1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El derecho a rectificar la mentira

El anacronismo de la Ley de 1984 es evidente: ahora el espacio informativo es cada vez más digital, lo que presenta unas amenazas nuevas contra el ciudadano tergiversado

Miguel Pasquau Liaño 15/06/2016

LA BOCA DEL LOGO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Uno de los puntos de no retorno de la Constitución fue la prohibición de la censura gubernativa. El espacio para la libertad de expresión ha de ser un espacio nunca vigilado a priori, y por lo tanto expuesto a la mentira, a la tergiversación, a la manipulación e incluso a la calumnia o a la infamia: merece la pena ese riesgo como condición para que cualquier cosa pueda ser dicha. La libertad de expresión no puede quedar subordinada a un “visto bueno” de nadie, y por eso no queremos una “protección preventiva de la verdad (oficial)”.

Naturalmente sí son posibles medidas reactivas, una vez que en uso de la libertad de expresión se comete un delito o un ilícito civil o se daña a alguien. Dentro de estas medidas reactivas se encuentra el “derecho de rectificación”, que, con arreglo a su configuración por la Ley Orgánica de 26 de marzo de 1984, protege a todos (ya sean ciudadanos, ya sean personas jurídicas como asociaciones, sociedades, fundaciones, partidos, etc.) de la mentira que les concierna, es decir, de “la información de hechos que le –sic- aludan, que considere inexactos y cuya divulgación pueda causarle perjuicio”, y le da derecho a obtener la publicación en el mismo medio de una rectificación por él redactada.

Dos aspectos importantes deben destacarse, de entrada, para enmarcar el sentido de este derecho de rectificación: en primer lugar, que suministra una defensa frente a la información de “hechos”, y por tanto no frente a opiniones, ni siquiera aunque éstas sean torticeras o injuriosas (para esto último existen otros mecanismos); en segundo lugar, que para ejercitar el derecho no es preciso “probar” que la información es inexacta, bastando con que el interesado así lo afirme.

Esto último es de suma importancia, puesto que se trata de una compensación al ciudadano por la asimetría del poder comunicativo del medio (periódico, radio, televisión) frente al suyo: igual que el medio puede informar sin pedir permiso, el ciudadano afectado singularmente por una información también puede hacerlo, a costa del medio, sin demostrar nada. Basta ser aludido con hechos que puedan ocasionarle perjuicio: la ley le da derecho obviamente no a “borrar” la inicial información, pero sí a  ofrecer (gratis) su versión.

Una utilización decidida de este instrumento jurídico más bien olvidado podría proteger en cierto modo al ciudadano frente al abrumador poder de los medios y también podría servir de contrapeso a cierta tendencia a simplificar informaciones para destacar lo que más interesa al periodista. En la realidad, sin embargo, el ciudadano que se ve “nombrado” y afectado por una noticia, tiende a poner un paraguas y suele recibir de su entorno el consejo de que lo deje, porque mucho mejor que remover la basura es dejarla ahí para que los camiones se la lleven a los estercoleros del olvido. A ello contribuyen, además, dos factores: el primero, que por lo general los medios no cumplen la ley, y en vez de incluir la versión del ciudadano tal cual, suelen preferir aludirla con un tratamiento mucho menos destacado que la noticia inicial, y en ocasiones utilizarla para redoblar el agravio con ensañamiento; el segundo, que el derecho de rectificación, tal y como está regulado por aquella Ley de 1984, ha quedado bien obsoleto y anacrónico.

El anacronismo es evidente en cuanto que en 1984 no existían más medios de comunicación que la prensa, la radio y la televisión, mientras que ahora el espacio informativo es cada vez más digital, lo que presenta unas amenazas nuevas contra el ciudadano tergiversado, y al mismo tiempo ofrece posibilidades técnicas que la Ley no podía sospechar. También se advierte en el propio procedimiento de rectificación (una primera fase extrajudicial, entre el ciudadano y el medio, y una segunda judicial, cuya tramitación alarga los plazos más allá de los límites temporales del interés de la noticia) y en la premisa misma de la que parte: “inexactitud de los hechos”.

En el debate que inevitablemente va a proponerse y abordarse en España sobre el funcionamiento de unos medios de comunicación demasiado condicionados por la estructura financiera que los sustenta, creo que debe incluirse esta pieza modesta del derecho de rectificación, que es una suerte de “gravamen” sobre los medios. No he leído reivindicaciones ni propuestas en este sentido, quizás porque existe cierta desconfianza en su eficacia. Pero entiendo que, junto a otras medidas que sí se van lanzando (pluralismo en la propiedad de los medios, desgubernamentalización –no privatización-- de los públicos, etc.), una adaptación y modernización de este derecho puede ser muy útil.

Mi impresión es que cualquier experto en medios de comunicación que leyera con detenimiento el texto de la Ley de 1984 podría hacer propuestas interesantes para su mejora. Pero con intención de lanzar el debate, ahí van las mías.

1) Inexactitud y tergiversación.- La inmensa mayoría de las noticias que “hacen daño a la verdad” no son mentiras, sino medias verdades. Tenemos un ejemplo bien reciente que es ilustrativo: la información sobre los pagos de Colau a Varoufakis de varias noches en un hotel de lujo con motivo de su participación en un acto de Barcelona. Varoufakis tuvo a bien ofrecer su versión en su propio blog, aclarando que no había sido invitado por Colau sino por la anterior corporación municipal (Trías); que la invitación, el acto y el pago de dietas incluyó a cuatro intelectuales más; y que en la nueva visita que hizo a Barcelona, en la que participó un acto cuya finalidad era conmemorar el logro de la alcaldía por Ada Colau, él pagó sus facturas, y no el Ayuntamiento de Barcelona. Fíjense que no hay ninguna inexactitud en la noticia inicialmente publicada: Colau (el ayuntamiento por ella regido) pagó, en efecto, la habitación de Varoufakis en un hotel de lujo de Barcelona. Es posible que un escrito de rectificación de Varoufakis o de Colau no hubiera sido admitido por el periódico, ni quizás por un Juez, puesto que nada era rectificable: se trataba de una información deliberadamente incompleta, en la que suprimía datos esenciales para entender su significado. Y no digan, por favor, que son “detalles insignificantes”, porque no hay ninguna duda de que con la información completa quedaba desactivado el elemento peyorativo que provocó que la noticia apareciera en la primera página de varios diarios.  Por ello, la posibilidad de ofrecer la propia versión de una noticia no debería ceñirse a la rectificación de inexactitudes, sino que también habría de permitir la adición de hechos (no opiniones) que suprimieran el efecto que el ciudadano considere perjudicial para su reputación.

2) La exactitud “referencial”.-  Otras veces la mentira se cuece en dos fases: alguien dice o denuncia algo falso o inexacto, y el medio informa de que ese alguien lo ha dicho o denunciado. La noticia es exacta, pero la información trasladada a la opinión pública perjudica injustamente al denunciado. Lo cierto es que una versión ha llegado a conocimiento público, y el aludido deberá poder hacer llegar la versión que la rectifique, aunque el medio se haya limitado a contar una verdad (la denuncia).

3) La rectificación digital.-  Internet amplifica aleatoriamente en el espacio y alarga en el tiempo el daño de una información no veraz. Los contenidos de los diarios y publicaciones digitales quedan ahí y se sirven de manera azarosa y constante a través de enlaces, de los buscadores y de las redes sociales. Existe jurisprudencia interesante sobre el “derecho al olvido” de informaciones pretéritas veraces que pertinazmente siguen ahí, en tu perfil digital, accesible con sólo poner tu nombre en Google. Sin embargo la rectificación digital (que no equivale al olvido) apenas ha estrenado medios e instrumentos que serían tan posibles como eficaces. Si la información es digital, la rectificación es técnicamente bien barata y fácil, y entiendo que su admisión debería ser más generosa. Entendidos hay que sabrían explicar las fórmulas para que a cada noticia con hechos supuestamente inexactos que aludan a una persona lleve “cosida” eficazmente la versión rectificadora que le acompañe siempre, en cualquier viaje a través de los enlaces y los buscadores. Otras veces incluso, previa decisión judicial, el derecho de rectificación “digital” debe comportar la modificación misma de la información en su único formato: así como la prensa tradicional, la radio y la televisión agotan el acto informativo con una edición o acto comunicativo, el texto digital es en sí mismo modificable. La Ley de 1984, obviamente, no pudo contemplar estas posibilidades. Nada más que por esta razón ya sería indiscutiblemente necesaria una reforma de la Ley.

4) El derecho a la verdad de los no aludidos personalmente por la información.- El daño a la verdad importa no sólo al ofendido, sino también a los destinatarios de la información. Es verdad que cada cual debe decidir quién quiere que le informe y le engañe, e incluso puede preferir la mentira de los suyos a la verdad de los otros. “Miénteme, pero que me guste”, parece que dicen algunos usuarios de medios de comunicación. Pero así como hay contaminación ambiental, también hay contaminación informativa que causa un daño genérico y difuso. Para no entrar en terrenos más delicados, imaginemos que se informa sobre una epidemia, sobre un descubrimiento científico, o sobre una operación militar con datos falsos. Frente a estas inexactitudes no existe remedio, o mejor, no existe más remedio que un esfuerzo por encontrar la manera de ofrecer una información, lo que a veces no será posible, porque los accesos a los grandes medios tienen, lógicamente, sus condicionamientos que pueden estar trenzados con intereses. La concesión a todo ciudadano de un derecho de rectificación de hechos que no lo aludan conduciría al colapso. Sin embargo, no encuentro objeciones importantes a la existencia de una agencia u organismo que pudiera recibir quejas/denuncias de los particulares sobre informaciones inexactas y que, en defensa del derecho a no ser engañado estuviera legitimada para instar la rectificación.

5) El procedimiento.- La Ley de 1984 confía la rectificación, en una primera fase, a una especie de acuerdo entre el aludido y el medio, que tiene carácter preceptivo: no se puede ir a un Juzgado solicitando que condene al medio a rectificar sin antes haberlo intentado por vía amistosa. Esta fase extrajudicial suele funcionar cuando se trata de inexactitudes involuntarias. Cuando, sin embargo, existe intencionalidad (demasiado frecuente en el ámbito de la información sobre políticos, personajes o entidades con dimensión pública), esa fase suele mostrarse inútil: no es “colaborativa”, ni la percibirá así el medio. En tales casos, fácilmente identificables, el aludido debe poder acudir con inmediatez al Juzgado solicitando la condena a una rectificación que bien puede sospechar que no va a ser correctamente atendida.

Luego están los plazos: además del ya largo plazo de quince días que transcurrirá entre la fase extrajudicial y la previsión legal de la duración del procedimiento, hay que considerar el habitual incumplimiento de plazos por órganos judiciales sobrecargados de asuntos no menos urgentes. El derecho de rectificación tiene naturaleza cautelar (no “dicta” la verdad, sino que ofrece un medio de paliar el daño), y por ello la inmediatez es condición de eficacia.

Probablemente, al menos en el ámbito de las publicaciones digitales, el derecho de rectificación debería disponer de cauces preestablecidos sin intermediación de jueces u otros órganos, sin perjuicio de un ulterior o supletorio control judicial. Cómo conseguir que tal fórmula no permita injerencias o allanamientos en el derecho del medio de configurar sus contenidos, es algo que no debe resultar demasiado controvertido. Estoy pensando, por ejemplo, en una página o pestaña de “rectificaciones” abierta al público, que permitiera rectificar titulares con formato de titular, o datos del cuerpo de la noticia con tipografía normal, y que generase algún tipo de aviso o llamada desde la página principal: lo complicado sería ingeniárselas para evitar que esa página de rectificaciones se convirtiera en el usual culebrón de comentarios indiscriminados sobre la noticia y de enredos entre los comentaristas.

6) Las “apostillas”. El artículo 3 de la Ley establece que el medio deberá publicar el escrito de rectificación “sin comentarios ni apostillas”. Lo que se pretendía con ello es impedir una tergiversación del propio escrito de rectificación, que enredase aún más la cuestión. Creo, sin embargo, que la norma produce más disfunciones que beneficios, y probablemente esa es la razón por la que sistemáticamente es incumplida. En mi opinión, del mismo modo que el aludido no tiene obligación de “probar la mentira” (es decir, probar la verdad de su versión rectificadora), el medio tiene derecho a defender su propia versión, y para ello pueden ser necesarios los comentarios o explicaciones sobre el asunto de que se trate: lo contrario no ayuda precisamente a la verdad sobre hechos contrastables, sino que sólo permite yuxtaponer verdades parciales.

7) El titular y el cuerpo de la información.-  Los titulares tienen contenido informativo propio y autónomo: nada asegura que quien lea el titular vaya a leer también la noticia, en la que suele aparecer una información generalmente más matizada y exacta. Esto lo saben bien los directores de las secciones de los periódicos, que cuidan al detalle la confección de los titulares, y ni mucho menos siempre al servicio de la veracidad informativa, sino más bien del sesgo, del impacto, de la sugerencia. Es legítimo, obviamente, y forma parte de la libertad de información. Pero un derecho de rectificación bien diseñado debe también considerar el titular como un cuerpo informativo autónomo, de manera que la inexactitud pueda ir referida exclusivamente al titular, sin que pueda esgrimirse en contra la explicación ofrecida en el desarrollo de la noticia.

8) Rectificación y réplica.- No existe, ni debe existir, en cambio, un derecho a la réplica con el mismo automatismo. La rectificación va referida a hechos (inexactos), mientras que la réplica se refiere a opiniones. Actualmente la réplica puede imponerse a un medio de comunicación en los casos de intromisión al honor, y a la intimidad, pero después de un juicio seguido con todas las garantías y como efecto de una sentencia que aprecia como acreditada dicha intromisión ilegítima. Es obvio que no existe un derecho a introducir nuestra réplica ante cada opinión que nos afecte y que entendamos equivocada.

***   ***   ***

Nada de lo dicho se aproxima a la censura. De lo que se trata no es de callar la boca a nadie, ni de disciplinar los usos informativos: se trata más bien de actualizar y reforzar un medio necesario de otorgar poder informativo a particulares y entidades sobre su propia esfera de realidad, cuando ésta se vea interferida o afectada por informaciones perjudiciales. 

Uno de los puntos de no retorno de la Constitución fue la prohibición de la censura gubernativa. El espacio para la libertad de expresión ha de ser un espacio nunca vigilado a priori, y por lo tanto expuesto a la mentira, a la tergiversación, a la manipulación e incluso a la calumnia o a la infamia: merece la...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. dardo

    Estupendo artículo. Es imprescindible introducir el ejercicio efectivo del derecho a rectificación en la imprescindible normativa sobre los medios; pero no creo que a los grandes medios ni a sus periodistas de confianza les guste...

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí