1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Sobre el ‘No’ del PSOE: entre la dialéctica y la antinomia

Respuesta a José Antonio Pérez Tapias

Txema Guijarro 23/08/2016

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Vaya por delante mi coincidencia con el planteamiento de fondo que expone José Antonio Pérez Tapias, en su artículo “El no de la dignidad y su dialéctica”. En efecto, para todos aquellos que creemos que lo que está en juego verdaderamente en estos momentos no es tanto la formación de un nuevo gobierno, como la supervivencia de nuestro maltrecho sistema democrático, no cabe otra posición que un rotundo, meridiano, y definitivo ‘No’ ante cualquier intento de investidura de Mariano Rajoy. Las razones expuestas son tan válidas como sintetizables en aquel viejo refrán castellano, que advierte –con el permiso de Félix Rodríguez de la Fuente-- del sinsentido de poner al lobo ejerciendo de pastor. Desde luego, esto equivaldría a “naturalizar” (según la expresión empleada por el propio Pérez Tapias) la cloaca en la que el PP ha convertido el Estado.

Pérez Tapias apela, además, a la necesidad de un desarrollo dialéctico del ‘No’ a la investidura de Rajoy, capaz de convertir esta posición en una salida en positivo a la crisis de régimen que vive España. Y, de nuevo, no podemos estar más de acuerdo. Porque, sin este despliegue, no hay dialéctica, sino antinomia. Antinomia que, en el caso español, se resolvería con una tercera llamada a elecciones, cuyo resultado, por cierto, sólo algunos locos vaticinan halagüeño para el campo de fuerzas progresistas (no digamos ya para el bienestar de la ciudadanía).

Por mi parte, propongo estirar un poco más esa lógica dialéctica a la que se refiere Pérez Tapias, quizá no tanto en la tradición griega que él invoca del término, sino en aquella que algunos alemanes resignificaron en el XIX, y que ha operado con tanta fuerza en la historia mundial de los últimos dos siglos. Es decir, aquella que no visualiza tanto ideas en diálogo, como actores políticos y sociales en interacción. En este sentido, y para el caso concreto de España, una de las tensiones aún por resolver, un lastre no superado desde tiempos –al menos-- de la Primera República, es aquella que existe entre las filas del progresismo (llámense liberales, federalistas, socialistas o comunistas, según el momento) y las distintas naciones históricas que componen la piel de toro. De hecho, el desencuentro secular entre estas dos fuerzas ha jugado trágicamente en favor de dos de las restauraciones más conservadoras, desde el punto de vista político y social –la de Cánovas y la de Franco--, y se ha prolongado como residuo de la Historia hasta hace pocos días, tras el fin de la violencia política en Euskadi.

Por otro lado, uno de los éxitos manifiestos del postfranquismo fue, precisamente, el paso de un Estado altamente centralizado a uno de las Autonomías; un proceso de descentralización política y administrativa singularmente acelerado, y en gran medida fruto del acuerdo que esas fuerzas que habían tomado el testigo del Progreso (con el PSOE a la cabeza) pactaron con el nacionalismo catalán y –menos, pero también-- con el nacionalismo vasco. Sin embargo, ese acuerdo tácito sobre el que descansaba gran parte de la estabilidad del régimen inaugurado en el 78 yace hoy moribundo. Mientras el Parlamento de Cataluña se declara en rebeldía, el Partido Popular se apresura a otorgar poderes punitivos especiales al Tribunal Constitucional, con el aplauso entusiasta de su ya próximo socio, Albert Rivera. En este momento, estamos al borde de asistir al encarcelamiento o inhabilitación de cargos democráticamente elegidos por la ciudadanía catalana. Represaliados desde Madrid, no por corruptos, sino por haber puesto en marcha iniciativas políticas que se habían comprometido a activar ante esa misma ciudadanía que los eligió. ¿Qué sistema democrático podría presumir de ser un modelo de convivencia con semejante hoja de servicios?

España necesita con urgencia un gobierno valiente, que se atreva a poner fin a las políticas de recortes que tan dócilmente se han aplicado, y que se han demostrado tan inútiles como dolorosas para la inmensa mayoría de la gente. España requiere de una radical regeneración institucional, que haga de su Estado un aparato transparente, socialmente orientado y eficazmente gestionado. Pero la disposición actual del tablero político obliga a España a enfrentar nuevamente sus demonios históricos --la cuestión territorial--, o a resignarse al mal gobierno de los de siempre. En otras palabras, para superar dialécticamente el voto en contra en el que ahora se mantiene el PSOE, para convertirlo en el ‘No’ constructivo que reclamamos muchos --junto con Pérez Tapias--, el PSOE debe plantearse si es realmente capaz de orientarse en las coordenadas programáticas donde sabe que encontrará a los 95 diputados de Unidos Podemos y las confluencias, ERC, PDC y PNV. Es decir, debe preguntarse si puede combinar un programa económico de fuerte contenido social con un plan de transparencia institucional, a la vez que admite una salida democrática, plebiscitaria, al colapso del modelo territorial en Cataluña. Respecto a esto último, estoy convencido de que la experiencia canadiense en Quebec, exitosamente imitada por el Reino Unido en el caso de Escocia hace apenas dos años, no sólo es el camino más legítimo y más práctico, sino que prefigura la posibilidad de un acuerdo con los partidos catalanes y vascos. Ello no impide –más bien al contrario-- que se deba trabajar una agenda territorial en positivo, a partir de la concreción y perfeccionamiento del sistema desigualmente federal en el que de facto llevamos instalados ya unas décadas.

Ésta es, en mi opinión, la única alternativa a un gobierno de las derechas: un proyecto que aborde con espíritu democrático la triple crisis social, institucional y territorial que vive el país, en su conjunto. Un proyecto que está por construir, y que necesariamente requerirá del acuerdo entre más de dos fuerzas políticas. Creo sinceramente que sólo esto supera dialécticamente el ‘No’ al PP del PSOE, y le confiere la dignidad que quizá Pérez Tapias esté percibiendo prematuramente en la posición que hoy mantiene su partido. Porque, sin haber emprendido aún el camino de esa alternativa –sin haberse planteado siquiera si puede o quiere emprenderl-o-  la negativa del PSOE hoy parece más fruto de un bloqueo interno, antes que una exhibición de principios.

Txema Guijarro es diputado de Unidos Podemos y ex vicepresidente de la mesa de Exteriores del Congreso.

Vaya por delante mi coincidencia con el planteamiento de fondo que expone José Antonio Pérez Tapias, en su artículo “El no de la dignidad y su dialéctica”. En efecto, para todos aquellos que creemos que lo que está en juego verdaderamente en estos momentos no es tanto la formación de un nuevo gobierno, como la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Txema Guijarro

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

18 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    Polslab: El enlace olvidado: http://partidoilp.blogspot.com.es/ - no lo pienses como partido sino como asociación política, en que cada uno conserva su ideología, que se manifiesta no por palabras, sino por actos y decisiones.

    Hace 5 años 3 meses

  2. Jesús Díaz Formoso

    LA POLÍTICA DEL ESTRESS CIUDADANO; primera fase de la versión europea de la Doctrina del Shock. Desde finales de 2007, venimos afrontando los golpes de una crisis que, muchos pensamos, ha sido inducida. A partir de la “eclosión” del Movimiento inmóvil de los de las manitas al aire, bautizado como 15M, nuestro estrés se ha visto volar más allá de las nubes. No hay día en que los titulares de los Medios de Distorsión de la Realidad no saquen varias noticias cargadas del mayor dramatismo; en muchos casos con informaciones tergiversadas, sin contrastar, y a menudo directamente falsas. Falsas o no, lo que nos producen es dolor, impotencia y finalmente, hastío. Nos vuelven insensibles. Porque nadie puede estar así durante más de un lustro (2011-2016). Necesitamos estabilidad. Por eso, tantos años de intentar conciliar (por parte de la inmensa mayoría de nosotros), sin éxito (como estaba programado), van alimentando la intransigencia de la ciudadanía. No, no somos insensibles. Solo estamos agotados y necesitamos descanso. O lo que es lo mismo, necesitamos una convicción firme, que esté o no errada, carece, en esta situación de estrés continuado, de relevancia. Perdido el norte, arremetemos contra todo lo que percibimos como generador de más estrés. Nos volvemos intransigentes. Necesitamos dar respuestas definitivas a cuestiones en que no las hay. Nos volvemos fundamentalistas, pero sin verdadera convicción en los fundamentos; solo nos interesan como descanso para nuestros maltrechos nervios. Pero el viaje sigue implacable. Los pilotos sólo saben seguir el rumbo previamente marcado. Carecen de libertad. Porque todo este tiempo nos ha enseñado que el criterio y el esfuerzo carecen de importancia. Nos sentimos incapaces de comunicarnos entre nosotros; porque desde muchos centros políticos y económicos, se torpedea cualquier intento de sumar voluntades. Topos en los comentarios de los blogs de los medios, que permiten insultar pero no criticar. Noticias sin relevancia, convertidas en información imprescindible para seguir las tertulias de los otros. Porque las tertulias son televisadas No participamos, solo miramos, escuchamos, y nos estresamos más. Un círculo vicioso. ¿Soluciones? Haberlas haylas, pero ¿dónde buscarlas? Hace unos días, en casa de unos amigos, pedí un folio en blanco … y no tenían. Tenían tacos de post-it, y toda la casa llena de notitas breves. Por eso no necesitaban folios. Ya no anotamos pensamientos. Solo mensajes cortos. El juego se complementa con los 140 caracteres a que se limita nuestra capacidad de expresarnos en el medio único, como el Pensamiento que lo impone: Las Redes Sociales; que de sociales no tienen nada. Nunca el Ser Humano ha estado más solo e incomunicado que en estos tiempos de conectividad total. Y la soledad, a menudo conduce al temor; y el temor es asesino de la Libertad. Empecemos por acercarnos al otro. Veremos que no es diferente de nosotros. Saludos con mis disculpas para el autor, a quien no conozco y al que le ha tocado mi exabrupto no meditado, que iba contra los del Núcleo Irradiador y ha parecido tener un destinatario general.

    Hace 5 años 3 meses

  3. Jesús Díaz Formoso

    “Gran parte del orden que reina en la humanidad no es efecto del gobierno. Tiene su origen en los principios de la sociedad y en la constitución natural del hombre. Existía antes que el gobierno, y existiría si se aboliera el formulismo del gobierno. Cuando más perfecta sea la civilización, menos necesidad tiene de gobierno, pues más regula sus propios asuntos y se rige sola. Pero ¡cuán a menudo se ve a la sociedad perturbada o destruida por las actuaciones del gobierno! Una de las grandes ventajas de la Revolución Americana ha sido que llevó a un descubrimiento de los principios, y reveló los engaños, de los gobiernos. Hasta entonces, todas las revoluciones se habían realizado dentro de un ambiente de palacio, y nunca en el grande ámbito de una nación. Los participantes en ellas pertenecían siempre a la clase de los cortesanos, y por muy rabiosamente que desearan la reforma, mantenían cuidadosamente el fraude de la opresión. En ningún caso dejaban de representar al gobierno como algo lleno de misterios, que no entendían más que ellos mismos, y escondían a la comprensión de la nación lo único que era beneficioso saber, esto es, que el gobierno no es sino una asociación nacional que actúa conforme a los principios de la sociedad.”. Thomas Paine.

    Hace 5 años 3 meses

  4. Jesús Díaz Formoso

    “La democracia social es la democracia de Arcadia, de Suiza y de los pioneros norteamericanos. De esas comunidades se podría decir que poseen asimismo un gobierno democrático, pues todo es en ellas naturalmente democrático. No hay aristocracia, no hay prestigio, sino una inteligente propensión a prestarse ayuda y a realizar en común todo cuanto se haga, no tanto bajo la dirección de un jefe como guiándose por una especie de instinto de colaboración y de contagiosa simpatía. En otras palabras, rige ese gobierno supremamente democrático: la total ausencia de gobierno. La democracia política, por su parte, es un producto tardío y artificial. Surge merced a una gradual extensión de los privilegios aristocráticos, a través de la rebelión contra los abusos y en respuesta a la inquietud experimentada por el pueblo. La democracia social es un ideal ético general, tendente a la igualdad y a la fraternidad humanas, e incompatible en su forma radical con instituciones tales como la familia y la propiedad hereditaria. Por el contrario, el gobierno democrático es un simple medio para alcanzar un fin, un expediente para el mejor y más fácil gobierno de ciertos Estados en determinadas situaciones. No involucra ideales de vida especiales; es una cuestión de política“. GEORGE SANTAYANA

    Hace 5 años 3 meses

  5. Jesús Díaz Formoso

    "El edificio social del pasado se apoyaba en tres columnas: el sacerdote, el rey y el verdugo. Hace ya mucho tiempo que una voz dijo: “¡Los dioses se marchan!”. Últimamente se ha alzado otra voz para proclamar: “¡Los reyes se van!”. Y ahora se eleva otra que afirma: “¡El verdugo se va!”. A quienes lamentan la supuesta ausencia de los dioses podemos decirles: Dios se queda. A quienes lamenten la de los reyes podemos decirles: queda la patria. A quienes lamenten la del verdugo, no tenemos nada que decirles." VÍCTOR HUGO

    Hace 5 años 3 meses

  6. Jesús Díaz Formoso

    “Tan pronto como el servicio público deja de ser la principal preocupación de los ciudadanos, prefiriendo prestar sus bolsas que sus personas, el Estado está próximo a su ruina. ¿Se hace urgente combatir en su defensa? Pagan soldados y se quedan en casa. Si tienen que asistir a la asamblea, nombran diputados que los reemplazan. A fuerza de pereza y de dinero cuentan con un ejército para servir a la patria y representantes para venderla. En una ciudad bien gobernada todos recurren a las asambleas; bajo un mal gobierno nadie da el menor paso para concurrir a las mismas, ni se interesa por lo que allí se hace, ya que se prevé que la voluntad general no dominará y que al fin los cuidados domésticos lo absorberán todo. La soberanía no puede ser representada por la misma razón de ser inalienable; consiste esencialmente en la voluntad general, y a la voluntad no se la representa: es una o es otra. Los diputados del pueblo no son ni pueden ser representantes; son únicamente sus comisarios, y no pueden resolver nada en definitiva. Toda ley que el pueblo en persona no ratifica es nula; vale decir, no es una ley. El pueblo inglés piensa que es libre y se engaña; lo es sólo mediante la elección de los miembros del Parlamento; tan pronto como éstos son elegidos cae en su condición de esclavo, no es nada. El uso que hace de su libertad en los cortos momentos que la disfruta es tal, que bien merece perderla. Sea lo que sea, tan pronto como un pueblo se da representantes deja de ser libre y, además, de ser pueblo.“ JEAN JACQUES ROUSSEAU

    Hace 5 años 3 meses

  7. Jesús Díaz Formoso

    IF (SI) Ruyard Kipling: SI Puedes conservar tu cabeza, cuando a tu rededor todos la pierden y te cubren de reproches; Si puedes tener fe en ti mismo, cuando duden de ti los demás hombres y ser igualmente indulgente para su duda; Si puedes esperar, y no sentirte cansado con la espera; Si puedes, siendo blanco de falsedades, no caer en la mentira, Y si eres odiado, no devolver el odio; sin que te creas, por eso, ni demasiado bueno, ni demasiado cuerdo; SI Puedes soñar sin que los sueños, imperiosamente te dominen; Si puedes pensar, sin que los pensamientos sean tu objeto único; Si puedes encararte con el triunfo y el desastre, y tratar de la misma manera a esos dos impostores; Si puedes aguantar que a la verdad por ti expuesta la veas retorcida por los pícaros, para convertirla en lazo de los tontos, O contemplar que las cosas a que diste tu vida se han deshecho, y agacharte y construirlas de nuevo, aunque sea con gastados instrumentos! SI Eres capaz de juntar, en un solo haz, todos tus triunfos y arriesgarlos, a cara o cruz, en una sola vuelta Y si perdieras, empezar otra vez como cuando empezaste Y nunca más exhalar una palabra sobre la pérdida sufrida! Si puedes obligar a tu corazón, a tus fibras y a tus nervios, a que te obedezcan aun después de haber desfallecido Y que así se mantengan, hasta que en ti no haya otra cosa que la voluntad gritando: ¡¡persistid, es la orden!! SI Puedes hablar con multitudes y conservar tu virtud, o alternar con reyes y no perder tus comunes rasgos; Si nadie, ni enemigos, ni amantes amigos, pueden causarte daño; Si todos los hombres pueden contar contigo, pero ninguno demasiado; Si eres capaz de llenar el inexorable minuto, con el valor de los sesenta segundos de la distancia final; Tuya será la tierra y cuanto ella contenga Y -lo que vale más- serás un hombre! hijo mío!

    Hace 5 años 3 meses

  8. Jesús Díaz Formoso

    Polslab: Aquí hay un Modelo de Estatutos de Partido Asambleario, dirigido fundamentalmente a Grupos de afinidad, pequeñas asambleas en las que todos se conocen bien, cuyos votos van ascendiendo territorialmente para conformar la voluntad de la mayoría como voluntad del grupo; o para que cada opción disponga de sus propios votos para defender aquéllo en lo que creen; no hay imposición fuera de la aceptación de la voluntad de la mayoría y la Libertad de Expresión en Información de los discrepantes; asambleas formadas por gente de confianza mutua, en las que la "infiltración" es un riesgo bajo, registrado en 2012, que fue terriblemente masacrado por el Podemos real de los del Núcleo bla, bla, bla, desde mucho antes de su constitución formal como Obama Partido Yes we can. Entonces no sabíamos que era la competencia. Es un modelo absolutamente desconcentrado, a la vez que descentralizado, en el que las bases tienen todo el poder, mientras la "dirección" está radicalmente sujeta a la voluntad de las bases. No tiene funcionamiento; nunca lo tuvo, solo fue un Modelo de Organización en Democracia, en el que las decisiones se toman sumando las voluntades DE ABAJO ARRIBA. Un modelo sobre el que trabajar. Está inscrito en el Registro de Partidos Políticos, y está a vuestra disposición -los fundadores, por coherencia, tras haberlo inscrito, renunciamos, pasamos la antorcha al siguiente. Salud y Libertad.

    Hace 5 años 3 meses

  9. Jesús Díaz Formoso

    Pepe Grillo: puede que sí; recapacito y contesto. Un abrazo.

    Hace 5 años 3 meses

  10. polslab

    Sobre el fin de la austeridad que promete el Sr. Guijarro, yo tampoco quiero que se dedique menos dinero a educación, sanidad ni pensiones -lo que no quiere decir que no se puedan reformar y mejorar. Pero espero que antes de seguir endeudando más a las generaciones de españoles por venir, los gobernantes aborden la reforma en profundidad el Estado que se dedican a gestionar; es decir, que pongan fin a las duplicidades entre administraciones, la obra pública disparatada, el despilfarro sin control de fondos públicos y la enorme corrupción. A pesar de su discurso a favor de la austeridad, endeudarnos más ya lo ha hecho muy bien el PP, en los últimos 4 años tanto como el PSOE en los 8 anteriores. Seguir haciendo más hondo el pozo de la deuda está al alcance de cualquiera, lo que sigue pendiente es la tarea ciclópea de transformar el Estado de modo que, en lugar de ser una pesadilla para los ciudadanos, sea capaz de favorecer el desarrollo de una economía avanzada, que hasta ahora cada vez parece más lejos porque parte del dinero público se emplea en los proyectos sin otra utilidad que enriquecer personalmente a los políticos. Hasta ahora ningún partido ha pasado de promesas de continuar o terminar la austeridad para aumentar su número de votantes, confiando en que la UE evitará el impago. Ningún partido ha presentado un plan que muestre que tiene ni pajolera idea del lugar que puede ocupar la economía española en el mundo.

    Hace 5 años 3 meses

  11. Redstar

    Si apuntas a una república federal de corte progresista.... ¿cómo es posible que incluyas al PNV y CDC y no menciones a Bildu? If you are referring to a progressive federal republic... how is it possible that you include PNV and CDc and don't mention Bildu?

    Hace 5 años 3 meses

  12. PacoV

    Qué alegría poder leer artículos así en prensa! Felicidades

    Hace 5 años 3 meses

  13. polslab

    @mentalmente: Hay que definir el concepto de democracia antes de usarlo. El régimen del 78 del que participa Podemos, como bien denunciaba el 15M, no es una democracia. Es una partidocracia. ¿Y el pueblo que toma decisiones del que hablas no será el español? Éste lo único que puede hacer es seleccionar cada cuatro años entre varios partidos. No puede elegir representantes individuos que no hayan sido seleccionados previamente por los jefes de partidos. Este sistema mediado no habría supuesto ningún riesgo para la dictadura de Franco, que bien podría haber permitido que los españoles votaran entre las varias facciones que tuvo su régimen: falangistas, opusdeistas... En la partidocracia los diputados sólo representan a los jefes de sus partidos, ya que si estos no los vuelven a preseleccionar no se podrán volver a presentar a las votaciones y se acabó su futuro político. De ahí que ningún cargo del PP se atreva a criticar a Rajoy, igual que ninguno de Podemos se atreve a arremeter contra el núcleo irradiador. El pueblo español carece de representación. Como bien decía el 15M, ¡No nos representan! Ni el PP ni el PSOE. Ni Podemos. El régimen del 78 no lo permite. De ahí que por las bocas de los cuadros de Podemos sólo salgan discursos vacíos, moral y sentimientos. O como bien muestra este artículo, prisa por alcanzar el poder, al igual que el resto de partidos del régimen, sin una propuesta política concreta. La democracia y la representación política del pueblo (Edmund Burke) a Podemos le traen al pairo. En la partidocracia el pueblo no toma decisiones políticas en ninguna parte, ni siquiera dentro de los partidos políticos. Podemos dice que es un partido horizontal pero le importan tan poco sus círculos que se le han quedado vacíos porque no sirven para nada. Tanto es así, que Podemos ni siquiera sabe bien los que están activos.

    Hace 5 años 3 meses

  14. Mentalmente

    Pues yo defiendo el SÍ de la dignidad. El Sí de la democracia, el SÍ del respeta al pueblo que toma decisiones. SÍ a las propuestas de "pactos con condiciones". NO a las propuestas de "pactos sin condiciones". NO a la negativa incondicional de pactar.

    Hace 5 años 3 meses

  15. polslab

    En primer lugar, una simple apelación moral no sirve para nada en política. El Sr. Pérez Tapias parece no haberse enterado de que ya es imposible ocultar que el PSOE lleva décadas acrecentando la corrupción y el clientelismo en España. El Sr. Guijarro parece no haberse enterado de que ya es imposible ocultar que Podemos ha reproducido el funcionamiento de los partidos en cuya crítica justificaba en parte su existencia: los jefes de Podemos también son autócratas incuestionables, imponen los cuadros medios e ignoran a sus partidarios igual que los de otros partidos. En segundo lugar, las autonomías han descentralizado el Estado, es decir han trasladado el poder más cerca del ciudadano, al que ahora controlan mejor mediante el clientelismo. No sólo no han solucionado, sino que en las últimas cuatro décadas han multiplicado el nacionalismo, el despilfarro y el ansia de poder de los gobernantes. Simplemente hay más gobernantes que se reparten el Estado y sus prebendas -las autonomías también son Estado. Descentralización y desconcentración del poder son conceptos diferentes (Tocqueville). No ha habido desconcentración del poder, del Estado a la nación. En tercer lugar, dice que el régimen del 78 se está muriendo, pero no propone otro sistema, sino compartir el gobierno del régimen con uno de los partidos causantes de la degradación política. El 15M reclamaba la constitución de una democracia real, pero Podemos es un cachorro del régimen del 78 que, cuando ha descubierto que el PSOE es un adulto que no ha perdido tanta fuerza como había calculado, por lo que ahora vuelve a considerarlo de izquierdas y le pide que comparta el poder. El cachorro nos ha salido levantisco, pero a la postre es un meapilas. Y Pedro Sánchez sabe que esto ha quedado claro, por lo que calcula que el PSOE también se beneficiará de unas nuevas elecciones, haciéndose con los votantes desencantados de Podemos. Pero a estas alturas hay votantes que han entendido que el problema está en el régimen del 78. Los partidos diseñaron una partidocracia, no una democracia. La partidocracia les permite repartirse todos los poderes y, fuera de control, repartirse el pastel del Estado. La corrupción es sistémica. Una vez comprobado que el cachorro no tiene valor, sólo la abstención puede deslegitimar la partidocracia. Y es el pueblo, sin mediación de los partidos, quien debe redactar directa y libremente una Constitución que establezca el control del Estado por la nación, la separación de poderes y la elección entre representantes que no hayan sido preseleccionados por los jefes de cada partido. Es decir, la democracia real por la que clamaba el 15M y que ni Podemos ni ningún partido del régimen del 78 quiere.

    Hace 5 años 3 meses

  16. Pepe Grilo

    Jesús: te has pasado colega.

    Hace 5 años 3 meses

  17. Mig

    ¿Liberales progresistas? Un curso de historia para este diputado, por favor.

    Hace 5 años 3 meses

  18. Jesús Díaz Formoso

    Sin propuestas; salvo la de no llegar a unas terceras elecciones que os descabalguen del burro que habéis alquilado a los de la Prensa Libre y Neoliberal. Bla, bla, bla, sin nada que decir. Es que el interés general bla, bla, bla. ¿Qué interés general, el tuyo o el mio? El del Ibex o el de los trabajadores? El de siempre o el de nunca? Transversales, ergo, fachas; porque cuando las palabras no significan nada, va a ser que carecen de significado. Los Centralistas pastoreando independentistas Seríais graciosos, de no ser tan dañinos. SINVERGÜENZAS!!

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí