1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Todos autónomos: más de la mitad de las empresas carece de plantilla

La EPA revela un aumento de 145.000 autónomos, cooperativistas y empleadores desde que cesó la destrucción de empleo en 2014. El INE certifica que ese sector, las microempresas y los pequeños negocios son los principales generadores de trabajos

Eduardo Bayona 10/08/2016

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Más de la mitad de las empresas activas en España no tiene, formalmente, ningún trabajador contratado. Así lo certifica el Dirce (Directorio Central de Empresas) que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística: 1.791.909 de las 3.236.582 sociedades activas –el 55,3%– aparecen consignadas en el epígrafe “sin asalariados”.

Ese elevado número de sociedades sin empleados, en un país latino que tiene sumergida una cuarta parte de su economía –más de 250.000 millones de euros según los técnicos de Hacienda–, en el que las sanciones por fraude tributario (16.600 millones este año) equivalen a un 1,5% del PIB y cuyas grandes empresas operan sin complejos en paraísos fiscales puede inducir, de entrada, a observar la cifra en clave defraudatoria. Sin embargo, ese dato, junto con la existencia de otras 899.802 sociedades –el 28,2% de las activas– que cuentan con uno o dos empleados y la evolución de esas y otras magnitudes en los últimos años, dan una idea de la estructura empresarial real del país y de las tendencias de su mercado laboral.

El Dirce ratifica algo tan evidente en la calle como alejado del campo de visión de la mayoría de los responsables de las administraciones: el grueso del empleo lo generan y mantienen en España, a menudo a duras penas los autónomos, la microempresa y los pequeños negocios; es decir, el millón y medio de autoempleos, las 1.305.270 sociedades de menos de diez trabajadores y las 115.917 con plantillas de entre 10 y 50. Las medianas, que emplean a entre 50 y 250, no llegan a 20.000, mientras las grandes suponen poco más de 2.000, de las que solo 1.734 superan el medio millar de asalariados.

El hecho de que los principales vectores de creación de empresas sean el trabajo autónomo y las microsociedades constituye un serio indicio de ese secreto a voces sobre los sigilosos procesos de cambio del modelo productivo y de la estructura del mercado laboral en España.

El autoempleo ya genera más empleo que la jornada parcial

Los datos de la última EPA (Encuesta de Población Activa) del INE, referente al segundo trimestre de este año, apuntan en esa dirección: el autoempleo, pese a las dificultades que encuentra para salir adelante, ya está desplazando a algunos sectores del precariado como generador de puestos de trabajo.

Entre marzo de 2014, cuando la cifra de ocupados quedó reducida a 16,95 millones de personas, y junio de 2016, cuando alcanzó los 18,3, se crearon en España 1,35 millones de empleos: 1,18 por cuenta ajena, 74.500 públicos y 92.100 por cuenta propia.

El desglose de esos datos revela que apenas la mitad de los primeros –589.000– son fijos de jornada completa, el trabajo de todo el día para toda la vida que tienen menos de diez millones de españoles, mientras que los no asalariados a tiempo completo –autónomos, cooperativistas y empleadores– aumentaron en 145.000 en ese mismo periodo para alcanzar los 2,84 millones.

El precariado, integrado por los 2,77 millones de temporales por cuenta ajena y los 2,52 asalariados a tiempo parcial –se les pueden añadir los 900.900 subempleados con contrato indefinido–, sigue siendo la segunda fuerza laboral del país por detrás de los fijos, con un aumento de medio millón de trabajadores en el primer bloque y otro de 108.000 en el segundo que resulta revelador: crece menos que los no asalariados y llega a incluir un descenso de 15.400 en los parciales indefinidos.

Las sociedades sin plantilla rozan el máximo histórico

Según los datos del Dirce, las empresas sin plantilla vuelven a rozar su máximo histórico, tras sumar casi 120.000 en solo dos años: 270 de media por jornada hábil en el Registro Mercantil, con lo que se acercan al récord de 1.795.321 que alcanzaron en 2011, en plena crisis y tras una década de aumento sostenido.

Casi dos terceras partes de las sociedades que carecen de trabajadores contratados –1.15 millones– corresponden a personas físicas y otra cuarta parte –435.167– son S.L; es decir, las fórmulas que habitualmente utilizan los autónomos (este último epígrafe, el de las sociedades de responsabilidad limitada están en un máximo histórico con 1.162.813 y multiplican por trece a las S.A), incluye las filiales instrumentales de los grupos empresariales y las patrimoniales con las que las fortunas administran sus patrimonios.

No obstante, en el capítulo de las sociedades sin plantilla también destaca la elevada presencia de otros tres formatos de carácter instrumental: las casi 75.000 comunidades de bienes, que suponen dos tercios del total estatal –el grueso del resto serían agrupaciones de propietarios de viviendas y tierras– de un formato cuyo uso se duplicó conforme se hinchaba la burbuja inmobiliaria; las cerca de 90.000 asociaciones, que suelen optar por el modelo societario por motivos tributarios, y, en lo que resulta una llamativa tendencia, el millar de empresas sin trabajadores constituidas como “organismos autónomos y otros” entes públicos.

La administración bate su marca de organismos y empresas

Más de la décima parte de las 8.826 sociedades creadas por el sector público –986, segunda marca del siglo tras las 1.049 de 2009– carecen de plantilla, mientras que más de la mitad –otras 4.575– emplean a menos de diez personas. El microempresariado de carácter público vuelve a acercarse a unos máximos históricos que sí alcanzan en su conjunto –¿en otro alarde de transparencia?– los brazos privados de las administraciones: superan los 8.794 con que las instituciones culminaron el arreón iniciado en 2003, cuando los organismos y las empresas públicas pasaron de 5.559 a 7.973 y lo público acentuó, por la vía del Código Mercantil, el proceso de privatización, y de alejamiento del control parlamentario, que había iniciado a mediados de los años 80.

Paralelamente, las sociedades privadas y particulares con uno o dos empleados rozaron el millón en 2008, cuando sumaban 958.711, y repuntaron entre 2011 y 2013, cuando la destrucción de empleo y la promoción gubernamental del trabajo autónomo, que en parte supuso un recorte del subsidio de paro camuflado bajo la vía del 'tú puedes', señalaron el autoempleo como la única vía de reinserción laboral para miles de trabajadores. No obstante, su volumen encadena tres años de ligero descenso en los que ha caído de 985.574 a 922.646.

El peso de las personas físicas en este segundo bloque de empresas es similar al de las que carecen de plantilla, con 414.786 entidades que responden a la figura del autónomo con trabajadores a cargo, a las que se suman otras 381.721 sociedades de responsabilidad limitada y 28.820 comunidades de bienes.

Las consecuencias de la insolvencia

Las cooperativas, por otro lado, centran su peso en el microempresariado: 6.366 de las 20.571 existentes en España carecen de trabajadores contratados y las plantillas de otras 11.249 no alcanzan la decena. Otras 2.228 se sitúan en el tramo de las pequeñas empresas, con entre once y cincuenta asalariados, mientras solo las 728 restantes superan esa cifra, aunque buena parte de los contratos laborales que formalizan, especialmente en el sector agrario, son de temporada.

La situación era cuantitativamente distinta antes de la crisis. En 2008, los registros respectivos eran de 1.465.019 microempresas –958.711 de ellas de uno o dos trabajadores–, 172.078 pequeñas, más de 25.000 medianas y algo más de 2.000 grandes –1.954 con más de 500 empleados–. Sin embargo, la tasa de bajas durante la crisis fue inversamente proporcional al tamaño de las sociedades: cuanto menor era este, mayor se revelaba aquella.

Ese proceso fue especialmente notorio con las cooperativas, de las que se quedaron 4.000 en el camino –casi la sexta parte– al pasar de las 24.516 de 2008 a las actuales 20.571, aunque la caída había comenzado tres años antes, tras el máximo histórico de 25.801 en 2005.

Las estadísticas del INE revelan que el autoempleo, las microempresas y los pequeños negocios siguen siendo los principales afectados por la insolvencia que comenzó a generalizarse con el crash bancario de 2008: más de la mitad –el 52,54%– de las 1.081 sociedades declaradas en concurso de acreedores en España entre el 1 de abril y el 30 de junio empleaban a menos de diez trabajadores, otra sexta parte –191, el 17,6%– carecía de plantilla y una cifra similar –174– entraba en el tramo de pequeña y mediana empresa. Con 115 sociedades sin clasificar en términos de empleo, únicamente 33 de las concursadas podrían ser catalogadas como medianas o grandes.

La situación, generada entre otras causas por la estrangulación del crédito por unas entidades financieras empeñadas en cargar sobre sus clientes la zozobra de su negocio, persiste siete años y tres rescates bancarios después. Periodo en el que, de las casi 42.000 empresas que acabaron desapareciendo por insolvencia, 5.784 admitían el prefijo auto, otras 25.216 concordaban con el afijo micro y 11.721 más no llegaban a medianas.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Joanot

    Corrupción también es hacer pasar trabajadores por cuenta ajena por autónomos, y en este país los empresarios tienen todas las facilidades para hacer pasar trabajadores por autónomos y evadirse de sus responsabilidades. Un autónomo no enferma nunca, porque no puede cobrar por enfermedad a no ser que ésta se alargue más de 15 días. Además, deja sin vacaciones al trabajador, le carga con la responsabilidad tributaria, etc... Las denuncias para recuperar la relación laboral directa (un autónomo es un empresario, y cuando trabajas exclusivamente para un solo empresario raro es que haya relación autónomo-cliente) debería estar a la orden del día, pero es al contrario. Incluso la propia Administración abusa de estas relaciones. Por ejemplo Correos Exprés, del grupo Correos. Uno de los sectores más afectados es el de los transportes, donde el trabajador lo pone todo y el empleador poco más que la mano para cobrar.

    Hace 4 años 11 meses

  2. naimad

    Damian, que gracioso y simpatico eres.

    Hace 4 años 11 meses

  3. Jorge

    Hay quién escribe por ahí arriva el nuevo fraude del PP??? Yo creo que el fraude es de las empresas que piden autónomos para sus trabajos. Empresas reconocidas en toda España tienen en sus plantillas autónomos en claro fraude a la ley. ¿ Que pasa con las inpecciones de trabajo que no actúan?? Don dinero lo compra todo , porque si no entiendo como no hay sanciones y cierres de empresas.

    Hace 4 años 11 meses

  4. Sergi

    Falsos autónomos y empresas cárnicas. Hasta en las administraciones se producen cesiones ilegales de trabajadores, contratando todo su personal de limpieza, mantenimiento, seguridad, etc. a través de empresas que se limitan a pillar su tajada a final de mes, sin hacer nada más, porque el trabajador está bajo las órdenes del "cliente".

    Hace 4 años 11 meses

  5. Bernardo

    Esto si que es milagroso, empresas sin trabajadores, emprendedores que emprenden empresas fantasmas. Eso se llama fraude de ley en los falsos autónomos, espero que los tribunales de justicia lo reconozcan y se acabe con el nuevo " milagro" del PP que consiste en si quieres trabajar te das de alta como autonomo y asi yo me evito gastos sociales y problemas laborales. Y los españoles votando esto...

    Hace 4 años 11 meses

  6. Alberto

    ¿Cuantos de esos autónomos son FALSOS autónomos obligados por una empresa a hacerse autónomos para trabajar para esa empresa? A mi ya me han ofrecido 3 trabajos así, a pesar de ser fraude y estar obligada la empresa a hacerte contrato por cuenta ajena.

    Hace 4 años 11 meses

  7. Evo Raman

    Los llamados "falsos autónomos". No deciden su horario ni sus tarifas, obedecen al "cliente" que suele ser único. No trabajan para nadie más. Pues eso se denuncia por fraude de ley. Se recaban las pruebas y luego se le da el palo merecido al explotador. Resultado más probable: ingreso inmediato como trabajador fijo indefinido, regularización de las cuotas de la seguridad social (bueno para seguro de desempleo y jubilación), posible aumento de sueldo, fin de los traḿites de empresa (no eras una empresa realmente) y, a lo mejor, pago de atrasos e indemnizaciones. Solo hay que tener dignidad y denunciar. Se lo merecen por tramposos y explotadores. Y tú te lo mereces por justicia.

    Hace 4 años 11 meses

  8. Damian

    ¿Las mujeres de la viñeta son las asistentas de Echenique?

    Hace 4 años 11 meses

  9. la corte de los milagros

    ayer precisamente estuvimos hablando ahí abajo al poco fesquito que corre de las empresas estas de paquetería y de correos y que como correos parece ser la unica empresa que tiene trabajadores en nomina, vamos, los empleados de toica la via, porque ahora te montan una empresa destas de reparto de paquetería y el "empleado" tiene que tener su coche propio, su seguro de autonomo, se paga la gasolina, las multas, las averias de la furgoneta y al final si quiere que le quede algo pa comer tiene que autoexplotarse y autoesclavizarse trabajando mas horas que un reló y jugandose la via

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí