1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El burkini y el derrumbe de Europa

La prohibición de esta prenda es un atentado ideológico contra las instituciones laicas republicanas que garantizan el derecho común de las sociedades democráticas

Santiago Alba Rico 25/08/2016

<p>Captura de la cuenta de Twitter de Andrew Stroehlein, director europeo de medios de Human Rights Watch / TWITTER</p>

Captura de la cuenta de Twitter de Andrew Stroehlein, director europeo de medios de Human Rights Watch / TWITTER

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Veo una imagen estremecedora: cuatro hombretones de pie y con pistolas obligan a una mujer desvalida a quitarse la ropa en un lugar público. No es una violación. Es el laicismo en armas liberando a una musulmana de sus cadenas en una playa de Niza ante la mirada indiferente de algunas virtuosas republicanas en bikini. Ahora la policía francesa vigila las playas, como la saudí las plazas, para hacer respetar la hisba, el precepto religioso que obliga a “rechazar el mal e imponer el bien”. La Francia republicana se ha coranizado, se guía por su propia sharia o ley religiosa y persigue de manera implacable cualquier atisbo de “islamización”, especialmente en las mujeres, a las que siempre es más fácil y placentero quitar y poner la ropa.

Hemos perdido todo el verano en un falso debate abstracto sobre la relación entre la libertad de las mujeres y el número de prendas que deben cubrir o descubrir su cuerpo. No es que no sea importante desde un punto de vista político y filosófico averiguar cuándo y en qué condiciones hay verdadera voluntad; cuándo y en qué condiciones una mujer se quita o se pone la ropa porque quiere y no cediendo a presiones más o menos explícitas de pautas conductuales dictadas por o en favor de los hombres. El mercado “libera” y la religión reprime y, si no puede desdeñarse la diferencia, tampoco puede negarse que tanto el mercado como la religión son parasitados por el patriarcado, victorioso en ambos casos. Así las cosas, y en un contexto en el que el colonialismo externo e interno siguen cruzándose con otras relaciones de poder (y proyectos de liberación), lo más fácil, y lo más estéril y hasta peligroso, es encerrarse en la defensa o en la condena de una forma concreta de patriarcado (el mercado versus la religión), como si fueran opuestos y además reflejaran, cada uno de ellos frente al otro, una mayor voluntad o libertad individual.

La cuestión es netamente política y democrática; y creo que también desde el feminismo conviene tratarla así. La cuestión es, en definitiva, que en una democracia se da por supuesta la libertad individual de las decisiones públicas. Durante siglos -de Kant a la república española- la izquierda cuestionó, por ejemplo, el derecho femenino al voto con la muy fundada justificación de que, en una relación de dependencia, la opción política de las mujeres había de coincidir sin duda con la de sus maridos. En un país como España, en el que la mayoría vota libremente a un partido imputado por corrupción que ha rebañado hasta el hueso, además, los derechos económicos y sociales, aceptamos en cualquier caso la validez de todos los votos: son las servidumbres de esa convención que llamamos Estado democrático y de Derecho, cuya funcionalidad y realidad misma se asocian a --valga la expresión-- “un velo de ignorancia” que no siempre favorece a la izquierda. Otro tanto es aplicable a la indumentaria. Desde un punto de vista institucional, en una democracia no debe importarnos --y debemos imponernos esta indiferencia-- por qué una mujer se pone o se quita la ropa; tanto si detrás está el mercado y su “libertinaje” patriarcal como si quien empuja es la religión y su patriarcado represivo, allí donde no hay violencia explícita debemos aceptar el velo y el desvelo (por citar a Jamil Azahawi, un poeta ilustrado iraquí, muerto en los años treinta, que escribió un poema con ese título) como expresiones igualmente libres de la voluntad individual. En una dictadura teocrática como Arabia Saudí, habrá que apoyar a cualquier mujer que quiera quitarse el velo; en una dictadura laica, como lo era la de Ben Alí en Túnez, había que apoyar más bien a cualquier mujer que quisiera ponérselo. En una democracia en Estado de Derecho, como se supone que es Francia, el principio laico,  en cambio, es transparente: nadie --y menos la policía-- puede obligar a una mujer a ponerse o quitarse la ropa. Tanto el bikini como el burkini son expresiones inalienables de la libertad republicana.

La Francia republicana se guía por su propia sharia o ley religiosa y persigue de manera implacable cualquier atisbo de “islamización”

Poco podemos hacer para liberar a las mujeres de Arabia Saudí, salvo cuestionar una y otra vez los lazos ignominiosos de nuestros gobiernos con sus dictaduras “amigas”. Pero sí podemos defender el principio de la laicidad republicana en nuestros países europeos, donde está siendo amenazada por la religión. No me refiero al islam sino a la islamofobia, una ideología que, en el caso de Francia, se ha apoderado de las instituciones, los partidos políticos, la clase intelectual y los medios de comunicación. Lo he explicado otras veces, citando además al padre del liberalismo galo, Benjamin Constant, quien dejó muy claro en 1815 que “el que prohíbe en nombre de la razón la religión es tan tiránico y merece tanto desprecio como el que prohíbe en nombre de Dios la razón”: lo que es “religioso”, dice, es la persecución misma. El laicismo es un principio jurídico, no antropológico o doctrinal, y consiste muy sencillamente en que el Estado, si quiere ser de verdad democrático y republicano, debe garantizar al mismo tiempo estas dos libertades: debe garantizar la libertad de culto de todos sus ciudadanos y debe garantizar que ningún credo o comunidad (religiosa o lobbista) se apodere de las instituciones. Cuando el laicismo se convierte en el instrumento de persecución, represión y criminalización de una minoría nacional, y ello hasta el punto de justificar la suspensión de derechos ciudadanos elementales, el laicismo deviene una religión más, en este caso la religión del poder, como lo es el islam wahabita en Arabia Saudí, y por lo tanto, como sostiene Constant, se transforma en la matriz de una nueva tiranía. Las víctimas de esa tiranía son hoy los musulmanes y sobre todo las mujeres. A esa derecha que sólo se vuelve feminista frente al “islam” o a esa izquierda islamofóbica y oligosémica incapaz de imaginarse al otro semejante a uno mismo, hay que recordarles que, según el European Network Against Racism, el 90% de las agresiones islamofóbicas en Holanda, el 81% en Francia y el 54% en Inglaterra tienen como víctimas a mujeres musulmanas. En España, según el informe del European Islamophobia Report, en 2015 se multiplicaron por cuatro las agresiones islamofóbicas (de 49 a 278) y el 21% fueron acciones contra el uso del velo. Una tiranía es una tiranía. Se empieza con la minoría musulmana y con las mujeres veladas. Pero allí donde se ha renunciado al laicismo republicano y al Estado de Derecho en favor de una ideología religiosa, aunque se pretenda anti-religiosa --o porque se pretende anti-religiosa--, todos los ciudadanos estamos en peligro.

Los gobiernos europeos se están radicalizando muy deprisa, y ello al precio de perseguir, criminalizar y “judaízar” a sus minorías nacionales

El “libertinaje” mercantil y la democracia republicana tienen, al parecer, un límite: el burkini, un invento australiano que, según Aheda Zanetti, propietaria de la marca, es una pingüe fuente de beneficios comerciales. Ojalá nuestros Estados fueran realmente laicos y republicanos y reprimieran otros lobbies y otros negocios: el TTIP, por ejemplo, o la venta de armas a Arabia Saudí o las puertas giratorias. La prohibición del burkini no es sólo un atentado contra el libre mercado en sus expresiones más inocentes: es un atentado ideológico contra las instituciones laicas republicanas que garantizan el derecho común de las sociedades democráticas. Sin duda la izquierda y el feminismo tendrán que discutir mucho sobre la relación entre voluntad, libertad y sociedad, así como sobre la transversalidad del patriarcado, parásito o esqueleto de todas las relaciones de poder, en un imaginario global cortado por relaciones neocoloniales (tanto externas e imperialistas como internas y de clase). Pero entre tanto quedémonos con la fotografía de Niza y sus amenazas. Cuatro hombretones con pistolas obligan a desnudarse en público a una mujer sentada y desarmada. No es una violación. Sí es una violación. No se trata de la república en armas de la Marsellesa sino de  la inquisición religiosa, en versión oficial y uniformada, en el país de la Revolución francesa; y del patriarcado armado, aceptado o aplaudido, en el país de Simone de Beauvoir. Francia, como Arabia Saudí, como el Estado Islámico, impone normas indumentarias a sus mujeres. Los gobiernos europeos se están radicalizando muy deprisa, y ello al precio de perseguir, criminalizar y “judaízar” a sus minorías nacionales, de alimentar al mismo tiempo el terrorismo y la islamofobia dentro y fuera de Europa, de erosionar sus instituciones laicas y republicanas y de renunciar a sus sedicentes valores fundacionales. La prohibición del burkini es apenas un síntoma del derrumbe de Europa. El burkini no amenaza a la democracia; su prohibición sí. Es por eso que todos deberíamos tomarnos muy en serio la fotografía de la playa de Niza. “La mer, la mer toujours recommencée”, escribía el poeta Paul Valery. El laicismo está muriendo y el fascismo, como el mar, recomenzando. No bastará con quitarse o ponerse el velo. Si no defendemos la democracia, nadie estará a salvo.

Veo una imagen estremecedora: cuatro hombretones de pie y con pistolas obligan a una mujer desvalida a quitarse la ropa en un lugar público. No es una violación. Es el laicismo en armas liberando a una musulmana de sus cadenas en una playa de Niza ante la mirada indiferente de algunas virtuosas republicanas en...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Santiago Alba Rico

Es filósofo y escritor. Nacido en 1960 en Madrid, vive desde hace cerca de dos décadas en Túnez, donde ha desarrollado gran parte de su obra. Sus últimos dos libros son "Ser o no ser (un cuerpo)" y "España".

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

52 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Sergi

    Veo dos facciones igual de estúpidas enfrentadas en los comentarios. Yo también leí la entrevista de Maryam Namazie a Marieme-Hélie Lucas que publicó este mismo medio, y si no fuérais tan obtusos como denuncia el autor de adscribiros fanáticamente a uno u otro bando, y de buscar cualquier excusa para cultivar el narcisismo de las pequeñas diferencias, os daríais cuenta de que NO SON INCOMPATIBLES, al contrario, ambos se complementan muy bien.

    Hace 5 años 1 mes

  2. Pierre de Coeur

    Cometes el mismo error que muchos: criticar la prohibición del burkini, cosa que me parece correcta, sin condenar el propio burkini, como si este símbolo de opresión religiosa no tuviera las implicaciones que tiene. Como suelo decir en Francés, es une "guerre de cons" y ambos lados son imbéciles...

    Hace 5 años 1 mes

  3. josetxo

    No entraré en la forma explícitamente agresiva de las palabras elegidas por el autor. El derecho a exhibir la diferencia no lo discute nadie. Pero tomar la defensa --aunque fuera de forma sesgada-- de la represión secular de una religión cuyos presupuestos de intervención y secuestro civil están en las antípodas de la más tímida visión emancipadora del individuo como puede ser la europea en su conjunto, con sus posibles taras e imperfecciones, tomar eso, digo, como eje argumental para criticar algún exceso de celo laico—según el autor—, tan incruento como una norma municipal, eso sí me parece beligerancia religiosa o cuando menos una torpe defensa de que para el ajusticiado sea legítimo escoger o no a su verdugo. Menudo bien. Son centenares de miles si no millones de mujeres; solas, están solas las niñas, adolescentes y mujeres árabes en Europa (no digo ya en sus países de origen) sometidas a una pesadilla de acoso verbal, físico y social por parte de un entorno retrógrado y cavernícola para que se plieguen--de nuevo—(aquí cabe la expresión ¡por Dios!) a la incongruencia de lo comunitario en nombre del (¿?)relativismo social que el autor parece defender. No puedo sino acotar este daño que producen estas opiniones de un modo radical: por mucha elaboración que parezca reflejar el fondo del artículo, se me queda en reflexión débil. Apuntar a la polémica de un posible laicismo represor es no ver la Luna. El dedo señala, no las normas de convivencia que son accesorias, sino, como he escrito antes, el intento de secuestro civil por parte de una religión cuya punta de lanza, sea minoría o tenga raíces algo más extensas, desborda los esquemas más brutales del odio entre humanos: la paranoia de la destrucción de quien no piensa igual. Ese ‘vestir’ simboliza crudamente lo anterior y ni el individuo que elige el símbolo ni la sociedad receptora del mensaje son ingenuos. Ahí es donde apunta el dedo. Recordaré las recientes palabras de Salman Rushdie: “Vivimos una época de cobardía en la que el apaciguamiento y el compromiso parecen atractivos a muchos que deberían ser más atinados. La izquierda llamada ‘regresiva’ se vuelve tan nefasta en este contexto como antes lo fue la derecha.”

    Hace 5 años 1 mes

  4. Braanstein

    Yo recomendaría a todos los que se adhieren con sus comentarios a la postura de este señor que leyeran la entrevista que en esta misma sección se le hace a Marieme-Helie Lucas. Desmonta con argumentos tan irrefutables ese progresismo de salón que supuestamente defiende la libertad, que seguir erre con erre en esa línea es de burros borricos, o de auténticos insensibles ante el dolor ajeno.

    Hace 5 años 1 mes

  5. Josemari

    Esta gentuza armada que obliga a desnudarse a una señora que no ha hecho nada a nadie, seguro que, acto seguido, me obligaría a vestirme si yo estuviera desnudo a su lado. DEJADNOS A TODOS EN PAZ, FASCISTAS.

    Hace 5 años 1 mes

  6. Azilde Leal

    La laicidad nunca ha encontrado nada que reprocharle a las monjas y a los curas por su atuendo y, es más, se subvencionan sus instituciones de enseñanza en Francia como en otros países laicos.

    Hace 5 años 1 mes

  7. Rafael_F

    Al leer determinados comentarios, me vienen a la mente las palabras que Alejandro Lerroux dirigiera a sus "jóvenes bárbaros" -así se llamaban- cuando les decía algo así como: "Arrancad el velo a las novicias y hacedlas madres"

    Hace 5 años 1 mes

  8. Mercè Maure Seraña

    "Ojalá nuestros Estados fueran realmente laicos y republicanos y reprimieran otros lobbies y otros negocios: el TTIP, por ejemplo, o la venta de armas a Arabia Saudí o las puertas giratorias" Añadiría los acuerdos con el estado Vaticano, las subvenciones públicas a centros que discriminan por sexo... ¡Qué manía con convertir al infiel! Bueno, esa y la de hablar de trapitos.

    Hace 5 años 1 mes

  9. manuel

    Muy claramente de acuerdo con el articulo y el comentario de Sebastían. Desde hace algunos días en Francia se huele muy mal, pero por suerte el tribunal acaba de poner un poco de orden en la locura política. Lo malo es que estamos ha pocos meses de las elecciones y como no logran destruir el verdadero terrorismo es decir el paro y la destrucción de el estado social, pues a pegar a los musulmanes como ayer los judíos, las mujeres o los gitanos (en fin para las dos ultimas categorías la lucha sigue vigente) .

    Hace 5 años 1 mes

  10. Carlos Quesada

    Muy buen reflex pero se equivoca cuando afirma que "la mayoría vota libremente a un partido imputado por corrupción". Si se refiere al PP, solo obtuvo el 23% del censo y el 32% del voto válido, muy lejos de la mayoría. Sobredimensionar sus apoyos ayuda a los corruptos.

    Hace 5 años 1 mes

  11. Javier

    Todos aquellos que critican con dureza, burla y grosería el artículo de Santiago Alba creo, a mi entender, que no comprenden el verdadero significado de Estado laico. Es clarificante el artículo.

    Hace 5 años 1 mes

  12. Carlos

    Santiago, en mi opinión estás totalmente equivocado. Creo que deberías reconsiderar las opiniones que viertes en este artículo. Mejor leer más y escribir menos. http://ctxt.es/es/20160824/Politica/8002/velo-islamico-feminismo-religi%C3%B3n-islamismoburkini.htm

    Hace 5 años 1 mes

  13. Te Lo Dije, Linda

    Pero, vamos a ver. Todas esas criaturas, las del burkini y las del bikini, los que van en pelotas, los que van en bañador y los que van disfrazados de policías, todas esas criaturas... ¿van a la playa cuando quieren... o cuando les dejan? Todas esas criaturas, ¿pueden ir a la playa cuando deseen o sólo cuando el jefe de la fábrica les da licencia para ir?

    Hace 5 años 1 mes

  14. curted

    El que modera los comentarios como que tampoco es de "númaros". Y de letras, lo justito.

    Hace 5 años 1 mes

  15. explorador

    Es que hace mucho calor en el verano para ir con esos tapujos.

    Hace 5 años 1 mes

  16. Sebastián

    Los comentarios vertidos en este artículo hablan a las claras que la Islamofobia y la intolerancia al individuo perteneciente a una cultura no occidental, crece fuertemente en Europa y empieza a tener adeptos en sectores supuestamente progresistas, como entiendo son la mayoría de los que leen esta página. Por suerte la justicia francesa ha reaccionado a tiempo a éste despropósito. A ver si se entiende que un Estado moderno, así como no puede imponer una vestimenta, tampoco puede prohibirla. A ver si se entiende que una mujer en bikini no es más libre que una con burkini si al final ambas son cosificadas y desprendidas de su humanidad. A ver si se entiende que el laicismo consiste en que el Estado no practica ninguna religión pero que protege su práctica. Prohibir por ley una vestimenta que no hace daño a nadie es estúpido, y más estúpido me parece que haya gente que lo apruebe, lo vea necesario y que encima ataque al articulista por decirlo. Pero es un caso perdido, Europa siempre ha sido un continente intolerante, que solo valora lo propio y "barbariza" lo ajeno porque lo juzga según sus únicos y propios estándares . Tristemente hay que decirlo; se viene el fascismo y el argumento para implantarlo será: o fascismo o "Barbarie".

    Hace 5 años 1 mes

  17. MeesterVanNieman

    Cada vez me produce más desagrado pertenecer a los míos. Es lo que tienen las pertenencias, que siempre hay alguien de los tuyos que te hace verte como ante un espejo deformante: grotesco. La mayor parte de los escribidores de notas al margen que critican este artículo no lo han leído. O, lo que es casi peor, lo han leído sin entender nada. Todo parece indicar que la pertenencia a una cierta izquierda o a eso que antes se llamaba la progresía, se agota cada vez más en el reconocimiento en un reducido número de signos, cada vez más trivial, más simple (quizá eso sea la oligosemia de que habla el articulista)y desgraciadamente más eficaz. Y no es un asunto menor que esa pertenencia haya de pagar (¡qué paradoja!) el peaje de la estulticia (también es verdad que antes de internet nuestras tonterías las decíamos siempre en ámbitos más privados y nuestra audiencia era por eso mismo menor; quizá por esa razón entonces podíamos pasar por menos tontos o por más advertidos). De acuerdo con todo el planteamiento de Alba Rico, que me parece riguroso e inteligente, en el que sólo echaría en falta, si no fuera porque su tema es otro, el lugar del cuerpo, del cuerpo erótico, y del cuerpo femenino, en todo este asunto de los diversos poderes. Y quizá una discusión acerca de esa cosa tan evidente, por lo visto, que pueda ser el patriarcado, ya que en todos estos debates acaba por tomar el valor de aquellos discursos que, al explicarlo todo, acaban por no dar cuenta de nada.

    Hace 5 años 1 mes

  18. José

    Para nada de acuerdo. He escrito esto hace varios días sobre el asunto. A ver qué les parece... https://laestaciondelcambio.wordpress.com/

    Hace 5 años 1 mes

  19. Beatriz

    La mayoría de personas comunes (salvo los que por formación personal o profesional sean especialistas en la materia) sabemos del islam las cuatro ideas simplistas (y, con seguridad, intencionadas) que nos transmiten los medios de comunicación. Reducir, a partir de ellas, un sistema de creencias tan complejo y diverso al esquema tan habitual de islamismo (así, sin matices) igual a fanatismo, me parece intelectualmente pobre y política y socialmente peligroso. Dado que me reconozco poco versada en el conocimiento del islam procuro leer análisis de personas conocedoras del mismo: recomiendo leer el artículo de la socióloga y feminista argelina Marieme Hélie-Lucas (en esta misma página), creo que plantea cuestiones muy interesantes y desmonta determinados argumentarios. Dicho esto creo, al igual que otros comentaristas, que el sr. Alba Rico olvida que la libertad de elegir sólo puede ejercerse cuando la presión de tu entorno inmediato (grupal, familiar...) no impide ese ejercicio; que el patriarcado (en todas sus manifestaciones sociales) convierte a la mujer en el objeto pasivo de su imposición y su dominio, las maltrata y golpea y, en su forma más extrema, las mata. Lo hace en el mundo occidental (donde mueren centenares cada año), lo que escandaliza relativamente, y lo hace por miles en el mundo musulmán (también por negarse a aceptar la imposición en el vestir) sin que provoque artículos escandalizados a los defensores del derecho a "decidir" ir cubiertas de pies a cabeza hasta para bañarse.

    Hace 5 años 1 mes

  20. CarmenK

    La inventora del burkini ha dicho esto: "¿Es mejor un político francés que un talibán?" Ahí queda eso. Pero que alivio comprobar que la mayoría de los comentarios al artículo no tragan con renombrar al laicismo como la nueva tiranía.

    Hace 5 años 1 mes

  21. Moha

    El túnez de Ben Ali no era precisamente laico. Muchas personas que crecimos con Bourguiba, dictador también, pero, este sí, laico, desde finales de los '50 hasta los '80, vivíamos aterrorizadas durante los '90 hasta la Primavera árabe, con el resurgir del islamismo radical que Ben Ali no impedía.

    Hace 5 años 1 mes

  22. Vox pópuli

    Joder! Que cosa más patética,casposa y trasnochada!'.'a ver si evolucionamos un poquito,que ya estamos cansados de oir siempre las mismas sandeces!..'salid del siglo XIX,por dios...y perdón por lo de dios...se me ha escapado,lumbreras!

    Hace 5 años 1 mes

  23. pAtxIkInhO

    Sigo prefiriendo la entrevista de MARYAM NAMAZIE

    Hace 5 años 1 mes

  24. Daniel

    A ver si ahora los fascistas bipolares que han comentado denigrando el artículo y al articulista hacen una lectura más abierta y esta vez aprenden algo. http://www.eldiario.es/internacional/Consejo-Francia-suspende-prohibicion-burkini_0_552245246.html

    Hace 5 años 1 mes

  25. Tariro

    Vaya forma de comenzar el artículo, ya da una idea de lo malo y victimista que va a ser el artículo. Los policías van así todo el día y pueden ser hombres o mujeres, no los mandan fuertes y armados especialmente para someter a los musulmanes en la playa. Por favor. El bikini es un insulto para todas esas mujeres que han luchado por sus derechos y tanto han avanzado en Europa. Yo si veo a una mujer siendo maltratada, llamo a la policía, me da igual si ella piensa que ella es la que tiene la culpa, sentimiento muy habitual en mujeres maltratadas. Tenemos la obligación como sociedad de erradicar los comportamientos abusivos y de defender a los que los sufren, sean conscientes de ello sus víctimas o no.

    Hace 5 años 1 mes

  26. Anticorrectopolítico

    Cinismo, demagogia y esa necesidad de defender las causas perdidas por absurdas que sean para ser mejores que los "prohibidores" en lo moral y ético y sacar pecho.....Esa sra sabía seguro -no viven en un bunker-, que la prenda estaba -hoy ya no.....- prohibida, se podrá discutir la actuación, si es desproporcionada o no, y la idoneidad de la ley, no así si procede o no....., la única mala fe en toda esta historia la firma esa sra que aún sabiendo que infringía la ley ahí se plantó......, no la victimice ya que estaría manipulando.....Mi religión es nudista, pero la ley no me permite ir con mis excelencias al aire en según que sitios.....Hay límites que respecto a estos sres habrá que delimitar ya que nos pilla de nuevas, mediante leyes, confundir libertades religiosas con los espacios comunes con sus respectivas reglas y leyes es contraproducente. Aporte o sino haga castillos en la arena.

    Hace 5 años 1 mes

  27. Josep

    Algunos de los comentarios son mejores que el mismo artículo. Libertad es liberar al esclavo, no hacernos creer que el esclavo es libre, el mejor. Si el islam puede ostentar la religión de sus mujeres, acto de libertad de expresión según el articulista, también sería un acto de libertad arrancarles el velo por parte de un agnóstico recalcitrante, manera propia de ostentar su agnosticismo.

    Hace 5 años 1 mes

  28. Anticorrectopolítico

    Cinismo, demagogia y esa necesidad de defender las causas perdidas por absurdas que sean para ser mejores que los "prohibidores" en lo moral y ético y sacar pecho.....Esa sra sabía seguro -no viven en un bunker-, que la prenda estaba -hoy ya no.....- prohibida, se podrá discutir la actuación, si es desproporcionada o no, y la idoneidad de la ley, no así si procede o no....., la única mala fe en toda esta historia la firma esa sra que aún sabiendo que infringía la ley ahí se plantó......, no la victimice ya que estaría manipulando.....Mi religión es nudista, pero la ley no me permite ir con mis excelencias al aire en según que sitios.....Hay límites que respecto a estos sres habrá que delimitar ya que nos pilla de nuevas, mediante leyes, confundir libertades religiosas con los espacios comunes con sus respectivas reglas y leyes es contraproducente. Aporte o sino haga castillos en la arena.

    Hace 5 años 1 mes

  29. curted

    En respuesta a Luis Candelas (comentario 1.): Pues también hay quien sostiene (ignoro si Tomás o Bebés) que se empieza leyendo a Santiago Alba Rico y, en un cortísimo espacio de tiempo, se acaba oligofrénico abisal.

    Hace 5 años 1 mes

  30. Luis Candelas

    Como diría santo Tomás (de Quincey) se empieza aceptando la lapidación de (presuntas) adúlteras, la ejecución de homosexuales, el degüello de infieles, los niños-bomba, el secuestro y esclavitud sexual de adolescentes... ¡y se acaba aplaudiendo la poligamia patriarcal y reivindicando el burka!

    Hace 5 años 1 mes

  31. arcadi

    Leyendo este artículo, tan desacertado, nos quieren hacer creer que es por casualidad y no por imposición que los hombres vistan como quieran y las mujeres musulmanas cada vez más tapadas.

    Hace 5 años 1 mes

  32. David

    Después de leer lo de 'cuatro hombretones de pie y con pistolas' para referirse a la policía ya he dejado de leer. No hace falta más para saber por donde va a ir el articulo de este juntaletras... Ojala tu hija se case con un Irani (p.ej.) y entonces vienes y me cuentas lo de la libertad y los 'hombretones'

    Hace 5 años 1 mes

  33. julio

    Pero diré algo más. Santiago: Una de las variadas posiciones marxistas y de izquierdas que han hecho tanto daño al marxismo y a la izquierda es precisamente su interpretación y argumentación disfuncional del marxismo y de la izquierda.

    Hace 5 años 1 mes

  34. julio

    Me encantan las respuestas democráticas repudiando los grotescos razonamientos del autor. Bien hecho!

    Hace 5 años 1 mes

  35. Antrotskin

    Tomar el sol cubierto de ropa, bañarse en el mar con la ropa puesta, Contrasentidos cuya única justificación es la necesidad o la obediencia _ciega_ a alguna regla qque no ha tenido en cuenta la razón de algunas actividades no ligadas a la moralidad. Para identificación ein está mostrar los rasgos e incluso la sexualidad aparente. Lo demás es forzar las cosas. en un sentido o en otro.

    Hace 5 años 1 mes

  36. Jesús Díaz Formoso

    Yo libre: Secundo tu propuesta; que se ponga el burkini el nene-nini; o una sotana, que le quedaría plus guay. Pero, por otra parte, prohibir no puede liberar.

    Hace 5 años 1 mes

  37. Albert

    Pues ahora me acuerdo que cuando yo estudiaba las gorras tambien estaban prohibidas dentro del aula de clase. La única diferencia con las gorras, y que sería una falsa diferencia o una manipulación, es que el velo "islámico" y el burkini serían unos signos religiosos o de ostentación religiosa. Nada de eso es verdad, puesto que ni el velo ni el burkini son nunca mencionados en el Corán. Toda una pura invención para presentarse como víctimas de la intolerancia ante la opinión pública, y lo que es más importante, para seguir ganando terreno.

    Hace 5 años 1 mes

  38. Rocío

    Completamente de acuerdo con los comentarios de John Smith, Quedetontoshay y CaesarAugustusTrajanusHadrianus. ¿Desde cuando existe el burkini? He vivido en Bruselas hace años ya y las musulmanas iban a las piscinas con su bañador como las demás occidentales. Incluso las más creyentes nunca llevaron el velo. Esta radicalización hunde sus raíces en los ataques perpetrados contra países árabes desde la primera guerra del Golfo, lo entiendo. Ahora bien, decir que esas mujeres se ponen el burkini en total libertad me parece un insulto. Y las que lo dicen como la inventora del burkini tendrán ya los sesos bien sorbidos y el cerebro bien lavado por el padre, el hermano, el primo, el tío. el novio, el marido o todos a la vez. Ver a un musulmán en la playa con sus bermudas y al lado una mujer tapada de pie a cabezas hiere, me hiere como mujer.

    Hace 5 años 1 mes

  39. Jacques

    ¡Vaya asco de comentarios! Las personas que llevan "burkini" lo hacen por imposición y como símbolo religioso de sumisión. Pero a la mayoría de comentaristas les parece de perlas comerles el tarro a las mujeres de su família para que se gasten el dinero, el tiempo y la salud en maquillarse para no ser "feas", en depilarse para no ser "sucias" y en llevar tacones para "destrozarse mejor la columna" (y esto no es imposición ni sumisión).

    Hace 5 años 1 mes

  40. yo, libre.

    Libertad sería quitarle a la señora el trapo y ponérselo al autor del artículo, que por lo visto debe de ser musulmán converso, como poco. Libertad sería que los creyentes musulmanes llevasen su cuerpo cubierto, los hombres, no las mujeres como objeto de deseo e hijas del demonio público que solo pueden ser disfrutadas en el hogar. Libertad es liberar al esclavo, no hacernos creer que el esclavo es libre. Si en vez de mujeres fuesen vuestros hijos varones los obligados a cubrir su cuerpo veríamos la gracieta. Se acababa bien pronto. Viva Francia.

    Hace 5 años 1 mes

  41. ding

    El rollazo que tú has metido aquí para justificar que una mujer pueda tener la libertad de seguir esclavizada, los musulmanes que obligan a usar esa prenda a esa mujer, bajo pena de castigos muy duros e incluso la muerte, te lo resumen en pocas frases. Allah lo ordena, el hombre odedece. Todas las demás pajas mentales que seas capaz de hacerte no liberan a esa mujer de ninguna de sus esclavitudes ni de sus miedos. Las dos frasecitas que la esclavizan son las que la mujer tendrá en cuenta siempre, porque no aceparlas significa dolor y muerte, porque implican miedo y terror. Cualquiera que ve la escena de la playa se da cuenta de que hay un diálogo totalmente exento de violencia, y mencionar las pistolas, que nadie enarbola, es como mecionarlas cuando un guardia civil te pone una multa. Como muchos periodistas occidentales, estás defendiendo la indefendible, sabiendo quién es libre y quién no para llevar o dejar de llevar unas prendas. Y sabes perfectamente que las mujeres musulmanas llevan lo que llevan por miedo, no por amor a Allah ni por amor a una religión que se convierte en guía forzosa de vida hasta en los más mínimos detalles, condenando a la esclavitud a millones de mujeres. Tus pajas mentales mareando el concepto de democracia, es uno de los ejercicios de cinismo más gordos que he leído jamás, sobre todo porque pareces dar a entender que las mujeres musulmanas tienen derecho a llevar lo que quieran, como si lo que llevan quisieran llevarlo alegremente, sabiendo que el puto velo y el burkini, son prendas cuyo uso establece un libro llamado corán que obliga a los seres más débiles de la cosiedad musulmana a mantener unas formas de vida en las que esos seres no tienen arte ni parte. Francia ha padecido el terror y la muerte proveniente de una religión que rara vez condena los atentados de lo que se ha dado en llamar islamismo moderado, como si el corá, fuera un libro moderado, y como si sus intérpretes no fueran psicópatas despiadados.

    Hace 5 años 1 mes

  42. Gregorio Garcia

    Por desgracia el autor no se entera de nada, os dejo este artículo para que con un poco de suerte, si me llegará a leer, se ilustre él y quien quiera: http://ctxt.es/es/20160824/Politica/8002/velo-islamico-feminismo-religin-islamismoburkini.htm . Saludos

    Hace 5 años 1 mes

  43. Nacho

    ¡Cuanto me alegro que aún haya comentaristas con la lucidez necesaria como para descubrir el nivel de demagogia del articulista.

    Hace 5 años 1 mes

  44. Rocío

    Completamente de acuerdo con los comentarios de John Smith, Quedetontoshay y CaesarAugustusTrajanusHadrianus. ¿Desde cuando existe el burkini? He vivido en Bruselas hace años ya y las musulmanas iban a las piscinas con su bañador como las demás occidentales. Incluso las más creyentes nunca llevaron el velo. Esta radicalización hunde sus raíces en los ataques perpetrados contra países árabes desde la primera guerra del Golfo, lo entiendo. Ahora bien, decir que esas mujeres se ponen el burkini en total libertad me parece un insulto. Y las que lo dicen como la inventora del burkini tendrán ya los sesos bien sorbidos y el cerebro bien lavado por el padre, el hermano, el primo, el tío. el novio, el marido o todos a la vez. Ver a un musulmán en la playa con sus bermudas y al lado una mujer tapada de pie a cabezas hiere, me hiere como mujer.

    Hace 5 años 1 mes

  45. Miguel Angel

    Me estremece que alguien y lo digo por los comentaristas, piensen que es bueno para el estado y la seguridad nacional acorralar a una mujer en la calle para imponerle una ropa, un peinado o una religión, idioma etc. Sin tanta pedantería, ni feminismos ni patriarcados, cada uno es libre de ser y sentirse como uno quiera, evidentemente condicionado por sus circunstancias o acaso como ha ejemplificado el articulista no ejercen su libertad los votantes del partido mas corrupto y reaccionario de la historia reciente de este país, o según vuestra tesis la policía debería rodearles ante las urnas, para hacerles votar por un partido decente. Pdta. Si es que existe alguno salido de la Transición.

    Hace 5 años 1 mes

  46. Rafael Pla López

    El heteropatriarcado no se combate restringiendo las libertades. Que cada cual vaya como quiera, con burkini o desnudo/a

    Hace 5 años 1 mes

  47. felipe

    Bastante más acertados los comentarios que el artículo.

    Hace 5 años 1 mes

  48. Jesús Díaz Formoso

    Hoy el SAT de Málaga ha convocado una rueda de prensa para i nformar de l os avances en esclavitud laboral; Despidos fraudulentos que vulneran el derecho -actualmente al pataleo ... y poquito que te mandan a los de verde tricorniados- sin salarios de tramitación; el despedido durante su baja médica se queda sin paro y sin pensión de incapacidad. Pero no creo que vayan muchos periodistas; están ocupados en hablarnos del burkini, que es algo muuuucho más serio que el fin de las luchas obreras. Por falta de obreros esenialmente, tras la "reconversión industrial" de finales de los 80; a partir de la cual el sindicalismo feneció, asesinado por los Socialeros de González el facha, primo del Martínez de toda la vida. Obreos reconvertidos en parados, silenciados los sindicatos tras la reconversión de la clase obrera en paniaguados y camareros, pervertida la libertad sindical, quedó expedito el camino de los nuevos señoritos de UGT y CCOO, que reinan sobre los esclavos de este siglo XXI que cada vez se parece más al XIX; los señoritos, con sus tecnojuguetes de enésima generación están muy ocupados prohibiendo y ordenando. Saludos a tu mamá, nené, esa que te colocó en la cosa pública de la tele única franquista sin Franco; a dedazo digitalero. Madre y jefa. Pero -en los demás- el nepotismo es muuu malo. El de mi mamá no ¡¡porque yo lo valgo !! Rebelde sin causa, ídolillo de ninis y ninas, Elitista de pacotilla.

    Hace 5 años 1 mes

  49. aziza

    El racismo progresa por la izquierda y se conserva por la derecha.

    Hace 5 años 1 mes

  50. John Smith

    La mujer en bikini no es víctima del patriarcado neoliberal occidental. La cosificación de la mujer en bikini está en los ojos del hombre que la mira. La mujer cubierta de pies a cabeza es víctima del patriarcado religioso. Ha sido educada en que la mujer es inferior al hombre. Su libertad es falsa. El error del autor es creer que todas las libertades valen lo mismo. El valor de la libertad depende de la educación recibida. Y esto no es neocolonialismo.

    Hace 5 años 1 mes

  51. Quedetontoshay

    Que enternecedor es ver a alguien supuestamente de izquierdas defender un signo religioso de sumisión de la mujer al hombre. Eso sí, aderezado de citas a cascopporro para darle más sensación de profundidad filosófica, tal como suelen hacer los pedantes y posturitas que tanto abundan en las humanidades. No creo que se le haya ocurrido averiguar al pedante articulista que le pasaría a una de esas mujeres por no llevar el burkini, qué le harían sus maridos, o sus hermanos, o sus padres. En realidad que sea una imposición le da igual, es tan hipócrita que pretende hacer pasar por libertad el uso de esa prenda y contraponerla a la "dictadura" que según él poco a poco se va imponiendo en la sociedad occidental. Me pregunto desde cuándo para ser de izquierdas hay que mostrar tanta reverencia a una religión más retrógrada aún que la cristiana, y a sus símbolos. Si Marx levantara la cabeza...

    Hace 5 años 1 mes

  52. CaesarAugustusTrajanusHadrianus

    Por desgracia no estoy nada de acuerdo con su texto. Para combatir al heteropatriarcado hay que luchar contra su maximo defensor en nuestra sociedad , y la francesa naturalmente , el Islam que ademas es la mayor amenaza a medio y largo plazo de la laicidad , la democracia , la republica democratica y todo lo que huela a libertad , de expresion , asociacion, religiosa y un largo etcetera Pensar siquiera que una mujer lleva el burkini por su propia voluntad es en el mejor de los casos una muestra de su buen corazon pudiendo ser ceguera progresista o actitud interesada , ya que cuanta menos ropa en climas calidos y con alta humedad , como una playa , mejor se esta debido a nuestra fisiologia como seres humanos que somos , iguales en derechos y libertades sin distincion de sexo cosa que el islam no tolera como bien sabe usted. Por esa razon se debe luchar contra el burkini , como un simbolo de la sumision de la mujer al hombre , marido, hermano, hijo, vecino , iman de la mezquita ... y por supuesto el peor de todos , el malvado hombre blanco heterosexual ateo o medianamente cristiano, capitalista y neocolonialista Parece mentira que viviendo en un pais con el problema de islamizacion que tiene se ponga en contra de atajarlo en Francia antes de que los musulmanes que les imponen el burkini cojan mas fueza y nos impongan otras cosas a los demas . Y eso que en Francia tienen un enorme problema , no aqui en España ...

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí