1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Van Niekerk / Atletismo

El hombre que podrá reinar

Marcos Pereda 30/11/-1

<p>Wayde van Niekerk</p>

Wayde van Niekerk

FBD

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Wayde van Niekerk lleva en su ADN la historia del olimpismo sudafricano. Tensa y dura, tan necesaria de recordar como anhelante por ser olvidada. Como todo, en realidad, en el país que escorza entre dos océanos. El que Van Niekerk ha situado en lo más alto del mapa del atletismo. Porque ahora Wayde es, también, el hombre de la décima y media.

Lo que hoy es conocido como la República Sudafricana fue una de las paradójicas cunas del olimpismo en el continente negro. En un momento en el cual la mayoría de los nacidos en África competía, colonialismo mediante, para banderas europeas (el caso más paradigmático era el de los franco-argelinos), Sudáfrica llevaba con orgullo el ser la potencia olímpica de aquel cachito del mundo. Aunque lo hacía, claro, a su manera. A su deshonrosa y vergonzante manera.

El debut de Sudáfrica en los Juegos Olímpicos iba a ser todo un símbolo de lo que vendría después. Su bandera ondea por primera en San Louis, en mitad de la celebración más funesta de todas las ediciones, con escaso seguimiento de público y una segregación racial perfectamente asumida desde el desfile inaugural, denominado Anthropological Day, que mostraba miembros de razas y etnias inferiores (básicamente todas las no caucásicas) que más tarde iban a tener sus propias competiciones paralelas.

Allí, en esas particulares condiciones, compitieron los primeros atletas negros de la historia de Sudáfrica, dos maratonianos que se llamaban Lentauw openy Yamasani, y que provenían de la tribu Kaffir. Evidentemente no eran deportistas en el sentido actual, sino que se habían desplazado hasta San Louis con motivo de la Exposición Universal que se celebraba a la vez que los Juegos Olímpicos (o, más bien, al contrario), donde desempeñaban el papel de malvados zulúes en una representación de la Guerra de los Boers. Durante la prueba el público abucheó a los africanos, hasta el punto de azuzar perros contra ellos (se dijo que Lentauw tuvo que huir del circuito por esta razón), convirtiendo la competición en otra parodia aún más lamentable que la función teatral… Harris, otro representante sudafricano, sí que tenía un cierto caché: él era blanco…

En Londres llegan las primeras medallas para Sudáfrica, de la mano de Charles Hefferon y Reggie Walker, en maratón y 100 metros, respectivamente, mientras que en Estocolmo será Ken McArthur, un policía de Potchefstroom y raíces irlandesas, quien se imponga de nuevo en la maratón. De ahí en adelante la presencia sudafricana será habitual en los Juegos, con esporádicas apariciones en el medallero, y una constante que no se quebraba: solo blancos, solo apellidos holandeses o británicos. Ninguna representación del color de piel que tienen más del 90% de los sudafricanos hoy en día…

Hasta 1964 no actuará el Comité Olímpico Internacional excluyendo de los Juegos a Sudáfrica por su política del Apartheid. En Montreal la situación (deportiva, la otra llevaba décadas siéndolo) torna en insostenible, cuando varios países africanos solicitan la exclusión de Nueva Zelanda de los Juegos a celebrar en 1976, los de la pequeña rumana que jamás sonreía, en respuesta al hecho de que su selección de rugby se había enfrentado a la de Sudáfrica. El COI en este caso no acepta dicha petición, confirma a Nueva Zelanda y como respuesta 24 naciones africanas deciden realizar su particular boicot a estos Juegos Olímpicos (mucho menos recordado que los posteriores de EEUU y la URSS, por cierto). Sudáfrica estaba, como se puede apreciar, en el centro de la polémica a nivel mundial. No será hasta 1992 cuando, en vista de los cambios producidos en el país, con la liberación de Mandela y las reformas introducidas por De Klerk, los atletas sudafricanos puedan volver a competir en unos Juegos. Lo harán con bandera especial, como si su país estuviera a prueba. Heridas que iban a tardar, lean a Coetzee, décadas en cerrarse.

Hasta hace poco Wayde van Niekerk era, sobre todo, un ejemplo de tiempos que cambian. El hombre que nació apenas diez años antes de que la República Sudafricana volviera a competir en Barcelona. El de los padres atletas que vieron truncadas sus carreras por las sanciones a causa del apartheid. El de la tez oscura. El del apellido holandés. Símbolo viviente. Porque además era bueno, muy bueno. Un rostro amable, sonriente, moderno y evocador sobre un Estado que quiere vender la imagen de algo que anhela ser pero que, aún, no ha podido alcanzar.

Pero eso era hasta hace unos días.

Porque en Río de Janeiro, en el mejor escaparate posible, en mitad de una final de los Juegos Olímpicos, Van Niekerk trascendió. Dejó de ser un icono para mutar en una leyenda. Nada menos. Se le ocurrió dar una vuelta completa a la pista de atletismo en menos de 44 segundos. De hecho, rozando los 43 segundos justos. Se le antojó mandar a las páginas de los recuerdos a otro mito, otra figura imperecedera que será recordada ya por sus hazañas, pero no por sus récords. Porque esos han dejado de existir. Décima y media, nada menos. Quince centésimas que marcan de forma indeleble a Wayde.

Michael Johnson tenía zancada corta, rictus inmóvil y un estilo que dividía a los críticos. Van Niekerk, el único hombre que ha corrido más rápido que él los 400 metros, es más ortodoxo en su desempeño, más afín al canon. Incluso el rostro no deja traslucir emoción alguna durante esta prueba, una de las más duras, el momento preciso en el cual la velocidad y el fondo se dan la mano para exprimir el dolor de los atletas hasta extremos inimaginables…

Sorprendió, sí, lo inexpresivo de su imagen cuando supo que había taladrado la historia. Cara de sorpresa, casi incluso de miedo, como si temiera el momento decisivo en el que transponer la puerta de los recuerdos. Sorprendió, también, la aparente falta de crispación con la que alcanzó el logro, la ausencia de oposición, el correr dulce y sereno de sus últimos metros. Como si tuviera una marca aún más epatante en las piernas. Como si se guardase lo mejor para el futuro.

Precisamente es ese el siguiente desafío de Wayde van Niekerk. Porque una cosa es perduras y otra muy distinta trascender. De él depende, de su capacidad y su esfuerzo, el iniciar en Río una tiranía que se extienda durante años y juguetee con marcas todavía más alucinantes. Lo contrario sería quedar en menos de lo que parecía, en, tan solo, un fogonazo de belleza que cruzó, raudo, la velocísima y mágica pista del Estado carioca.

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí