1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Relato sin trama

Días de playa (VI-VII)

Miguel Pasquau Liaño 22/08/2016

<p>Balcón de Europa, Nerja.</p>

Balcón de Europa, Nerja.

Tuxyso

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

-VI- 

Pero sí, es extraño. No paro de dar vueltas a la idea de que el tiempo de las parejas es una prolongación de un momento, y que eso puede deberse a una programación biológica dispuesta para tener hijos. Qué cosas se piensan cuando una se pasa el día entero sin hacer nada más que ver cómo se mueve el día. Quizás nos hemos empeñado más tiempo del natural en no tener un hijo, y puede que por eso el tiempo de nuestra pareja esté empezando a transcurrir en vano. Puede que lo natural sea enamorarse, tener un hijo porque sí, como fruto azaroso de un amor volcado en el sexo, y que entonces el tiempo de la pareja tenga más sentido, porque hay que cuidar de la criatura. No lo había pensado hasta ahora: a lo mejor la alternativa es tener ya un hijo, convertir la pareja en una familia, o volver a ser yo misma. ¿Cuánto puede durar una pareja que no se prolonga en un hijo? El tiempo de las familias es largo, puede ser para toda la vida, pero ¿por qué una pareja tendría que durar toda la vida? ¿Es suficiente con el cariño y la compenetración para justificar el empeño en seguir juntos? Pero luego está la otra pregunta: ¿tiene sentido tener un hijo como medio para prolongar la pareja? Es posible que nos hayamos equivocado. Puede que los hijos no sean nunca una buena “decisión”, aunque sí sean una magnífica experiencia. A mí me cuesta decidir eso de convertirme en madre. Creo que preferiría serlo sin haberlo decidido. Ya sé que no es un planteamiento muy moderno, pero hoy lo pienso así. Una no programa su nacimiento, ni crece por voluntad propia, ni decide en un momento salir de la adolescencia o hacerse adulta. Quizás con la maternidad ocurra lo mismo. Yo no sé si quiero seguir con Vincent toda mi vida, pero no me imagino otra persona con la que tener un hijo, ni me imagino tenerlo sin él al lado. Yo no sé si quiero tener hijos, pero si me quedase embarazada me convertiría en una madre con todas las consecuencias. Pero decidimos no tener hijos “todavía” porque ese es un paso irreversible que hay que pensarse muy bien. Qué lío. 

Mi madre dice siempre que los niños no nacen cuando tus pechos tienen suficiente leche, sino que es al revés. Pero ahí está el problema, mamá: los hijos te cambian, engordas, te quedas sin tiempo, te distancian de tu trabajo, y pueden llegar a devastarte. En tu vida deja de haber cine, teatro, fiestas y libertad, y de pronto se llena de un horario que te marca otro; y de cunas, farmacias, purés, animalitos de juguete. Y tu marido se convierte en otro animalito de juguete. ¿Eso es lo que quiero? ¿Quiero que mis pechos se vacíen de sensualidad y se llenen de leche? ¿Estoy dispuesta a terminar mi tramo egoísta de vida para dedicarme a un niño egoísta?

-VII-

Casi las ocho de la tarde. He vuelto a dormitar, mientras pensaba en el trabajo de Juliette. Ahora ella está leyendo. Me mira, me sonríe, y sigue leyendo. A esta hora la playa está muy agradable. El sol empieza a declinar y la gente se va yendo poco a poco. Se desperezan, se ponen la blusa, van a la orilla a quitarse las arenas de los pies, enrollan la toalla despacio, mirando hacia el horizonte con algo de apetito y el cuerpo caliente. La luz es oblicua y hace sombras alargadas. Es la hora en la que las cosas y las ideas comienzan a recobrar un perfil, porque durante la siesta hay como un velo de aturdimiento, los pensamientos son lentos y trágicos (no me extraña que los toros sean a las cinco), te envuelven pegajosamente, te anonadan y finalmente se desvanecen en regiones de la mente más cercanas al sueño o a las obsesiones; pero cuando la tarde va perdiendo intensidad, cuando todavía está el sol ahí, entero, pero a un lado, todo vuelve a parecer más amable. No ocurre sólo aquí, en la playa. Lo he leido en algunas novelas de las que recomiendo a mis alumnos; quiero hacerme una idea de lo que tiene que ser en los pueblos andaluces el final de las tardes de verano, cuando los pájaros vuelan ruidosamente alrededor de las torres y las calles comienzan a llenarse de matrimonios de paseo, de cervezas con tapas en terrazas con sillas metálicas en el centro de una plaza, de niñas con vestidos de lazos que juegan cerca de la mirada de sus madres, de saludos largos, camisas blancas y vestidos estampados, olor a agua de colonia fresca y comentarios sobre el calor y los toros (aunque quizás no hablen aquí tanto de los toros y sí de la televisión o de fútbol). En París el verano es diferente, es salir a media tarde a las calles comerciales para hacer alguna compra, esperar en un café que llegue la hora del cine y encerrarse en una casi vacía sala pequeña en la que anuncian un excesivo aire acondicionado cuyo frío y cuyo ruido molesta entre moquetas azules claustrofóbicas; es mirar cómo los turistas toman la ciudad en bateaux-mouches exageradamente iluminados, grupos de italianos, de españoles, de japoneses que disparan su máquina de fotografías hacia todo lo que se mueve y todo lo que está quieto, corros de pantalones cortos y riñoneras alrededor de los hombres-estatua o del grupo de peruanos que cantan una vistosa canción andina, ráfagas de humo de perrito caliente mezcladas con reclamos en varios idiomas de locales donde se muestran mujeres de carnes desbordadas.

Dentro de un rato el sol se esconderá detrás de las peñas, y sólo quedará aquí una pareja, o algunos bachilleres que han bajado a la playa a fumar después de la clase de lengua o matemáticas que reciben en alguna academia de verano gestionada por licenciados en paro, o alguien que ha traído al perro a correr como loco salpicando por la orilla, estornudando a causa de la arena, atento a todo lo que se mueve, persiguiendo histéricamente a las gaviotas o los trozos de madera que su dueño le lanza una y otra vez mientras piensa en otra cosa. Nosotros somos casi los últimos en abandonar la playa. A última hora me han dado ganas de bañarme, y al salir me viene alguna brisa fresca. Me seco con la toalla mientras Juliette se agacha para recoger las zapatillas y los periódicos arrugados por la siesta. Ella echa a andar hasta la escalera que sube al camino, y allí se sacude las arenas de los pies. Yo me apresuro, me pongo la camisa, recojo la silleta y la bolsa que Juliette me ha dejado. El hotel no está lejos de la playa. En la entrada es fácil encontrarse con Madame Blonsard, la dueña, que es de Poitou y descansa leyendo "Paris Match" antes de que empiecen a llegar los primeros clientes para el restaurante. La habitación está cálida y húmeda, y por eso de repente siento ráfagas de deseo que se desvanecerán con la ducha, el peine y el desodorante, pero no sé qué le pasa a Juliette que sigue seria, como si me reprochara algo que he hecho mal y que no logro identificar, no creo que sea por el comentario de los belgas y los dados. No me atrevo a hacerle caricias, y lo único que se me ocurre es tumbarme en la cama boca arriba, como fingiendo cansancio, pero ella no cambia el ritmo, extiende las toallas en el balcón, abre el armario, tarda poco en elegir un vestido de color malva y dice que entra ella primero en el cuarto de baño. Yo voy a protestar (como ella tarda más, prefiero acabar yo antes y esperarla leyendo en el balcón), pero ella ya ha cerrado la puerta del baño y ha echado el pestillo. Es sintomático esto, que eche el pestillo. Antes no lo hacía. Bueno, está bien, así van las cosas, no sé por qué voy a sentirme culpable, nadie ha dicho que tenga que ser yo quien logre que las vacaciones sean amenas. Sí, sí, estoy aburrido y echo de menos otros amigos, no tengo ninguna gana de volver a salir esta noche y hacer lo de siempre, buscar un restaurante, corresponder el trato amable del camarero, elegir un plato, tapar con las conversaciones de otras mesas nuestro silencio, celebrar la comida por no tener más cosas de las que hablar. Nadie ha dicho que soy yo quien tiene que inventar temas de conversación ilusionantes ni aventuras que salven la noche, el verano o el matrimonio. Me pensaré si salgo esta noche o si compro algún bocadillo y me quedo leyendo en el hotel, o si decido ir al cine al aire libre y que ella haga lo que quiera. Es posible que así reaccione. 

Pero parece que me ha oído. Mírala envuelta en un toallón blanco, está morena, huele a jabón y a crema hidratante, parece de repente más animada, puede que sea porque se haya gustado en el espejo, me dice con otro tono de voz que el agua está fría y que no encuentra el sujetador mientras se agacha y busca entre el desorden de los cajones. Yo le digo que con el vestido malva está mejor sin sujetador, se lo digo como quien está recordando algo, o como quien en una despedida triste habla de algo trivial mientras aguarda que el tren pite y cierre las puertas. "Vaya, es lo primero cariñoso que me has dicho en todo el día". Al oírla me quedo sorprendido, porque descubro que es verdad.

- Capítulo I

- Capítulo II

-Capítulo III 

- Capítulo IV

- Capítulo V

-VI- 

Pero sí, es extraño. No paro de dar vueltas a la idea de que el tiempo de las parejas es una prolongación de un momento, y que eso puede deberse a una programación biológica dispuesta para tener hijos. Qué cosas se piensan cuando una se pasa el día...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí