1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

José Martí Gómez / periodista

“¿Cómo nos vamos a sublevar, si pueden echarnos mañana mismo?”

Jorge Barraza 6/07/2016

<p>El periodista José Martí Gómez, durante la Feria del Libro de Valencia.</p>

El periodista José Martí Gómez, durante la Feria del Libro de Valencia.

FLV

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No es muy educado entrar en casa de un periodista que acaba de escribir un libro sobre su trayectoria y decirle que ya está bien de hablar de nosotros mismos. Pero él está de acuerdo: cenar con un periodista, sin serlo, es insoportable. José Martí Gómez (Morella, 1937) cree que este es El oficio más hermoso del mundo, que es como se titula el libro que ha publicado en Clave Intelectual: una crónica personal que tiene poco de autobiográfica. Refleja un pedazo de la historia de todos a través de las anécdotas y personajes con los que el periodismo le ha obligado a cruzarse.

Si el lector cree, por ejemplo, que las escuchas al ministro Fernández Díaz son una gran novedad, Martí le recuerda que ya en los 90 el CESID tenía que hacer barridos en el despacho de la socialista Margarita Robles para garantizar la confidencialidad de sus conversaciones. Aquellos eran los tiempos del GAL pero las tensiones internas en las fuerzas de seguridad, negadas entonces y negadas ahora, parecen seguir dando sus frutos.

Hablando de policías y periodistas, Martí hace una curiosa analogía: “Son dos profesiones que tratan de investigar. Las dos se basan en fuentes y en confidentes. En chivatazos. Si no viene alguien con una carpeta, ¿yo qué coño sé qué pasa en el consorcio de la zona franca de Barcelona?”. Así que en las dos se creen más poderosos de lo que son. “El periodista porque tiene el poder de escribir, el policía porque tiene placa y pistola”. Pero Martí nos devuelve a la realidad: en la prensa hace ya tiempo que “nos robaron la cartera”.

Demasiada pantalla y poca calle

La comparación no acaba. Un policía de la vieja escuela le confesó a Martí que hoy los suyos “ya no gastan suela de zapato”. Algo que, según el autor, también ocurre a los periodistas: “Hace cinco o seis años estuve recorriendo centros de acogida para personas sin hogar. En uno el director se mostró muy contento porque era el primer periodista que veía en persona; y no es lo mismo preguntar cifras que ver llegar a los sintecho a las siete de la mañana esperando a que abra el comedor; cómo hablan, cómo cogen la comida”. Tampoco lo es “escuchar por teléfono sobre cómo mueren mineros que bajar a una mina con un grupo de ellos después de un entierro”.

[El País] tiene columnistas que no interesan nada, información sesgada y el bochorno de unos suplementos que son un enganche para la publicidad

Pero todo eso cuesta dinero. Martí cree que sobrevivirán los diarios locales y, de los nacionales, aquellos con mucho rigor y calidad para un público menor. El siguiente reto será financiar los diarios digitales. “Su importancia radica en la ventaja de tener medios plurales”, anota. Hay ejemplos recientes sobre qué significa esto: “Cuando El País habló de los papeles de Panamá lo llevó bien abajo”. Y justo después apareció la censura empresarial al disidente, que por si hay alguna duda, “existe”. Sobre todo, la autocensura: “El periodista está en medio intentando hacer cosas; pero, ¿puedo escribir contra El Corte Inglés?, ¿puedo escribir contra La Caixa una información bien documentada? Lo dudo. Críticas pequeñas, sí, pero en determinados temas, si el periodista sabe que su empresa no va por ahí, no lo pone y se evita molestias”.

Martí pasó por El País y por El Mundo; en el entonces diario de Pedro J. Ramírez fue corresponsal en Londres. Recuerda a su director como “un pirata pero muy trabajador”. Se fue de allí sin tener muy claro si el diario era de izquierdas o de derechas, aunque no del todo: “yo creo que era más de derechas”, ironiza. Al que ya no reconoce es al diario de Cebrián: “Se mantiene por la inercia, pero ha dejado de ser un diario de referencia. Tiene columnistas que no interesan nada, información sesgada y el bochorno de una serie de suplementos que son un enganche para la publicidad”.

Las tertulias no son periodismo

Cuando no hay dinero para el reportaje, el género más frecuentado por Martí, se cae en la opinión. Y la opinión ha hecho daño al periodismo, apunta él, cuando ha salido de los editoriales: “Que haya periódicos de diferentes tendencias lo encuentro muy normal, incluso que esos periódicos pidan el voto en unas elecciones. Lo que ha de diferenciarse es la información, que ha de ser neutra”.

Aún peor que la invasión de la opinión fue convertirla en tertulia. “Carlos Llamas, cuando dirigía Hora 25 en la Cadena SER, preguntaba a sus tertulianos si no era posible que una vez al año le trajeran una noticia. Ha sido nefasto, muy nefasto”. En la actualidad Martí colabora con Javier del Pino en la misma emisora y alaba que se haya prescindido de políticos y opinadores: “Gente experta, tertulianos ni uno. No lo llamemos tertulia, llamémoslo diálogo. Es gente que sabe de lo que habla, que es educada, que no grita y deja hablar al otro. Y está funcionando muy bien”.

Pino, junto a Jordi Évole y Josep Ramoneda, protagonizan el epílogo de este libro con una conversación; en persona y en las dependencias del CCCB. De ella surgen algunas ideas que Martí también comparte. Una, esencial, es que se ha perdido la esperanza: “Trabajé el tema del barraquismo. Las barracas eran jodidas. Eran uralita y un toldo. Se encalaban, tenían muchas flores. Ibas por allí y oías a las mujeres cantar. Dentro de aquel clima había alegría. Los hombres que bajaban de la montaña por la mañana y volvían por la noche tenían trabajo. Con el tiempo dejaron las barracas, con más o menos suerte. Ahora he estado en las naves industriales y allí no hay esperanza. Es miseria cronificada”.

Carlos Llamas, cuando dirigía Hora 25, preguntaba a sus tertulianos si no era posible que una vez al año le trajeran una noticia 

En el periodismo, reflexiona el autor, tampoco queda alegría ni esperanza: “Las empresas no crean expectativas de abrirse camino. Cuando yo empecé, cobrábamos poquísimo pero había dos ventajas: teníamos ilusión y veíamos que podías prosperar; entrábamos en plantilla y te quedabas hasta que te jubilabas. Eso ha desaparecido. El contrato es ínfimo. ¿La gente no se subleva? ¿Cómo nos vamos a sublevar, si pueden echarnos mañana mismo? En la puerta hay 800 esperando. Y hay periodistas de 50 años pendientes del ERE de su empresa”.

Las redacciones son hoy asépticas. La tecnología las ha hecho así. Silenciosas, sin ruido de teclas y teletipos, lamenta Martí. Los periodistas entran y se sientan sin hablar en compañía de su botella de agua mineral. El escritor no las recuerda con nostalgia, pero cree que el clima es importante: “Yo empecé en Castellón y luego en El Correo y entonces los diarios se cerraban muy tarde. Muchos nos podríamos marchar antes, pero nos quedábamos allí de tertulia. Muchas veces venía gente interesante a ver al director y charlábamos con ellos. Ahora, cualquier chico joven sabe un huevo y está mejor formado, lo que no sé es si lo sabe aplicar. Falta un poco de pasión. Un año empecé a hacer información en el Palacio de Justicia. La sección tuvo mucho éxito y se apuntaron más. Algunos lo dejaron porque era muy pesado estar allí toda la mañana para que quizá no saliera ningún caso. ¿Y si sale? Eso es lo bonito”.

Cada vez menos testigos

Del pasado que comenta Martí cada vez son menos los testigos. Muchos españoles han nacido ya en democracia, y aunque se ha revisado mucho la Transición desde el punto de vista político se ha hablado menos del papel de la prensa, que él define como positivo. “Las empresas se dieron cuenta de que el franquismo había acabado y jugaron al cambio. En democracia la unidad de bloque antifranquista se acaba. Unos se van a un partido, otros, a otro y otros, a ninguno. Unos se ponen al servicio del partido descaradamente. Otros se venden a las páginas económicas. Eso, los listos. Otros son utilizados porque el político le invita a comer y se siente importante. Había un periodista muy mayor cuando yo empezaba que decía: hay que ver la cantidad de langosta que me tengo que comer para llevar un plato de alubias a mi casa. Eso fue degenerando y el periodismo perdió sus papeles”.

¿Ha habido corrupción en la prensa? Martí lo tiene claro: “Sí. En la sección de economía, mucha. Y en las otras secciones yo creo que hay periodistas que han cobrado de partidos y otros que se han vendido por una comida o por un cóctel”.

Esa degeneración quizá fue paralela a la de la propia política: “Ha habido una desmovilización provocada por los propios partidos y un empobrecimiento de la clase política. En los inicios de la democracia había gente preparadísima, tanto en los gobiernos de la UCD, como de Convergència o del PSOE. Ahora vas mirando y son de una mediocridad absoluta. La gente de prestigio ya no quiere ir a la política. La gente está harta con razón y busca alternativas”.

Hay periodistas que han cobrado de partidos y otros que se han vendido por una comida o por un cóctel

“Cada uno tiene su estilo. Ramoneda y yo hacíamos pareja. Él ponía el peso intelectual y yo la humanidad del personaje. Si voy solo soy de la técnica de escuchar mucho, dejar que el entrevistado coja confianza, se explaye. No soy de los que avasalla”, menciona Martí. Se define como alguien tímido y al parecer ese es su secreto para entrevistar: “Cuando llamo por teléfono para pedir la entrevista me paso con la educación. Me cuesta molestar. Después en la entrevista me lo paso bien. Hay entrevistados que te resbalan y otros te dejan huella”.

También están los que intentan marcar un gol y lo consiguen. Le pasó con Ramón Mendoza, presidente del Real Madrid, que tras un largo elogio a los valores de la familia, la casa y los hijos fue preguntado por su amante y se echó atrás pidiendo proteger a sus hijos. Luego resultó que los hijos ya vivían con ella. Por toda la escuadra.

Un entrevistador tímido

Entrevistar a nuestros dirigentes políticos es más difícil: “El político, él solo en privado, es un tipo que suele ser culto, habla bien, es divertido, puede tener una conversación agradable y en un 90% te dice que su jefe es un inútil que les va a llevar a la ruina. La semana siguiente lees unas declaraciones que dicen que su jefe es el hombre ideal. O sea, mienten. Mienten porque hacen carrera en el partido. Si criticas te vas a la calle”. Por eso Martí considera que es más interesante entrevistar a gente con vidas interesantes fuera de la política.

El segundo secreto para hacer entrevistas es la humildad: “Muchas veces he ido a un entrevistado de ciencias y le he reconocido que no sabía del tema, que disculpase alguna pregunta si la consideraba una idiotez. Y lo agradecen. Agradecen que no vayas de chuleta. Y agradecen también que no vayas con un guion sacado de archivo”. Por supuesto, el periodista no puede ser protagonista: “A la gente lo que le interesa es que hable el entrevistado. El entrevistador hace de transmisor. Algunos entrevistadores se pasan”.

La gente de prestigio ya no quiere ir a la política

Martí no se olvida del clic. Es ese momento en el que el entrevistado se olvida del entrevistador y se muestra sincero. Cuando el primero regresa de su trance, siempre ocurre lo mismo: pide que eso no aparezca, que se quede ahí. “Y si eres decente, le dices que sí”. No le ha pasado más de una docena de veces.

La conversación con Martí sí fue transparente. En la entrada de su casa cuelgan dos viñetas prohibidas por la censura franquista, quizá para recordar siempre lo que, según él, le queda al periodismo de hoy: “resisitir y luchar”.

No es muy educado entrar en casa de un periodista que acaba de escribir un libro sobre su trayectoria y decirle que ya está bien de hablar de nosotros mismos. Pero él está de acuerdo: cenar con un periodista, sin serlo, es insoportable. José Martí Gómez (Morella, 1937) cree que este es

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jorge Barraza

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Javi

    Pues parece que el periodista que ha transcrito la conversación ha hecho caso a José Martí: un verdadero placer ha sido leerla. A la gente que estudia periodismo como un servidor le sería obligado leer lo que este señor dice. Se nota cuando el profesional está en las antípodas del protagonismo. Encomios y loas por el texto y por las palabras de Martí. De verdad. (Haciendo una excepción a lo de agasajar a compañeros de profesión)

    Hace 5 años 5 meses

  2. Miliciano

    La línea editorial de El País no se diferencia en nada de la de ABC o La Razón. Sus columnistas suelen ser mamporreros que muerden lo que no sea los tres partidos (ejem) "constitucionialistas". Jamás criticarán la corrupción del PPSOEC's, lo importante es alertar contra los bolivarianos "comeniños", esa es su única preocupación. Sus noticias sesgadas sobre determinados países, su oportunismo para cargar contra todo lo que huela a Iglesias, Sanders o Corbyn es manifiesto. No le demos más vueltas: ElPaís es un periódico ultraliberal cuyo prestigio está por los suelos desde hace varios lustros.

    Hace 5 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí