1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Más CTXT

El presidente gitano de Brasil

Juan de Dios Ramírez Heredia 7/08/2016

<p>Presidente Juscelino Kobitschek.</p>

Presidente Juscelino Kobitschek.

Unión Romaní

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hemos querido aprovechar este momento excepcional de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Brasil para divulgar el conocimiento de que aquella hermosa y entrañable tierra americana ha tenido un Presidente del Gobierno, gitano de nacimiento, que ocupa un destacadísimo lugar en la escala del conocimiento y el afecto de sus conciudadanos. Se trata de Juscelino Kubitschek de Oliveira que nació en Diamantina el 12 de septiembre de 1902 y murió, en un accidente de circulación en Resende el 22 de agosto de 1976, es decir, un año antes de que los españoles celebrásemos nuestras primeras elecciones democráticas tras el largo túnel de la dictadura.

Hasta aquí la noticia no debería tener mayor relevancia si no fuera por el carácter excepcional que supone el que un miembro de una minoría marginada alcance la más alta cota de poder en su país. Nosotros sabemos que Obama es Presidente de los Estados Unidos como antes lo fueron Bush, republicano, o Clinton, demócrata. Pero Obama pasará a la historia, al margen de su mayor o menor eficacia al frente de su país, porque es negro. Lo mismo ocurre con Juscelino Kubitschek, uno más entre los 800.000 gitanos brasileños que conviven en un país que tiene en su conjunto más de 205 millones de habitantes.

Por lo general todos los pueblos acostumbran a presumir de poseer entre los suyos a personajes que han sido, o son, famosos por su actividad en los distintos campos de las ciencias, las artes o la vida social. Nos gusta presumir diciendo que Charles Chaplin es gitano como también lo es Yul Brinner. O que en el poderoso mundo del futbol brillan con luz propia gitanos como Ibrahimovic, Quaresma (el del triunfo de Portugal en los campeonatos de Europa). Güiza, Reyes o Hristo Stoichkov, entre muchos otros.  Y en el mundo de la ciencia destaca nuestro premio nobel de fisiología y medicina August Steenberg Krogh. Y hay más, también en el complicado mundo de la política.

Por eso hoy, en el inicio de la celebración de los Juegos Olímpicos, queremos destacar la gran labor desarrollada por el presidente gitano del gobierno de Brasil. Estas son algunas pinceladas de su vida y su trabajo.

Una vida de sacrificio, de esfuerzo y de pobreza

Nuestro presidente tuvo unos orígenes muy pobres. Se quedó huérfano de padre con tan solo dos años, y su madre, Julia Kubitschek, gitana de origen checo, fue la que se encargó de que estudiara. A los ocho años ayudaba al mantenimiento de su madre y sus dos hermanas, Eufrosina que murió siendo una niña y María da Conceicao, repartiendo mercancías por los domicilios. Pero su madre habló con los Padres Paules y con ellos estudió hasta los quince años.

En diciembre de 1921 logró el diploma de la escuela secundaria, y al año siguiente ingresó a la Universidad Federal de Minas Gerais, logrando el título de licenciado en Medicina en el año 1927. El joven Juscelino no tenía dinero y sufragó parte de sus estudios con el dinero que le prestaron algunas familias amigas y tras vender una joya familiar. Dicen sus biógrafos que, en 1921, para sostenerse empezó a trabajar como ayudante de telégrafos. Lo que le llevó a soportar una vida estresante. Tenía solo diecinueve años y estudiaba todo el día. Por la mañana, hasta las 8:00 horas trabajaba en el telégrafo y comía y dormía poco. Pero eso no fue suficiente y tuvo que endeudarse para poder terminar sus estudios.

Luego ingresó en el cuerpo médico de las Fuerzas Armadas de Minas Gerais, durante los conflictos armados que sufría el país y rápidamente le concedieron un bisturí de oro, como distinción por sus servicios durante los enfrentamientos. Dicen sus biógrafos que en un hospital montado sobre vagones de tren operó la herida de bala en el cráneo de un soldado que sobrevivió sin secuelas.

 

Juscelino Kubitschek con su esposa Sarah Gomes de Lemos.

Juscelino Kubitschek con su esposa Sarah Gomes de Lemos.

Carrera política

Juscelino, Diputado

Juscelino Kubitschek adquirió muy pronto gran popularidad entre los brasileños. Se mostró como un hombre sencillo, que no había renunciado a sus orígenes y que, en el ejercicio de su profesión adquirió fama de ser muy eficaz. No era de extrañar, pues, que el Partido Progresista lo propusiera como Diputado en las elecciones de 1934. Y ganó las elecciones, con lo que ya tenemos a Juscelino como el primer Diputado gitano de la Cámara Legislativa de Brasil.

En 1940 le ofrecieron la candidatura de la alcaldía de Belo Horizonte. Ganó las elecciones y demostró ser un alcalde excepcional. Durante su mandato proyectó la idea de crear el lago artificial Pampulha para el suministro de agua a la ciudad; construyó el Museo de Belo Horizonte, el Instituto de Bellas Artes e inició la creación del Teatro Municipal. Nuestro alcalde gitano propició la realización de numerosas obras públicas. Para el saneamiento de la ciudad se instalaron las cañerías para el agua potable y mandó construir el Hospital Municipal. Se instaló el teléfono y se llevó electricidad por vía subterránea. Y para los más pobres, así como para toda la clase baja, mando a construir viviendas, además de desarrollar organizaciones de asistencia laboral para los trabajadores, con médicos gratuitos y alimentos de bajo costo. Durante el tiempo en que fue alcalde de Belo Horizonte la gente de su ciudad le puso el mote de prefeito furacão (alcalde huracán) por sus grandes y rápidos cambios.

En 1950 en ganó nuevamente las elecciones constituyéndose en Gobernador de la región de Minas Gerais, un territorio cuya extensión es ligeramente mayor que la de toda Francia.

Juscelino, Gobernador

El 31 de enero de 1951 comenzó con la tarea gubernamental del Estado. Para poner remedio a estas necesidades, el ahora gobernador logró incrementar la energía, que en ese momento era de 205.000 KW, a 600.000 KW. Simultáneamente construyó 3.087 km de carreteras y 251 puentes. Al gobernador se debe también la creación de la CEMIG (Centrales Eléctricas de Minas Gerais) lo que propició un considerable aumento de la energía y, consecuentemente el crecimiento de la industria.

Pero Juscelino Kubitschek no podía olvidar sus duros orígenes. Su infancia de hambre y necesidades y los esfuerzos que hizo su madre, viuda, porque fuera a la escuela. El resultado fue espectacular. Cuando inició su cargo de Gobernador, eran 680.000 los alumnos que acudían a la escuela primaria. Cuando terminó su mandato la cifra superaba el 1.100.000 estudiantes. Para ello mandó construir más de 140 escuelas de las cuales dos eran de Medicina.

Juscelino, Presidente de la nación

Nuestro héroe tuvo un principio de mandato accidentado. Las elecciones se celebraron el 3 de octubre de 1955, y Juscelino Kubitschek fue elegido con el 36%, unos 3.077.411 votos. En segundo lugar, quedó el militar Juarez Távora con el 30% (UDN), seguido del 26% de Ademar de Barros (PSP). La vicepresidencia la ganó Joao Goulart, conocido popularmente como “Jango”, miembro del Partido Laborista Brasileño. Ambos se entendieron rápidamente y no tardaron en encontrar una fórmula para gobernar el país. Pero, como suele pasar en todos los países de democracias poco asentadas, los perdedores no suelen conformarse. Por eso entre la oposición y una fracción del ejército montaron un complot para derribar al Gobierno. Por suerte la otra parte del ejército se puso a favor del nuevo presidente, disolviendo cualquier posibilidad de golpe de Estado.

Juscelino ganó las elecciones con este lema: "50 años de progreso en 5 años de gobierno". Y lo cumplió. De forma inmediata se empezaron a establecer plantas hidroeléctricas y construcción de carreteras. Se lograron atraer fuertes inversiones extranjeras que implantaron las industrias automovilísticas, la de repuestos y la de electrodomésticos, lo que ocasionó el crecimiento de los puestos de trabajo. En consecuencia, los salarios aumentaron y la clase media brasileña experimentó un fuerte ascenso.

Pero la “acción estrella” del mandatario gitano fue la creación de una nueva capital para Brasil. Esto lo consiguió y el 21 de abril de 1960 en que trasladó la capital de la nación de Rio de Janeiro al interior del país. A una ciudad nueva a la que se le puso de nombre Brasilia.

Juscelino Kubitschek logró importantes cambios sociales y culturales y, como no, impulsó la celebración de festivales musicales y la proyección mundial de la “bossa nova”. Brasil consiguió por primera vez ganar el Campeonato Mundial de Futbol en 1958, bajo el mandato del Presidente gitano. Y en 1959 la selección masculina de baloncesto fue campeona en Chile. Igualmente, en ese mismo año, Eder Jofre logró ser campeón mundial de boxeo y la tenista María Bueno ganó en Wimbledon y el Abierto de los Estados Unidos (US Open).

Billete de 100 cruzados con su imagen.

Billete de 100 cruzados con su imagen.

Estabilidad política y democracia

Su gobierno se caracterizó por una época de estabilidad política y el mantenimiento del régimen democrático. A pesar de todo el Presidente gitano brasileño tuvo que hacer frente durante su mandato a dos rebeliones militares. La primera el 19 de febrero de 1956 provocada por los funcionarios de la Fuerza Aérea de Brasil, y la segunda el 3 de diciembre de 1959. Ambas rebeliones fueron rápidamente controladas y Juscelino Kubitschek, que era un demócrata generoso, amnistió poco después a los cabecillas de las revueltas.

La Constitución brasileña establece un periodo determinado para la finalización del mandato del Presidente del Gobierno. Juscelino Kubitschek lo cumplió íntegramente y el 31 de enero de 1961 se celebró la ceremonia del traspaso del mando imponiéndole la banda presidencial a su sucesor.

Juscelino Kubitschek murió en un accidente automovilístico, pero las circunstancias exactas de su fallecimiento siguen siendo un misterio hasta la fecha. El fatal desenlace se produjo el 22 de agosto de 1976. Tenía 74 años. Su coche se estrelló contra un camión de yeso y murió en el instante. Se rumoreó que enemigos políticos habrían saboteado su vehículo. 

Unas 300.000 personas asistieron a su funeral en Brasilia, donde la multitud cantaba la canción que lo identifica, "Peixe Vivo". Sus restos descansan en el Memorial JK, construido en 1981 en la capital federal de Brasil que él fundó.

El “puente más bello del mundo” 

De todas formas, a mí me impresionó profundamente ver y atravesar el Puente Juscelino Kubitschek que atraviesa el Lago Paranoá en Brasilia, Distrito Federal, uniendo el Plano Piloto (área central de Brasilia) con el sector residencial, Lago Sur. El Puente Juscelino Kubitschek fue inaugurado el 15 de diciembre de 2002 y se convirtió rápidamente en otro de los iconos arquitectónicos de Brasilia. Hace unos años mi amigo y compañero Jorge Bernal, gitano argentino, gran luchador por nuestra causa y persona de una gran cultura, manifestó en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra, en noviembre de 2004 que “Cuando Juscelino Kubitschek era presidente, acostumbraba a invitar a los gitanos al palacio presidencial para comer o cenar con él.

Hoy nosotros ―cuando algunos medios de comunicación siguen empecinados en decir “familias gitanas enfrentadas”, o “reyerta entre clanes gitanos”, cuando ese elemento informativo no añade nada sustancial a la noticia― queremos reivindicar, en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro, que el Presidente del Gobierno de Brasil, más querido, recordado y respetado por la mayoría del pueblo brasileño fue un gitano.

 

Vista lateral del Puente Juscelino Kubitschek, Brasilia.

Vista lateral del Puente Juscelino Kubitschek, Brasilia.

-----------------------------------------------

Juan de Dios Ramírez-Heredia, abogado y periodista, es presidente de Unión Romaní.

Hemos querido aprovechar este momento excepcional de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Brasil para divulgar el conocimiento de que aquella hermosa y entrañable tierra americana ha tenido un Presidente del Gobierno, gitano de nacimiento, que ocupa un destacadísimo lugar en la escala del conocimiento y el...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan de Dios Ramírez Heredia

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. +381612973445

    Perfectly arranged job, with really useful information, all congratulations !

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí