1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Martín Caparrós / Escritor, autor de ‘Lacrónica’

“La prensa escrita es víctima de la lógica del ‘rating”

Manuel Tapia Zamorano 17/08/2016

<p>Martín Caparrós dedica su libro a un lector. </p>

Martín Caparrós dedica su libro a un lector. 

M. T. Z.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Jamás utiliza gafas de sol porque prefiere el color natural de las cosas. Esa mirada limpia y directa, mezclada con sensibilidad y oficio periodístico, ha convertido a Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) en uno de los mejores maestros de la crónica y el reportaje.

En esta entrevista, Caparrós habla de su libro "Lacrónica" (Círculo de Tiza), un compendio de sus reflexiones sobre el periodismo y sus mejores trabajos de los últimos 30 años, en los que ha viajado por todo el mundo para contar historias y dramas humanos como los bombardeos aéreos de Belgrado, las guerrillas de Colombia y la prostitución infantil en Sri Lanka.

Licenciado en Historia por la Universidad de La Sorbona y con el corazón futbolístico dividido entre el Boca Juniors y el Real Madrid, Caparrós tuvo como héroe de la infancia a Sandokán, el pirata de las novelas de Emilio Salgari. 

Escuchando su verbo tranquilo y viendo su rostro serio, marcado por un cuidado bigote al estilo de los húsares de la caballería húngara, uno parece estar delante de otro personaje literario más actual, el capitán Alatriste, aunque la comparación quizás le deje indiferente.

Después de más de veinte años escribiendo crónicas, ¿sigue disfrutando de ellas, descubre aspectos nuevos, le siguen aportando cosas?

Escribo menos crónicas que en otras épocas, básicamente porque me cuesta más que algún tema me atraiga lo suficiente. Pero cuando lo hago sigo sintiendo esa sensación de nerviosismo de enfrentarme al texto periodístico. La última vez que me pasó fue hace algunos meses en Malí, cuando escribí una historia sobre los pastores nómadas, con quienes conviví durante quince días. 

¿Es la crónica la mejor herramienta periodística para conocer la realidad?

No diría que es la mejor. Es un instrumento que muchas veces logra buenos resultados y es el que a mí me gusta más, pero hay muchas otras formas de contar el mundo, por lo menos tan interesantes y tan eficaces como una buena crónica. En los medios digitales se están utilizando con éxito otras fórmulas y otras narrativas. Dentro de diez o veinte años estas nuevas herramientas serán infinitamente mejores que la crónica.

En contra de la estupidez del éxito, lo mejor que uno puede hacer es seguir fracasando, una y otra vez, cada vez un poquito mejor

En su libro Lacrónica define este género periodístico como “un intento siempre fracasado de atrapar lo fugitivo del tiempo en que uno vive”. ¿Esto es siempre así? ¿Hay que aceptar ese fracaso del que usted habla como algo inexorable?

En el libro anterior a éste, "El hambre" (Anagrama), empiezo con una frase que tomo prestada a Samuel Beckett: “Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor”. Ése es un poco mi lema. En contra de la estupidez del éxito, lo mejor que uno puede hacer es seguir fracasando, una y otra vez, cada vez un poquito mejor, porque eso te hace tener la conciencia de que puedes fracasar otra vez.

Cuando uno emprende un proyecto tiene inicialmente una cantidad de sueños y aspiraciones que no llegan a cumplirse. Al final, el resultado siempre es inferior a lo que uno se había propuesto.

Caparrós durante la entrevista, en una terraza de la Plaza de Tirso de Molina, en Madrid.

Caparrós durante la entrevista, en una terraza de la Plaza de Tirso de Molina, en Madrid.

Dice también en el libro que el cronista es un aparato, una máquina de mirar. Puede que en ocasiones esa mirada necesite filtros para ver mejor la realidad: gafas de sol para no deslumbrarse, mirada limpia y pura según qué casos, lentes para ver mejor de cerca. ¿Considera que esto es así?

Me parece válido y necesario tomar todos los recaudos que te sirvan para mirar mejor. No son sólo adminículos que uno se pone delante de los ojos. También hay muchos que uno se pone detrás. Mirar también es poner en acción tus ideas sobre el mundo, adónde vas a dirigir la mirada, qué es lo que vas a querer ver, qué esfuerzos vas a hacer… y eso tiene que ver con tu concepción del mundo. También detrás de los ojos hay una serie de herramientas que se ponen en acción para mirar. Yo hago esa diferencia entre ver y mirar. Ver es esa situación supuestamente involuntaria en la que a uno le entran imágenes que voluntariamente no quiere. En cambio, mirar es una acción voluntariamente decidida, en la que uno está focalizándose en ciertas cosas, insisto, con herramientas de los dos lados de los ojos.

El lector que no lee es un monstruo mitológico imposible, el lector se define por el hecho de que lee. O escribes para lectores que leen, o no escribes

La crónica es una mirada individual (dice en el libro), luego de una misma realidad ¿puede haber tantas crónicas como miradas? ¿cómo distinguir las mejores, las más completas, las más fieles a esa realidad? ¿Son todas válidas?

La corrección política dominante me llevaría a decir que sí, que por supuesto todas las crónicas son igualmente valiosas y hay que respetarlas a todas, pero para alguien que algún día dijo que iba a escribir un tratado contra la tolerancia, que soy yo, esta respuesta sería relativamente hipócrita.

No todas las crónicas son igualmente valiosas. No es lo mismo lo que miraba en África Kapuscinski que lo que miraba en África Turuchuski, que no tengo ni idea de quién es y a quien nunca leí. Obviamente, hay gente que mira mejor que otra y que cuenta y que ve mejor que otra. Y hay gente con cuya mirada me siento más cercano e identificado y otra con la que me siento mucho más lejano. Una de las grandes falacias contemporáneas es negarlo y suponer que todo es más o menos igual, equivalente, y ponerse en esa posición del tolerante que renuncia a su propio juicio sobre las cosas para suponer que todas tienen el mismo valor.

Si, como dice usted, la pirámide invertida es “un periodista confesando su impotencia”, ¿un profesor de periodismo que habla a sus alumnos de la pirámide invertida y la objetividad es un profesor fracasado?

A mí siempre me sorprendió la idea de que uno escriba un texto para que no lo lean. La pirámide invertida es eso, escribir pensando en que no te van a leer y eso resulta muy humillante para uno mismo. Uno escribe para que lo lean, por lo tanto tiene que poner en marcha todas las herramientas que tenga para que cuando escriba un texto sea interesante del principio al fin, no para que tenga un párrafo interesante y el resto sea prescindible.

En las facultades de periodismo siguen hablando de pirámides invertidas y cosas por el estilo y eso me sorprende. El lector que no lee es un monstruo mitológico imposible, el lector se define por el hecho de que lee. O escribes para lectores que leen, o no escribes.

Su libro es un perfecto manual de periodismo y una guía imprescindible para elaborar buenas crónicas. Me consta su aversión por los manuales y los tratados académicos, pero, posiblemente sin quererlo, usted ha elaborado uno magnífico.

Los medios digitales te permiten formas de contar totalmente nuevas y propias, y ahí hay un camino muy interesante

Ya me han dicho eso en varias ocasiones. La palabra manual me resulta aterradora porque me recuerda a instrucciones de uso, y yo estoy en contra de la idea de alguien dando instrucciones, quizás porque siempre me gustó encontrar las formas buscándolas y perdiéndome, y equivocándome e insistiendo.

Pero también es cierto que me gusta la idea de compartir esas pocas conclusiones sobre periodismo a las que puedo haber llegado en estos años, y que me han permitido escribir este libro.

Quizás más que como manual, me gustaría pensar que el libro es un enemigo, algo que lees precisamente para confrontarte o pelearte con él, para comprobar que él dice una cosa y tú piensas otra bien diferente. 

En una reciente entrevista en el diario La Nación usted afirmaba que muchos periodistas, para saber si llueve, entran en el Weather Channel y son incapaces de salir a la calle para comprobarlo”. Qué daño está haciendo Internet, ¿no?

Lo curioso es que nos hace muchísimo daño cuando también nos hace muchísimo bien. Por un lado, es una fuente de información increíble, el problema es cuando se transforma en la única fuente de información. Y ahí la responsabilidad es muy compartida entre la cierta pereza que a veces nos da y el hecho de que las empresas periodísticas paguen cada vez menos, den cada vez menos tiempo para hacer las cosas y en estos casos la solución es buscar ese contenido en Internet y burlarlo.  

En la era de Internet, de la imagen, de las redes sociales es posible mantener, como dice usted en el libro, que la ventaja de la palabra es que “construye, evoca, reflexiona y sugiere”. ¿Aprecian realmente esas cualidades los usuarios de la Red?

Son dos vías distintas, no opuestas. Los medios digitales te permiten formas de contar totalmente nuevas y propias, y ahí hay un camino muy interesante. Mientras tanto, hay otro camino que es el uso del espacio vertical para publicar buenos textos clásicos. Los buenos textos se vienen publicando en muy distintos soportes desde hace 3.000 o 4.000 años y el soporte digital es tan eficiente, si no más, que la mayoría de los otros.

¿Qué futuro le augura a las grandes cabeceras de la prensa escrita?

Hace 15 o 20 años, en la época de mayor éxito del diario El País, se vendían 400.000 ejemplares en un país de 40 millones de habitantes. El periódico más exitoso del mundo en habla castellana lo compraba el uno por ciento de los habitantes.

Los periódicos siempre fueron un hecho minoritario y el problema es que quieren competir con los medios audiovisuales y los de Internet con sus mismas armas, en lugar de concentrarse en las propias, en las posibilidades y calidades de la palabra. La prensa escrita está siendo víctima de la lógica del rating. Están cayendo como moscas en esa lógica. En lugar de defender la idiosincrasia, lo propio de la buena prensa, lo que interesa contar del mundo, hacen todo lo contrario: ven qué les interesa a las audiencias y les dan mierda sobre mierda.

¿Qué periodistas españoles son de su predilección? 

Entre los más veteranos, Soledad Gallego-Díaz o Joaquín Estefanía, que siempre me hacen ver cosas que yo no había visto y me resultan interesantes por lo que escriben. Me gustan mucho también Enric González y Ramón Lobo. Entre los jóvenes, me gustan Ander Izagirre, que tiene un humor estupendo; Sergio del Molino, con su gran proyecto sobre la España vacía, o Jordi Carrión, un adelantado.

Jamás utiliza gafas de sol porque prefiere el color natural de las cosas. Esa mirada limpia y directa, mezclada con sensibilidad y oficio periodístico, ha convertido a Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) en uno de los mejores maestros de la crónica y el reportaje.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manuel Tapia Zamorano

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando

    La verdad esta nota no me ha gustado para nada, respeto a Caparros, pero durante el gobierno Kirchnerista fue muy critico, y habra tenido sus razones, incluso los criticaba desde el grupo de medios y telecomunicaciones mas grande de Argentina y uno de los mas grandes de sudamerica, y obviamente con claro corte derechista, pero hoy con un gobierno realmente apestoso, una fabrica de crear mas pobres a los ya existentes, que existe para ensanchar mas la desigualdad de mi pais, que fue una construccion de los medios de comunicacion, y que hoy gobiernan a la ARGENTINA, y despues de todo esto veo a Caparros en un programa de tv local y no esboza una critica contra MACRI, realmente me parece detestable. gracias

    Hace 6 años 1 mes

  2. Jesús Díaz Formoso

    Alfonso: Pero, al menos ahora puedes decirlo; y contradecirlo aquí. Es jodido tener que decirlo, pero esta posibilidad supone un gran hito en el catenaccio informativo globalizante. Saludos.

    Hace 6 años 3 meses

  3. Sísifo

    Ítem más: una mierda redactada deficientemente; una errónea utilización de las preposiciones; cantidades enormes de faltas de ortografía, etc.

    Hace 6 años 3 meses

  4. Aldo Júcslei

    ¿ Por qué a los periodistas considerados conservadores en laArgentina se los considera progresistas en España ? Sería ridículo pensarlo a la inversa...

    Hace 6 años 3 meses

  5. pennylanebcn

    Mucha mierda, pero no en la escrita, en la de papel, que es la que está subvencionada por el estado (ahora PP). Esa es la que más miente y manipula. El resto de veces, simplemente no contextualiza u omite hechos relevantes para que opines justo lo que ellos deciden.

    Hace 6 años 3 meses

  6. Alfonso

    Si se hace caso a Martín Caparrós, Público -como los demás periódicos digitales- debiera aplicarse el cuento. Porque aquí la mierda sobre mierda está a la orden del día y que levante la mano quien esté libre de culpa. Sólo hay que leer con atención y anotar las muchas estupideces, mentiras, tergiversaciones de la realidad, manipulaciones de la verdad, medias verdades, tendenciosidad en las informaciones y opiniones, chismes, chorradas para distraer, etc., que se cuentan a diario en los medios y de las que se nutren para subsistir. Así es la cosa, dar lo que supuestamente interesa a la gente. Como la televisión, el gran supermercado del entretenimiento y la vanalidad: "Divertirse hasta morir", que escribió Neil Postman, o basura para la inteligencia.

    Hace 6 años 3 meses

  7. mentalmente

    Mierda sobre mierda, nunca mejor definido. Es lo que yo llamo "Una mentira para tapar otra mentira". Una cortina de humo para tapar otra cortina de humo que tapa a otra cortina de humo... y así sucesívamente.

    Hace 6 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí