muy ligada a esta buena reputación aparece también la respuesta a la pregunta de si existe una excepcionalidad francesa que hace que sus movilizaciones tengan un alcance y una fuerza desconocidas en otros lares. “Puede ser que la cultura sindical francesa sea la que marca”, intuye. “En Francia todos los derechos y conquistas sociales han sido arrancados por la lucha de los trabajadores. Los sindicatos tienen una visión social y política, no partidista, de transformación social. No estamos vinculados a ningún partido político. Y esto ayuda, porque significa que no vamos a reaccionar en función de quién esté en el gobierno. Si hay un gobierno de derecha, peleamos y si es de izquierdas, también peleamos. Forma parte de nuestro ADN”.

Para lograr que la reforma laboral pasase en el Parlamento, sin arriesgarse a que fuese rechazada en votación, el ejecutivo recurrió al artículo 49.3 de la Constitución. Una medida excepcional que permite aprobar de manera unilateral una ley, si una décima parte de la Asamblea Nacional no promueve una moción de censura. No lo hicieron. A partir del 13 de junio el proyecto de ley se discutirá en el Senado y la votación está prevista para el 28. “Continuaremos con la movilización. No hay nada cerrado. Iremos hasta el final de nuestras exigencias”, advierte Angei para recordar que incluso una ley aprobada “puede ser retirada o no aplicada”. En la memoria, la marcha atrás de la ley del contrato para el primer empleo del Gobierno conservador de Dominique de Villepin en 2006, tras varios meses de protesta.  

Autor >

Amanda Andrades

De Lebrija. Estudió periodismo, pero trabajó durante 10 años en cooperación internacional. En 2013 retomó su vocación inicial. Ha publicado el libro de relatos 'La mujer que quiso saltar una valla de seis metros' (Cear Euskadi, 2020), basado en las vidas de cinco mujeres que vencieron fronteras.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí