1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El Procés 2.0 ha muerto. Viva el Procés 3.0

Ha pasado lo peor en un sistema sustentado en propaganda. Una perturbación en la Fuerza con la emisión de mensajes contradictorios y diferenciados. No tardará en formularse otra construcción propagandística con otra realidad política catalana y española

Guillem Martínez 17/06/2016

<p>Intervención de Puigdemont en el Parlament durante la sesión de control del 9 de junio.</p>

Intervención de Puigdemont en el Parlament durante la sesión de control del 9 de junio.

Job Vermeulen

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En las últimas elecciones catalanas, JxS sustentó su campaña en el eslogan "El vot de la teva vida" --el voto de tu vida--. La idea implícita, explicitada a lo largo de la campaña, era que se trataba de las últimas elecciones autonómicas, que las próximas serían ya elecciones en un Estado independiente --si bien, en el Sur, snif, no hay grandes diferencias--. La Hoja de Ruta consistía en, básicamente, elaborar una Constitución de la República Catalana, someterla a referéndum, ganar el referéndum, proclamar la indy, disolver la cámara y convocar elecciones republicanas. Todo esto duraría 18 meses. Tachán.

El caso de la cosa es que este Procés 2.0 dejaba muchos interrogantes en el aire. Uno de ellos, tal vez el menor, era preguntarse por qué dos partidos, CDC y ERC, que habían gobernado juntos y emitido una austeridad similar a la emitida por Rajoy, y que no se habían atrevido a desobedecer al Estado en ninguno de los tramos del Procés 1.0 --mucho más sencillo; consistía en una consulta no vinculante, con cualquier pregunta, que no fue permitida por el Estado--, lo iban a hacer ahora, como unos posesos y por todo lo alto. Anyway. El punto de partida de esa "Hoja de Ruta", chachi y de 18 meses, eran las elecciones mismas, que se presentaron como plebiscitarias. Como su nombre indica, y a pesar de que sería divertido, no existen objetos que atiendan a construcciones absurdas como hombre-mono, mujer-pantera, compresa-cenicero, o elecciones-plebiscitarias. Para aumentar la sensación de déjà vu, las elecciones-plebiscitarias, ese punto mágico con el que arrancaría todo, no fueron acompañadas de ninguna ley que explicara cómo se ganaría o se perdería el factor plebiscito de las elecciones. Ante ese olvido fundamental, a lo largo de la campaña se fue fijando tácitamente en qué consistiría una victoria del independentismo. Lo que indica cierta perplejidad en el emisor que, no obstante, no fue tomada muy en consideración por el grueso de la parroquia indepe, que estaba como mixed-emotions, en tanto, y así se le comunicaba non-stop, iba a poder emitir el voto de su vida. Ese vacío legal, de legitimidad, si no de fiabilidad u honestidad, se fue solventando à l'espagnole. Con declaraciones. En primer lugar, el entorno JxS fijó que bastaría una mayoría de escaños, lo que no entrañaba mayoría de votos. Posteriormente, y desde el entorno CUP, se habló de una mayoría de votos. En las últimas casillas de la campaña, también desde el entorno CUP, se emitió la posibilidad de que ganar consistía en obtener la mayoría de votos y de escaños. Vamos, que no estaba claro.

Finalmente, se consiguió mayoría de escaños, pero no de votos. La misma noche electoral, la CUP daba por perdido el referéndum. JxS fue menos categórico. En todo caso, era evidente que el Procés 2.0 se había ido al garete. Carecía de posibilidades parlamentarias --era poco probable un pacto Mas-CUP--. Y carecía de mayoría social. Es decir, de legitimidad. Tal vez lo natural hubiera sido agotar el plazo de negociaciones para formar gobierno y, tras él, volver a convocar elecciones. No serían el voto de tu vida. Supondrían el fin de un ciclo propagandístico, un duro enfrentamiento con la realidad, como el protagonizado con Acebes y su doble-vía-de-investigación. Una debacle propagandística, vamos. Desde luego, no hubiera supuesto el fin del problema-catalán --desengáñense: sólo se solucionará con una epidemia de virus-zombi o, más probable, con un referéndum cada generación, como en Quebec o Escocia, o/y con un engarce federal al Estado; es decir, republicano; es decir, con conceptos alejados del alma profunda de CDC--, pero sí, presumiblemente, el ciclo de CDC. CDC, de hecho, estaba KO, sin discurso, sin dominar la propaganda, sometida a contradicción. Era, sencillamente, lo que era desprovisto de Procés (propaganda: un partido de la Restauración que introdujo la austeridad en el territorio, sin mucho que decir). En eso, la CUP le salvó la vida.

Fiel al mandato de su última asamblea, una CUP sometida a presión y temperatura llamativas, CUP admitió CDC a cambio de Mas. En ello pesaron, supongo, varios puntos de vista contradictorios y simultáneos en el seno de la CUP: fe en el Procés de CDC --ahora JxS--, y ausencia de fe en el Procés de CDC --ahora JxS--, pero confianza en obligar a CDC --ahora JxS-- a contradicción e incluso desobediencia si se le devolvía el Procés. Sí, no hay mayor contradicción para un partido que abandonar el poder, de lo que se deduce que, en el salvamento de CDC, también pesaron cálculos electorales --era previsible que CUP, y CDC y ERC bajarían en unas elecciones anticipadas--. Tras un pacto de Gobierno draconiano --luego resultó que no tanto--, CUP admitía el liderazgo de una CDC que se podría haber pelado. El Procés 2.0, a todas luces muerto --disponía de mayoría parlamentaria, pero no social--, volvía a nacer. Con otra "Hoja de Ruta" --un indicativo de lo fiable que está resultando el concepto hoja-de-ruta en nuestro biotopo--. En esta ocasión la cosa no finalizaría en Estado, sino en las-puertas-de-un-Estado, alocución más líquida que un gin-tonic, y que también vale una pasta. Duraría 14 meses, a lo largo de los cuales se promulgarían tres leyes rupturistas. A saber: una ley de Proceso Constituyente, otra para una Hacienda propia y otra para una Seguridad Social propia. Todo ello, además, con la Gene intervenida económicamente por el Estado. La Gene en fin y como dice el merengue, tiene mucho FLA, tiene mucho tempo.

La cosa quedó como una construcción propagandística sólo apta para creyentes. Pero, quizás, se trataba de eso. Preciosismo: la nueva Hoja de Ruta fue votada en un día histórico al uso, el 9N. Creo que CTXT fue el único medio que explicó que no era una declaración de independencia, sino una construcción propagandística. Su único punto rupturista, la posible prueba de que era ruptura y no propaganda, es que la resolución en la que se publicitaba esa Hoja de Ruta era que fijaba que las tres leyes rupturistas tenían que estar elaboradas en 30 días. Prueba, por cierto, no superada. La semana pasada se presentó el proyecto de la ley de Seguridad Social. No es rupturista. Asume competencias fijadas en el Estatut que iba a ser superado con el vot de la teva vida dels collons.

Este mes, jefatura ha informado de que no serán 14 meses, ni esto acabará en las-puertas-del-Estado. Sin mucha erosión, diría yo. Como es usual, el Govern dispone de una capacidad vertical de emitir discursos no verificables, genuinamente española --"convocaremos un referéndum de salida de la OTAN", "todo apunta a que el atentado ha sido obra de ETA", "hemos evitado el rescate", "El vot de la teva vida"--. El sistema propagandístico catalán es poco original o diferenciado del español, otro sistema sustentado en medios públicos y subvencionados, y en profesionales más preocupados en la cohesión que en la información. Como el español, es un buen sistema propagandístico. Pero los sistemas propagandísticos se parecen a las relaciones de pareja en que, si en el trance de dar explicaciones explicas dos historias distintas, se desmoronan. Eso es lo que ha pasado esta semana con el Procés. Se ha muerto. Les cuento.

Esta semana ha pasado lo peor en un sistema sustentado en propaganda. Una perturbación en la Fuerza. Poca coña. Con una perturbación en la Fuerza, el Imperio se fue al garete. La perturbación ha consistido en la emisión de mensajes contradictorios Y diferenciados. La cosa ha consistido en que la ANC --Assemblea Nacional Catalana-- ha dicho que la Hoja de Ruta había sido superada. Ha propuesto en su lugar un RUI --Referèndum Unilateral per a la Independència; la creación de léxico es uno de los sellos de un sistema propagandístico, esa construcción populista sustentada en léxico antes que en políticas; recuerden Patriotismo Constitucional, o Unidad de Todos los Demócratas, mis favoritos--. El Presi de la ANC ha dejado entrever que ese RUI podría pasar a R --referéndum; es decir, referéndum pactado con el Estado-- en un plis-plas. La ANC es una AVT cuya élite está íntimamente relacionada con CDC. Jordi Sánchez, su Presi, fue una persona fundamental en las maniobras off the record que acabaron posibilitando que CUP votara a Puigdemont. Me dicen que CDC, estos días, no existe. Son diversas familias. Sánchez estaría relacionado con la familia Mas. Y Mas, a su vez, está más colgado que un higo, y participa menos de lo que desearía en la refundación de su partido y, mucho menos, en la política del Govern.

Se sobreentiende que la propuesta de un RUI, o de un R, es un guiño a En Comú Podem, la confluencia de En Comu, Podem, ICV--EUiA, Equo e independientes. En esa confluencia hay indepes y no indepes y, diría yo, muchas personas que les importa un pito el debate. Pero, en todo caso, en todos los sectores hay la firme voluntad de realizar un referéndum. La propuesta de ANC --será oficializada a principios de julio-- puede ser una valoración de la situación. Situación: CDC puede pasar a ser un partido residual. En las encuestas, sólo supera a PP, otro partido residual en Catalunya. Posiblemente, ANC está ejerciendo una meditación sobre el futuro que no puede realizar CDC, sometida a ese estrés de cuando te mueres. También puede ser una emisión propagandística. Tras el rechazo de los presupuestos, que definitivamente envía a paseo la Hoja de Ruta de 14 meses, que ya no existía antes, es posible que se necesite un chupito propagandístico. Algo con lo que llegar al 11S, a otras elecciones, algo con lo que presionar a Podemos, un partido estatal que puede ser importante en el futuro, y a En Comú, al parecer, el futuro partido hegemónico en Catalunya.

No obstante, y para dificultar más la comprensión de este fin de fiesta propagandístico, la propuesta de jubilación del Procés ha puesto como una moto a Mas y a Francesc Homs, cabeza de lista de CDC en las próximas generales. Tanto Mas como Homs se remiten al discurso propagandístico oficial, el de la Hoja de Ruta que la ANC se ha pelado. Rechazan el referéndum --esa cosa que no quiere el Estado, ni el estadillo indepe que apostaba por la Hoja de Ruta--, en tanto que pantalla superada. "El referéndum en Catalunya ya se celebró", ha dicho Mas, condensando la contradicción, esa cosa que hace implosionar la propaganda, y hablando de un referéndum jamás celebrado, por cierto.

El Procés 2.0 está en seria contradicción. Es decir, no emite un sólo discurso. Es decir, no emite. En contrapartida, y para poner las cosas en su sitio, se debe de señalar que eso siempre ha sucedido desde 2012 cuando CDC ha tenido problemas para su continuidad en el poder. Ahora, tras el fracaso con los presupuestos, los tiene. Tras las elecciones se sabrá qué queda de CDC, tras su congreso fundacional, en julio, cuál será su forma --se supone que se reencarnará en socialdemócrata--. En septiembre, tras una moción de confianza, se sabrá si salta o no Puigdemont. Es posible que no lo haga. La CUP, también esta semana, ha sellado, al parecer, su ruptura. Es probable que, para septiembre, haya dos CUP. O sólo una, pero muy proclive a votar al Puigdemont de turno, me dicen. Si todo va como parece que irá, CDC, o cómo se llame en septiembre, sólo será fuerte --sólo, incluso, puede llegar a existir con relevancia-- en el Parlament, por lo que harán lo que sea para no abandonar esa institución.

Bueno. El Procés 2.0 ha muerto. Nunca vivió, nunca tuvo la más mínima posibilidad --y, en algún partido, intención-- de cumplir lo que anunciaba. Lo que ha muerto es su nitidez, su carácter de propaganda I+D, certera y efectiva. Uno de sus sectores ha renunciado a él, en contra de una CDC dividida y, al parecer, sin capacidad para encabezar discursos. No tardará en formularse el Procés 3.0, otra construcción propagandística, con otra correlación de fuerzas, con otra realidad política catalana y española. Lo único que sabemos es que pondrá su énfasis en un RUI/R --RUIz, para Rajoy-- vinculante. ERC, y lo que quedará de CDC y CUP recurrirán a él, o tendrán que asumir que su momento ha pasado. Sin haber hecho nada efectivo en la línea de lo anunciado diariamente.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. zyxwvut

    Es divertido como siempre, una brillante combinación de análisis en profundidad y visión crítica. Lástima que esa realidad patriótica tan absurda y digna de comedia sirva para mantener unas políticas neoliberales CDC+ERC con apoyo cómplice la CUP que se están ejerciendo sobre las clases subalternas de Catalunya. El "show must go on". Pero las víctimas del chou siguen sufriendo. Para una Anna muy enfadada, Podemos e IU, con todas las contradicciones que puedan tener (que las tienen) han pasado la prueba de coherencia que no pasó la CUP (no hablemos de ERC, vendida por el poder desde el primer día): han resistido las presiones de los que mandan para dar apoyo a la continuidad del sistema corrupto de los que gobiernan. Aquí, gracias a la CUP, seguimos en el oasis del pujolato, aunque ahora se disimule mucho montando escenificaciones y agitando banderas. Es un placer leerle, Guillem, siga así.

    Hace 4 años 10 meses

  2. Molloy

    Buenísimo, Guillem, como todos tus artículos... Es un lujo tenerte en CTXT...

    Hace 4 años 10 meses

  3. Marta

    Magnifico como siempre! Nada mejor que el sentido del humor y la ironía para hablar de la pseudo política del "Govern". Con textos como este es con lo único que se aguanta el día a día en este país. Gracias!

    Hace 4 años 10 meses

  4. Anna

    "sistema sustentado en medios públicos y subvencionados, y en profesionales más preocupados en la cohesión que en la información". Qué Guillem escriba esto cuando lleva décadas a sueldo de El País tiene guasa. Es como ver a Gregorio Morán quejándose de que le censuran cuando lleva más de 15 años escribiendo su columna cada semana para el conde Godó. Es algo así como vosotros quejándoos de las subvenciones porque no os han concedido una. Pura hipocresía. Sería bueno que los artículos estuviesen escritos des de la razón y no des del estómago. El artículo destila ese odio característico de los textos de Gregorio Morán. Nunca veremos escribir a Guillem (apoya a Colau y Podemos Catalunya -En Comú Podem- el 26J) escribir un texto igual de "sarcástico" sobre la posibilidad de cambio en España. No le veremos escribir sobre esa hoja de ruta para cambiar la constitución de la mano del PP, PSOE y C's. No le veremos hablar del proceso constituyente de Podemos que cayó del programa electoral. O del referéndum sobre la monarquía. O de cómo utilizan el referéndum cuando les interesa o lo apartan si la presidencia está a tiro. No, le vemos escribir exculpando a Pablo Iglesias y los suyos de su campaña patriótica y hipernacionalista fuera de Cataluña y El País Vasco porque sencillamente no tienen a nadie por la izquierda. No le veremos escribir sobre como Izquierda Unida se ha convertido en una cuenta de Twitter graciosa y poco más. No le veremos escribir sobre como sus amigos de CSQEP han bloqueado 1100 millones en gasto social bloqueando los presupuestos por interés electoral y ahora hablan de recortes. No, de eso no hablará Guillem porque prefiere confirmar los prejuicios de los lectores sobre los independentistas. Prefiere hablar sobre la hecatombe de la CUP. ¿Acaso Guillem alzó la boca para denunciar el falso proceso interno del partido de Colau para validar su pacto con el PSC? Si la CUP actuase así (la cúpula decide, elimina el debate y los militantes dan palma) se habría ahorrado muchos problemas. Eso no interesa. Tampoco hablar que Colau gasta más % en publicidad que la Generalitat. ¿Quieres hablar de propaganda o no? Entiendo que Guillem tenga sus preferencias, entiendo que este medio tenga sus preferencias que no se molesta en ocultar, sus obsesiones (¿os imagináis una crónica hablando del proceso, pero del papel de CSQEP y el resto de formaciones?) pero esperaba que CTXT tardase algo más en convertirse en el medio de comunicación de Podemos. CTXT ha convertido a ElDiario en un diario equilibrado. Enhorabuena. Espero que no censuréis este mensaje.

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí