1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

FLAMENCO

La Carbonería. Un final inesperado

La taberna sevillana se enfrenta, debido a la nueva Ley de Arrendamientos Urbanos, a una demanda de desahucio

Gonzalo Gragera 13/07/2016

<p>Actuación de flamenco en La Carbonería.</p>

Actuación de flamenco en La Carbonería.

Leszek Kozlowski

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La Carbonería, situada en la calle Levíes de Sevilla, taberna de paso para turistas y foráneos –desde hace unos años, quizá, más de lo segundo que de lo primero-, es uno de esos lugares que aún conserva la originalidad del estilo, la personalidad en la decoración del edificio y en la oferta de su actividad cultural, las extrañas identidades de lo que es único. En unas ciudades cada día más globalizadas, en donde todo se parece a todo y no hay rasgo que nada defina, La Carbonería insiste en fomentar la diferencia, la singularidad; en apostar por un establecimiento que respete el gusto de la cultura, la gastronomía, la estética.

Tras los cristales de la puerta ya se intuyen los viejos carteles, el suelo empedrado, los bancos de madera, la altura inmensa de sus techos. Al fondo, una chimenea de columnas salomónicas y un pequeño piso, elevado, que sirve de escenario. Es allí donde desfilan, casi todas las noches, voces del flamenco, aficionadas y profesionales; es allí donde se presentan libros, y se imparten conferencias de temáticas dispares, y se convierte, en resumidas cuentas, en un espacio para las artes. Observamos a sus parroquianos en la galería de fotos y retratos que adornan los interiores del edificio, dibujos y bocetos, gentes vinculada a la música, a la literatura, a la docencia, a la pintura. Y entre cuadros y bancas, piedra y madera, parras y macetas, un cuaderno, a la entrada, recoge firmas y muestra un manifiesto: en él se solicita el apoyo de los clientes y visitantes de la taberna. La Carbonería afronta una demanda de desahucio.

Además de cliente habitual, fui embajador de aquel lugar que tan digno me parecía de incluir en todas la visitas que recalaban por Sevilla

Al igual que otros inmuebles situados en el casco histórico de las ciudades, La Carbonería está afectada por un contrato de arrendamiento de renta antigua. Desde el pasado año, con la entrada en vigor de la modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos, de 1994, los propietarios de los bienes inmuebles cuyo arrendamiento se encuentre sometido a un contrato de renta antigua deberán adecuar sus alquileres al precio que estipulan las exigencias del mercado. La demanda, cuenta el encargado de la taberna, ha sido presentada por una de las empresas de Ignacio Medina, duque de Segorbe, una de las principales familias de la aristocracia sevillana, de las pocas que aún sobreviven, junto con la Casa de Alba.

“La cosa está en el juzgado, y veremos a ver dónde termina, aunque es de suponer. Con la extinción del contrato de renta antigua se nos hace imposible mantener el coste del alquiler, y el duque de Segorbe la quiere para él, imagino que para sus negocios o su disfrute personal y familiar. Con estas rentas no le saldrá rentable, está claro”, apunta el encargado. Esta publicación ha tratado, sin éxito, de contactar con Medina.

Punto de encuentro de las inquietudes intelectuales de la época, de la resistencia a la dictadura, La Carbonería agrupó entre la cal de sus paredes a un nutrido y variopinto núcleo de artistas y personajes de la bohemia y de la noche: poetas, pintores, flamencos, mentes de toda condición. Conversamos con uno de sus protagonistas: Jesús Vigorra. A finales de los años ochenta y primeros de los noventa, Jesús Vigorra vivió en primera persona aquella intrahistoria en la mítica taberna.

Hoy día, nuestro protagonista es presentador de programas de temática sociocultural en Canal Sur Televisión. Así rememora los primeros encuentros en el tabanco: “Llegué a Sevilla en febrero de 1989, y algunas noches de aquella primavera ya las viví y compartí por tan sorprendente lugar. Al poco tiempo, me convertí en un parroquiano de aquel santuario de lenguas, arte, cante, baile. Pronto hice trato con Paco Lira y su hijo Pisco, y con todos los teatreros que por allí recalaban. Fue en La Carbonería donde conocí personalmente a Rafael de Cózar, compañero en la radio y en los bares sevillanos de los que tanto gustaba. Allí presenté su último libro, Cronopoética, en compañía de Pisco y otros amigos de letras y vino. Meses después nos dejó en aquel triste y fatal incendio que nos lo arrebató para siempre”.

El presentador, a lo largo de la conversación, sigue relatando sus experiencias, y asegura que su compromiso está a favor de una solución a la demanda de desahucio. “Mientras fui vecino de Paco Lira y su tabanco, además de cliente habitual, fui embajador de aquel lugar que tan digno me parecía de incluir en todas la visitas, familiares, amigos y deudos que recalaban por Sevilla. Las duras noches del verano sevillano siempre me parecieron más llevaderas en el patio de La Carbonería -por allí empezaron los problemas- y aunque ahora transito menos por allí, en mi recuerdo están algunos de los mejores momentos vividos en esta ciudad elegida, y por salvarla haré lo que sea menester”, concluye.

Una entre decenas de miles

La Confederación Española de Comercio, en un estudio reciente, calcula entre 65.000 y 85.000 los locales comerciales que han echado el cierre tras la entrada en vigor de la nueva Ley de Arrendamiento Urbanos, legislada por el gobierno de Mariano Rajoy. Establecimientos que, por diversas circunstancias, no podrán soportar las cargas que imponen las nuevas rentas del mercado. Comercios familiares y medianas empresas, la mayoría de ellas con más de un siglo recorrido, que se ven obligadas, a no ser que llegue un acuerdo de urgencia entre propietarios y alquilados, a liquidar sus sociedades o a barajar el traspaso de su negocio. Este es el caso de La Carbonería. Desde el manifiesto que los inquilinos han redactado, y al que se accede desde Internet, aquellos estiman que esta demanda de desahucio es “un acto de atropello que denota una vez más la falta de sensibilidad hacia el patrimonio cultural y sentimental”.

Entre 65.000 y 85.000 los locales comerciales han echado el cierre tras la entrada en vigor de la nueva Ley de Arrendamiento Urbanos

El pasado 23 de junio se suspendió la celebración de la vista de la demanda, interpuesta en el Juzgado de Primera Instancia número 9 de Sevilla por parte de la sociedad Hotel los Mercaderes S.L. Tras la organización de las movilizaciones y de las manifestaciones transcurridas durante el pasado mes de junio por parte de los afectados en el desahucio y los acontecimientos vividos en torno a la posible clausura de la taberna, la Junta de Andalucía ha confirmado que declarará La Carbonería Lugar de Interés Etnológico, y se ha vuelto a abrir un debate, ya propuesto en 2007 por el Ayuntamiento de Sevilla, con el propósito de promover los trámites necesarios para dotar al edificio de la categoría de Bien de Interés Cultural. “Si quieren desahuciarnos lo harán, estos blindajes no van a impedir que los Medinaceli, si les conviene, vengan y nos echen a la calle, transformando estas paredes en ya sabrán ellos qué. Pero en fin, no vamos ahora a explicar cómo se las gastan estos políticos de siempre”, indican dos  habituales de la clientela del bar.

El apoyo político y social se percibe en las declaraciones de los principales entes públicos: el Ayuntamiento de Sevilla y la Junta de Andalucía. No obstante, a pesar de las buenas intenciones de las instituciones públicas, si no se alcanzara un pacto entre la sociedad demandante y los arrendados, entre la Casa de Medinaceli y los trabajadores de La Carbonería, el desahucio será un hecho irremediable.

En efecto, la catalogación de Lugar de Interés Etnológico no es un inconveniente ni una molestia para el desahucio, motivado según la legalidad vigente. Por tanto, los propietarios podrán optar a la interposición de la demanda si así lo consideran oportuno, ya que no tiene incidencia alguna en los derechos de los arrendadores. Aun así, la consejera de Cultura del gobierno socialista de Andalucía, Rosa Aguilar, señaló que “se ha dado un paso esencial y fundamental desde la Consejería de Cultura en relación a un lugar que, sin lugar a dudas, ha marcado una época, historia en Sevilla y para Andalucía, y sigue viva y activa”. Por otra parte, Antonio Muñoz, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, afirmó que “con esta declaración de Lugar de Interés Etnológico quedará garantizado el futuro”.

Clandestinidad, flamenco y Paco Lira

Hogar de clandestinidades en los últimos años del tardofranquismo por una parte, hospicio de intelectuales y bohemia por otra; pero si algo destaca, si algo forma parte de la esencia de La Carbonería, si algo contribuye al ser y al estar de sus cimientos, es el flamenco. El seductor enigma del flamenco, el gozo del cante, el tono inconfundible de su acento, de sus instrumentos, de su idioma, de su baile. Desde los años sesenta, Paco Lira, personaje fundamental para entender la compleja personalidad de este refugio, tuvo claras sus pretensiones: hacer de La Carbonería, de su Carbonería, una referencia para el flamenco.

Por sus tablas actuaron voces propias que pasarán a la historia del cante, desde Triana a Utrera, desde Lebrija a Cádiz, desde La Isla a Jerez. Aquí cantó Camarón. Aquí se perpetró cuna y oficio. Aquí se concedió al flamenco esa categoría de prodigio, con todas sus sílabas, su fundamento y sus letras. Ya no era el pasatiempo tabernario y popular, casi marginal y obrero, que muchos le impusieron. Ahora el flamenco hubo de viajar por el mundo, y hubo de ser reconocido por las instituciones y las condecoraciones oficiales.

Desde Frank Zappa a Pete Seeger; desde Agustín García Calvo a El Cabrero. Un movimiento alternativo al poder establecido

Paco Lira se marchó a finales del mes de enero. Pudo la enfermedad. Se lo llevó un mes frío cuya temperatura fue la paradoja, lo antagónico, de su temperamento. Por cálido, por incandescente, por genio. Si hay lugares que superan la órbita de lo soberbio es, en buena medida, por obras de las personas que en ellos habitan. Paco Lira, Medalla de la Ciudad de Sevilla, acogió en su casa una cultura creativa y total, gigante y verdadera; la cultura de unos años difíciles, época en que la autoridad exigía unos criterios y la sociedad, en mayor o menor medida, demandaba otros; aún difusos pero ya, eso sí, distintos. Desde Frank Zappa a Pete Seeger; desde Agustín García Calvo a El Cabrero. Un movimiento alternativo al poder establecido, a las verdades oficiales de los últimas bocanadas de aire del régimen franquista.

De toda esta atmósfera hablamos con Pilar González, historiadora de formación, quien fuese secretaria general del Partido Andalucista entre los años 2008 a 2012.“Llegué a Sevilla para estudiar Historia en la Universidad en 1980. En aquellos años, la ciudad se desperezaba lentamente de un letargo provinciano muy largo y, con la democracia recién estrenada, empezaba a recuperar su memoria de luces. Esa memoria de gente de todas partes, diversa y libre, capaz de mezclarse y dar rienda suelta a la creatividad. En ese contexto, mis primeros amigos sevillanos, compañeros de la Facultad, me llevaron alguna noche de invierno a La Carbonería”, recuerda en la conversación.

En su relación con el promotor del tabanco y las anécdotas vividas, nos detalla que “en alguna ocasión coincidí con él y lo saludé, pero no lo conocí más que superficialmente. Con el tiempo, y a través de Salvador y Pilar Távora, he llegado a saber cuánto le debe Sevilla y el flamenco. Fue uno de los responsables de aquella "movida" que nada tenía que envidiar a la cultura que se hacía entonces en otros lugares como Madrid. La Carbon

La Carbonería, situada en la calle Levíes de Sevilla, taberna de paso para turistas y foráneos –desde hace unos años, quizá, más de lo segundo que de lo primero-, es uno de esos lugares que aún conserva la originalidad del estilo, la personalidad en la decoración del edificio y en la oferta de su...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gonzalo Gragera

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí