1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Hollande y Valls dejan a la deriva el barco socialista francés

La reforma laboral y las movilizaciones contra ella han terminado de rematar el descrédito del gobierno. El presidente llega a su cuarto año de mandato con un índice de aprobación del 14%, el mínimo histórico en la V República

Pablo Lapuente Tiana París , 15/06/2016

<p>Manuel Valls y François Hollande.</p>

Manuel Valls y François Hollande.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Francia se está convirtiendo en algo así como el vórtice de Europa, donde se concentra el torbellino de problemas e incertidumbres de la realidad europea actual, afirmaba recientemente Iñaki Gabilondo. Y en efecto, ahora mismo hay en Francia cosas como un gobierno socialista cuyas políticas de ajuste deficitario ha impulsado un movimiento de ocupación de plazas y huelgas generalizadas. Además, afronta el terrorismo yihadista, que alimenta el discurso del odio hacia los refugiados e inmigrantes. También, el euroescepticismo, la crisis del bipartidismo y el resurgimiento de la extrema derecha. La celebración de la Eurocopa esta semana ha revestido todo esto, además, de un cierto carácter simbólico, como si la fuerza centrípeta del torbellino hubiera acabado hasta por reunir todas las naciones europeas dentro de Francia. Sin embargo, estos elementos no están fijos. Se mueven, como buscando su lugar de cara a 2017, año importante, año de elecciones presidenciales, de las que todo es incierto salvo que el Partido Socialista no las ganará.

En 2012, la mayoría de los votantes fueron seducidos por ese candidato de aspecto anodino llamado François Hollande que clamaba contra la impunidad de los poderes financieros. Hollande logró capitalizar el descontento de la población con Nicolas Sarkozy, cuyas políticas neoliberales y escándalos de corrupción habían dejado su popularidad por los suelos. Uno de los aciertos estratégicos de la campaña de Hollande fue vampirizar el discurso de un rival emergente, Jean-Luc Mélenchon, que reivindicaba más economía social frente a los privilegios de las élites. El tono anti-establishment de Mélenchon fue minuciosamente reproducido por los socialistas durante la campaña, arrebatándole una buena parte de su poder de movilización. Hollande era el primer presidente de izquierdas desde hacía quince años.

Cuatro años después, la mayoría de la población coincide en hacer un pésimo balance de la actividad del gobierno: el paro ha aumentado y se ha recortado el gasto público, se ha subido el IVA y liberalizado profesiones reguladas; se ha incrementado la política exterior intervencionista y la militarización de los espacios públicos. Entre todo esto, la medida más impopular, con un 70% de rechazo ciudadano, ha sido la reforma laboral que propone primar los acuerdos de empresa sobre los convenios colectivos, rebajar las indemnizaciones, aumentar el horario laboral legal y facilitar los despidos.

La reforma laboral terminó de rematar el descrédito del gobierno. Hoy, François Hollande llega a su cuarto año como presidente con un índice de aprobación del 14%, el mínimo histórico en la V República. Su primer ministro, el otrora popular Manuel Valls, le sigue de cerca con un 19%, viendo cada vez más frustradas sus pretensiones de reemplazar a Hollande en las próximas elecciones. El descontento con la reforma laboral se ha cebado también con el titular de Economía, Emmanuel Macron, exdirectivo de Rothschild y paradigma del político-yuppie. No es un secreto para nadie que Macron calcula, aún más descaradamente que Valls, el momento para saltar del barco socialista y anunciar su candidatura a bordo de un flamante proyecto hecho a su medida, la plataforma En Marche, cuyas posibilidades de éxito no parecen demasiado claras por el momento.

La única estrella emergente de la política es ultraderechista y se llama Marine Le Pen

Valls y Macron. Las intrigas de estos arribistas indican que el barco socialista se hunde, que no irá más allá de 2017, y que sólo unos pocos espabilados podrán salvarse si se las arreglan para salir ilesos de estos meses de zozobra. Su destino es, sin embargo, el trasunto de un naufragio mayor, el de la socialdemocracia europea, incapaz de ofrecer prácticamente nada distinto de sus adversarios de la derecha. La decadencia del Partido Socialista indica un cambio de ciclo. ¿Quién podría recuperar este electorado desencantado de Hollande? No se sabe. El gran partido de la derecha, Les Républicains, arrastra desde hace un par de años conflictos internos  y escándalos de corrupción que frustran la pretensión de Nicolas Sarkozy de volver a ser presidente. Entre sus filas, sólo el insustancial Alain Juppé parece partir en buena posición, aunque más por inercia que otra cosa.

La única estrella emergente de la política es ultraderechista y se llama Marine Le Pen, ¿podría ella ganar la presidencia? Tras los ataques terroristas del Bataclan, el Front National logró en las elecciones regionales unos resultados inéditos, disputando cuatro regiones por primera vez en su historia. El mapa que quedó tras la segunda vuelta fue sin embargo estrictamente bicolor. La segunda vuelta es el mal crónico que persigue al FN. Pese al proceso de desdiabolización emprendido por Marine Le Pen, que ha pasado entre otras cosas por desembarazarse de elementos filofascistas como su padre, no ha conseguido todavía derribar ese muro electoral. Todos los elementos, sin embargo, juegan esta vez a su favor. Los ataques terroristas y la crisis de los refugiados encajan perfectamente con su discurso sobre el fanatismo musulmán, divulgado por intelectuales mediáticos como Alain Finkielkraut o Éric Zemmour; por otro lado, Le Pen ha sido lo suficientemente astuta como para abanderar la defensa de las políticas sociales dejadas de lado por la izquierda hegemónica.

Fuera de las instituciones, el descontento generalizado con la reforma laboral ha generado un interesante movimiento que merece nuestra atención. Nuit Debout, el movimiento de ocupación de plazas, nace en un contexto de luchas sindicales, y aunque posea muchos elementos análogos con el 15M, esta es sin duda una de sus singularidades. Desde el comienzo se vio como una necesidad táctica la aleación de los movimientos de las plazas, constituidas en su mayor parte por clases medias precarizadas, y las organizaciones sindicales. Esta voluntad de unirse, que interpela de algún modo a la malograda unión de estudiantes y obreros en Mayo del 68, se tentó el 28 de abril en la plaza de la República, con un discurso del líder de la CGT, Philippe Martinez, ante miles de personas reunidas en asamblea. Uno de los resultados de esta mezcla ha sido una mayor transversalidad de las movilizaciones contra la reforma laboral, a través de flashmobs, la ocupación de espacios públicos o la incorporación de jóvenes alejados del mundo sindical.

Lejos de ir debilitándose, las movilizaciones sindicales y/o ciudadanas contra la reforma laboral han ido creciendo

Lejos de ir debilitándose, las movilizaciones sindicales y/o ciudadanas contra la reforma laboral han ido creciendo. Este martes 14 de junio, con la Eurocopa ocupando ya portadas y horas de televisión en todo el mundo, se producía la última gran jornada de manifestaciones. Según los sindicatos convocantes, Force Ouvrière, CGT y Solidaires, más de un millón de personas desfilaron en París (1.300.000 en toda Francia). La Prefectura reduce la cifra a 75.000 personas en la capital. Sea una cifra u otra la que se elija, suma más gente que en las anteriores jornadas del 9 y 31 de marzo, el día elegido por un colectivo de 30-40 personas, Convergence de luttes, para lanzar la Nuit Debout. Tras los incidentes violentos de la marcha de París, el Gobierno francés ha anunciado su intención de no autorizar más manifestaciones si la preservación de “bienes y personas” no puede ser "garantizada". Manuel Valls había exigido previamente a la CGT, en una entrevista radiofónica en France Inter, que no organizase más este tipo de actos, en los que los "violentos querían sin duda matar" a algún policía. 

En la plaza de la República se ha conseguido poner sobre la mesa dos elementos que podrían confrontar los intereses de los tres grandes partidos políticos en liza, pero especialmente al Front National. Por un lado, ocupar una plaza, reunirse todos los días sin autorización, ha roto de facto con las lógicas del Estado de emergencia impuestas tras los atentados de noviembre. El régimen del miedo es el escenario más favorable para el discurso del Front National, y Nuit Debout lo ha desactivado simplemente bajando a la calle desde hace ya dos meses y medio. Por otro lado, ha contribuido a divulgar un relato similar al del 15M, que señala a las élites como responsables de la precariedad y la falta de perspectivas, desviándose de aquel que responsabiliza sobre todo a la inmigración. Por esto podemos entender la virulencia de los ataques de Le Pen hacia Nuit Debout, no tanto por lo que este discurso es ahora como por lo que podría producir. El Front National, es cierto, ha logrado crecer gracias al descontento social, pero su fuerza es todavía en gran parte deudora del descrédito de sus rivales, que se ven obligados a reproducir sus argumentos para detener la sangría de electores, y que, entre Valls despotricando de los gitanos y Sarkozy de los árabes, otorgan a Marine Le Pen una cierta posición de centralidad. Sin embargo, su posición es más frágil de lo que parece, su voto todavía depende excesivamente del descontento. Su talón de Aquiles es la ausencia de un proyecto en positivo. Le Pen crece gracias al letargo de la política francesa. Nada le estorbaría más que un movimiento como Nuit Debout despertara un nuevo proyecto político, quién sabe con qué consecuencias.

Mientras tanto, lo que parece seguro es que en 2017 el Partido Socialista se dará de bruces en la primera vuelta, y en la segunda el pueblo francés tendrá que elegir entre Les Républicains y el Front National. ¿Sería menos desolador si Hollande pasara a la segunda vuelta? Nada es seguro sobre lo que traerá el previsible naufragio socialista, todavía no hay cartografías para orientarse en ese territorio, quizás ni siquiera la composición de la Asamblea Nacional tras las elecciones nos ofrezca un mapa duradero de la realidad política. Quizás habrá entonces que volver de nuevo la vista al resto de países europeos (¿España, Hungría, Gran Bretaña?) para adivinar qué nos deparará la Francia de los próximos años. 

Francia se está convirtiendo en algo así como el vórtice de Europa, donde se concentra el torbellino de problemas e incertidumbres de la realidad europea actual, afirmaba recientemente Iñaki Gabilondo. Y en efecto, ahora mismo hay en Francia cosas como un gobierno socialista cuyas políticas de ajuste deficitario...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Lapuente Tiana

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. PANA44

    ¿ Formarán una nueva organización política en alianza con Sarkosy ?. ...... ... . .... ... .vgg

    Hace 6 años 5 meses

  2. Jesús Sánchez

    Me gustaría compartir con los lectores de este artículo un análisis sobre este segundo ciclo de movilizaciones y huelgas actualmente en curso en Francia, después de las de 2010, poniendo atención en el problema político de la existencia de un movimiento sindical fuerte y una izquierda política débil y dividida. Su título: « Francia: una fuerte resistencia sindical sin referente político sólido en la izquierda» Se puede encontrar en el siguiente blog : http://miradacrtica.blogspot.com.es/

    Hace 6 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí