1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Guerras culturales en Cataluña: el 1714 contra el antifranquismo

Una exposición con dos esculturas franquistas, que se inaugurará en octubre, enfrenta a los partidos nacionalistas y al Ayuntamiento

Nuria Alabao 5/08/2016

<p>Propuesta para el exterior del Museo del Born.</p>

Propuesta para el exterior del Museo del Born.

Julia Schulz-Dornburg

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En Barcelona la temperatura política no ha bajado con el avance del verano. Agosto ha arrancado con una guerra cultural entre los partidos nacionalistas –ERC y PDC– y la Alcaldía de la ciudad. El motivo es una exposición que se inaugurará en octubre y que exhibirá dos esculturas franquistas en la explanada que precede al Centro de Cultura y Memoria del Born. Las esculturas –hoy en almacenes municipales– serán parte de la muestra “Franco, Victòria, República. Impunitat i espai urbà”, una propuesta de la alemana afincada en Barcelona, Julia Schulz-Dornburg. El martes pasado, justo cuando La Vanguardia se hizo eco de la futura exposición y la polémica saltó a los medios y las redes, el presidente del grupo municipal de ERC, Alfred Bosch, pidió que no se expongan las esculturas en el espacio público. Y en concreto, en la explanada de El Born, de significado particular para el nacionalismo catalán.

Lo que ERC no quiere que se exhiba es la efigie de un Franco a caballo y sin cabeza, ya que fue misteriosamente decapitado en los almacenes municipales. Según los mossos, el destino probable de la cabeza fue el mercado negro de coleccionistas. Además del dictador descabezado se expondrá una figura femenina –la Victòria– de Frederic Marés que formó parte de un conjunto escultórico destinado a señalizar la encrucijada de Paseo de Gracia y Diagonal como homenaje a la victoria fascista del 39. Las dos esculturas –sobre raíles para simbolizar su emergencia en el espacio público– se mirarán cara a cara para interrogarse mutuamente sobre su lugar en el mundo. (Y el de la memoria, el destino de los monumentos y su utilización política.) Esta pareja de estatuas permanecerán bajo una sombra que quiere representar la de una efigie republicana que antecedió a la Victòria de Marés antes del golpe militar y que con la democracia fue rescatada para una plaza de Nou Barris, ahora renombrada como de la República por el actual ayuntamiento hace menos de un mes.

Esta será la escena exterior, en el interior del Museo, unos paneles explicarán los azares de estas esculturas y mostrará fotos de sus antiguos emplazamientos. La muestra, de acuerdo con el proyecto, está pensada para abrir la reflexión sobre el uso político de las obras de arte y su transformación a lo largo del tiempo. Es decir, sobre la capacidad de los poderes institucionales de imponer a la ciudad significados a partir símbolos urbanos dibujados y redibujados a golpe de acontecimientos históricos. Una buena metáfora de la misma polémica que ha generado esta exposición es la disputa por el sentido de determinados hitos memorialísticos como el propio Museo del Born que alojará la exposición. Este museo fue inaugurado por el anterior alcalde, Xavier Trias –PDC antes CDC– y hasta hace poco estaba dedicado casi exclusivamente a la historia de la Barcelona arrasada por las tropas borbónicas de Felipe V en la guerra de Sucesión de 1714, la “zona cero de los catalanes”, según su primer director, Quim Torra. Se inauguró como preludio a los fastos del tricentenario en 2013 y desde entonces se ha convertido en un icono de la reivindicación nacionalista. En el interior de lo que fue un mercado de hierro del S.XIX, se pueden contemplar restos de la ciudad de principios del S.XVIII, que fueron descubiertos durante una reforma, aunque los hallazgos se remontan a la Barcelona medieval que no está representada en el conjunto. El nuevo ayuntamiento de Bcomú, amplió el espectro de contenidos que puede albergar el Museo, le añadió el apelativo de “de la Memoria” y programó exposiciones como la que nos ocupa.

Guerra de declaraciones

En este marco es en el que se ha desarrollado la polémica. El mismo día, el regidor del Partido Demòcrata, Jaume Ciurana, también criticó la muestra apuntando (tal cual) que “banalizaba” el franquismo. Por su parte Joan Tardà, líder de ERC tuiteó: "@AdaColau exponer unos días en la calle a Franco cuando hay miles de víctimas sin reparación es normalizar la anomalía. Por favor, no lo hagas".

Desde BComú se defendió, a su vez, la intención "pedagógica" de la muestra. Así lo ha expresado Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde, quien recordó que ésta se inscribe en un proyecto más amplio que incluye una exposición complementaria sobre la tortura durante el franquismo. Por su parte, Xavier Domènech, líder de En Comú Podem y ex Comisionado de Memoria del Ayuntamiento ha recordado en Facebook que una exposición no puede equipararse al "mantenimiento de estatuas franquistas como se hace en otros lugares" –en referencia a Tortosa, donde el alcalde de CiU apoyó que no se retirase un monumento franquista como dicta la ley de Memoria Histórica y que ganó una consulta popular al respecto–. El actual Comisionado, Ricard Vinyes, ha escrito una reflexión sobre el caso en la que dice que entiende "la memoria como un derecho civil que la administración ha de garantizar y regular para que todos los que quieran tener acceso a la construcción de la imagen del pasado lo puedan hacer".

Imagen del proyecto de Julia Schulz-Dornburg.

Imagen del proyecto de Julia Schulz-Dornburg.

Las guerras culturales de hoy se juegan en los medios y en las redes. Entre el alud de opiniones, críticas y réplicas, juegan un papel político destacado las de asociaciones como la Amical de Mauthausen que a través de su presidente Enric Garriga, ha criticado también la muestra: "Todavía no se ha hecho la suficiente revisión, petición de perdón y reconocimiento de culpabilidad de la represión franquista", lo que debería ser el paso previo para poder defender la exhibición de las estatuas". La contrarréplica en la guerra de legitimidades no se ha hecho esperar y la Asociación Catalana de Ex Presos Políticos del Franquismo ha mostrado su apoyo a la exposición a la que "saludan como una manera más de explicar lo que fue la dictadura, la lucha antifranquista y la represión".

'Cultural wars' y la construcción de la nación

Más allá de los argumentos de los líderes políticos, hay algo por debajo que resulta evidente pero que no se explicita en el debate oficial. Ha habido otras exposiciones donde se han exhibido símbolos franquistas y que no han generado tanta polémica. ¿Por qué esta vez sí? El historiador Hernández Cardorna lo ha dicho claramente: "Es un nuevo ataque al Born". Y el anterior director del museo, Quim Torra, que fue nombrado por CDC, ha pedido que las esculturas franquistas se exhiban en otros emplazamientos distintos. Mientras, la Asociación Catalana de Ex Presos Políticos del Franquismo ha cerrado su comunicado celebrando que el Born se dedique a otras exposiciones históricas “más allá del acontecimiento de septiembre de 1714”, “abriendo la posibilidad a otros momentos relevantes de nuestra historia”.

Imagen del proyecto de Julia Schulz-Dornburg.

Imagen del proyecto de Julia Schulz-Dornburg.

Desde esta perspectiva, la guerra de las estatuas es una escaramuza más del combate cultural por el uso de la memoria histórica o de la interpretación de la historia para la “construcción de la nación”. Pero la manera en la que se ha producido este debate marca un antes y un después, porque por primera vez en Cataluña se ha roto la unidad del discurso antifranquista que desde la Transición había sido instrumento de construcción nacional compartido. En esta escalada de polarización, los artífices del processisme no han considerado prioritario mantener el consenso sobre esa parte del pasado, mientras han defendido férreamente la interpretación de un conflicto dinástico del Antiguo Régimen. Es decir, se han deshecho del antifranquismo como mito común –el antifascismo es un mito fundador para muchas democracias europeas– para posicionar el 1714 y reinterpretar así los últimos 300 años en clave de ocupación española de Cataluña.

Al fin y al cabo, a una parte del nacionalismo catalán le incomoda la memoria antifranquista y republicana, que no deja de ser una memoria que se comparte con el resto del Estado español y que muchas veces tiene una interpretación también en clave progresista. Por el contrario, la memoria del 1714, como hecho fundante de la construcción nacional catalana, es netamente anti española y suficientemente ambigua en clave social para ser compartida por todos.

La reacción visceral de CDC/PDC responde, además, al pánico porque perciben que van perdiendo capacidad de generar el relato sobre lo que Cataluña es y tiene que ser y que han manejado desde la Transición. Una pérdida que corre en paralelo a su retroceso en las instituciones, aun cuando conservan buena parte de los medios y la Generalitat. En general, CDC nunca se llevó bien con la memoria de la República aunque sí reivindicaron la legitimidad antifranquista de Pujol, represaliado por el Régimen. Quizás con el objetivo de sortear mejor el hecho de que incorporasen a algunos alcaldes franquistas en las filas de la primera CDC.

Para ERC este combate responde netamente a la lucha por la hegemonía dentro de la izquierda catalana. Ya en las pasadas elecciones eligieron a En Comú Podem como la pieza a batir, el principal enemigo. Al fin y al cabo ECP les disputa los significantes de izquierda, mientras que Esquerra necesita avivar constantemente los conflictos nacionales para legitimar la Gran Coalición de la que forma parte en el gobierno de la Generalitat.

Autor >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

15 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. johannes

    LA izquierda antifranquista??? Los comunistas abandonaron la lucha contra els fascismo con los acuerdos Ribentrop-Molotov. Entre dictadores siempre se entienden.

    Hace 4 años 6 meses

  2. Pedro Pablo

    ¿Lo de cambiar el nombre de Plaza de LLucmajor a Primera República también es cosa de la guerra de los nacionalistas? ¿Lo de pedir licencia de obra a la Sagrada Familia a estas alturas también? La Coronela, Pérez Andújar (que ha insultado a media Barcelona), etc... Lo del Born es un intento burdo de BeC de confrontar antifranquismo con nacionalismo catalán, y ha acabado como era previsible que acabaría. Y no fueron los nacionalistas los que parieron esta exposición. Lleváis 16 meses buscandoles las cosquillas a todo el mundo con mierdas como esta de las guerras culturales, y encima lo hacéis con solo 11 concejales, a mi me habéis perdido, no vote para enfrentarme a los únicos que están cuestionando abasallador poder central. Y menos aun para satisfacer resentimientos de nacionalistas españoles, que haberlos en la izquierda haylos como en la derecha. Ir al escenario de un ataque a la población civil por parte de militares españoles, a exponer una estatua de Franco (¿no habían mas sitios? no, que tocasen mas los huevos), que bombardeo Barcelona es una provocación. Una exposición tan chapucera que ni entendió que un Franco sin cabeza significa lo mismo que uno con cabeza. Fascismo y dolor.

    Hace 4 años 6 meses

  3. Manuel

    Totalmente de acuerdo con 9 Paubcn y con 11 Antoine y 12 Zappa. Pero es que el cinismo de este articulo llega al punto del que la autora en dia de ayer confeso la verdadera intencion de la muestra por twitter. Que no era otro que combatir nacionalistas y ganar la hegemonia para Colau. Ni un gramo de preocupacion por el franquismo o el antifranquismo. https://twitter.com/KasperJuul_0/status/789375520483966976

    Hace 4 años 6 meses

  4. Alex

    Cualquiera que siga a esta señora en twitter sabe que hace tiempo que enloqueció. Le falta un "putos catalufos" para convertirse en otra Marina Pibernat.

    Hace 4 años 9 meses

  5. Joan

    Aquesta obsessió de la Sra Núria Parlon (i de molts dels seus co-religionaris) de fer desapareixer la història de la resistència catalana davant de l'opressió espanyola, només te una o altra explicació : o bé estan al costat dels opressors o be és un cas psicològic d'auto-odi.

    Hace 4 años 9 meses

  6. Uriuri

    Paubcn, la lliga estuvo con los nacionales...

    Hace 4 años 9 meses

  7. Uriuri

    A BEC no le gusta el uso que se ha hecho del Born por considerar que tiene una intención política de cara a promover la independencia. Por otro lado ERC y PDC saben perfectamente que esa exposición no exalta el franquismo, sino todo lo contrario, pero les molesta que se utilice el Born para una exposición que no esté directamente relacionada con la identidad catalana. Estaría bien que fueran ambos un poco sinceros; que BEC diga alto y claro que considera (equivocados o no) que la exposición del Born es propagandística; y que ERC y PDC digan de una vez que lo que quieren es que el Born se dedique exclusivamente a hablar de la guerra de secesión en lugar de meterse en el cenagal de la guerra civil, donde claro, quizás debería hablarse del papel del nacionalismo catalán burgués que estuvo al lado del franquismo. De cara al procés el 1714 es ideal, la guerra civil no tanto, ya que hubo catalanes y catalanistas en ambos bandos.

    Hace 4 años 9 meses

  8. jordi

    És absurda aquesta batalleta cultural de memòries històriques. Tant important és reivindicar la resistència popular de 1714,com l'antifeixisme del 36. Per mi no hi ha cap contradicció.. Fan molta pena tots plegats,començant per ERC i PDC per considerar exaltació feixista l'expo aquesta i acabant pels de BEC despreciant l'espai 1714 del Born i la pròpia Alabao titllant ERC de feixistes.

    Hace 4 años 9 meses

  9. zalillo

    ¿Pero estamos en el 2016?

    Hace 4 años 9 meses

  10. Miguel

    Que dice Paubcn que los únicos que se enfrentaron al franquismo fueron el centro y centro-derecha catalán y vasco. Fin de la cita.

    Hace 4 años 9 meses

  11. Francesc

    Des de la distància,crec que s'està davant d'una mostra més de com ha degenerat l'anomenat "procés"una part dels seguidors del qual es dedica a estimatitzar qualsevol iniciativa que prengui Colau.No no sóc ni de Catalunya ni hi vis i,per tant,tant se me'n dóna Colau o Puigdemont.El que crec és que l'exposició és una bona idea i l'antifranquisme de la societat catalana no s'ha de fracturar per sectarisme polític d'alguns més papistes que el papà i que volen donar lliçons del quer no poden

    Hace 4 años 9 meses

  12. Paubcn

    La "guerra cultural" no es como dice la articulista, de "1714", el nacionalismo catalán,contra el "antifranquismo", sinó al contrario, es el intento de usar el antifranquismo para atacar el catalanismo politico y cultural por parte de una cierta "izquierda" profundamente ligada al proyecto nacional español. Tiene guasa que se ponga en duda el "antifranquismo" del centro y el centro-derecha nacional catalán para intentar desacreditarlo, cuando es junto al centro y centro-derecha vasco, el único que se ha enfrentado a esta ideologia reaccionaria y autoritària. Que este centro y centro-derecha no comulgue con el discurso oficial del antifranquismo de "izquierdas" y que condene los excesos y crimenes de la retaguardia catalana, que lanzó medio país contra el regimen republicano, y dividió profundamente la sociedad, no se puede usar para poner en duda su compromiso con la democràcia desde siempre.

    Hace 4 años 9 meses

  13. Javier Medrano

    ¿Sabrá la gente qué quiere decir ‘demagogia’ o ‘sectarismo’ cuando se llena la boca con esas palabras que a menudo les vienen grandes? Porque reaccionar a este artículo dicien-do que es franquismo es de todo punto desaforado, por decirlo suavemente. Quizá la res-puesta de Núria Alabao no sea la correcta, o quizá sí, ahí está el debate para dirimirlo. La lectura del impecable artículo de Ricard Vinyes puede ser un buen punto de partida. Pero lo que sí es un acierto, y eso convierte el texto en necesario, es plantearse la pregunta como lo hace la autora: ¿a qué obedece la simplicidad con que Bosch i Ciurana han reac-cionado a este asunto? A lo que añado: ¿y a qué tanto talante inquisitorial en España ―y Catalunya?

    Hace 4 años 9 meses

  14. Antoine

    Tendencioso, partidista...artículo que defiende a una parte concreta con la que la autora mantiene estrechos vínculos. Decir que en Catalunya se quiere olvidar la memoria de la republica, memoria que comparte con el resto de España, es una falsed8ahi está ad, ya que ni es compartida (el asesinato de Nin, las palabras sobre Catalunya de Negrín...) ni sus aspectos positivos han sido olvidados por el processisme (ahí está ERC). Los catalanes estamos de acuerdo en la exposición, no así en su ubicación: porque no se hace en el campo de la bota?. Que se haga en el Born, donde se quiere diversificar para así maquillar su poso histórico, en vez de en lugares donde el franquismo (y cierto republicanismo) cometieron ATROCIDADES, demuestra que quien quiere imponer una visión de la historia partidista no son precisamente los independentistas.

    Hace 4 años 9 meses

  15. Zappa

    El nivell de demagògia d'aquest article és espectacular. Però absolutament espectacular. Qualsevol cosa semblant a la imparcialitat de l'autora, al distanciament de l'autora respecte els dos hipotètics bàndols en disputa és 100% inexistent. Això ni és periodisme, ni és reflexió, ni és res més que pur i autèntic sectarisme. Tot ben embolcallat de mentides, tergiversacions i un clar i cristal·lí odi cap al catalanisme. Què era el franquisme al capdevall? El franquisme era, entre altres coses, articles com aquest.

    Hace 4 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí