1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

El Orgullo de Manuela. Ya no podemos culpar al PP

Un año tras la llegada de Ahora Madrid, las celebraciones por la diversidad prometen un cambio relativo: los empresarios LGTB siguen siendo los grandes privilegiados de la convocatoria

Ignacio Elpidio Domínguez 22/06/2016

<p>Un abanico arcoíris, durante las celebraciones del Orgullo LGTB.</p>

Un abanico arcoíris, durante las celebraciones del Orgullo LGTB.

Henar Lanchas

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En mayo del año pasado, y tras más de dos décadas del Partido Popular, Madrid cambió de aires: y la inercia de tantos años de prácticas similares dejó una ciudad con cuestiones a medio resolver, como un sistema de bicicletas públicas con problemas, conflictos en la limpieza de las calles y plazas o el incumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. Ahora Madrid ha padecido el ataque de los medios de comunicación, pero también se ha valido de este para justificar decisiones precipitadas, rectificaciones, y para excusar contratos y cadenas de los tiempos de Ana Botella. Uno de los frentes partidos entre la inercia y los cambios rápidos ha sido, sin duda, la relación entre el Ayuntamiento de Madrid y el Orgullo LGTBI, así como con los movimientos activistas.

Si el recientemente fallecido Shangay Lily describía su relación con Chueca como esquizofrénica por el dolor ante lo cercano y perdido, la postura de los últimos ayuntamientos del PP era similar pero diametralmente opuesta: Ana Botella combinó los obstáculos políticos y administrativos con la promoción turística de la ciudad en FITUR con una imagen del Orgullo mediada por parte del sector gay más clasista y machista de Madrid. La compatibilidad entre la explotación neoliberal de la diversidad como mercancía cómoda y la falsa tolerancia se hizo patente en esta actitud hipócrita de quienes solo parecían querernos por nuestros cuartos y por el rédito político, mientras nos mantuviésemos dentro de una imagen cómoda y servil.

El cambio de partido en el Ayuntamiento nos pilló por sorpresa a las personas que participamos y disfrutamos en el Orgullo. Casi de repente pareció que podía cambiar todo. Con el poco tiempo que quedaba para hacer cambios en 2015 el Ayuntamiento se tuvo que dejar llevar por la inercia, adaptándose a lo que asociaciones y empresarios hemos y han hecho en los últimos años. Algunos de los grupos que más confiaban en Ahora Madrid, incluso, protestaban contra las fiestas de carroza y barra de bar con una convocatoria paralela y muy minoritaria: el Orgullo crítico o, más tarde, indignado.

Dependemos de la asociación de empresarios LGTB, con la que el Ayuntamiento tiene un convenio hasta 2017

La presencia de Manuela Carmena en el escenario de Colón pudo marcar una nueva relación de la alcaldía con el Orgullo, pero la reciente multa por exceso de ruido en dicho escenario es una consecuencia de la contradictoria combinación de continuidad administrativa y legislativa y un contexto de corrección política y simbolismo como las banderas en tantos balcones oficiales. El Orgullo de Lavapiés, organizado en literalmente diez días, fue otro de los cambios incorporados. La participación del Ayuntamiento y, sobre todo, del concejal presidente del distrito Centro en este Orgullo de barrios fue parte de dos tendencias que podemos intuir en el programa que llevó Ahora Madrid a las elecciones: de una parte, la descentralización geográfica de las fiestas del Orgullo, al descongestionar una Chueca saturada durante su semana grande, y por otra parte la descentralización o apertura asociativa de las fiestas y las reivindicaciones, ampliando la participación a más asociaciones y organizaciones.

Con esta idea explicó el mencionado concejal presidente la actual relación entre Ayuntamiento y tejido asociativo; particularmente entre la promoción turística de la ciudad y la Plataforma 28 de Junio, la mesa que reunió desde mediados de 2015 a organizaciones LGTBI, incluyendo no solo asociaciones o fundaciones habituales de los medios y el activismo más institucional, sino también secciones de diversidad de partidos políticos y otras entidades.

Aunque Arcópoli, la asociación LGTB a la que pertenezco, estuvo allí desde el principio, yo comencé a involucrarme en las reuniones de la plataforma casi diez meses después. En el marco de un convenio de 200.000 euros para el Orgullo de este año —unos fondos aportados, por primera vez, por Madrid Destino, empresa pública enfocada a la promoción turística de la capital— el consistorio aprobó otra cuantía considerable, que pendula alrededor de los 50.000 euros, para patrocinar actividades culturales y sociales de las diferentes organizaciones. Desde el primer momento pudimos ver una combinación de buenas intenciones, diálogo y apertura junto con una mala gestión de los plazos. 

Pocos meses antes del Orgullo de este año, tanto el Ayuntamiento como las organizaciones nos vimos con un problema: la imposibilidad de un proceso público de concurso o subvención para cumplir la intención del consistorio. Este compromiso anunciaba que la financiación pública para la promoción cultural y social de nuestra ciudad no sería solo para AEGAL, la asociación empresarial LGTB de Madrid que gestiona la parte festiva del Orgullo desde hace años.

Buscando pues esquivar esa “privatización” permanente del Orgullo, que durante años fue el modelo de la derecha, el Ayuntamiento nos ofreció la única alternativa viable: continuar en el convenio con esta asociación empresarial, firmado de cara a la celebración, en 2017, del Orgullo mundial o World Pride. En un tiempo récord la Plataforma y sus organizaciones, con la mediación de un activista de Ahora Madrid, llevamos a cabo un reparto del patrocinio del Ayuntamiento entre diferentes proyectos artísticos, deportivos, activistas, sociales y de información.

Conseguimos así dar forma a una apuesta del Ayuntamiento por hacer más visible la diversidad del tejido asociativo madrileño y del Orgullo, con una paradójica situación: dependíamos de la asociación empresarial de la que precisamente se buscaba huir, al menos en parte. De nuevo el consistorio de Ahora Madrid se encuentra con la inercia o continuidad de los compromisos previos, bien por el registro de marcas y proyectos, bien por el reconocimiento a la experiencia de esta asociación en la gestión del Orgullo más multitudinario de Europa.

Tanto en el Orgullo de Lavapiés de 2015 como en las celebraciones de este año, la falta de tiempo para cumplir plazos, junto a la previsible inexperiencia de activistas en el terreno habitual de gestores y burócratas llevó a mantener las raíces de la inercia; seguimos dependiendo al menos en parte de lo que muchas personas criticaban y criticábamos de los años del Partido Popular. Otra consecuencia de la inercia y del pasado es que este patrocinio al tejido asociativo sea de promoción turística. Es Madrid Destino —Cultura, turismo y negocio, reza su eslogan—, recordemos, quien se encarga de ello, y no directamente Cultura o Participación Ciudadana.

Con todo, la buena intención del Ayuntamiento y de su empresa pública de promoción turística —quien se encarga de este patrocinio al activismo— se ha visto en su disponibilidad para reuniones y debates, así como en el respeto a la autogestión del movimiento activista LGTBI madrileño. La sombra del Orgullo de 2017 ha estado presente desde el principio en estas reuniones con el Ayuntamiento. Una y otra parte hemos hablado de la necesidad de tener en cuenta los plazos y la lentitud que acompaña a la organización de eventos.

La previsión de más de tres millones de visitantes, que supera el récord alcanzado en el Europride de 2007, hace que activismo y política tengamos que entendernos aún mejor, mucho más pronto. No nos podemos permitir las prisas y la improvisación pero, sobre todo, no podemos permitirnos sus consecuencias: la permanencia de prácticas pasadas sin posibilidad de cambio y cuestionamiento. El contexto político-activista del Orgullo Mundial o World Pride —una marca registrada desde 2009 por la mencionada asociación empresarial— nos preocupa a activistas y académicos de forma previsible: Madrid será el escenario principal del Orgullo a nivel estatal, europeo y mundial.

No nos jugamos por tanto solo el gasto de dinero público en unas fiestas con una faceta y raíz reivindicativa algo arrinconada. No son solo los recursos públicos que se va a gastar el Ayuntamiento este año o el que viene, ni los siete escenarios o veinticinco fiestas anunciados para 2016. Tampoco es lo más relevante que estos 200.000 euros sean casi el doble de lo que en 2007 destinaron Ayuntamiento y Ministerio de Cultura al Europride 2007. No importan tanto —aunque sí algo— los gestos como la participación de la alcaldesa en un escenario, o la colocación de banderas arcoíris en balcones municipales.

La AEGAL suscita críticas por mostrar, en su material publicitario, solo a chicos gais jóvenes, musculosos y de clase media-alta

Importa más, desde la mirada de quienes investigamos y vivimos el activismo de la diversidad sexual y de género en Madrid, qué ciudad y sociedad queremos a través de este evento. Un Orgullo diverso en tejido asociativo y empresarial, en proyectos y actividades, puede hacer de Madrid un hogar para todo tipo de personas, LGTBI o no.

La matanza de Orlando o el contexto de visibilidad y debate público sobre las numerosas agresiones a personas no heterosexuales hacen —o deberían hacer— del Orgullo y de su potencial reivindicativo y movilizador lo más importante. La AEGAL, de la que dependemos, suscita críticas año tras año críticas por sus prácticas al gestionar su parte del Orgullo o por mostrar, en su material publicitario, prácticamente solo a chicos gais jóvenes, musculosos y de clase media-alta: también, en el proyecto de revista que presentó hará unos años. Esto provoca, como poco, dudas hacia el futuro más inmediato. La inexperiencia y, sobre todo, los problemas de tiempos y formas pueden explicar aunque no justificar esta contradictoria situación para el ayuntamiento del cambio y del activismo.

Si bien en 2015 el poco tiempo disponible para cambiar las cosas pudiese excusar que se mantuviese el "formato Botella", cada día que pasa este argumento pierde validez y se evapora la comprensión que pudiésemos tener hacia la situación administrativa y política del Orgullo en cuanto a multas, apoyo económico y logístico o marco legal. Las buenas intenciones que hemos visto en las reuniones nos hacen esperar un Orgullo más abierto en el futuro; hoy este es, aún, un evento vivido como público, aunque privadamente explotado por unos pocos. Lo contrario de lo que deberían ser unas fiestas de todas y todos.

Autor >

Ignacio Elpidio Domínguez

Nacho, para los amigos, y antropólogo, entre otras etiquetas. Actualmente investiga para una tesis doctoral sobre Chueca y Lavapiés, desde el estudio de lo urbano en el capitalismo, en el género y en la sexualidad.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Rafa

    Hombre Jose Antonio, a las críticas hay que enfrentarse y Carmena puede hacer mucho más en el aspecto cultural, uno de los más cojos porque el PECAM y esos planteamientos tendentes a mercantilizar y "monopolizar" la cultura vienen de lejos. Deshacer todo este tinglado "neoliberal" lleva tiempo, pero si algo está caracterizando al actual equipo de cultura del Ayuntamiento de Madrid es que van como pollos sin cabeza y no toman decisiones que deberían cortar de raíz el problema. La política de parches no sirve para un entorno tan viciado y es hora de que retomen de nuevo la cultura ciudadana que pertenece sin la menor de las dudas a todas las asociaciones conformadas desde el ámbito ciudadano.

    Hace 5 años 1 mes

  2. Eli

    Estoy totalmente de acuerdo. La ciudad, en todos los aspectos y sectores está siendo mercantilizada, todo y todos/as son potenciales productos con los que se hace negocio. Hace años que dejé de ir a las fiestas porque me resultan agobiantes y no ofrece más que cualquier otra fiesta popular de Madrid en estos últimos años. Pasó lo mismo con las fiestas de la Paloma, quien la ha visto y quien la ve ahora. Para mi pierden su encanto y su razón de ser y se convierten en una forma más de hacer caja para algunos, hacer ruido y dejar echa un asco la ciudad.

    Hace 5 años 1 mes

  3. JOSE ANTONIO

    CARMENA INTENTA DARLO TODO,LA BOTELLA SOLO PONÍA PROBLEMAS,ESTOY SEGURO DE QUE SI CARMENA NO LO HACE MEJOR ES POR QUE NO PUEDE,

    Hace 5 años 1 mes

  4. javier

    Enhorabuena. Magnífico artículo

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí