1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ciclismo a distancia

Un Tour sin pulso

Sergio Palomonte 20/07/2016

<p>Chris Froome, al acabar la primera etapa de los Alpes en el Tour de Francia 2016</p>

Chris Froome, al acabar la primera etapa de los Alpes en el Tour de Francia 2016

Captura de pantalla de TVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ahí está, de cuerpo yaciente: el cadáver de un Tour sin vida, ya sin pulso, a pesar de que quedan por disputar una cronoescalada y dos etapas en los Alpes. Un Tour silente en donde no ha pasado nada, dada la extrema superioridad del mejor corredor de esta época, y la extrema debilidad de sus contrincantes, especialmente un agotado Nairo Quintana y su equipo Movistar, que presentaban esta edición de la carrera como  un pulso a dos entre el británico y el colombiano.

Se vio en la subida al Ventoux, una montaña que, cada vez que se sube, añade una nueva muesca a su abundante repertorio de sucesos, desde la muerte de un corredor a una de las mayores exhibiciones de un ciclista (Mayo, 2004), desde el desdén de Armstrong a Pantani al ataque sentado --y con las pulsaciones sin alterar-- de Froome. Y que nadie piense que este año no se ha subido el Ventoux, porque aunque no se haya subido hasta la cima por culpa de los fuertes vientos, sigue siendo un puerto durísimo.

La etapa fue para la fuga, un patrón repetido una y otra vez en este Tour cansino e irritante, donde los mejores corredores de la general, y sus equipos, no luchan por llevar controlado el pelotón y al menos llevarse un premio de consolación, habida cuenta de la superioridad aplastante del Sky. Tanto que ganan equipos como el Lotto, especialista en enviar por delante a sus corredores y, especialmente, al gigante de la ruta Thomas De Gendt.

Es rodador, es escalador y lo hace muy bien contrarreloj. Es tan entregado en las fugas que será recordado mucho tiempo después de su retirada, algo que tardará en llegar puesto que su equipo lo ha renovado por tres años después de ganar en el Ventoux, tras manejar muy bien a sus compañeros de escapada.  Su victoria fue lo mejor de un día para olvidar en el ciclismo, pero siempre destacan más las noticias negativas que los éxitos o lo verdaderamente importante.

Porque hubo muchas cosas importantes, empezando porque Rowe y Stannard, los gregarios de Froome para el llano, se cayeron y el líder de la carrera se inventó una argucia para esperarles y que el pelotón no los dejase fuera antes de completar su labor: fingió pararse a mear y,  como está mal visto atacar al líder en situaciones así, permitió que sus compañeros volviesen al pelotón. Con la colaboración necesaria del Movistar, el equipo especialista en asistir, acompañar y auxiliar al Sky de Froome. El Movisky.

Llegados a la subida final, no hubo piedad. El ritmo fue altísimo, pero no hubo ataques. Es el Tour sin ataques, y dicen los especialistas en calcular la potencia (w/kg) de los corredores de manera inferencial que es porque todos van al límite. Será esto, pero la verdad es que en pocos Tours de los que hay memoria han subido tantos corredores juntos hasta el último kilómetro. Incluyendo gregarios del líder, al más puro estilo USPostal.

Quintana lo intentó tímidamente a 4 km de meta, para ser neutralizado por Poels, el compañero de Froome y ganador este año de la Lieja-Bastogne-Lieja. Con el ritmo ya muy acelerado, fue el líder de la carrera el que atacó a 1,6 km de meta, sin que Quintana pudiese seguirle. Parecía que el británico se iba a cobrar todavía más ventaja sobre sus rivales --a duras penas le siguieron Porte y Mollema--, cuando de repente sucedió una de esas cosas que deleitan a los medios especializados en fútbol, y que llaman a la sección de los otros deportes "Polideportivo", porque caben todos.

Una moto de las que abren carrera frenó, no se sabe si por los espectadores o para sacar mejores fotos, taponando la carretera. El trío cabecero no lo vio y se empotraron los tres, con tan mala suerte que Froome rompió su bici. Mollema se montó pronto y se fue como un tiro a meta para cobrarse la mayor ventaja posible; Porte tardó un poco más, pero ya por entonces el británico, que no podía tener la ayuda mecánica de su equipo, se había puesto a correr por la carretera, en una estampa entre desesperada y robótica.

Desasistido, Froome vio cómo le superaban todos a los que había descolgado --incluyendo Quintana, que aprovechó la confusión para subir un tramo agarrado a una moto-- y cómo Mollema se ponía muy cerca de él en la general, porque entró con un tiempo perdido de 1´40". Sin embargo, por obra y gracia de los jueces, ¡le dieron el mismo tiempo que el holandés!, un pucherazo salvaje porque si el perjudicado hubiese sido Mollema, nadie le hubiese bonificado con nada. Es significativo que los jueces tomasen la decisión teniendo en la misma habitación a los responsables del equipo Sky. Y que Froome anunciase que mantenía el liderato antes de que se hiciese oficial la resolución.

Los pequeños detalles o, en el lenguaje del equipo que lleva dominando la carrera desde 2012, los marginal gains. Tanta confusión, tanta imagen mediática, hizo que pocos reparasen en que Quintana no es que no hubiese podido seguir el ritmo de Froome, es que tampoco había podido con el grupo de Bardet, Aru o Yates. Un mal día lo tiene cualquiera: esa parecía ser la consigna de los medios españoles, muy propensos a masajear al Movistar, el único equipo español con aspiraciones. Tantas como para querer ganar una carrera que, desde Indurain, solo han ganado con Pereiro. Y de rebote.

Al día siguiente se disputó la crono, 37 km que no tienen ya nada que ver con aquellas distancias de los años noventa, donde cualquier cosa por debajo de los 50 km era casi considerada un prólogo. Una crono dura y exigente, alrededor de la garganta del río Tarn, y donde el excepcional corredor que es Tom Dumoulin --hace diez meses no tenía ninguna etapa en una gran vuelta, ahora tiene cinco entre Vuelta, Giro y Tour-- arrasó y se propuso como el máximo favorito al oro olímpico de Río de Janeiro, pero al igual que De Gendt su gesta quedó jibarizada por el rendimiento de Froome.

El líder de la carrera se quedó 1´03" del holandés, sacando 2´05" a Quintana. Se había cumplido el plan previsto al inicio del Tour: no perder nada en la primera semana, y llegar a la montaña en igualdad de condiciones con el vigente campeón. Llegó la montaña, y nadie atacó. Se perdieron todos los Pirineos, y se desaprovecharon situaciones tácticas ventajosas, para que en la crono Froome hiciese lo que se esperaba: enviar a Quintana al ámbito de los 3´ de diferencia, con los Alpes por delante. Y, aun así, el discurso oficial del Movistar y toda su esfera mediática --donde toda significa toda-- era que todavía había carrera, que habría ataques, emboscadas y sorpresa en los Alpes.

No ha habido ninguna sorpresa, al contrario: se ha visto la confirmación de lo apuntado en las dos semanas previas. Tras el anticipo de una etapa de domingo que también fue para la fuga y donde no hubo ni un ataque en el grupo principal, a pesar de los más de 4.500 metros de desnivel acumulado, tras el segundo día de descanso se ha subido el final más duro de esta edición del Tour de Francia, un final inédito en Suiza.

A la presa de Emosson se sube por una carretera estrecha, cincelada en una pared de roca dura donde hay varios yacimientos de fósiles, puesto que toda esa parte de los Alpes antes era el fondo de un océano. Es una subida exigente, que solo había sido probada en dos ocasiones anteriores por una carrera ciclista: en 2006 en el Tour del Porvenir (un Tour en miniatura para las jóvenes promesas) y en 2014 en Dauphiné Libéré, la prueba que emplea la organización del Tour de Francia como banco de pruebas para sus recorridos.

En esta ocasión, más que nunca, puesto que los autobuses de equipo tienen que aparcar en la cabecera de la presa, ante la falta de espacio. Y después descender por un túnel subterráneo de 7 km, excavado en los años sesenta para los trabajos de construcción y que comunica directamente con Francia y no con Suiza. Son este tipo de cosas las que hacen grande al ciclismo, y a las que hay que aferrarse ante la ausencia total de espectáculo deportivo.

De nuevo, llegó la fuga, con triunfo para Ilnur Zakarin, un corredor ruso de 26 años que asombra al pelotón desde que se destapase en la Vuelta al País Vasco 2015, y que estaba rondando el podio en el pasado Giro cuando se cayó bajando el Agnello. En medio del enésimo escándalo de dopaje de Estado en su país, Zakarin pedalea ajeno a las polémicas y al hecho de que él mismo cumpliese una sanción de dos años, tras dar positivo con 19 años. Sube más rápido que los más rápidos, y el próximo año saldrá a por la victoria en las grandes carreras.

Ya es más que muchos de los supuestos favoritos de este Tour. Al ritmo del Sky  y parcialmente del Astana llegaron todos a las rampas finales, cuando quedaban 2 km. para meta. Así es este Tour, y nadie puede ser tan bellaco de vender otra cosa. Valverde atacó para que Quintana no se moviese, y hundió sus opciones de poder subir al podio. Un descomunal Poels se encargaba de mantener el ritmo, hasta que saltó Porte.

El corredor de Tasmania hizo de Poels para Froome hasta este año, en donde ha querido ser jefe de filas. Ataca cuando ve la pancarta de meta, y lo hace muy fuerte y sostenido. Tanto, que solo su antiguo jefe le pudo seguir, mientras Quintana se quedaba incluso de los otros favoritos, impulsados por el italiano Aru y un sorprendente Adam Yates, el británico que encabeza la clasificación de jóvenes y es tercero de la general. El único que no soportó el arreón final fue Mollema, que por un instante volvió a ser el corredor que luchaba por el 7º puesto en París, y no por el 2º.  Ya hizo lo que tenía que hacer en el Ventoux, y los jueces le ningunearon.

Al ritmo de Porte, sin incomodarse nunca, Froome entró en meta. Igual que en 2015 o en 2013. No tiene rivales. No hay ningún pulso en este Tour moribundo, que languidece en la lucha por la general a falta de una cronoescalada y dos etapas de los Alpes, y que hace lo mismo en la lucha por la montaña --decantada a favor del polaco Majka-- y la regularidad --sempiterno maillot verde para Sagan--. El Tour más anodino y ramplón de los últimos tiempos, y que carece de atractivo alguno para las etapas que quedan.

Froome lidera con 2´27" sobre Mollema, 2´53" con Yates y 3´27" con Quintana. No tiene ninguna necesidad de atacar, y sus rivales no tienen fuerzas para hacerlo, amén de que a partir de ahora intentarán asegurar su posición. Es un Tour que pide su fin, y donde apenas quedan 300 km. de competición real: 17 km. de cronoescalada, 146 km. de montaña el viernes, y 146 km. de montaña el sábado. Es un Tour acabado antes de tiempo, una carrera sin pulso alguno por decidir.

Ahí está, de cuerpo yaciente: el cadáver de un Tour sin vida, ya sin pulso, a pesar de que quedan por disputar una cronoescalada y dos etapas en los Alpes. Un Tour silente en donde no ha pasado nada, dada la extrema superioridad del mejor corredor de esta época, y la extrema debilidad de sus...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sergio Palomonte

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Martin

    @Fedorov: se refiere a que la estructura Movistar (antes Banesto, luego Caise D'Epargne, luego Movistar) sólo ha ganado con Pereiro. Ni Contador ni Sastre corrían para ese equipo cuando ganaron el Tour.

    Hace 6 años 4 meses

  2. Ramon

    Sobran un huevo de comas

    Hace 6 años 4 meses

  3. fedorov

    Creo que hay un error en el artículo, después de Indurain han ganado el Tour otros dos corredores españoles además de Oscar Pereiro: Contador y Sastre.

    Hace 6 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí