1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

reportaje

PSOE-A, la eterna hegemonía

Tras cuatro décadas, el poder de los socialistas ha ido perdiendo fuerza en Andalucía. Aun así, gran parte de la partida estatal y del propio partido depende de los pasos que dé Susana Díaz

Gerardo Tecé 15/06/2016

Susana Díaz.
Susana Díaz. LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Andalucía era un solar abandonado en el franquismo, hasta que llegó el PSOE y lo puso a andar. Eso aquí muchos no lo olvidamos”. Esto decía en el verano de 1990, ante una cámara de la recién nacida cadena autonómica Canal Sur, un señor mayor, calva con bronceado agrícola, camisa remangada con los botones abiertos hasta la mitad y bandera del PSOE, durante un mitin de la campaña que, en pleno frenesí socialista en la Sevilla pre Expo, le daría por mayoría aplastante el primero de muchos gobiernos andaluces a Manuel Chaves. La hegemonía del PSOE-A venía de atrás, 13 años antes, cuando, en las primeras elecciones generales tras la dictadura, Rafael Escuredo le arrebatara por poco en el Sur la primera posición al centralismo, es decir, a la UCD del chico de moda Adolfo Suárez. Venía esa hegemonía socialista desde 1977 y probablemente aquel señor del mitin pre Expo 92 no podía imaginarse entonces que ese poder autonómico seguiría imbatible a día de hoy, 26 años después. 

Lola Palmero tiene justo eso, 26 años. Nació cuando Manuel Chaves entraba por primera vez como presidente al Palacio de San Telmo y se afilió a las JSA (Juventudes Socialistas de Andalucía) a los 17, cuando Chaves estaba a punto de dejar paso a su sustituto, José Antonio Griñán. Cuando le preguntas a Lola por una razón que explique el mantenimiento durante diez legislaturas consecutivas, es decir, todas, presidente tras presidente, en el poder del partido en el que milita, en una especie de viaje temporal, Lola recoge el guante argumental del agricultor del año 90: “Yo vivo en Castilleja de la Cuesta (Sevilla), donde siempre ha gobernado el PSOE en el Ayuntamiento, así que he vivido esa doble hegemonía, en lo local y en lo autonómico. Mis hermanas, que son mayores que yo, me han enseñado fotos de cómo estaba mi barrio. Y aquí no había nada. Ni carreteras. Esto era un lodazal lleno de viviendas. Eso gracias al PSOE cambió”.

Miguel Pasquau, magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, explica lo mismo que Lola y el agricultor del mitin de los noventa, con otras palabras: “Andalucía era una sociedad que no creía en sí misma, vivía en el subdesarrollo, con unos índices de analfabetismo grandes y el PSOE llegó en el momento preciso. Con la autonomía, el 4D, el 28F, capitaneada y asociada por todos al PSOE, esto cambió y las zonas rurales, principalmente, vieron incrementada su calidad de vida. Eso ha tenido su peso desde entonces”. 

La tierra abandonada que era la Andalucía del franquismo hasta que llegó el PSOE, ese concepto del lodazal sobre el que se trabajó, documentado con fotos de familiares o explicado de forma simbólica o argumentada, se repite una y otra vez en el imaginario colectivo andaluz para entender el porqué del curioso caso del partido que, a pesar de las cifras negativas de paro o de pobreza en comparación a la media nacional, y a pesar de los recientes casos de corrupción, nunca deja de Gobernar y nunca parece ver peligrar su posición dominante.

Eduardo Barba, periodista del ABC de Sevilla, señala, además de lo que podríamos llamar la “clave lodazal”, un factor antropológico que considera central para entender esto: “El pueblo andaluz no es un pueblo que se vincule generalmente a grandes movimientos sociales de ruptura. Es un pueblo de una mentalidad conservadora, no políticamente hablando, sino de actitud, de mentalidad; votar al PSOE es prácticamente una tradición aquí”. Para Barba, esta hegemonía del PSOE-A se sostiene en tres patas fundamentalmente, ese factor antropológico, un discurso de los desfavorecidos que el PSOE ha sabido capitalizar durante décadas y un tercer factor, el “factor agujero negro”: “Aquí el PSOE ha sabido unir sus siglas al concepto de Andalucía y al de la izquierda en general. A cualquier movimiento social el PSOE lo ha sabido absorber perfectamente. Por ejemplo al andalucismo, que pactó con el PSOE durante un mandato y lo absorbió por completo. Es el abrazo del oso. El movimiento andalucista, el nacionalismo andaluz, lo acabó absorbiendo el PSOE articulando ese discurso del agravio. Nosotros somos los pobres, las infraestructuras y el dinero se van siempre al Norte, etc. Hasta el propio comunismo en Andalucía ha sido un movimiento mucho menos fuerte, porque el PSOE es como un agujero negro que, todo lo que se le ha acercado, lo ha ido absorbiendo. Todo lo que se ha ido acercando a su órbita durante estos años, ya sea Partido Andalucista o Izquierda Unida, el PSOE, en un movimiento muy hábil, lo ha dejado debilitado”.

La hegemonía continúa, pero los apoyos de una época han ido disminuyendo. Entre las últimas elecciones generales que ganó el PSOE a nivel estatal (2008) hasta las últimas del 20D, el PSOE-A ha descendido en un 40% de escaños obtenidos y la tendencia sigue en esa dirección, según todas las encuestas. José Antonio Pérez Tapias es profesor de Filosofía, militante del PSOE y crítico con el inmovilismo actual de su partido. Coincide en los orígenes de la hegemonía socialista andaluza y añade un punto de vista sobre esta situación de poder que, según él, llega a un punto de inflexión. “El PSOE-A se ha visto muy recompensado por esas políticas anteriores, lo que pasa es que esto también tiene su desgaste y hay un momento en el que esa inercia no da para más si no se renuevan los motivos para ese apoyo. Los casos de corrupción, ciertas prácticas de clientelismo político o un exceso de institucionalización del partido han ido provocando que disminuya ese apoyo”.

Institucional e institucionalizado

Un partido camino de los 40 años al frente de un gobierno es, forzosamente, un partido institucionalizado. A sus 70 años, Amparo Rubiales es en sí misma una institución en política. Lo ha sido todo dentro del PSOE, vicepresidenta del Congreso en Madrid, consejera de presidencia en Andalucía o concejal en el Ayuntamiento de Sevilla, y nos habla de la clave interna para entender ese equilibrio entre el poder público y el de partido. “El PSOE-A ha sabido mantener el poder institucional y ha sabido mantener por otro lado el poder orgánico. Eso le ha permitido tener una fuerza en los pueblos, principalmente, lo que le ha dado una base social firme”.

Otros, como Pérez Tapias, aportan otra perspectiva desde dentro: “El Partido Socialista, a medida que ha ido centrando toda su actividad en la presencia en las instituciones a través de sus cargos públicos, ha ido quedando muy atado a ellos, condicionando la voz de los militantes, haciendo que el debate no fluyera en las condiciones que debía hacerlo”.

Mayoritariamente esta simbiosis partido-institución es percibida como un problema que provoca que se confunda gobierno con partido y partido con gobierno. Esto se expresa con los famosos conceptos de clientelismo, voto cautivo, agencias de colocación, etcétera, que provocan el círculo vicioso poder-clientelismo-más poder. “El PSOE-A teje una red con el poder. La red clientelar que tiene el PSOE andaluz es absolutamente bestial. Cuando tienes en tu mano no solo un partido político, sino un partido institucionalizado dentro de una administración con miles de funcionarios y cientos de entes y organismos dependiendo de este monstruo de dos cabezas que es PSOE-Junta de Andalucía, ese clientelismo político es una herramienta muy fuerte que te permite perpetuarte. Se retroalimenta. Cuanto más tienes, más fácil es mantenerlo”, explica el periodista Eduardo Barba. Amparo Rubiales, desde la militancia pero desde la sinceridad del retiro, está de acuerdo: “Lógicamente, después de tanto tiempo en el poder existe ese clientelismo, sería mentir no reconocerlo”.

La corrupción

El caso de los ERE fraudulentos y el desvío de partidas públicas a cursos de formación han provocado un desgaste claro en el PSOE-A, que vio en las autonómicas de 2012 cómo perdía por primera vez en su historia el primer puesto en el podio andaluz a manos del PP del eterno segundón Javier Arenas, impulsado por la llegada de Rajoy a La Moncloa. El pacto de gobierno con IU permitió al entonces candidato Griñán asumir la presidencia. Y su posterior salida, del gobierno y del partido junto a Manuel Chaves para dejar a Susana Díaz, le permiten al PSOE-A dar, o al menos intentarlo, carpetazo político a un asunto que ha acabado con los presidentes que gobernaron el partido durante 23 años entregando el carnet del PSOE-A. 

“Han hecho una cosa de primero de política: un cortafuegos”, explica Eduardo Barba, especialista en el caso de los ERE. “Los que estuvieron dirigiendo están fuera, cambiaron las caras, Susana se ha erigido como lo nuevo y han hecho un discurso anticorrupción muy potente; en cuestión de formas han hecho los deberes. Pero los mecanismos que permitieron que se produjera ese fraude siguen existiendo en la Junta de Andalucía. No significa que la Junta cometa o vaya a cometer de nuevo esas irregularidades, lo que significa es que todo esto es consecuencia de ese clientelismo y que eso podría volver a suceder. Hay mucho dinero que se mueve sin los controles debidos”. Amparo Rubiales defiende las figuras de Griñán y Chaves. “A Griñán y a Chaves no se les acusa de haberse llevado un solo euro a su casa. Ningún juez dice nada de esto, pero creo que no hemos dejado eso del todo claro. Aquí no hay cuentas en Suiza. Aquí hubo un grupo que se sabe quiénes son”.    

La nueva etapa con Ciudadanos y la bestia negra Podemos

Tras décadas con la vigencia del discurso que situaba al PSOE-A como freno a la entrada de la derecha en el poder de Andalucía, el partido socialista andaluz de hoy debe el seguir en el poder al pacto alcanzado con lo que desde el PSOE se calificó en otro momento como partido de derechas, es decir, Ciudadanos. Para Eduardo Barba esto tiene una explicación muy sencilla. “El PSOE tiene una máxima, que es ostentar el poder, porque ostentando el poder, ellos confían en esa gigantesca red. Su pacto con Ciudadanos se debe a eso. Controlando el poder, aunque sea bailando con la más fea, controlamos el voto. Lo que pasa es que esa estrategia tradicional de izquierdas se complica con Ciudadanos de la mano. La gente no va a asociar a Ciudadanos como asociaba al PA o a Izquierda Unida con la izquierda, pero a ellos les compensa y con los precedentes creo que piensan que pasará lo mismo que ha pasado siempre, que es que al final irán atrayendo a su órbita al votante de Ciudadanos, y más teniendo en cuenta que el candidato de C’s, Juan Marín, es una persona muy cercana por lenguaje, propuestas y simpatías al PSOE”.

Amparo Rubiales reconoce cierta antipatía del socialismo andaluz hacia Podemos y en especial hacia la figura de Pablo Iglesias: “No es algo nuevo, los socialistas y los comunistas se han llevado mal de siempre, te lo digo yo que milité en el PCE. Si se le preguntara a la militancia del PSOE, no estoy segura de, entre Ciudadanos y Podemos, qué decidirían, pero yo creo que estaría fifty-fifty. Hay manía en el PSOE, más que a Podemos, a Pablo Iglesias, por su actitud y sus declaraciones”. Rubiales añade que no fue nunca Ciudadanos la primera opción para desbloquear la falta de Gobierno en Andalucía, sino Podemos. “Puedo asegurar, porque participé como intermediaria de aquello, que se intentó por todas las vías que el socio fuera Podemos. Pero se negaron, no hubo forma, ellos no quisieron o no supieron ver que era el momento de ese pacto. Y después de 80 días sin gobierno, fue cuando se optó por Ciudadanos”.

Lola, desde su militancia en las juventudes del PSOE-A, comparte visión con Amparo. “A Pablo Iglesias lo tenemos un poquito atravesado, nos hace un montón de desprecios, no lo tragamos. Si les preguntaran a los votantes del PSOE creo que preferirían a Podemos antes que a Ciudadanos, pero pienso que si les preguntas a los militantes, que sufren sus desprecios, eso cambia”. Pero el tener atravesado a Podemos no hace que Lola deje de ver el peligro. “Yo espero que no, pero tengo amigos de Podemos a los que tendré que pagarles una cerveza si hay sorpasso”.

Para José Antonio Pérez Tapias, la estrategia del PSOE-A fue equivocada. “En muchas situaciones los diálogos no han sido fáciles con Podemos, pero se podían haber intentado otras vías a pesar de las dificultades. Aquel contexto en el que se forma el actual gobierno andaluz parte de una situación forzada, que es la disolución del gobierno de coalición con IU, que me pareció precipitada y no necesaria. Faltó cierta visión de futuro de hacia dónde debía de ir un pacto por la izquierda, más aún cuando se veía venir que en ayuntamientos andaluces y en otras comunidades autónomas iba a ser necesario llegar a pactos con Podemos”. 

El “factor agujero negro” que provoca el orbitar del PSOE-A no afecta a Podemos, según el periodista Eduardo Barba. “El PSOE-A ahora tiene un problema. A Podemos no puede absorberlo con la misma facilidad con la que lo hicieron con el PA o IU, con Podemos tiene un problema de indigestión, le está generando una erosión más importante de lo que piensa el propio PSOE andaluz, lo que pasa es que el PSOE andaluz está jugando siempre a la comparativa con el resto del PSOE y en términos comparativos, claro, aquí siguen siendo los reyes del mambo. Pero la erosión existe, porque la política ha cambiado. Y eso, a un partido tan conservador como el PSOE-A, le cuesta, tiene poca cintura para asumir esa nueva política de medios de comunicación, de televisión, de más contacto en la calle”. 

La influencia a nivel estatal del PSOE-A y la bandera del federalismo

La federación andaluza del PSOE ha sido históricamente un pilar del partido a nivel estatal. Para un partido que tradicionalmente ha dependido para llegar a La Moncloa de los resultados cosechados en Cataluña o Andalucía, un resfriado andaluz tras la gripe catalana sería comenzar a andar el camino que conduce al PASOK. De esta responsabilidad y poder interno se es consciente en el PSOE-A de Susana Díaz, que en una jugada a dos bandas quiere frenar el avance de Podemos en el bastión tradicional y de paso, se presume, tomar el control en Madrid si se confirma lo que dicen las encuestas, que pintan mal para un Pedro Sánchez posiblemente limitado por vectores internos, además de externos. 

Para el socialista Pérez Tapias, el movimiento de formación de gobierno con Ciudadanos en Andalucía podría estar condicionando en clave de política nacional. “En Andalucía se tomó esta opción de ir con Ciudadanos, que está condicionando el pacto general con Podemos que está encima de la mesa. Mi opción es abogar por pactos de izquierdas. Ya no estamos en épocas de mayorías absolutas y eso provoca que exista una izquierda más plural. El PSOE debería plantearse cómo conjugar esa pluralidad”. 

Gran parte de la partida a nivel estatal pasa por un PSOE-A cuya hegemonía en gran parte le vino de haber sabido agarrar en el momento preciso la bandera del autonomismo en Andalucía y que, cuatro décadas más tarde, supone el principal freno para ese salto del PSOE al federalismo que ya empieza a abanderar Podemos. Pérez Tapias lo tiene claro. “Hay una distancia grande entre el discurso de Cataluña y el de Andalucía. Si el PSOE asumiera de manera coherente un planteamiento federalista no se vería en esa tesitura. El PSOE-A brindaría un servicio valiosísimo si saliera de unos planteamientos que hoy parecen muy limitados y muy pegados a un autonomismo que no da más de sí, incluso a una visión que no deja de ser españolista en muchos casos”.

Miguel Pasquau coincide: “Da la sensación de que lo que aquí viene bien, al PSOE federal le impide progresar. Parece que el PSOE fuera de Andalucía estaría dispuesto a pactar con Podemos, pero la federación andaluza controla por tamaño la estructura del PSOE”  

La Sultana y su futuro

Susana Díaz “es una persona que tiene mucha popularidad, que cae bien porque es campechana. Y eso aquí gusta más que el modelo que el PP ha presentado en Andalucía los últimos 30 años, que es un modelo de un tipo de político más alejado de la calle, más estirado. Eso aquí no encaja. El PSOE-A también le debe la hegemonía a que nunca ha tenido una oposición con capacidad de movilizar”, apunta Eduardo Barba, al que cuando preguntas por el futuro de La Sultana, se moja y apuesta: “Yo diría que esto acaba con Susana en Madrid, porque el PSOE a nivel federal está viviendo un momento delicadísimo y se van a encomendar al diablo si hace falta con tal de salvar el partido, si no quieren convertirse en el PASOK o en el Partido Socialista Italiano. Se va a encomendar a Susana como salvadora de la patria si, como todo apunta, Pedro Sánchez se pega el batacazo. El mal momento del PSOE nacional se une a la ambición de Susana Díaz. Susana es una persona muy ambiciosa, que se ha movido siempre, desde que empezó en política, dando codazos. Los dio en el Ayuntamiento de Sevilla, los dio para progresar en el PSOE provincial, luego se lo dio a Griñán a nivel andaluz. Y ahora se lo va a pegar a Pedro Sánchez en cuanto vea que el enemigo está débil. Calculo que acabará en Madrid más pronto que tarde”. 

Amparo Rubiales no lo tiene tan claro: “Va a depender del resultado de las elecciones. Si yo fuera Susana no dejaría la presidencia de Andalucía, otra cosa es que se vaya a dirigir el PSOE, pero sin dejar la presidencia. Porque lleva dos años nada más y porque la elegida ha sido ella”.  El juez Pasquau apuesta en la misma dirección que Amparo: “Sigue de presidenta de Andalucía, pero aspirando a la secretaría general”.

Si la que se supone es el arma fuerte del PSOE dejara Andalucía para salvar los muebles en Madrid, y esto fuese incompatible con gobernar Andalucía, ¿a quién deja, cuál es su núcleo duro? Barba responde: “Antes era fácil identificar cuál era ese núcleo, quiénes eran los díscolos y los leales, porque había mucha diversidad. En estos dos o tres últimos años Susana Díaz ha barrido todo atisbo de diversidad y ha quitado a todo elemento ruidoso, con lo cual hay muchos afines. Yo particularmente tengo una opinión y es que ella tiene mucha confianza en el actual consejero de Turismo, Javier Fernández. Aunque con Susana nunca se sabe”.

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mnur

    Se habla de las reticencias a Podemos y, en concreto, a Pablo Iglesias en Andalucía. Pero, ¿nadie en el PSOE se ha dado cuenta de que fuera de Andalucía no se soporta a Susana Díaz? ¿Cómo se puede percibir como salvadora a una política que fuera de Andalucía genera el mismo rechazo que Esperanza Aguirre?

    Hace 4 años 10 meses

  2. Abigail

    El cinismo que se gastan en el PSOE es ya descomunal. Es mentira que tengan atravesado a Pablo Iglesias y que por eso no pactaran con Podemos; para ellos el enemigo (en este caso enemiga) es Teresa Rodríguez, una de las mejores políticas del país, sin miedo, con rigor, y que no le regala nada a la Sultana y su corte. No hay más que ver la cantidad de revolcones que le ha metido en los plenos a una Sultana que ejemplifica a más no poder la ambición ciega de poder, el inmovilismo, el desprecio a las políticas progresistas y el populismo "campechano" consistente en mantener callados a muchos con limosnas y chantajes. El problema que tiene Susanita es que fuera de Andalucía tiene la misma popularidad entre los suyos que Esperanza Aguirre (con la que le unen muchísimos tics, obsesiones -léase Podemos- y discursos) tenía fuera de Madrid, es decir, muy limitada. Fuera de Andalucía Díaz o provoca más bien indiferencia o incluso cierta animadversión, porque tiene un perfil demasiado de aparato, institucional y, por tanto, podrido. El problema del PSOE no es que el candidato hueco se pegue el batacazo el 26J, es que si se lo pega (que se lo va a pegar) el recambio de Sultana puede incluso agravar el despropósito y la caricatura en que se ha convertido el PSOE: un partido conservador que se alía con ultraconservadores y que tiene en su punto de mira a Podemos, su verdadero (y único) enemigo. Como se vio en el debut de Podemos en la asamblea de Andalucía, tanto PSOE como PP se encargaron, con sus desprecios y sus chistes a Teresa y su equipo, se encargaron de demostrar de qué lado están y dónde se sienten cómodos.

    Hace 4 años 10 meses

  3. Ferchas

    Desde el norte os digo una cosa: a muchos de nosotros ese tipo de campechanismo nos huele a ignorancia y a soberbia y no lo tragamos. Una cosa es ser cercano y otra chabacano y maleducado. El rey campechano ya vemos cómo era de verdad..un putero, ladrón y corrupto medio golpista...supuestamente, claro.

    Hace 4 años 10 meses

  4. Isabel

    Gerardo, tío. En llegando una cita electoral... corres a pedir instrucciones a tus mentores, a los señoritos de la cuadra de la rosa putrefacta.

    Hace 4 años 10 meses

  5. Jose Manuel

    Hay mucha más Andalucia aparte de Sevilla ¿eh?

    Hace 4 años 10 meses

  6. inexp-2013@hotmail.com

    el dinero de Europa, el de Cataluña,Madrid,Valencia y Baleares. Cuarenta años de subvenciones que, por desgracia, no han permitido a los andaluces avanzar, económicamente hablando. Siempre exigiendo la solidaridad de los demás (sus politicos), pero incapaces de gestionar su Comunidad, si no es a través del sucursalismo, que, en el fondo, es como el caciquismo de antaño. Con los miles de millones que han ido a parar a Andalucia y para que han servido??

    Hace 4 años 10 meses

  7. readhead

    Los lodazales convertidos en calles asfaltadas lo fueron con dinero europeo. Unos señores muy listos en Bruselas que nos dieron el dinero calculado primero para hacer grandes infraestructuras y luego para que progresara en materia de empleo cualquier región, dinero que no hemos vuelto a ver ni volverá.

    Hace 4 años 10 meses

  8. CapitanRed

    buenas. Hay que hacer notar, y mucho, la práctica desaparición de Teresa Rodriguez en las tv,s; la Casta proteje el cortijo andaluz porque esa región es clave para conseguir el cambio real. Mientras Andalucía continúe en manos de los castasos, el cambio será más difícil.

    Hace 4 años 10 meses

  9. Enri

    Pues la vida política es así, cuando llevas muchos años ganando, vas perdiendo votos; pero ANDALUCÍA está bien y sigue bien , a pesar de los pesares.---Y esto lo saben bien los TRABAJADORES ANDALUCES.---¿¿¿es que el PP-A lo hubiera hecho mejor.---???.---Pas possible.---

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí