1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Análisis

David Cameron y la máquina del tiempo

El primer ministro ha fallado de nuevo en sus cálculos pero no está claro que en esta ocasión vaya a salir indemne. No calculó el silencio de la izquierda ni que los halcones de su partido convertirían el referéndum en una cuestión sobre la inmigración

Santiago Sánchez-Pagés 20/06/2016

David Cameron, el 8 de mayo, durante su discurso ante el 10 de Downing Street, después de su holgada victoria electoral.
David Cameron, el 8 de mayo, durante su discurso ante el 10 de Downing Street, después de su holgada victoria electoral. Christopher Furlong

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

16 de junio. David Cameron apaga la televisión. Está en Downing Street. Está enfadado, incrédulo. Todo ha salido mal. El Brexit ha tomado ventaja en todas las encuestas. Las casas de apuestas –a menudo más fiables que los sondeos-- confirman que su campaña toma inercia. Solo queda una semana para la votación. Cameron se frota las sienes. Tiene un dolor de cabeza atroz. Pide que le preparen algo. Se afloja la corbata y se deja caer en el sillón. Ojala tuviera una máquina del tiempo, piensa, para viajar al pasado y convencer a mi yo de entonces de que no convoque este maldito referéndum.

La táctica le había funcionado dos veces. En ambas ocasiones la convocatoria de un referéndum le había ayudado a allanar su camino político.

La primera sucedió en 2011. Tras las elecciones de 2010, la primera en décadas en no arrojar un resultado claro, el partido conservador, segundo en escaños, consiguió seducir a los liberal demócratas para formar una coalición que acabó con 13 años de gobierno laborista. Una de las condiciones impuestas por los lib dem para su apoyo (como puede verse en el entretenido telefilme Coalition) fue la celebración de un referéndum sobre el sistema electoral para hacerlo más proporcional. El sistema first-past-the-post británico otorga un escaño al candidato más votado en cada distrito, lo sea con el 60% de los votos o con el 30%. Una regla que, como bien sabía el viejo Duverger, sirve para apuntalar un sistema bipartidista. Cameron hizo campaña por el statu quo y terminó ganando el referéndum sin problema. El resultado de la consulta (un 68% en rechazo de la reforma), así como el seguidismo de su líder Nick Clegg, terminaron por aniquilar cualquier opción de que los lib dem sean políticamente decisivos en los próximos 20 años.  

La siguiente amenaza para Cameron llegó muy pronto. Desde Escocia. En mayo de 2011, el mismo día que se celebró el referéndum sobre el sistema electoral, hubo elecciones al Parlamento escocés. En ellas obtuvo mayoría absoluta el Partido Nacionalista Escocés (SNP), un partido sincrético y bien manejado, al que Junts pel Sí podría haberse parecido de no haber llevado incluida una Operación Rescate a CDC. En su programa, el SNP exigía al Gobierno británico la celebración de un referéndum de independencia. Cameron accedió en parte porque la cultura democrática del Reino Unido está más arraigada que en –pongamos-- España. Pero también, no nos engañemos, porque la demoscopia predecía una victoria cómoda del No. Y es que una regla no escrita de la política es que los referéndums se convocan solo para ganarlos. Sin embargo, el apoyo al Sí, que se había movido en torno al 30%, alcanzó el 45% en cuestión de meses. Cameron y su equipo no habían tenido en cuenta dos factores. El primero, un precio del petróleo desorbitado que fortalecía la posición económica de una Escocia que posee reservas en el Mar del Norte, y que permitía a los partidarios de la independencia descontar los argumentos sobre las consecuencias comerciales y fiscales de abandonar el Reino Unido.

El segundo factor inesperado –aunque no debería haberlo sido-- fue la enorme antipatía que los conservadores generan más allá del muro de Adriano, ese que los romanos construyeron para poner a raya a los belicosos pictos, los escoceses primigenios. Una antipatía alimentada además por la alegría con la que George Osborne, ministro de Economía británico, se entregó a la doctrina de la austeridad desde que tomó posesión del cargo. Escocia es una economía muy keynesiana y cuenta con un sector público muy potente. Los médicos, enfermeros y profesores escoceses veían con enorme preocupación la liposucción a base de hachazos que Osborne estaba practicando sobre el Estado de Bienestar británico. La crisis le había servido como excusa para cumplir los sueños ideológicos más húmedos de los tories. En agosto de 2014, a solo un mes del referéndum, se publicó una encuesta que por primera vez daba ventaja al Sí. Se encendieron todas las alarmas del establishment. Cameron prometió más autonomía, más competencias, si Escocia elegía quedarse. El pánico se extendió también entre las élites académicas y financieras. La campaña nos deja imágenes imborrables como la de catedráticos de Economía yendo de puerta en puerta por el “colorido” barrio de Leith –aquel en el que se ambientaba Trainspotting-- para convencer a los vecinos de que votaran No. En un último estertor, el Partido Laborista escocés sacó a Gordon Brown de la nevera. En un emotivo discurso Brown consiguió romper la dicotomía entre corazón y cabeza que se había instalado ya entre muchos votantes: permanecer en el Reino Unido era la opción correcta para el bolsillo y para el ventrículo. La alocución, junto con el anuncio del Royal Bank of Scotland, uno de los más grandes del mundo y uno de los mayores empleadores en Escocia, de que movería sus operaciones a Londres en caso de independencia, consiguieron salvar el match ball. El No terminó imponiéndose con un 55% de los votos. Cameron pudo respirar tranquilo. La cuestión de la independencia quedó aplazada por una generación. Alex Salmond, líder del SNP y primer ministro escocés además de político hábil y peligroso, dimitió de su cargo. Y hubo bola extra. El referéndum también se llevó por delante a un Partido Laborista dividido y confuso que terminó por convertirse en tercera fuerza en Escocia.

La referencia a la consulta escocesa resulta doblemente apropiada para hablar del referéndum sobre el Brexit. Primero porque las advertencias sobre las negativas consecuencias económicas de la independencia fueron vistas por muchos como una mera estrategia del miedo. En cierto modo apelaba a ello, aunque sería más apropiado decir que lo hacía a la aversión al riesgo, un factor mucho más comprensible. Pero esa denominación escondía también que grandes sectores de la población, en especial dentro de la izquierda escocesa, desconfiaban y descontaban el dictamen de economistas y expertos. Ser independientes y soberanos quizá fuera malo pero no estaba claro que permanecer dentro de un Reino Unido pilotado por los tories no fuera aún peor. Argumentos similares se escuchan sobre la permanencia en la UE: salir puede ser el menor de los males. El referéndum escocés también nos ha brindado una ironía. Que aquellos que en las élites conservadoras inglesas argumentaban mediante razones económicas que la salida de Escocia sería una catástrofe hoy desoyen similares razones para defender la salida del Reino Unido de la UE.

Dado el éxito de estas dos convocatorias, Cameron debió de pensar que el mismo truco podría funcionarle una tercera. Estaba obligado a tomar la iniciativa. Las encuestas situaban por delante a los laboristas, en ocasiones con mucha ventaja, ya desde las violentas protestas estudiantiles contra la subida de tasas ocurrida a finales de 2010. Por el flanco derecho, Neil Farage y el UKIP amenazaban con evitar que los conservadores obtuvieran escaños en muchas circunscripciones. El partido conservador estaba a punto de ser víctima del mismo sistema electoral que había defendido: aunque con el first-past-the-post una tercera opción política tiene muy difícil obtener escaños, puede dañar al partido del que roba votos. Al mismo tiempo, la bancada euroescéptica dentro del partido amenazaba con un transfuguismo implícito a favor de las huestes de Farage. La marejada entre los tories era creciente y evidente. La promesa de un referéndum sobre la permanencia en la UE conseguía matar dos pájaros de un tiro: apacentaba a los diputados levantiscos de dentro del partido y además vaciaba de contenido al programa del UKIP.

La maniobra fue un éxito. En las elecciones de 2015 el UKIP se disolvió en las urnas y Neil Farage dimitió de inmediato. Pero en último término también fue innecesaria. El mínimo carisma de Ed Miliband –el único candidato en el mundo que ha sido aplaudido por decir “uh”-- así como el miedo a un gobierno apoyado por el SNP, acabaron con cualquier opción de los laboristas y se tradujeron en una humillante e inesperada derrota. La caja de Pandora se había abierto. El referéndum se convocó. Los euroescépticos vieron asomar la oportunidad y se rearmaron. Incluso Farage volvió del ultramundo para redoblar su mensaje xenófobo. El país iba a pagar, incluso con sangre, los líos internos del partido conservador.

Cameron ha fallado de nuevo en sus cálculos pero no está claro que en esta ocasión vaya a salir indemne. No calculó que los halcones de su partido convertirían el referéndum en una cuestión sobre la inmigración. No calculó que Boris Johnson –el Trump británico y a quien estar dentro o fuera de la UE le importa probablemente un bledo-- confiaría sus opciones de convertirse en primer ministro a la victoria del Brexit. Cameron no calculó que la parte del país que se siente amenazada en su identidad y en su futuro compraría ese mensaje, sin importar lo que digan distinguidos economistas, lo que diga Obama (Johnson le acusó de oponerse al Brexit porque su padre keniata le inculcó sentimientos antibritánicos) o lo que diga Gordon Brown, que de nuevo salió de su vitrina. Cameron tampoco calculó el silencio del Partido Laborista, que esperó hasta la semana pasada para hacer campaña a favor de la permanencia en la UE. Un silencio que este humilde comentarista tampoco comprende.

Es posible entender la ambivalencia con la que la izquierda británica y europea mira a la UE, esa UE a la que --como decía el otro día Teresa Rodríguez en el Parlamento andaluz-- “no la reconoce ni la madre que la parió.” Una UE que impone un rodillo antidemocrático y ayuda a conculcar derechos humanos pactando con presidentes autoritarios como antes lo hacía EEUU con sátrapas y dictadores. Pero no tiene sentido que Jeremy Corbyn no haya actuado antes. Es verdad que una victoria del Brexit este jueves debilitará al partido conservador. Cameron dimitirá el viernes. Incluso si el Brexit no se impone, es muy probable que el primer ministro ceda su puesto en cuestión de meses. Pero es un juego muy arriesgado. Corbyn puede convertirse en cómplice de una victoria de Johnson y Farage que convertiría al Reino Unido en el mejor de los casos en una “democracia de fax”, que es como llaman los noruegos a su país (un gobierno que cumple las medidas de Bruselas sin tener derecho a influir en ellas). En el peor de los casos, el Reino Unido post Brexit se convertirá en un país xenófobo y capturado por unas élites que ya no estarán –para bien y para mal-- sometidas a las europeas, un país además enfrentado a la amenaza de un nuevo referéndum escocés (aunque está por ver; el precio del petróleo ya no es el que era). Una Gran Bretaña que se parecería demasiado a aquella dibujada por Alan Moore en V de Vendetta.

Ese terrible futuro puede vislumbrarse en la imagen del cadáver de una joven y luchadora parlamentaria tirada sobre el pavimento de una calle cualquiera de Yorkshire, asesinada salvajemente por un lunático partidario del Brexit. Puede que para vergüenza del país, ese pequeño cuerpo termine consiguiendo separar al Reino Unido de la barbarie.

Autor >

Santiago Sánchez-Pagés

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. LuisGar

    Pues parece ser queno.

    Hace 4 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí