1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El Estado regresa a la economía (pero los socialdemócratas no se han dado cuenta todavía)

El peso del sector público es mayor hoy, pero sin reformas institucionales corremos el riesgo de terminar en una economía poco eficiente y corrompida por relaciones ilegítimas entre el sector público y privado. Es decir, quedarnos donde estamos

José Moisés Martín Carretero 24/08/2016

Jean Claude Juncker, en el congreso del Partido Popular Europeo (PPE) celebrado en Dublín en marzo de 2014.
Jean Claude Juncker, en el congreso del Partido Popular Europeo (PPE) celebrado en Dublín en marzo de 2014. European People's Party

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Un nuevo equipo de gobierno en la Unión Europea, dispuesto a negociar duramente con Bruselas condiciones adecuadas para sus intereses, y que incorpora dentro de su agenda la puesta en marcha de una nueva estrategia industrial, dirigida desde el sector público. ¿De quién estamos hablando? De los conservadores británicos, del gabinete de Theresa May. Sí: los tories están haciendo que Thatcher se remueva en su tumba apostando por incorporar la intervención pública en el desarrollo empresarial e industrial del futuro Reino Unido.

Por su parte, una institución internacional se propone asistir a los gobiernos en la preparación de sus inversiones públicas, vehiculizadas a través de fondos soberanos y fondos de inversión pública en infraestructuras. No se trata del banco de infraestructuras de China: se trata del Banco Mundial, archiconocido por sus tareas liberalizadoras. La Unión Europea se ha apuntado al carro exhibiendo el potencial de su Plan de Inversiones, el Plan Juncker, en el que tiene puestas sus esperanzas de reactivación y transformación productiva para el conjunto del continente. Pese a que la Comisión Juncker está apoyada también por los socialdemócratas, su composición prima la mayoría conservadora, corriente política amiga del laissez faire y de la menor intervención posible en el mercado.

¿Qué es lo que ha ocurrido para que se produzca este giro hacia un retorno del Estado en la economía? Varios son los factores a tener en cuenta:

En primer lugar, el aparente éxito de las economías orientales, incluyendo China o Corea del Sur, en cuyo tejido productivo el Estado mantiene, a través de la participación directa, o a través de una fuerte alianza de intereses, un importante control sobre sus resultados y orientaciones. El capitalismo de estado se impone en el modelo de industrialización asiático, amenazando la supremacía de las firmas occidentales, en cuyo tejido industrial el peso del sector público es muy reducido en términos comparativos.

En segundo lugar, el pobre desempeño, en términos de productividad industrial, de los últimos quince años en los países desarrollados. Se suele señalar el éxito norteamericano como modelo, pero debemos tener en cuenta que buena parte del crecimiento del diferencial de productividad entre Europa y Estados Unidos previo a la crisis se debió al sector financiero, sector que terminó estallando como una burbuja de proporciones gigantescas y que estuvo a punto de llevarse la economía mundial por el desagüe.

En tercer lugar, el desarrollo de nuevas perspectivas teóricas que evidencian la necesidad del sector público en la política de innovación y de desarrollo industrial: desde María Mazzucato, hasta Han Joon Chang, pasando por Stiglitz y Greenwald, son numerosos los aportes teóricos y empíricos que muestran la necesidad y conveniencia de una mayor implicación del sector público en la dirección y facilitación de la economía de la innovación y el conocimiento.

Y, last but not least, el incremento del nacionalismo económico, la permanente amenaza del proteccionismo comercial, y el resurgir de la llamada geoeconomía, como modelo de gestión económica internacional con un fuerte componente de estrategia nacional, en el que los intereses nacionales comienzan a primar sobre el impulso globalizador. Las críticas a la globalización a ultranza han existido siempre, como reverso de la propia globalización, como bien se encarga de señalarlos Dani Rodrik siempre que encuentra la ocasión de hacerlo. Pero este péndulo se ha acelerado desde la crisis financiera internacional, que evidenció el fracaso del experimento de la gobernanza global y que ha llevado a un resurgir de las soberanías nacionales que tiene, como no podría ser de otra manera, su propia expresión en materia de política económica.

De esta manera, el tríptico de la política económica pre crisis (apertura/liberalización/privatización) está dando lugar a una nueva versión donde el papel del Estado y del sector público se ve reforzado tanto en los elementos infraestructurales (condiciones para el desarrollo del sector privado, política de innovación, desarrollo de instrumentos financieros adecuados) como en los elementos estratégicos (acuerdos bilaterales de cooperación económica, frente al multilateralismo que representaba el marco que la Organización Mundial del Comercio). Esta vuelta del sector público al control de la economía habría sido anatema hace apenas unos años, pero es innegable que el péndulo de la política económica se está moviendo hacia el otro lado.

Esto no es necesariamente positivo en todos sus términos. El regreso del Estado hacia la gestión de la economía es una buena señal para aquellos que somos escépticos respecto a la capacidad del mercado para solucionar todos y cada uno de los problemas y retos a los que se enfrentan nuestras economías. Hay aspectos, como la transición hacia una economía baja en carbono, o la construcción de una economía basada en la innovación y el conocimiento, en los que la intervención pública es imprescindible. También lo es si queremos que la economía se convierta en un motor de lucha contra las desigualdades. Cualquier visión progresista de la economía incorpora al sector público como impulsor imprescindible del desarrollo económico y social. Pero no son todo bondades.

China es un país con gravísimos problemas de corrupción, al igual que otros donde el desarrollo económico basado en la connivencia entre el sector público y el sector privado ha sido fuente de eso que en España denominamos “capitalismo de amiguetes”. Las empresas públicas no son necesariamente más eficientes o menos contaminantes que las empresas privadas, y pueden dar lugar a una estructura económica donde la competencia es sustituida por la connivencia con el poder regulador. En España sabemos bien de esto, y, si miramos a las grandes empresas del IBEX35, nos encontraremos con que buena parte de las mismas forman parte de sectores regulados –energía, financieros, telecomunicaciones-- donde funcionan con fluidez las puertas giratorias y los favores debidos.

Plantearse por lo tanto una política económica alternativa, donde el nivel de intervención pública sea mayor, con el objetivo de lograr mayores cotas de desarrollo económico y social, debe ir acompañado al mismo tiempo de una profunda reforma del sector público, una auténtica revolución en materia de calidad institucional, y una adecuada selección de las élites políticas y administrativas. Sin ello, corremos el riesgo de terminar en el peor de los mundos posibles: una economía poco eficiente y corrompida por relaciones ilegítimas entre el sector público y el privado. Es decir, quedarnos donde estamos.

Lástima que en España, hoy, esta posición (reforma institucional y reequilibrio económico entre lo público y lo privado) no tenga la transversalidad que tiene en otros países. Theresa  May es primera ministra del país con la tradición más liberal de Europa. Si los tories, parteros del neoliberalismo, están desandando parte del camino –aunque quizá sólo esa parte-- puede que haya llegado el momento de que otras fuerzas políticas –particularmente las socialdemócratas-- sean menos tímidas y salgan de una vez de su fascinación por las reformas pro-mercado de los ochenta y noventa. Ese tiempo ya pasó, y, si se quedan ahí, su lugar en el futuro de Europa amenaza con reducirse hasta lo testimonial.

Autor >

José Moisés Martín Carretero

Economista y consultor internacional. Dirijo una firma de consultoría especializada en desarrollo económico y social. Miembro de Economistas frente a la Crisis. Autor de España 20130: Gobernar el futuro. Autor de España 2030: Gobernar el Futuro.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    http://www.abc.es/espana/madrid/abci-carmena-gasta-56-millones-remunicipalizar-funeraria-201608282228_noticia.html // En diciembre de 1992, el Ayuntamiento de José María Álvarez del Manzano privatizó el 49% de la entidad y se la entregó a Funespaña por 0,60 euros, cien pesetas de entonces. El socio privado ha recibido desde la fecha un beneficio de 63.883.352 euros, referente a los dividendos y el 20% de los resultados de la explotación. (...) Nuestra Señora de La Almudena, en el distrito de Ciudad Lineal, presenta un aspecto semiabandonado en muchas zonas. Las aceras están levantadas en varios puntos, el asfalto desconchado, los nichos están comidos por la humedad y apuntalados por riesgo de derrumbe, algunas sepulturas están al descubiero y vacías, existe un elevado riesgo de derrumbe en sus muros... La situación de abandono ha llegado hasta tal punto, que las mesetas número 2 y 3 están cerradas. Como ha venido informando este periódico, los robos de crucifijos y materiales de valor, como metales y mármoles, se han convertido en algo habitual. En fin, que un NEGOCIO como el d FUNESPAÑA se lucra con lo que pagamos los vivos a los más vivos. Un negocio MUNICIPAL, dependiente de CONCESIONES y Contratos Públicos. Si el Alcalde quiere, el negocio vale un pastón. Si no quiere, pues no vale nada. Es la Economía Neoliberal, eso que los delincuentes más grotescos señalan como libre mercado, en realidad es socialismo neopuntocom. Socializamos las pérdidas, liberalizamos el beneficio. Vamos a jartarnos de reir cuando se nos privatize socialisteramente la sanidad. ¿Eurito por hospital? Ya cubriremos vuestras pérdidas mientras vosotros os gastáis nuestro beneficio. El esquema no puede ser más vil: cargarnos lo publico para obligarnos a privatizarlo. El "negocio" funciona gracias a la IMPUNIDAD - QUE DEBEMOS A LA CORRUPCIÓN JUDICIAL. En fin, VOTA AL CONDE DRÁCULA; siempre al original, no a las copias.

    Hace 4 años 7 meses

  2. pisitófilos creditófagos

    Perdón, quise decir "... desde la Segunda Internacional", cuando echó de su seno a los comunistas, proclamando que el capitalismo podría tener un rostro amable (nacionalismo, autogestión,...) /// No hay que confundir el ESTADO DEL BIENESTAR ofrecido por el sistema capitalista para amortiguar contradicciones, con el CAPITALISMO POPULAR pretendido por la socialdemocracia/socioliberalismo para engatusar haciendo creer que el Capital es repartible. /// Lo que está en crisis es el CP-Inmobiliario, no el EdB.

    Hace 4 años 7 meses

  3. pisitófilos creditófagos

    La introducción de ELEMENTOS DE ECONOMÍA DE PLANIFICACIÓN CENTRAL es querida por el SISTEMA CAPITALISTA. /// Estamos en la transición estructural del MODELO POPULARCAPITALISTA al nuevo modelo, que llamamos ERA CERO (Cero inflación, Cero tipos de interés, Cero tipos de cambio). /// La socialdemocracia/socioliberalismo (Reagan, Tatcher, Kohl, Miterrand, Craxi, Felipe, etc.) no es que no se entere, es que está en contra. Quizá en el UK posbrexit, esté cambiando todo por fin. /// El modelito popularcapitalista ("Alborozaos, obreros, que ya sois capitalistitas") es el "gran" invento del tebeo desde la Primera Internacional.

    Hace 4 años 7 meses

  4. Pilar Sancho-Miñana

    No soy economista por lo que mis conocimientos en esta materia son muy limitados, pero lo que usted comenta es algo evidente. Desgraciadamente, en España, tengo la sensación de que nuestro gobierno sigue instalado en el neocapitalismo mas feroz privatizando todo lo habido y por haber y jibarizando el papel del Estado lo máximo posible. Así pues, creo que vamos nadando en dirección contraria.

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí