1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANTONIO GONZÁLEZ PLESSMANN / SOCIÓLOGO VENEZOLANO Y ACTIVISTA EN DERECHOS HUMANOS

“Hay sectores en ambos bandos que reivindican la violencia política en Venezuela”

Gorka Castillo 17/08/2016

<p>Antonio González Plessmann.</p>

Antonio González Plessmann.

Correo del Orinoco

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Uno de los retos más apasionantes de cuantos se han cruzado en la vida profesional de Antonio González Plessmann (Caracas, 1970) fue, quizá, asumir el vicerrectorado de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES), una institución fundada en 2009 en Venezuela para formar a policías en el respeto a los derechos humanos, las libertades ciudadanas y la resolución de los conflictos cotidianos. Estuvo dos años en el cargo, en 2011 y 2012, tiempo suficiente para conocer la situación. Sociólogo de profesión, González Plessmann es consultor del Instituto de Políticas Públicas en derechos humanos del Mercosur y forma parte del Colectivo SurGentes que acompaña la construcción del autogobierno popular en un barrio humilde de Caracas.

Pese a la profunda crisis que vive su país y las contradicciones que han surgido en el seno del chavismo, no tiene dudas de que “hay una oportunidad para mejorar y corregir el sistema”, afirma en una conversación por Skype. La campaña electoral en España es otro foco de interés.  Y su primera conclusión es clara : “Se libra una guerra sucia contra Podemos y los vínculos que algunos de sus líderes tuvieron con Chávez son la coartada”.  

Las señales que emite Venezuela son las de un país sumido en una profunda crisis donde dos modelos irreconciliables pugnan por el control del poder de una manera tan agresiva que, a veces, parecen al borde de la guerra civil. ¿Es una percepción exagerada?

No es exagerado. Existen señales que generan gran preocupación. En los últimos 17 años, más de 300 campesinos que reclamaban sus tierras, la mayoría de ellos identificados con el chavismo, han sido asesinados por sicarios de terratenientes. En las ciudades, un centenar de personas de ambas tendencias del espectro político han sido víctimas de la alta confrontación política que existe en el país.  Además, Venezuela ha sido el escenario de varios intentos golpistas ensayados por la oposición. Hubo uno en 2002, al que siguió un paro petrolero y luego los enfrentamientos callejeros de bandas armadas, conocidas aquí como guarimbas, en 2004, 2013 y 2014. Pese a todo, Venezuela ha logrado sobrevivir a la radicalidad de los dos modelos políticos.

¿Quién fomenta la violencia?

Hay sectores en ambos bandos que reivindican la violencia política. Sin embargo, es importante remarcar que la mayoría de la población condena estos enfrentamientos.

¿Quién es el culpable de la crisis que atraviesa Venezuela?

Los responsables de la crisis son múltiples y están repartidos en todo el espectro político y económico. Hay una conspiración estratégica de EEUU y de otros Estados que se expresan en diversos campos, desde la comunicación al de la inteligencia. En el interior del pais tenemos una oposición política que en 17 años no sólo ha desarrollado su maquinaria para la guerra económica --mediante la especulación, la baja producción y la fuga de capitales--, sino que también ha aprendido a mejorar su estrategia para conectar con el mundo. Hoy lo hace mediante un discurso aparentemente socialdemócrata que, en realidad, utiliza para ocultar su perfil conspirativo y rupturista. No son los únicos. También en el lado chavista hay culpables. Por ejemplo, aquellos que han utilizado el proceso para su enriquecimiento,  lícito o ilícito. Ellos también son culpables de primera fila de la actual crisis. Me refiero a un sector de militares que se dedicaron a la importación, aprovechando la bonanza petrolera, que debilitó todo el aparato productivo popular y que dejó al pueblo en una radical vulnerabilidad frente a los tiempos de “vacas flacas”. También son culpables quienes no fortalecieron las empresas de producción social, las comunas, y todas las formas de soberanía económica de los sectores populares que permiten democratizar el aparato productivo y las relaciones de producción.

Hay gente que ha decidido irse del país para alejarse del hastío y la carestía. Hay colas para comprar jabón e inseguridad en las calles.

Sí, la crisis está siendo muy dolorosa y no hay señales de que cambiará de manera inmediata.

En las elecciones de diciembre, la MUD (oposición) se hizo con el control de la Asamblea Nacional. ¿Cuál es la situación actual?

La oposición sabe que tiene opciones reales de derrotar al chavismo por vía electoral pero hay una gran disputa y disenso sobre las fechas de realización de un eventual referéndum revocatorio.

¿Tan importante era Chávez para Latinoamérica?

Chávez fue muy importante para el llamado “giro a la izquierda” del continente, pero su muerte no explica las distintas derrotas locales. Podríamos especular sobre su influencia regional pero donde ha sido determinante su desaparición es en el proceso venezolano. Su combinación de visión estratégica con la selección oportuna de tácticas viables en cada coyuntura hubiera reducido, sin duda, la magnitud de la crisis que vivimos. Maduro intenta equilibrar las distintas visiones que existen en el chavismo, y tarda mucho en tomar decisiones, lo que ha sido un factor favorecedor de la crisis.

Pero un país petrolero sin productos de consumo resulta difícil de entender.

A diferencia del pasado, en el que las rentas que producían los momentos de bonanza económica eran acaparadas por las élites manteniendo la desigualdad, con Chávez se distribuyó y generó enormes logros en Venezuela: reducción de la pobreza, de la desigualdad, aumento en la satisfacción de derechos sociales, etc. La combinación de estas políticas, con el protagonismo y la  movilización de los sectores populares y con el aumento de la soberanía en el escenario internacional, produjo cambios muy relevantes en todos nuestros países. El problema es que no se produjo una transformación económica y cultural. Seguimos siendo importadores y seguimos dependiendo del capital privado, de las materias primas, de la extracción y de las empresas. En Brasil ni siquiera se tocó el sistema de medios, profundamente concentrado y antidemocrático. En la última década, la coincidencia de gobiernos progresistas permitió que ese ciclo se acompañara de un momento virtuoso en términos de satisfacción de derechos para las mayorías. No obstante, la actual coyuntura desvela el límite de las experiencias progresistas. La caída de los precios de las materias primas en el mercado internacional, producto de la desaceleración de China, el fracking o el levantamiento de las sanciones a Irán han tenido un efecto dramático para los gobiernos progresistas latinoamericanos. Todo ello explica, a mi juicio, el momento actual de debilitamiento de la izquierda.

Liderazgos tan marcados, dependencias casi mitificadas de un líder popular, ¿por qué surgen en Latinoamérica?

La existencia de grandes personalidades que definen situaciones histórico-políticas es un clásico en la historia de la humanidad, no solo de América Latina, por lo que no considero adecuado asociarlo a una especie de atavismo de nuestros pueblos. El concepto de “cesarismo progresivo”, utilizado por Gramsci, me parece el más adecuado para entender el proceso venezolano. La figura de Chávez permitió unir lo que hubiera sido difícilmente “juntable”. Articuló subjetividades diversas, con discursos y gestos múltiples. Los sectores populares urbanos y rurales, la vieja izquierda, los nacionalistas, los militares, las nuevas expresiones de la izquierda altermundialista, socialdemócratas, pragmáticos, y así muchos más. Un partido político, obligado siempre a la coherencia formal, difícilmente hubiera logrado esta articulación, que ha sido tan importante en el proceso venezolano.

Pero la concentración de poder en una persona tiene riesgos enormes.

Sí. La pérdida de su carácter progresista y democrático o la muerte son dos de ellos. La alternativa necesaria para acompañar o sustituir al liderazgo individual es una dirección colectiva eficaz, radicalmente democrática, desburocratizada, que acompañe en la práctica a los procesos populares y que se complemente con orientaciones estratégicas de los procesos de cambio como la igualdad, el protagonismo del pueblo, la soberanía internacional y la construcción de alternativas democráticas al capitalismo.

Lo cierto es que han brotado las contradicciones internas tras el fallecimiento de Chávez.

Las contradicciones internas son propias del chavismo. Justamente, el chavismo es la articulación de grandes diversidades que encontraron en el discurso de Chávez la expresión a sus demandas. Tras su muerte, lo natural era que se abriera una disputa por la interpretación de su pensamiento y de la práctica política, y que cada grupo intente apropiarse de ese legado.

Maduro no es Chávez. ¿Se han planteado la posibilidad de un cambio en el liderazgo del movimiento bolivariano?

El liderazgo no se decreta sino que emerge, se va configurando por el apoyo de los colectivos movilizados. Nicolás Maduro contó con el apoyo inicial del chavismo, tras la recomendación de Chávez antes de su muerte, y aún hoy, en medio de una crisis tan dura, conserva cerca del 30% del apoyo de la población, que no es poca cosa. Sin embargo, en un hipotético escenario en el que el chavismo esté en la oposición, surgirán con seguridad nuevos liderazgos producto de las luchas de calle.

¿Hay críticas internas?

Sí. Las críticas se hacen de manera pública y en los espacios de dirección.

Hay quien dice que algún sector ha pedido su renuncia.

No tengo información.

¿Está usted al corriente de que un reclamo electoral en España es la posición de cada partido respecto al Gobierno bolivariano?

Sí, sigo de cerca el proceso electoral español.

¿Y qué le sugiere que se utilice como ejemplo del desastre político?

En España se libra una guerra sucia contra Podemos. El que algunos de sus líderes hayan asesorado a instituciones del Gobierno bolivariano es la coartada. Y el objetivo es evidente: el statu quo está temblando de terror porque unos actores emergentes vienen a disputar la hegemonía, capitalizando las movilizaciones de descontento contra el neoliberalismo y la corrupción. En las élites españolas, como en las del resto de Europa, pervive una visión colonialista de los países del Sur, lo que facilita una lectura simplona de sus procesos políticos. Hablan de la actual crisis venezolana sin analizarla.

¿El Gobierno de Hugo Chávez financió a Podemos, tal y como dice la Asamblea de su país y difunden algunos de sus rivales políticos en España?

El vínculo del Gobierno con algunos de los líderes de Podemos es previo a la existencia de ese partido. Fueron consultores y cobraron por sus servicios. En lo personal, espero que esos honorarios individuales hayan sido utilizados para impulsar el proyecto colectivo. Eso hablaría muy bien de los líderes de Podemos. No sé si el Gobierno venezolano financió directamente a Podemos.

¿Por qué está encarcelado Leopoldo López?

El Ministerio Público lo acusa de los delitos de incendio intencional, instigación pública, daños a la propiedad pública y asociación para delinquir. Todos ellos vinculados con las manifestaciones de carácter insurreccional que él convocó a inicios de 2014 y en el marco de las cuales 43 personas de ambas tendencias políticas fueron asesinadas e innumerables bienes públicos y privados fueron destruidos.

Entonces, ¿es Leopoldo López un preso político o no?

Sí, Leopoldo López es un preso político, pero ello no significa que sea inocente de la comisión de delitos. Me explico, un preso político es aquel que comete, o es acusado de cometer, un delito de naturaleza política, como la rebelión, o un delito común con motivaciones políticas, como es el caso de Leopoldo López. Su caso es muy distinto a un prisionero de conciencia, que es el que está encarcelado por defender sus ideas.

Como vicerrector que fue de la UNES, ¿cree posible que un cuerpo policial respete los derechos humanos?

Como activista de los derechos humanos desde los años 80 y con la experiencia de haber conocido la estructura de un Estado desde dentro, puedo responder que todo cuerpo de seguridad va a violar, en algún momento, los derechos humanos. Eso es inevitable. El que un grupo de personas que forman una institución tengan la obligación de utilizar la fuerza, en determinadas situaciones, hace que sea imposible que alguno de sus miembros no la utilice, eventualmente, de manera arbitraria o negligente. Pero hay diferencias fundamentales en la magnitud. Aunque toda policía puede violar derechos humanos, hay unas que lo hacen más que otras. Hay unas que lo hacen de manera sistemática y otras que lo hacen de manera ocasional.

¿Cuál es su posición para recuperar la iniciativa en Venezuela?

Lo primero es reivindicar el “orgullo chavista” por todo lo logrado, por la enorme fuerza que conservamos, aun en medio de esta crisis, por la legitimidad histórica de nuestras luchas a favor de la justicia, la igualdad, los derechos humanos y por profundizar en la democracia. Lo segundo es el reconocimiento de nuestros errores, con responsabilidades diferenciadas. Nadie sensato puede pensar que estamos mal solo por la acción de nuestros adversarios internos y externos. Debemos reflexionar sobre esos errores y miserias para aprender de ellos y asumir que son transformables, que son retos movilizadores para la ciudadanía. La crisis es una oportunidad para mejorar y corregir el sistema. Manteniendo o perdiendo el Gobierno.

¿Qué cambios exige el movimiento popular al Gobierno?

Medidas económicas en consonancia con los principios estratégicos de la Revolución y con la viabilidad que exige el actual momento, en el que estén incluidos el fortalecimiento de las formas de producción social y los límites al extractivismo. Mayor eficiencia y control de la corrupción, unas políticas públicas de seguridad frente al delito, la protección de los sectores sociales más vulnerables frente a la crisis, la renovación, relegitimación y reinvención del liderazgo chavista.

¿Qué futuro inmediato vislumbra para Venezuela?

Una prolongación de la crisis, sin soluciones rápidas.

¿Es usted feliz?

Pues sí. Defender las cosas que creo y ser consistente con ellas me da mucho placer. Creo en una forma de hedonismo solidario pero no en las lógicas de sacrificio, que terminan generando militantes cansados y frustrados cuando no logran sus metas políticas. La militancia me da placer y es algo que hago junto a mi familia y mis amistades. Incluso, en los inevitables momentos dolorosos de una crisis, la certeza de poder aprender de ella para fortalecernos me genera bienestar. Como asegura Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia, pienso que en una segunda oleada de transformación en América Latina seremos mejores.

Uno de los retos más apasionantes de cuantos se han cruzado en la vida profesional de Antonio González Plessmann (Caracas, 1970) fue, quizá, asumir el vicerrectorado de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES), una institución fundada en 2009 en Venezuela para formar a policías en el respeto a...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí