1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La lluvia de dinero en el fútbol español

El reparto desigual de yuanes y petrodólares (y los intereses que esconden)

Roberto Bayón 20/07/2016

<p>Regate fiscal</p>

Regate fiscal

Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Copado el mercado publicitario de EEUU --el más jugoso y apetecible en virtud de las enormes inversiones que realiza en marketing deportivo-- por los equipos ingleses y las propias ligas americanas, el fútbol español ha mirado a Oriente.

Para no quedarse atrás respecto a los ingresos económicos de la Premier League inglesa, China y los petrodólares de Oriente Próximo son dos mercados emergentes, con gran cantidad de dinero disponible pero a la vez lleno de incógnitas en cuanto a la obtención de resultados.

La entrada de estas inversiones, nunca desinteresadas, han venido acompañadas de un posicionamiento político interno por parte de los nuevos actores, tanto para darse a conocer en el mercado español como para punta de lanza para sus negocios.

Al mismo tiempo, tanto los resultados económicos como las estrategias seguidas en cada una de esas zonas han sido muy desiguales. En Oriente Próximo, por ejemplo, las relaciones institucionales con todos los gobiernos e instituciones de la zona --con dudosos credenciales en muchos aspectos, cumplimiento de derechos humanos principalmente-- son inmejorables.

El retorno económico para el fútbol español es mínimo a nivel global pero máximo para los dos gigantes, Real Madrid y FC Barcelona. Todos los recursos económicos de la zona se han centrado en patrocinar a estos dos grandes. Hay una relación de grandes patrocinios entre grandes empresas y grandes equipos pero sin rendimiento para el resto de clubes.

El Real Madrid es el equipo más beneficiado. En el frontal de su camiseta aparece la aerolínea Fly Emirates, con sede central en Dubái. Un acuerdo por 5 años, hasta la temporada 2017/18,  que se estima en unos 150 millones de €. Más importante aún puede llegar a ser su relación con IPIC (International Petroleum Investment Company, relacionada con el emirato de Abu Dhabi) por el que obtiene unos 3M€ anuales pero que en el caso de que se desbloquease la operación urbanística del Bernabéu (con avances en las últimas fechas) aportaría aproximadamente unos 500M€ al club a cambio de los naming rights del estadio a través de alguna de sus empresas, como puede ser Cepsa (Estadio Santiago Bernabéu - Cepsa, por ejemplo).

Los blancos cuentan a su vez con muchos menos importantes patrocinios regionales con empresas de la zona como puede ser la Saudi Telecom Company o el National Bank of Abu Dhabi.

En el caso blaugrana el grueso de las inversiones procede de Qatar Sports Investment que aporta 151M€, más pluses por resultados, en 5 años a través del frontal de la camiseta azulgrana y Qatar Airways. Un patrocinio que se va a renovar por una temporada más, la 16/17, por una cantidad sensiblemente mayor.

Los patrocinios regionales del Barça llegan a Arabia Saudí o los Emiratos Árabes Unidos a través de Fitness Time (una red de gimnasios) o Etisalat (operador de comunicaciones  de los Emiratos Árabes). Bank Mega en Arabia Saudí y tres importantes patrocinadores en Turquía como son Beko, Lassa y Avea.

El resto de equipos se deben conformar  con las migajas. Athletic, Getafe, Levante, Valencia y algún otro, mantienen un pequeño patrocinio de Bein Sports  (participada por la empresa Mediapro  y la empresa madre catarí) como prolongación de acuerdos anteriores con la empresa de Roures por sus antiguos contratos individualizados de TV. La presencia de Azerbaiyán en las camisetas del Atlético de Madrid por una cantidad que rondaba los 12M€ en 2 años se ha extinguido también.

Solo queda, por último, un caso especial y particular. La compra del Málaga CF por parte del empresario de Catar,  Abdullah bin Nasser Al Thani. Su inversión llevó al Málaga a la disputa de la Liga de Campeones tras realizar aportaciones al club por valor de 141,1M€. Tras varios problemas, propiedad y club están buscando y consiguiendo que el club pueda autofinanciarse con sus recursos propios.

Casi 1.000 M€ en total que han llegado o llegarán al mercado español procedente de los petrodólares pero que como hemos visto están muy mal repartidos. Inversiones muy grandes pero sobre todo muy esporádicas.

En el lado contrario tenemos el mercado chino – sudeste asiático. Una zona con dinero fresco pero además con una cualidad muy importante,  un empresariado muy atrevido. La estrategia a seguir en esta zona ha sido muy diferente, pues en el gigante asiático La Liga se ha puesto en manos de las agencias y especialistas locales (conocedoras reales del mercado) para que estas hagan el trabajo diario bajo su supervisión.

Además, la afición al fútbol en el país y en sus élites --el propio presidente es considerado un fanático-- hace que este tipo de inversiones sirvan para posicionarse o agradar dentro del Partido. De hecho, los patrocinios de la liga china se han multiplicado por cinco en un breve lapso de tiempo. La diversificación de empresas y sobre todo diversificación de los equipos en los que se invierte hacen de este mercado un cóctel mucho más atractivo para los clubes españoles.

Obviamente, Real Madrid y FC Barcelona se llevan el trozo más grande del pastel en cuanto a patrocinios. Los  blancos cuentan o contaron  con las empresas coreanas Samsung y Hankook (neumáticos) y la empresa china de vehículos eléctricos Luyuan.

El caso catalán es distinto. Recientemente ha abierto una oficina comercial propia en Hong Kong que le ha permitido firmar un gran número de patrocinios regionales (para una zona concreta del  planeta). Panasonic,  Apamanashop o Nichiban en Japón; Indosat o Advani Mobile en Indonesia o Chang Beer en Tailandia. En China colaboran con el gigante asiático Suning o la empresa de telefonía móvil Oppo y en otras zonas con Ambi Pur o Head and Shoulders. Las incorporaciones a estos patrocinios regionales son continuas como puede ser el caso del Hanói – Saigón Bank de Vietnam, últimamente. En la temporada 2014/15, y en menos de un año de trabajo, esta oficina de Hong Kong había conseguido 11 nuevos acuerdos en la zona y facturar más de 16M€. Una cantidad que aumenta año a año.

Un hecho importante a comentar es que tanto Real Madrid como FC Barcelona consiguen básicamente los mismos ingresos de patrocinio pero mientras los madrileños lo hacen con pocos patrocinadores y generalmente globales que aportan cantidades considerables, los catalanes consiguen esa misma cantidad con numerosos acuerdos tanto globales como regionales, pero normalmente de cuantía más pequeña.

El gran cambio con respecto a Medio Oriente se produce con el resto de clubes. La empresa china Sockatyes, aunque radicada en el Reino Unido, colabora con 14 equipos de Primera  y 10 de Segunda División a través de La Liga. La inversión asiática se cuantifica en 500M€ aproximadamente, la mitad de los 1.000M€ de los petrodólares, pero mejor repartida e invertida en equipos en dificultades y no principalmente en los dos grandes como ocurría en el primer caso.

Qbao.com entró como patrocinador principal de Rayo Vallecano y Real Sociedad al igual que East Bank en el Levante o UED en el Betis. Todas empresas chinas que invierten cantidades modestas para ellas (alrededor de 1M€) pero de gran importancia en las cuentas de estos equipos.

ZTE en el Sevilla o Xtep en el Villarreal también constan como patrocinadores, a la vez que Huawei colabora con el Atlético. Es decir casi diez patrocinadores distintos, todos chinos, más un acuerdo global de Sockatyes permiten mantener un caudal de dinero asiático que fluye y se distribuye por La Liga.

Sin embargo, siendo el patrocinio asiático y fundamentalmente chino importante, una característica propia es la adquisición de los clubes a través de la compra de sus acciones. Algo que, por otra parte, resulta cómodo para los millonarios extranjeros debido a los muy pequeños capitales sociales de las Sociedades Anónimas Deportivas españolas. Por una ‘pequeña’ cantidad pueden quedarse con algún club simplemente recompensando a los antiguos propietarios con unas cantidades que los dueños actuales de los equipos nunca hubieran imaginado conseguir cuando se quedaron con la mayoría accionarial hace años.

Mientras que en Alemania la norma 50+1 obliga a que más de la mitad del poder de los clubes recaiga sobre los aficionados, en España una SAD tiene la misma consideración que una empresa. En 1992, cuando el Gobierno obligó a la transformación de los clubes en SAD, estos cayeron en manos  de empresario que por una cantidad relativamente pequeña se hicieron con los equipos. Muchos de ellos, constructores, ven en esta lluvia de dinero la salvación a los quebraderos de cabeza productos de la fuerte crisis económica, aunque en estos acuerdos no se tenga en cuenta a los aficionados (sin poder de decisión) para elegir al propietario adecuado y no a un mero especulador.

Algunos ejemplos de estas compras es la inversión del Grupo Wanda (China), de más de 60M€, para comprar el 20% del Atlético de Madrid. El empresario chino Jiang Lizhang se acaba de convertir en propietario del Granada CF tras pagar 37M€ y, poco antes, Peter Lim había entrado en el Valencia y Chen Yansheng en el RCD Espanyol.

Tanto Valencia CF como el RCD Espanyol se encontraban en una situación crítica. La compra por parte de estos equipos ha supuesto una mejora económica fundamental tras invertir el singapurense, Lim, más de 190M€ y el chino, Yansheng , más de 100M€.

Sin embargo, es reseñable cómo el interés por el fútbol por parte de los empresarios acaba siendo una avanzadilla de los inversores para otro tipo de operaciones, llegando a condicionar el cuidado de estos por los clubes en función del rédito que obtengan en otros negocios.

La llegada del jeque Al Thani en Málaga, con el que construyó un equipo que acarició las semifinales de la Champions League, estuvo directamente relacionada con la construcción del puerto de Marbella. Tras las dificultades encontradas en esta operación, su actividad en el club ha pasado a un muy segundo plano.

Poca gente en España conocía al Grupo Wanda antes de convertirse en copropietario del Atlético de Madrid. Una inversión relativamente pequeña pero con un gran retorno de imagen a la vez que buscaba réditos en las operaciones urbanísticas en la capital, como la Operación Campamento --con más de 2,1 millones de metros cuadrados en juego--, la compra de la cadena de cines Cinesa o el Edificio España, que compró por 265 millones de euros y cuya venta acaba de anunciar tras no poder acometer las reformas que buscaba.

La llegada de Peter Lim a Valencia fue vista también con recelos en un principio puesto que se veía la alargada sombra de la compra – venta  de jugadores como negocio por parte del singapurense. Sea o no cierto, todas estas operaciones quedan encuadradas dentro del refranero español con el famoso “nadie da duros a cuatro pesetas”.

Copado el mercado publicitario de EEUU --el más jugoso y apetecible en virtud de las enormes inversiones que realiza en marketing deportivo-- por los equipos ingleses y las propias ligas americanas, el fútbol español ha mirado a Oriente.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Roberto Bayón

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí