1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ELECCIONES

El 26J como una buena noticia

Los resultados son espectacularmente positivos para el proyecto de ruptura que está en el aire desde 2011

Guillem Martínez 1/07/2016

<p>Imagen de la manifestación convocada por Podemos el pasado 31 de enero, en la Puerta del Sol de Madrid.</p>

Imagen de la manifestación convocada por Podemos el pasado 31 de enero, en la Puerta del Sol de Madrid.

Daniel López Garcia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

He tardado varios días en llegar a esta conclusión. Conclusión: los resultados del 26J fueron espectacularmente positivos para el proyecto de ruptura que está en el aire desde 2011. No es ironía. No es credulidad. No son ganas de vender crecepelo. Los resultados son, lo dicho, positivos, por un tubo y por dos razones. A saber, a) y b).

Sobre a). Lo que hemos dado en llamar partidos del Régimen y que, en efecto, son partidos que están vitalmente e intelectualmente unidos a ese paréntesis histórico que se inicia en 1978 y que finaliza, abruptamente, sin tiempo para que sus usuarios cambien de cosmovisión, con el pack Reforma Exprés de ZP y Contrarreformas de Rajoy. Es decir, con la ruptura unilateral del pacto social. Carecen de análisis y de cualquier otro resorte interno que no sea mantener, con el mínimo de cambios posibles, una Constitución, unas costumbres/reglas de juego y, en general, un mundo que no existe, en el que ejercen, por turnos, el poder en un Gobierno deslocalizado en La UE. Esos partidos irán cayendo por toda esa autodefinición que cargan a cuestas. No nos damos del todo cuenta, pero dibujan gráficos UCD style. El PSOE está en su mínimo histórico. Conocerá, tal vez, ligeros aumentos, pero también, y más probable, nuevos mínimos históricos. El PP, cuesta creerlo, pero también va a la baja. Desde su mayoría absoluta con Aznar, ha perdido varios millones de votos. No los recuperará. Tras el 26J tiene aspecto de partido rollizo, pero el aspecto acostumbra a ocultar la intimidad. No sé. Un pavo en diciembre también goza de su mejor aspecto, pero íntimamente debe gastar cierta bajuna.

Este 26J el PP, simplemente, ha recuperado los votos que dejó a C's, y los votos desmovilizados que ha vuelto a movilizar. El PP, por lo demás, y eso en ocasiones se nos olvida, es un partido inconfesable. No puede verbalizar en voz alta sus dinámicas ni su ideario. Es posible que, por eso mismo, haya accedido a su máximo de movilización posible sin tener que explicarse, autoformularse, algo que nunca podrá hacer y que, en el trance de hacerlo, quizás sólo le supondría desmovilización y una ruina absoluta. El fracaso de C's --un partido con una lógica, es decir, con unas fantasías difícilmente verbalizables y parecidas a las del PP-- dibuja, a su vez, que la nueva derecha, y el futuro de la derecha, está en el PP, en la vieja derecha, a la que se recurre en caso de prisa. No habrá otra derecha a medio plazo. Es, por tanto, una derecha vieja, con mitos viejos y votantes viejos. Al menos esta mañana a primera hora, la derecha española es un momento histórico que culmina con el PP. Más concretamente, en la II legislatura de Aznar, un tipo --una época-- que tiene más posibilidades --si nos atenemos a escándalos como los negocios de Aznar de venta de armas desde su despacho oficial-- de ir al banquillo que de volver a los glory days.

Sobre b) --y aquí empieza lo realmente positivo--: Unidos Podemos ha perdido más de un millón de votos. Y eso no sólo es bueno, sino muy bueno. Me explico.

Hay dos hechos de ruptura planteados en el Estado. El 15M y --de forma más latente, discreta y presagiándose como un hecho fundamental cuando se agrave la crisis política española-- el tema territorial. Ninguno más. Ambos temas están íntimamente relacionados, si bien sus sujetos se comportan, en ocasiones, como si no lo supieran. EL 15M es una ruptura cultural descomunal --la única que ha habido--. Un cambio de lógica que separa a la sociedad, algo más importante aún que el electorado, en generaciones contrapuestas, con visiones del mundo --por ejemplo, de la democracia-- absolutamente diferenciadas. El 15M no es un movimiento institucional, pero sí electoral. Desde que se formuló en mayo de 2011 --en la campaña electoral de unas municipales--, ha utilizado cada campaña electoral como jalón. En primer lugar, abogando por la abstención/el no nos representan, que supuso la mayoría absoluta del PP --con el menor número de votos de la historia, por cierto--, y el inicio oficial del proceso de ERE político en el PSOE. Posteriormente, en cada elección, se fueron apuntando opciones políticas del 15M. En las Europeas de 2014, por ejemplo, participaron dos opciones próximas al 15M. Una, Partido X, agrupaba nítidamente a grupos e individuos del 15M fundacional.

Ganó Podemos, una organización que surgía de partidos y movimientos políticos anteriores al 15M, pero que el electorado interpretó como depositaria de la agenda de ruptura del 15M. No creo que ese fracaso del Partido X fuera interpretado como una catástrofe. Había que elegir un sujeto político del 15M sensible de ser hegemónico en política --en la sociedad ya lo era, para varias generaciones--. Salió el no previsto, el que había apostado más y mejor por un medio del siglo XX --la tele--. Por dinámicas propias del 15M, tendentes al ahorro de tiempo, energías y discusiones estériles, se apostó por él, a pesar de ser el más alejado, biográficamente y vitalmente, del punto inicial 15M. Ese triunfo europeo supuso dos dinámicas opuestas. Por una parte, la progresiva partidización, convencionalización y verticalización de Podemos, planteada en Vistalegre, el abandono de inputs radicales del pack 15M --como la Renta Básica--, y el inicio de discusiones internas típicas de grupos de izquierda minoritaria anteriores al 15M, tales como el roce entre populismo sudamericano --una tradición inexistente por aquí abajo, y difícil de importar--, con planteamientos más nítidamente marxistas, presentes en la tradición IU --otra tradición inexistente por aquí abajo, si se me permite el chiste--. Paralelamente, sucede todo lo contrario. El proceso de confluencia, iniciado en Catalunya, Valencia, Galicia, Andalucía y Madrid. La Confluencia tampoco es un objeto nítido y transparente. Es un proceso realizado con urgencia, si bien amparado en dinámicas 15M --por ejemplo, el que más se mueve, decide más--. En ocasiones, la Confluencia no es más que una coalición. Pero parece estar más abierta y en contacto con parte de la cosmovisión 15M, con la que entronca nítidamente con su electorado.

 En el Estado, desde las Europeas, Podemos no se ha vuelto a presentar bajo el nombre artístico de Podemos

Sobre el carácter sincrónico y dinámico de ambas dinámicas. En el Estado, desde las Europeas, Podemos no se ha vuelto a presentar bajo el nombre artístico de Podemos. Ha ido variando en cada elección. No solo de nombre, sino de aspecto, cada vez, aparentemente, más confluyente o amplio. En Catalunya, el 26J ha sido la primera elección en la que una formación vinculada de alguna forma con el 15M ha repetido de nombre y de forma. No, no es fácil leer una realidad y unos procesos tan poco estáticos.

Quizás, este 26J ha supuesto un cese de la rapidez, que permite ver una contradicción de ambas dinámicas. La verticalidad de los trastos políticos pre 15M y la horizontalidad del 15M. Ha primado lo vertical, hasta el punto de haberse colado en campaña ideas y percepciones contrarias al punto de partida de todo esto, en 2011. Ahí van algunas: el culto a Anguita, un mito para algunos militantes RH-, pero un humorista de la tele para la cosmovisión 15M. La vindicación de ZP, autor de la Reforma exprés y un símbolo de otra época, contra la que se levantó, precisamente, el 15M. Decir que fue el mejor Presi de la democracia es, directamente, renunciar al electorado 15M. La apuesta por el concepto socialdemocracia, en franca ambigüedad desde los 70's. La adopción, desde Sudamérica y sin traducción posible, del patriotismo como mensaje. El patriotismo, por aquí abajo, es un tema que sale cuando no hay temas. Por eso está copado. La intensificación del palabro cambio --sin significado desde 1982--, el abandono --como cualquier otro partido-- del tema económico y del tema UE, dos llenapistas ante los que se ha renunciado a ejercer la originalidad. El olvido del pack deuda. O la aparición del concepto línea-roja-renunciable, es decir, ausencia-de-líneas rojas para no-negociar una no-celebración de un referéndum catalán, sello de la ruptura, sello de que esto va en serio, de que no hemos venido aquí a hacer política.

La campaña de UP y, en menor medida, de En Comú Podem, ha sido una campaña, al parecer, diseñada por profesionales, o por amateurs con estudios que se comportan como tales. Es tan extraña y cerrada que denota un sistema de reflexión y de toma de decisiones extraño y cerrado. Es decir, vertical, minoritario. Ha supuesto, por el mismo precio, la desactivación de la agenda institucional del 15M. Es lógico que el 15M se haya desactivado, a su vez, de la cosa, hasta el punto de que los análisis de tecnopolítica explican que el PP ha participado más y mejor en las redes sociales en esta campaña que los inventores del término tecnopolítica. Ha desaparecido más de un millón de votantes. Quizás más, pues el éxito, las expectativas de cambio electoral que se empezó a formular en 2014 --recuerdo a Jaime de Miquel, explicando su análisis de las posibilidades de Partido X-- se sustentaban en sacar votos de abstencionistas de gran recorrido. Personas que no votaban porque veían los partidos iguales, con programas testimoniales. Club de partidos que parece haber aumentado miembros este 26J.

Podemos ha recibido, gratis, un análisis electoral, esa cosa que vale una pasta

Bueno. ¿La buena noticia? Podemos ha recibido, gratis, un análisis electoral, esa cosa que vale una pasta. Los resultados son un informe nítido, que nos puede ahorrar tiempo a todos. Podemos sabe a lo que se dirige si intensifica su similitud con el resto de programas, mensajes y partidos. Se dirige, en el tiempo, y gracias al hecho biológico, a sustituir como segunda fuerza, y generacionalmente, pero no funcionalmente, al PSOE. A conseguir el acceso a la política de una generación que no tenía, ni siquiera, posibilidades a ese acceso. Y poco más.

Sería deseable que Podemos hablara de su futuro y se enfrentara con relajo a ese hecho. Que escogiera. Que decidiera qué vía seguir. Sería deseable que abriera la discusión sobre su fracaso a más análisis que su coalición con IU, y que hablara sobre sí mismo, sin crispación, ni personalismos, ni visiones dogmáticas -algo difícil, pues la élite del partido parece venir de esa tradición/el Frente de Liberación de Judea. Sería deseable --por ahorro de esfuerzo-- que, en el futuro, no hubiera en el mismo territorio dos opciones sensibles de ser votadas y que se presentaran como vinculadas al 15M. Y sería deseable, por todo ello, establecer un diálogo sobre el fracaso --nunca jamás iniciado en la izquierda española, y eso que el fracaso ha sido la luz propia con la que más ha brillado, razón por la que deberíamos reírnos antes que crisparnos-, con cierto buen rollo y con voluntad integradora de, precisamente, lo desintegrado. Como dice César Rendueles, contrariamente al eslogan, no somos el 99%. En la aventura política, somos el 1%, lo que podría suponer una invitación a evitar la bronca, el calentamiento global y personal, y aproximarse al entendimiento. Más si se cree que el programa institucional del 15M es sencillo como un botijo. Ampliación y garantía de derechos, nuevas formas de democracia y participación, derecho a la autodeterminación --es decir, por lo mismo, derecho a decidir la forma del Estado--, refundación y elisión de las regiones del Estado posfranquistas, como la Justicia. Expulsión de la empresa de la política. Lo Común, la Deuda, la bicha/la UE. Es, básicamente, Libertad, Igualdad y Fraternidad para el siglo XXI. Y no implementación del 0'07 en la cuota agraria, por utilizar el dialecto escuchado en esta campaña.

Lo difícil ya se ha hecho. Se hizo en 2011

La otra buena noticia es que si, pese a todo ello, la cosa no se reconduce, tampoco será un drama. Lo difícil ya se ha hecho. Se hizo en 2011. Sin ello, ahora estaríamos hablando del UK como país a reevangelizar, de recuperación económica, de inmigración dañina y de reforma horaria. Y no lo estamos haciendo. Siempre habrá una candidatura próxima al 15M, que dé cobertura política a los avances sociales --los únicos que se están produciendo; la PAH, en fin, ha hecho, por ejemplo, más en su campo que cualquier institución política--. O que dé cobertura a una abstención llamativa, también 15M, que juegue no jugando y que también ejerza la política.

Empieza el partido. A ver.

Por lo demás, mientras discutimos, continuará la Contrarreforma en el Sur.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

15 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    Las "Mareas" son las nenitas de Monereo, vía Auxi (Auxiliadora Honorato). Frente a ellas, para afrontarnos conjuntamente, los Podemitas de Monedero. Unidad significa, en ambos casos -no hay paradoja- un súbete atrás y no preguntes donde vamos. Porque la maldad de "los otros", significa que yo soy el bueno. Mensaje apropiado para el intelecto de los 140 caracteres. Todavía lo simplificarán más, para lograr la "comprensión" del consumidor de basura mediática que puebla nuestros colegios electorales. Pero, ¿que sería de la libertad si no incluyese el derecho a equivocarse? Vamos de culo.

    Hace 4 años 11 meses

  2. Confuciano

    Guillem Martínez encuentra positivas muchas cosas de estas elecciones. Se consuela pensando en cómo el sistema tiende al colapso y cuánto rendimiento futuro obtendrán las fuerzas transformadoras. Mientras tanto, el poder sigue haciendo sufrir a los desgraciados de este país. Creo que si sintiera en sus propias carnes ese dolor, el de la emergencia social (un término al que han vaciado de sentido y valor a base de repetirlo como un eslógan más), no se atrevería a escribir estas agudezas.

    Hace 4 años 11 meses

  3. Angel

    Ilegible artículo.

    Hace 4 años 11 meses

  4. Camino a Gaia

    Todos manejamos diferente información de la realidad, pero vemos la misma televisión. Habría que ponerla mirando de cara a la pared y salir y vivir en la calle, dejar atrás los medios de manipulación masiva. No existe una democracia real. El sistema está tan podrido que no merece la pena malgastar energías en tirarlo abajo. Eso sí, cuidado con que nos caiga encima.

    Hace 4 años 11 meses

  5. Dani

    Totalmente de acuerdo con Auriga. Interesante artículo durante unos párrafos, pero demasiado largo y demasiado enrevesado. A diferencia de lo que creen algunos, la capacidad de síntesis es lo que hace grande a un texto y a su autor. Aún así, gracias por el intento.

    Hace 4 años 11 meses

  6. EmilioJT

    https://www.youtube.com/watch?v=npjOSLCR2hE En el vídeo, el 15M es el loro.

    Hace 4 años 11 meses

  7. Loreta

    Es el Frente Popular de Judea, no el Frente de Liberación de Judea... ¡Disidente!

    Hace 4 años 11 meses

  8. Auriga

    Soy universitario, doctor, profesor en la Universidad, en fin, que se me presupone cierta capacidad de comprensión. Pues bien: no entiendo el 50% de tu redacción. Y ya me ha pasado con varios articulistas de este estilo. Falta de claridad. 200 palabras para decir lo que se puede afirmer con 20. Lenguaje ampulosi, no sé. Pero creo que esta es otra parte del problema.

    Hace 4 años 11 meses

  9. nonudu

    El gran acierto fue elegir salir durante miles de horas en las principales televisiones del capital. Qué curioso que a nadie se le hubiese ocurrido antes.

    Hace 4 años 11 meses

  10. Jesús Díaz Formoso

    Me llama un amigo y me dice, oye tío, esta mañana me he levantado, y me he dicho ¡voy a incrementar mi presencia en el medio del siglo XXI, la tele! Pero nada, que no salgo. Le respondo que tiene mala suerte, pero que si los antisistemas lo han sabido hacer, él también puede hacerlo. Que persevere. Porque el dueño del megáfono ha dicho que al final todos tendremos nuestros 3 minutos para decir lo que queramos, sepamos o no de lo que se habla, lo importante es participar.

    Hace 4 años 11 meses

  11. Rick

    El gran error de la coalición Unidos Podemos, ha sido intentar capitalizar votos del PSOE renunciando a su propia identidad y autoproclamándose socialdemócratas. Se creyeron las encuestas y su principal objetivo fue el sorpaso para poder pactar con el PSOE un acuerdo de gobierno, en el que ellos llevarían la batuta. Pero nada de eso ha ocurrido, ni los votantes del PSOE son tan de izquierdas como se pensaban (la fuga de votos ha ido al PP). Ni los votantes de IU y Podemos son socialdemócratas. En cambio, como la historia siempre demuestra, los votantes de derechas tienen claro quien les representa.

    Hace 4 años 11 meses

  12. raul

    Mistifica usted el 15M. La memoria tiende a desvanecerse y los medios de comunicación tienen mucho más poder: definen la agenda, perfilan la opinión pública.

    Hace 4 años 11 meses

  13. fred

    ¡Es la economía, estúpido! La cuestión central del trabajo queda completamente exlcuida de su análisis.

    Hace 4 años 11 meses

  14. Le Progressier

    Iba a compartir el artículo, hasta que he leído el adjetivo ‘humorista’ calificando a una de las mentes más valiosas que ha dado nuestra política. Tengo menos de 30 y me considero parte del 15M, pero no por ello voy a perderle el respeto a mis Mayores (y no es una cuestión de edades).

    Hace 4 años 11 meses

  15. Le Progressier

    El Partido X fue planteado como un partido propietario, autoritario, antidemocrático (muy lejano, por tanto, al 15M). Participé en él y me fui pronto, cuando comprobé que sus fundadores habían elaborado un ‘método’ (fallido) que sólo requería peones y no ciudadanos. Espero que Podemos aprenda la lección y entienda que el radicalismo democrático es irrenunciable.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí