1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cidade da Cultura, un despilfarro con recovecos

Los turistas que visitan el complejo consideran que está vacío. Mantenerlo abierta ha llegado a costar a la Xunta 9.000 euros al día

Raquel C. Pico 24/08/2016

<p>Fotografía promocional de la Cidade da Cultura.</p>

Fotografía promocional de la Cidade da Cultura.

MANUEL G. VICENTE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Pocas son las personas que caminan por una de las calles del Ensanche compostelano en una tarde de sábado de verano. Hace calor y los habitantes de la ciudad están encerrados en sus casas, o se han marchado de fin de semana. Los turistas se agolpan en la zona vieja, que es donde se concentran los recursos turísticos y es donde se ven las colas al pie de los monumentos y las terrazas a rebosar de gente. Pocos son los que esperan, por tanto, el autobús bajo el sol. Una chica espera con los auriculares puestos y una familia que acaba de llegar lo hace delante del indicador luminoso que indica los minutos que faltan para que llegue el próximo bus. La niña, claramente en ese momento de la vida en el que uno empieza a leer y quiere leerlo todo, lee en voz alta todos los avisos. “Circular Fontiñas – CDC, 9 minutos”, avisa y su madre le explica que esas misteriosas siglas CDC tienen que leerse como Cidade da Cultura. Mantenerlo abierto ha llegado a costar, a la Xunta de Galicia, hasta 9.000 euros al día.

Ni la familia ni la chica de los auriculares se acabarán bajando en la Cidade da Cultura. La parada, una especial que hace ese autobús durante la tarde (los sábados por la tarde solo unos pocos autobuses suben hasta lo alto del monte Gaiás, donde está el complejo que se ha convertido, para muchos, en el símbolo de lo que ocurría en los años del despilfarro), no arroja masas en el gran monumento. Se baja una pareja y el autobús vuelve a marcharse, posiblemente para dejar a todos los que están dentro en la última parada de la línea, el centro comercial más grande de la ciudad. Hace sol y bastante calor y por delante de los viajeros del autobús urbano queda la inmensidad de piedra. “Fue bastante difícil subir hasta aquí”, reconocerá después la pareja, “lo intentamos también ayer pero no lo conseguimos”.

¿Y qué es exactamente lo que hay ahí dentro?, preguntaba una santiaguesa

Resulta igualmente difícil escribir sobre la Cidade da Cultura de forma desapasionada y sin tomar partido por alguna de las visiones que existen sobre ella, especialmente si se es de Santiago de Compostela y si se lleva, por tanto, años escuchando las grandes promesas que acompañaron a su nacimiento, las grandes críticas que se le han hecho al proyecto y los comentarios de la población de la ciudad, que en líneas generales no parece muy entusiasmada por la megaconstrucción. “¿Y qué es exactamente lo que hay ahí dentro?”, preguntaba una santiaguesa, reconociendo que nunca había subido hasta allí y que tampoco pensaba hacerlo en el futuro inmediato.

La historia de la Cidade da Cultura y de su nacimiento ha sido recogida por prácticamente todos los artículos y reportajes de investigación sobre el despilfarro público durante los años de la crisis y ha sido uno de los temas favoritos de la prensa local y regional de los últimos años. Criticar a la Cidade da Cultura se ha convertido, en cierto modo, en algo que todos los que viven en Santiago o escriben sobre Santiago tendrán que hacer en algún momento y se podría decir que argumentos de entrada no faltan.

El proyecto, una obra faraónica que fue una suerte de canto de cisne de Manuel Fraga (quien da nombre a la avenida que sube hasta el edificio), costó muchos millones, lo hizo por encima del presupuesto original, protagonizó unos cuantos escándalos (como cuando se quedaron sin piedra a media obra y tuvieron que traerla de Brasil), se ha quedado a medio construir y estuvo, durante años, en una suerte de zozobra en la que nadie sabía muy bien qué se iba a hacer con ello. La promesa, o la idea inicial detrás de la megaconstrucción, era la de que la Cidade da Cultura se iba a convertir en un centro potenciador del turismo, una construcción de primer nivel en la que la cultura iba a ser la protagonista y que iba a funcionar como otras grandes megaconstrucciones museísticas habían funcionado en otras ciudades. O al menos eso fue lo que todo el mundo entendió en aquel momento.

Pensar en esa idea cuando se decide a pasar una tarde de sábado en la Cidade da Cultura hace que parezca un tanto absurda. Ya no solo se trata de que llegar hasta el edificio en transporte urbano sea complejo (algo que, en justicia, no depende de la propia Cidade da Cultura, sino del servicio municipal de autobuses y algo que, pensando en todas las partes, está muy marcado por la demanda o no del servicio), sino también que la presencia de turistas es más bien reducida. “Espero que te lleves un libro para pasar el rato”, es lo primero que dice la hermana de la periodista cuando descubre los planes de pasarse una tarde observando lo que ocurre en la Cidade da Cultura.

Unos niños juegan con sus patinetes en medio de la amplitud de granito (algo que ya ocurría, por otra parte, cuando se abrió a los visitantes el complejo) y en la plaza central unos técnicos preparan el escenario en el que habrá un concierto a última hora de la tarde (una actividad recurrente de los veranos en la Cidade da Cultura y, hay que decirlo, popular: bandas alternativas tocan con la caída del atardecer). En la cafetería solo la camarera y la periodista que observa ocupan las mesas, mientras una televisión reproduce uno de esos telefilmes de la tarde. Todo está tranquilo. En la biblioteca, algunos estudiantes armados con apuntes preparan exámenes, aprovechando que la biblioteca está abierta los fines de semana. En una esquina del complejo, un parque infantil de nueva creación, inspirado en las obras de Urbano Lugrís, concentra a los visitantes, que están probando, a pesar de ser adultos, a bajar por el tobogán de aires surrealistas.

La impresión de los turistas

“Es una construcción muy diseñada y es atractiva”, apuntan unos de esos turistas, llegados de Madrid y de la cercana A Estrada (y que lo han hecho en coche), cuando se les pregunta por lo que les parece el complejo, aunque dejan claro que, aunque “como está hecho invita a venir”, no hay mucho que puedan hacer en ella. “Es un lugar con mucho potencial”, dice uno de los miembros del grupo, mientras otro apunta que “no está explotada”. La pareja de turistas que habían subido en autobús también indican algo similar. “Es un punto turístico” y “está bien” pero también “está un poco vacío”. “Le falta vida”, dice uno, antes de preguntar qué más pueden hacer (les gusta la idea de que haya una exposición sobre historia de la moda y gratis) y cómo podrán coger el autobús para volver a la ciudad.

Todos ellos, ya sea llegados desde la cercana provincia de Pontevedra o desde el más lejano Brasil, saben, sin embargo, de toda la polémica que acompañó a la construcción del complejo y todos tienen, más o menos, una opinión sobre lo que suponen esas inversiones públicas millonarias.

La cosa cambia cuando se sube en un día de semana. Una mañana de lunes no es mucho más sencillo llegar en transporte público, pero el inmenso aparcadero que hay a la entrada de la construcción no está tan desangelado como en fin de semana. Subir en taxi desde el centro de la ciudad no es barato (pero los taxis en Santiago relativamente no lo son) pero es rápido y los taxistas son, además, una fuente muy actualizada de información. Decir el lugar al que se va y hacer una pregunta con la que romper el hielo sirven como punto de partida para una animada conversación sobre la Cidade da Cultura y lo que supone para la ciudad.

Los turistas bajan desencantados. No sabemos qué decirles. No hay nada

“Los turistas bajan desencantados”, acaba explicando el taxista, que como suele ser habitual en Santiago ha hablado de lo mucho que ha costado la construcción y lo difícil que es verle el beneficio. De hecho, los propios taxistas no suelen subir a la zona a menos que alguien lo requiera. Tienen una parada allí pero el escaso tráfico hace que no compense el pasarse una mañana esperando a que alguien necesite un taxi. Los taxis compostelanos están, sin embargo (y paradójicamente), empapelados ahora mismo con una campaña de promoción de la construcción, lo que hace que los turistas aprovechen para preguntarles por lo que “hay allí”. Los taxistas no saben qué contarles. “No sabemos qué decirles”, apunta el taxista, “no hay nada”. Pero, al fin y al cabo, no es que suban a tanta gente a la cumbre del Gaiás. Cuando lo hacen casi siempre son trabajadores que tienen en la Cidade da Cultura su puesto de trabajo.

Cambiar la idea de lo que es

Quizás en medio de las palabras del taxista puede estar la clave para comprender lo que es y lo que no es, a pesar de todo, la compostelana Cidade da Cultura. Hablar con la propia Fundación Cidade da Cultura permite llegar a unas cuantas conclusiones. Están muy abiertos a hablar con la prensa y hacerlo sobre todos estos temas, a pesar de la sempiterna polémica. Y la Cidade da Cultura no está exactamente vacía (o al menos eso es lo que dicen los números que ellos aportan). También habría que dejar de pensar en la Cidade da Cultura tal y como se configuró en la mente de los compostelanos en los primeros años de construcciones y promesas.

La Cidade da Cultura ya no es exactamente eso que antes se prometía o se quería, sino más bien otra cosa (o al menos hacia ahí es hacia donde tiran). El concepto que se vendía en 1999, cuando empezó la construcción del complejo, no es lo que se ha acabado creando. De 2009 a 2016, explican desde la Fundación, se ha producido una transformación. “Se pensaba que iba a ser un foco de atracción turística”, apuntan, señalando que hoy es otra cosa, un espacio que se asienta sobre tres patas diferentes (cultura, tecnología y emprendedores) y en el que trabajan cada día varios cientos de personas. La pregunta parece entonces clara. ¿Se ha convertido la megaconstrucción en un parque de oficinas glorificado? “Es más que un parque de oficinas”, rebaten, recordando además que en los últimos tiempos se ha empezado también a trabajar en la parte de la naturaleza y que la megaconstrucción se está integrando en la ciudad vía parques públicos, haciendo que en el futuro sea mucho más fácil llegar hasta ella (en el presente ya lo es, aunque los árboles, como es lógico, aún tienen que crecer).

Es decir, sí hay cosas, aunque el visitante común que venga un sábado por la tarde no va a ver. La biblioteca, exposiciones temporales y unos asientos de diseño. Funciona como una biblioteca nacional de Galicia y como un archivo histórico de las letras, pero eso, cierto es, no funciona como momento foto. Los números que dan desde la fundación también ponen en cierto contexto lo de que no pasa nada. Ellos organizan alrededor de unos 200 eventos culturales al año y las empresas y organismos que están presentes en el complejo unos 300.

¿Es debatible que el gran epicentro de la cultura que se construyó en Santiago, con una población que ronda los 100.000 habitantes, se haya convertido en esto? Quizás. ¿Han intentado salir del atolladero de la polémica y hacer algo con todo ello?  Se podría decir.

El patrocinio privado sea paga toda la programación y se han parado dos de los edificios, que nunca se construirán

“Creemos que las decisiones están bien tomadas”, apuntan desde la propia Cidade da Cultura mientras explican su nueva hoja de ruta y refiriéndose a ella. En los últimos años, además, no solo han cambiado de rumbo en cuanto a contenido, sino que también han intentado reducir gastos. Han hecho que el patrocinio privado sea el que pague toda la programación y se han parado dos de los edificios, que nunca se construirán. Uno se ha reconvertido en un lago gracias a una intervención paisajista y el otro está siendo estudiado por los expertos para intentar descubrir qué hacer con él. Según explican desde el organismo, con ese movimiento han ahorrado 67 millones de euros.

Y lo cierto es que cuando se habla con ellos, los malos aparentes de la película (metafóricamente hablando, claro), lo que se descubre es mucho pragmatismo. Al fin y al cabo, la construcción está ahí, la inversión está hecha y no hacer nada con ella sería todavía más negativo. Como sale en la conversación, “esto está construido y está pagado, saquémosle el mayor beneficio posible”.

Al volver de la Cidade da Cultura, esta vez un lunes y después de haber hecho medio camino por el nuevo parque que ocupa la ladera, el autobús que une la megaconstrucción con el centro va, esta vez, lleno. Es mediodía y posiblemente estos sean una parte de esos trabajadores que suben cada día al complejo. 

Autor >

Raquel C. Pico

Periodista, especializada en tecnología por casualidad, y en literatura por pasión.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Guachipei

    Desde que comenzó la construccion, y sobre todo cuando se paralizó debido a los exagerados sobrecostes, corría un rumor popular que decía que era más barata la dinamita para tumbarlo, que completarlo. Pena que el bipartito BNG-PSOE no lo llevase a cabo. Aunque la verdad, no llevó nada a cabo ...

    Hace 4 años 7 meses

  2. steve carell

    Ese mamotreto es un desastre absoluto bajo todos los puntos de vista posibles. Y además, todo el personal de la Fundación está puesto a dedo por el PP, lo cual es una inmensa suerte para ellos. Y todo ese personal es en su mayoría muy, muy mediocre profesionalmente: no hay más que acercarse por allí para comprobarlo.

    Hace 4 años 7 meses

  3. Uno

    McAreno tiene más razón que un santo: desmontarlo y volver a dejar el monte como estaba. Y declarar persona non-grata a Peter Eisenmann. Y a todos y cada uno de los cargos, militantes y votantes del PP, ya de paso. Dicho sea esto último en sentido literal, sin una pizca de ironía, por si alguien está interpretando más de la cuenta. QSJN. Todos.

    Hace 4 años 7 meses

  4. McAreno

    La mejor forma de sacar un buen partido a todo ello es ponerle una bomba y mandarlo todo ATPC aprovechando una de esas galas del telecupon. Ya no recuperaremos lo que nos fué robado para su construcción, pero al menos dejará de seguir costándonos el poco dinero que queda en nuestros bolsillos.

    Hace 4 años 7 meses

  5. marcos de troans

    “.....esto está construido y está pagado, saquémosle el mayor beneficio posible....”. Además de los cientos de millones de euros que costó, muchos más que las cifras oficiales facilitadas por los políticos responsables (primero el PP, luego el bipartito PSOE-BNG), está el coste de su mantenimiento anual. Esto último no esta pagado, y son cientos de miles de euros al año.

    Hace 4 años 7 meses

  6. Miguel Angel

    Arquitectónicamente es horrorosa, parece una ciudad en ruinas, como si de una excavación arqueológica en el desierto se tratase. Un verdadero y pretencioso espanto.

    Hace 4 años 7 meses

  7. jorge garcia

    ni puta idea, hay que enterarse bien antes de hablar ... qué hay dentro? pues entra coo , que se puede jajaja hay que hacer 25s a toda costa ¿no? o es el tipico turista que no se entera de nada y habla por los 5mn que estuvo

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí