1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Una permanente encrucijada que confunde el camino de Brasil

Carlos Castellanos 22/06/2016

<p>El central brasileño David Luiz lucha por un balón aéreo con Miroslav Klose en la semifinal del último mundial ante Alemania (1-7) </p>

El central brasileño David Luiz lucha por un balón aéreo con Miroslav Klose en la semifinal del último mundial ante Alemania (1-7) 

Wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La Copa América Centenario ha entrado en una emocionante fase definitoria en la que no está la selección de Brasil, eliminada y enviada a casa por la mano del peruano Raúl Ruidíaz que el árbitro Andrés Cunha no vio. Ese resultado convirtió la marejada en torno a la “canarinha” en un maremoto y vino como anillo al dedo a todos los que esperaban un revés semejante para ensañarse con el entrenador brasileño, Dunga. Pocos días después se anunció la destitución del seleccionador y la llegada de Tite.

Brasil arrastra desde 2014 el peso del fiasco que supuso el aplastamiento en la semifinal del Mundial contra Alemania por 7-1 en el Estadio Mineirao de Belo Horizonte y vive como consecuencia de ello en un permanente estado de zozobra. Aquel episodio en la Copa del Mundo que organizó el país sudamericano señaló el fin del mandato de Felipe Scolari y el inicio de un nuevo periodo de Dunga, encomendado con la tarea de estabilizar la nave.

El riograndense había disfrutado de una excelente primera etapa como seleccionador, en la que ganó la Copa América de 2007, acabó la eliminatoria para el Mundial de 2010 en primera posición y ganó la Copa Confederaciones de 2009. El único torneo que no ganó fue el Mundial de Sudáfrica, en el que cayó en unos cuartos de final que tenía bien encaminados contra Holanda pero que acabó perdiendo por errores individuales de algunos de sus jugadores. La trayectoria de Dunga parecía avalar su nombramiento por parte de la Confederación Brasileña de Fútbol en julio de 2014.

Sin embargo, la polémica eliminación en la Copa América Centenario, a manos de Perú (literalmente), cayó como una importante lluvia sobre el suelo mojado de la insatisfactoria fase de clasificación para el Mundial de Rusia de 2018. Brasil se encuentra en sexta posición pero está apenas dos puntos por detrás de una elogiada selección argentina, que se halla en tercer lugar. Esa doble vara de medir a brasileños y al resto continuó en la Copa Centenario. Dunga no pudo llevar a EEUU la plantilla que pretendía  y debió modificar su composición en el último momento por las bajas de Neymar, que jugará los Juegos Olímpicos, y de Douglas Costa, Ricardo Oliveira, Rafinha, Kaká y Luiz Gustavo por lesión.

Aun así, Brasil presentó un equipo con suficiente calidad y juego ofensivo, en el que Willian actuó en banda derecha, Philippe Coutinho en banda izquierda y Jonas o Gabriel en la posición de delantero centro. En el mediocampo, Dunga situó a Casemiro, Elías y Renato Augusto, un trío a la altura de cualquier otro equipo presente en la Copa.

Brasil hizo un buen partido contra Ecuador en su estreno, sobre todo en la primera parte, pero no pasó del empate a cero. En su segunda comparecencia goleó a Haití 7-1 con buen fútbol pero ante un rival de poca entidad. En su tercer partido contra Perú sabía que el empate le daba el billete a cuartos de final y por momento ese pensamiento lo llevó a nadar entre dos aguas. Pese a ello, tuvo momentos destacados hasta que se produjo la fatalidad del minuto 75 que subió a los brasileños al avión antes de lo esperado.

Cierto es que Brasil tuvo apagones importantes y prolongados durante esta copa, pero no más que otras selecciones. Las críticas lanzadas fueron exageradas. Su temprana eliminación y la antipatía futbolística que causa en algunos Dunga revivió el antiguo debate sobre el estilo de juego brasileño, un debate que se inició antes del Mundial de Alemania de 1974. Hasta entonces, Brasil solo conocía un modo de jugar: al ataque y aprovechando el talento y la calidad de sus maravillosos futbolistas, lo que pasó a denominarse “jogo bonito”. Así, Brasil ganó tres de cuatro Mundiales en 1958, 1962 y 1970. Pero antes de la Copa de Alemania, el entrenador Mario Lobo Zagallo llegó a la conclusión de que solo con las cualidades innatas de los brasileños no se ganaría a los europeos. Aparecía así por primera vez la idea del pragmatismo en el fútbol de Brasil. Zagallo optó por colocar una defensa férrea conformada por Ze María, Luiz Pereira, Mario Marinho y Francisco Marinho y por delante hizo una mezcla de calidad y esfuerzo. Seguían Paulo César Lima y Rivelino pero el que más corría del fantástico equipo del 70, Jairzinho, pasó a ser un generador de juego. Por encima de los nombres, estaba un estilo más orientado a neutralizar al rival que a superarlo con buen fútbol. Brasil cayó en lo que a todos los efectos fue una semi final contra Holanda por 2-0 provocando críticas en casa y poniendo sobre la mesa la discusión sobre la conveniencia de jugar “a la brasileña” o “a la europea”.

Cuatro años después, en el Mundial de Argentina, Claudio Coutinho, el preparado físico del combinado nacional de 1970, dirigió a Brasil con el concepto de que no se podía ganar con “mega cracks” y que debía predominar el juego colectivo y la disciplina táctica. Brasil no enamoró con su juego pero acabó tercero tras derrotar a Perú, Polonia y empatar con el anfitrión Argentina en el grupo de segunda fase y quedar fuera de la final por diferencia de goles.

Acostumbrado a ganar, Brasil consideró los Mundiales de 1974 y 1978 como grandes fracasos, por lo que en la Copa de España en 1982 y México en 1986 se decidió volver a los orígenes y apostar nuevamente por el jogo bonito y la excelencia de jugadores como Sócrates, Zico, Falcao, Toninho Cerezo, Eder y Junior. En esos certámenes, con la conducción de Telé Santana, Brasil encandiló con la belleza de un fútbol que todavía se recuerda pero cuyos resultados no mejoraron los de los Mundiales precedentes. La discusión sobre la forma de jugar que debe tener el combinado nacional se intensificó pero en esta ocasión se impusieron los pragmáticos. Lo que se considera como el estilo brasileño se perdió en 1986 y nunca más volvió a la selección. Entrenadores como Sebastiao Lazaroni, Carlos Alberto Parreira y Felipe Scolari se encargaron de ello. La aparición de grandes talentos por el camino pudo maquillar en ocasiones lo que en esencia ha sido la idea primordial: fuerza en el medio, contención, recuperación del balón y practicidad. De hecho, desde que Brasil ganó el Mundial de EE.UU. en 1994, nunca abandonó el doble o triple pivote de músculo. Cabe recordar que en 2002, cuando Brasil vuelve a ser campeón del mundo, lo hace con el talento de Ronaldinho, Ronaldo y Rivaldo, pero también lo consigue con tres defensas centrales y con Kleberson y Gilberto Silva en las posiciones de medio centro.

Dunga no es la excepción, es la continuación de una filosofía futbolística que predomina en Brasil desde hace tres décadas, una idea que limita la aparición de jugadores “a la antigua”. Es la pescadilla que se muerde la cola: se antepone la marca a la habilidad y, por lo tanto, surgen menos talentos. Ni Dunga ni ningún otro entrenador pueden seleccionar jugadores que no existen. Para comprender la situación basta con ver algunos partidos de la liga brasileña y comprobar el estilo dominante, por eso Tite encontrará los mismos problemas que Dunga. Podrán mejorar los resultados pero es improbable que ocurra con una vuelta al estilo que una vez fue brasileño.

A pesar de las dificultades, Brasil seguirá produciendo buenos jugadores aunque hoy lo haga en menor cantidad que hace 40 años, pero Brasil no está solo. Se trata de un fenómeno extendido por casi todo el mundo que prima el sistema y el juego colectivo por encima de la inspiración y la habilidad, por eso Brasil exhibe las mismas carencias que la mayoría de las grandes selecciones.

La Copa América Centenario ha entrado en una emocionante fase definitoria en la que no está la selección de Brasil, eliminada y enviada a casa por la mano del peruano Raúl Ruidíaz que el árbitro Andrés Cunha no vio. Ese resultado convirtió la marejada en torno a la “canarinha” en un maremoto y vino como...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos Castellanos

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Martín

    Buenisimo el artículo. Pinta muy bien el panorama actual que vive la selección de Brasil. Desde estas latitudes no se conoce tan a fondo esa realidad, pero queda muy bien plasmada en este artículo.

    Hace 5 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí