1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La trabajada confluencia de la Marea en Galicia

Después de meses, la alternativa ciudadana tiene candidato y organización contra Feijóo

Xosé Manuel Pereiro Santiago , 17/08/2016

<p>Marea Constituínte, celebrada el 30 de julio en el Auditorio Mar de Vigo.</p>

Marea Constituínte, celebrada el 30 de julio en el Auditorio Mar de Vigo.

@MareaConstituinte

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El pasado 1 de agosto, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, anunciaba su decisión de adelantar las elecciones gallegas al 25 de septiembre, un mes antes de lo previsto (aunque los malpensados habituales aseguran que quien realmente tomó la decisión fue el lehendakari Iñigo Urkullu al convocar las vascas para esa fecha). En su momento, Feijóo había renunciado a convocarlas coincidiendo con la segunda vuelta de las generales “porque no sería justo con la oposición”, pero tampoco es que la prórroga les sirviese de mucho a sus rivales. El anuncio pilló al PSdeG-PSOE con el candidato, Xoaquín Fernández Leiceaga, estrenándose en el puesto, y con el grupo parlamentario en armas contra él. El BNG estaba con un nivel de votos que ni le aseguraría entrar en la cámara, en la que llegó a ser segunda fuerza, pero al menos con los candidatos claros (la portavoz nacional, Ana Pontón, y los mismos que encabezaron, sin éxito, las listas en las generales). 

Pero En Marea, la necesaria tercera pata del banco sobre el que asentar un gobierno alternativo, y quizá el eje sobre el que pivotaría, no tenía en esa fecha ni candidato definido (o lo que es peor, varios posibles). Ni siquiera estaba claro qué fuerzas participarían, ni de qué forma o bajo qué nombre. Llevaba públicamente desde el 21 de diciembre, e internamente desde antes, debatiendo el tipo de relación entre los partidos que conformaban la coalición (Podemos, Anova, Esquerda Unida), y cómo ir más allá, o no, de una marca electoral de éxito. En realidad, la única ventaja es que, al contrario del sainete que representaron las fuerzas progresistas en la Carrera de San Jerónimo en las semanas posteriores al 20D, y que quizás se reestrene, en Galicia todos saben, y el primero Feijóo, que si el PP pierde la mayoría por un diputado, pierde la Xunta.  

Hay partido

Dos semanas después de aquel anuncio de Feijóo, En Marea es un proyecto político que irá más allá del 25 de septiembre, sea cual sea el resultado ese día, con un candidato indiscutido, Luis Villares, un magistrado del Tribunal Superior de Galicia de 38 años. La versión corta de la historia se podría remontar al 5 de julio cuando, después de meses de marejada de movimientos tácticos y contradeclaraciones, los alcaldes de A Coruña, Xulio Ferreiro; Santiago, Martiño Noriega, y Ferrol, Jorge Suárez, lanzaron un manifiesto. Su importancia iba mucho más allá de su contenido (en el último año, en Galicia salimos a un manifiesto semanal), y de que los tres firmantes encabezasen gobiernos ciudadanistas, de distinta tipología. Ferreiro es el líder de Marea Atlántica, promotora del movimiento Mareas en Común, que pretendía nuclear En Marea alrededor de los movimientos municipalistas; Noriega es el portavoz nacional de Anova, la organización de Xosé Manuel Beiras, y Suárez es militante de Esquerda Unida. “Los alcaldes sacaron el barco de las rocas donde lo habían encallado los partidos”, poetizó Beiras.

La maniobra de salir a mar abierto permitió integrar, además de a los partidos, a medio centenar de agrupaciones ciudadanas locales y, lo que es más importante, a cualquier persona, que hasta entonces solo habría podido apuntarse enrolándose en una de las opciones partidarias, y que ahora podía inscribirse en Marea Constituinte. En la asamblea constituyente celebrada en Vigo el pasado 30 de julio, un millar de personas acordó que la Marea será un partido instrumental con vocación de permanencia, con nombre por definir (de momento puede utilizar electoralmente también En Marea Galega o En Marea de Galicia). Lo del partido no es solamente una fórmula jurídica. La constitución de un partido instrumental (como lo es, por ejemplo, Marea Atlántica) para presentarse en las elecciones generales había sido reclamado, en vano, por el partido de Beiras, pero no solo, y sobre todo para el 26J, para así poder amarrar el grupo parlamentario propio. Entonces el órdago a Podemos no funcionó. 

El demarrar del mes de julio se produjo por una serie de circunstancias, que se podrían resumir en tres. Primera, el trabajo de Marea Atlántica como aglutinador del resto de agrupaciones municipalistas y como factoría de protocolos de funcionamiento. Segunda, la aparición, un tanto fortuita, de un candidato que satisfacía a todos –y no desagradaba a los que no satisfacía—. El nombre de Luis Villares fue una filtración en los medios, pero al revés de lo que suele pasar, que asomase la cabeza no sirvió para que se la cortasen, sino para que la tomasen en consideración. En primer lugar, por Xosé Manuel Beiras, el último recurso al que habría que echar mano si ningún otro estaba por dar un paso al frente, y el primer político en la historia de Galicia en descartarse y avalar a otro por Twitter. La tercera es que alrededor de los hábitats tradicionales de En Marea se estaba concentrando mucha gente, principalmente del campo nacionalista, por la derecha y por la izquierda, que no tenían forma orgánica de sumarse. Se podría sumar una cuarta: el sentido del ridículo y del fracaso histórico de llegar a unas elecciones peleándose hasta la entrega de las listas. Algo que sí pasó en las últimas autonómicas en Alternativa Galega de Esquerdas (AGE), el precedente de En Marea – y ya puestos, de Podemos—, lo que no les impidió dar el campanazo y llegar a ser tercera fuerza y segunda, por encima del PSOE, en varias ciudades. Pero no siempre el viento está de cara.

Quedaba todavía la negociación con Podemos. El partido morado en Galicia no es un prodigio de estabilidad. El primer secretario general, Breogán Riobóo, fue descabalgado, entre otras cosas, por oponerse a la renovación de la confluencia con En Marea para el 26J. Para reemplazarlo se presentaron tres candidaturas y no ganó la oficialista, en la que se integran los dos congresistas que tiene Podemos en el subgrupo de En Marea, ni la saliente, sino una tercera, encabezada por Carmen Santos. La consulta a la militancia sobre la forma de presentarse a las autonómicas, en la que participaron unas 6.000 personas, arrojó un saldo del 75% favorable a favor de confluir con En Marea, aunque sin especificar cómo. El problema es que En Marea no quería reeditar la fórmula de la coalición, sino que el partido de Pablo Iglesias se integrase, como los demás, dentro del partido instrumental, sin conservar las siglas. En Marea retrasó hasta tres veces el cierre de su proceso de primarias, para dar entrada a Podemos, y otras tantas las negociaciones se rompieron. La dirección de la formación estatal desplazó a Santiago a Carolina Bescansa y a Pablo Echenique, que consiguieron acercar posturas, pero no lo suficiente. 

Cuestión de números

Amigos sí, pero la vaca por lo que vale, reza uno de los dichos menos solidarios del refranero tradicional gallego. En Galicia habían obtenido resultados superiores a la media estatal en ambas convocatorias, y también sufrido menos pérdidas el 26J. Y en una encuesta exprés realizada días antes (fiable o no, pero publicada) sobre el escenario autonómico, a En Marea le adjudicaban el doble de escaños que a Podemos (12 a 6, en un parlamento de 75 con la mayoría absoluta del PP en el aire) caso de ir separados. Y encabezar un partido, y no una coalición (como AGE, que empezó con 9 diputados y acabó con 3 en el grupo mixto) era una de las condiciones que en teoría no puso el magistrado Villares para acceder a ser candidato. Cuando las negociaciones ya estaban rotas, los teléfonos de los representantes de Marea Atlántica en la coordinadora provisional del nuevo partido, los que mantienen un contacto más estrecho con la dirección de Podemos, ardieron. El viernes 12, poco antes de que finalizase el plazo de inscripción de las candidaturas, la cuenta de Twitter de Pablo Iglesias emitía este tuit: “No hay nada por encima de la unidad cuando nos jugamos el cambio en Galicia. Podemos estará con En Marea sea cual sea la fórmula”. Roma locuta, causa finita.

En Marea inscribió ocho candidaturas más (dos de Podemos por cada provincia, una por cada sector, con lo que a las primarias concurrirán 238 personas en 25 listas) y volvió a prorrogar 24 horas más el plazo de inscripción en el censo, flexibilizando también los criterios de admisión, para facilitar la incorporación de los afiliados a Podemos (el viernes antes del acuerdo estaban inscritas más de 7.000 personas). Uno de los once miembros de la coordinadora provisional que gobierna En Marea admite que, en cierta forma, es una discriminación positiva, pero también que “es lo menos que podíamos concederles. Al fin y al cabo, van a ser nuestros compañeros”. 

El pasado 1 de agosto, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, anunciaba su decisión de adelantar las elecciones gallegas al 25 de septiembre, un mes antes de lo previsto (aunque los malpensados habituales aseguran que quien realmente tomó la decisión fue el lehendakari Iñigo Urkullu al...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    ASESINANDO LENGUAS: En Galicia nunca hubo un idioma gallego. Había centenars. El Gallego hablado –y vivido- en Ribeira (La Coruña) no era el Gallego hablado –y vivido- en O Caurel Lucense. Pero es que el Gallego en la misma Ría de Muros – Noya, era también diverso; los de Muros (pescadores) hablaban bien distinto que los señoritos de Noya, la Villa de enfrente de la misma Ría. El Gallego antes de Fraga y el BNG era riquísimo y diverso. Una verdadera joya de la semántica y, sobre todo, de la historia. Y entonces llegó Alianza Popular. Fraga asesinó a las lenguas de Galicia. Y el ejecuto del asesinato fue el Bloque de Beiras. Asesinados los Gallegos, procedieron a IMPONER una lengua nueva, extraña, que tuvieron que inventar. En esos mismo días, el apoyo de Alianza Popular al Nacionalismo Gallego fue total por medio de la CONCENTRACIÓN PARCELARIA. La planificación a medio camino del fascismo y el socialismo (es de coña) la diseñaron los Tecnócratas de Franco, travestidos de Aliados Populares, y la ejecutaron los Falangistas, travestidos de Nacionalistas con lentes a lo Castelao (que no era Socialista, apunto). Con esta destrucción planificada de la vida de nuestros pueblos y aldeas, de nuestra agricultura y ganadería, hemos tenido que echar desde entonces; en algunos pueblos todavía no se ha superado el trauma de estas expropiaciones y repartos, siempre arbitrarios. Ejecutados por los que luego serían el BNG; a los que AP dio un inmenso poder planificador, que derivó en un poder político que mantuvo controlada a la mayoría de los Gallegos. Los ASESINOS DE LAS LENGUAS GALLEGAS llevan viviendo de sus fechorías desde entonces. Y ahora son la baza de los Neofranquistas travestidos.de.lo.que.haga.falta para cambiarlo todo siempre que todo siga igual. VIVIMOS UNA SEGUNDA MENTIRA TOTAL; LE LLAMAN –no tienen vergüenza- la TRANSICIÓN 2.0. Ahora la prensa del régimen pide una reforma constitucional. Tras ella nada será igual, todo será peor; y la Constitución in pectore les dará la legitimidad de la que hoy carecen. // Me pregunto cuál puede ser la razón de que pensemos que con una nueva Constitución nuestros Derechos Humanos serán efectivos. Pongo el ejemplo, sobre el que me gustará abundar en otra ocasión, del Artículo 24, 1º de la vigente Constitución, cuyo inciso final dispone (como Derecho Fundamental susceptible de Amparo Constitucional) “… sin que EN NINGÚN CASO PUEDA PRODUCIRSE INDEFENSIÓN”, Y QUE, TRAS LA Sentencia del Pleno del Tribunal Constitucional 14/1992 y las que le siguieron sobre el mismo objeto, pasó a decir “AUNQUE ALGUNAS VECES PUEDE PRODUCIRSE INDEFENSIÓN”. Esta es la trampa asquerosa del Hada que nos han Colau y su Plataforma de Afectados por Hipoteca, dirigida por “afectados” no hipotecados al servicio –más vicio que ser- de la Banca. Y la próxima semana, hablaremos de la PAH.

    Hace 5 años 3 meses

  2. Jesús Díaz Formoso

    8.804 votos, de entre 13.143. Resultado histórico, dicen las histéricas nazi-o-nihilistas. Ponga un Juez en su vida, con curriculum cocinado a altas presiones para disminuir el tiempo de cocción. Viva el candidato precocinado, dicen los de la nueva cocina de siempre. La cocina de los aromas de siempre. ¿Propuestas? Las de siempre; prohibir e imponer. Unos pocos mandan; los demás obedecen. Ahora se pelean por el nombre del mismo plato de siempre. KLsdn. Leiceaga, que juega en los dos bandos, a la espera. Socialeros del BNG contra socialeros del BNG. Todos viviendo a cuenta del Galleguismo de Iribarne, don Manolo Zapatones, el "introductor" de Santiago Carrillo y su peluca, junto con el espía Vicente Navarro, ídolo de las multitudes antisistema, y su "normalización" lingüística (fascismo progre), de la que llevan décadas mamando, como si fuese un idioma histórico el invento idiomático del inventor de Alianza Popular (ahora Alianza pá robar a secas). Ver para creer. Y humo para vender

    Hace 5 años 3 meses

  3. Jesús Díaz Formoso

    https://es.scribd.com/document/164123800/Michel-Chossudovsky-Fabricando-La-Disidencia

    Hace 5 años 3 meses

  4. Jesús Díaz Formoso

    Lo que me impresiona realmente son las propuestas. NINGUNA distinta de quítate tú ara que me ponga yo. Debate de ideas, jajaja.

    Hace 5 años 3 meses

  5. Jesús Díaz Formoso

    De 2005 a 2007, sin actividad juridiccional (Escuela Judicial). En 2007, primer destino, normal, pueblecito montañero. Luego se instala el kit "galleguista " y promociona el Gallego de Fraga Iribarne (el Gallego real hablado era otra cosa no Normalizada; lo de hoxe é de Fraga). Luego, ¡¡a la Audiencia Nacional; el TOP de lo Contencioso-Administrativo; designación DIGITAL. Luego ya causa estado en la jurisdicción especializada; sin especialistas que no sean mamporreros designados también DIGITALEMENTE. Y así, ascendiendo por encima de los que sí tienen méritos jurídicos, pero también el demérito de no tener filiación sistémica partidista. Ahora ¡¡ CANDIDATO por los sistémicos "antisistema" !! DAN ASCO. Y ganas de votar partidos que no nos pongan jueces en sus listados de canallas paniaguados y paniaguables hasta la náusea.

    Hace 5 años 3 meses

  6. Jesús Díaz Formoso

    Xuíz de carreira dende 2005, exerceu na Fonsagrada (2007-2010) e despois como maxistrado do contencioso-administrativo da Audiencia Nacional (2010-2011), titular no Tribunal Superior de xustiza do País Vasco (2011-2012), no Xulgado Contencioso administrativo de Lugo e na Sala do Contencioso-Administrativo do Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. Foi coordinador en Galicia da Asociación progresista Xuíces para a Democracia. CARRERÓN sin justificación. ¿O si? Elección sin sufragio. Prensa -del régimen-, luego existes. En 7 años un Juez puede llegar a ser lo que quiera el Sistema. Lo normal, oye ...

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí