1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CINE DE VERANO

‘Antes del amanecer’: el abordaje fortuito

¿Cuántas vidas posibles dependerán de que nos bajemos o no de un tren?

Miguel Ángel Ortega Lucas 24/08/2016

<p>Fotograma de <em>Antes del amanecer</em> (1995).</p>

Fotograma de Antes del amanecer (1995).

CASTLE ROCK

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

En mecánica cuántica ya se contempla sin reparo la teoría de los multiversos, según la cual –dicho de forma grosera– el universo que conocemos se estaría ramificando ad infinitum en un abanico incalculable de universos paralelos, de realidades potenciales; casi como el futuro alternativo de Doc Brown y Marty McFly. Es decir: en este universo, Mariano Rajoy es el presidente del Gobierno, pero en otro se quedó en Santa Pola de registrador de la propiedad; en otro dejó a medias la oposición a registrador de la propiedad, al revelársele en un sueño místico su secreta vocación de poeta de la experiencia; etcétera.

En derecho marítimo existe una figura llamada abordaje fortuito, que determina los límites de una tragedia. Dícese de la colisión entre dos buques, motivada por una causa de fuerza mayor –una tempestad–, en cuyo caso cada parte deberá soportar sus propios daños.

En la plaza de este pueblo mediterráneo en que paso el mes de agosto, entre la soledad y mis asuntos (entre resacas absurdas con Ray-Ban y flotador de patito, preguntándome qué pijo estoy haciendo con mi vida, y escribir estos textos delirantes para CTXT que nadie en su sano juicio llamaría críticas cinematográficas), hubo el otro día una verbena. Porque este lugar de casas blancas del sur puede estar más cerca, según el día, de una colonia junto a la playa o de una aldea morisca flotando en la noche de ninguna parte. No había mucho más que ver, tras ser desvalijado de tabaco por un labriego local y brindar mentalmente con las parejas que honraban la copla legendaria de Carlos Cano (en una noche de vino verde y calor). Justo cuando me estaba yendo apareció alguien. Una mujer. Una suerte de zíngara joven de ojos verdes y pelo en llamas que atracó en la barra, estremeciéndola, dándome el perfil, y que me miró varias veces, de reojo, como si me hubiera conocido hace mil años, o me estuviera conociendo en un tiempo que no existe todavía.

Cuántas cosas creemos controlar, cuando somos apenas las piezas minúsculas de un puzle que sólo visto desde años luz tendrá sentido. Un puzle móvil, claro; un mapa de figuras cuyos hilos van trenzando sin saberlo la incesante trama de la que habló Borges, el oráculo. Pues cómo creer, si uno vive alerta de su propia vida, que lo que sucede no obedezca a un orden oculto, al código encriptado de un idioma incomprensible para nosotros, pero nada más que eso, incomprensible, no inexistente, así como durante milenios no se comprendió sino simbólicamente que saliera el sol todos los días. (Resulta conmovedor cómo está aceptado como dogma que hay un orden perfecto en el movimiento de los astros, pero unos kilómetros más para acá todo es caos, casualidad, coincidencia.)

Otra versión de mí la perdió de vista pero volverá a encontrarla, en la fiesta de otra plaza de otro universo, dentro de nueve mil años

¿Qué lleva a esa muchacha francesa [Julie Delpy], en la pantalla del cine de esta noche, a levantarse del asiento del tren en el que viaja para buscar otro más cómodo? En teoría, la discusión entre una madura pareja alemana (lo de madura es una ironía mortal) que se ladra en público sin pudor teutón alguno, pues una vez cruzados ciertos umbrales del rencor ya todo eso es monte. ¿Qué la lleva, entonces, a sentarse justo en los asientos paralelos al muchacho americano [Ethan Hawke] que lee junto a la ventanilla opuesta? Ya no caben teorías aquí; o, mejor dicho, hay una respuesta de Perogrullo: porque es una película, y al director de la película [Richard Linklater] le dio la gana, ya que de alguna manera tenían que encontrarse, porque si no hay encuentro, no hay película (pero: ¿cuál es, entonces, esta película de aquí afuera?; ¿quién la dirige? Dios mueve al jugador, escribió Borges, y éste a la pieza. / ¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza?).

Muchos ya sabrán en qué acaba esa conversación primera del tren de esa película llamada Antes del amanecer: una vez llegan a Viena, después de horas de parla y parla, él debe bajarse, y ella debería seguir camino hasta París. Pero él no puede consentir que todo acabe ahí: es una locura, lo sé, le dice, pero por qué no bajas conmigo, por qué no pasamos juntos esta noche en Viena. Él sabe que no puede dejarla irse así, que sería un disparate –una herejía cósmica– que todo quedase ahí, tras comprobar estupefactos que podían hablarse el uno al otro como dos espejos enfrentados, dándose la réplica de una comedia que alguien hubiera escrito exclusivamente para ellos dos. Ella vacila apenas unos segundos antes de decir que Sí.

En el momento en que ella pone el pie en el andén, detrás de él, suceden dos cosas: queda conjurada la maldición que hubiera hecho a ambos hacerse desde entonces, con puntualidad torturante, la diabólica pregunta Qué hubiera pasado si, durante no sabemos cuánto tiempo (¿días?, ¿años?); y quedan abolidas, en este plano, el resto (infinito) de posibilidades paralelas en la vida de los dos, el uno bajándose en Viena, la otra siguiendo hasta París. Todo por una decisión que atañe a una única noche. 

[A este lado de la realidad –recuerdo ahora, viendo la película–, en la plaza del pueblo y la verbena y la luna llena de agosto, la zíngara me seguía mirando de soslayo, hablando distraída con algún conocido, sin que yo supiera qué hacer: si irme ya, como debía, o quedarme.]

Irse o quedarse. ¿Nos estará esperando el Aleph prodigioso si nos quedamos, si persistimos en la búsqueda incansable por entre la noche de los cuerpos, como Jep Gamberdella por el laberinto etílico de Roma, acechando la belleza que redima; o nos condenaremos, como esos dos al conquistar Revolutionary Road, pagando al fin el precio demoledor del incendio? ¿Será mejor irse, si así nos lo dicta la noche, ahorrándonos quizás otra variable de la eterna derrota conocida; o estaremos cometiendo una falta capital para con nuestra vida que nos acosará, con los vidrios del remordimiento, hasta el fin de esta existencia? No podemos saberlo. Nunca podemos saberlo –que de ahí la emoción de esta comedia, y su tragedia–. (¿Existirán realmente en la vida ciertos momentos concretos, dos, cinco, diez, que impongan un rumbo y la determinen de manera irreparable, totalitaria? Esta sección se me está yendo de las manos.)

¿Seguirán siendo valientes, seguirán bajándose o subiéndose de los trenes cuando el instinto les susurre que se arrepentirán si no lo hacen?

Céline y Jesse –que así se llaman los personajes encarnados por Delpy y Hawke– siguen conversando, mientras deambulan por Viena. No sabemos adónde les llevará la noche, la conversación y sus espejismos; pero a cada paso van creando una senda que les marcará para siempre, que va aboliendo otros caminos paralelos, y que prefigura un futuro impensable ya sin la sombra del uno siguiendo a tientas a la del otro, por muchos kilómetros que les puedan separar después, por muchos años que les transcurran en ausencia.

Andarán por Viena, toda la noche de verano (16 de junio de 1994 exactamente), para descubrir y descubrirse, en la exaltación de los veinte años que aún prometen todo; en una especie de cursillo nocturno de seducción, como aprendices de hombre y de mujer, mostrando su yo más puro al tiempo que la cortesía les impone llevar el antifaz más deslumbrante para el baile. Y para preguntarse en voz alta los enigmas cuya respuesta sólo tiene el Tiempo: ¿Qué clase de infinitas colisiones más les esperan a ambos en la vida, después de esa noche? ¿Seguirán siendo igual de valientes; seguirán bajándose o subiéndose casi en marcha de los trenes cuando el instinto les susurre que se arrepentirán si no lo hacen por el resto de sus días? ¿Se conformarán en el andén, poco a poco, como casi todo el mundo, al perder fuerza en el camino? ¿Se convertirán en el hombre que él sueña, en la mujer que sueña ella?

“Imagínate en diez, en veinte años –le había dicho él, para convencerla de que se bajara con él del tren–. Estás casada. Tu matrimonio ya no tiene la energía de antes. Empiezas a culpar a tu marido. Empiezas a pensar en todos esos tíos que has conocido en tu vida, y en qué habría pasado si te hubieras quedado con alguno de ellos. Bueno: yo soy uno de esos tíos. ¡Soy yo! Así que piensa en esto como en un viaje en el tiempo, desde entonces hasta ahora, para saber qué es lo que te estás perdiendo realmente. Es un gigantesco favor, a ti y a tu futuro marido”.

En algún momento de esa noche se sentarán en una plaza, a la mesa de un café. Una gitana de aire eslavo (una zíngara) se acercará a ellos para leerles la buenaventura (siempre es buena, la ventura, en estos casos). “Eres una aventurera”, le dice a Céline, precaviéndola y espoleándola al mismo tiempo sobre la conquista de su poder de mujer. “Ah, te irá bien”, despacha a Jesse, sin especificar en qué le irá bien, cuándo le irá bien; dónde. (Si hay algún dios –dirá más tarde Céline–, no está en nosotros, sino en el pequeño espacio entre dos. Si existe alguna magia, debe de estar en el intento de entender a alguien compartiendo algo.)

No lo sabemos todo: anda la vida desdoblándose continuamente, trazando caminos paralelos y realidades en las que todo puede cumplirse

Quienes ya habíamos visto esta película, hoy, en el cine de verano –las mismas parejas que con Revolutionary Road, pero mucho más relajadas–, así como las dos siguientes que conforman la insólita trilogía de Richard Linklater, por supuesto conocemos la respuesta (no vamos a revelarla aquí). Sabemos qué depara el Tiempo –con mayúscula: es un ente vivo– a Jesse y a Céline, en esa espiral diabólica de nueve en nueve años. (Sabemos, sí, a cuánto ascendería la cuenta del incendio, y qué iba a suceder en diciembre). Y sin embargo no lo sabemos todo, no podemos saberlo en realidad: anda la vida desdoblándose continuamente, trazando caminos paralelos y realidades en las que todo puede cumplirse (¿estará ya cumplido?).

Todo es causa y consecuencia. De la colisión entre dos planetas nacerá otro, cien mil años después. De la colisión entre dos buques emanará la tragedia en la que uno se hundirá, el otro seguirá a flote; cada cual sus propios daños. De la colisión entre dos almas que no iban a encontrarse en un momento fortuito derivará todo el camino posterior de ambos, tanto si caen en la fascinación de esa luz parpadeando en la niebla, y avanzan al fin el uno hacia el otro, como si no. Pero será sólo (sólo) el camino de esta vida.

[Según todo esto, en fin, hubo un yo, una de mis versiones en el espacio-tiempo, que se estaba yendo y efectivamente se fue de aquella barra el otro día, sin llegar a hablar jamás con esa zíngara, y preguntándose aún qué hubiera pasado si; otra versión de mí la perdió de vista pero volverá a encontrarla, en la fiesta de otra plaza de otro universo, dentro de nueve mil años; otro, sin embargo, acabó esperando hasta poder acercarse a ella, como buscando a Dios entre esa grieta de la barra separándoles, para mirarle en los ojos verdes y decirle: Ya nos conocemos, ¿verdad? Revélame otra vez mi porvenir.]

En mecánica cuántica ya se contempla sin reparo la teoría de los multiversos, según la cual –dicho de forma grosera– el universo que conocemos se estaría ramificando ad infinitum en un abanico incalculable de universos paralelos, de realidades potenciales; casi como el futuro alternativo de Doc...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí