1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

No empujen, por favor

La solución al bloqueo de nuestro país no pasa por la inmolación voluntaria del PSOE en aras de los intereses de otras fuerzas políticas, y en contra de los intereses de una mayoría de los españoles y españolas

José Andrés Torres Mora 26/08/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La semana que viene asistiremos a la celebración del pleno de investidura, previsiblemente fallida, del señor Rajoy. Hace un par de meses las élites de la derecha y de la izquierda populista (uso el término populista en el sentido del profesor Laclau) estaban convencidas de que el PSOE facilitaría la investidura del candidato del PP, pero algo no ha salido como habían previsto. 

Más allá de su retórica de la mano tendida y de la suma posible, la izquierda populista sigue convencida de que el PSOE es una versión taimada de la derecha y que, además, tiene manchadas sus manos por crímenes de Estado. Esa visión, que inspiró al señor Anguita en los noventa, es la misma que inspira al señor Iglesias en la actualidad. La operación de entonces facilitó la llegada al gobierno del señor Aznar, la de ahora, después de la repetición de las elecciones, ha contribuido a acercar un poco más al señor Rajoy a sus objetivos. En todo caso, para Anguita o para Iglesias, y para quienes piensan como ellos, el PP y el PSOE son lo mismo, de modo que cabe esperar que el PSOE apoye al PP. Y en esa cómoda ilusión se habían instalado quienes aspiran a sustituir al PSOE en el liderazgo de la izquierda, hasta que se han encontrado con el famoso “no es no”.

En el caso del PP la razón de sus esperanzas es la contraria. Confían en que el PSOE desbloquee la situación, porque saben que los socialistas no son como ellos. Es decir, porque saben que los socialistas se sienten responsables del sistema democrático y no quieren someterlo a las tensiones insoportables, a las que el PP sí está dispuesto a someterlo. Rajoy les dice a los socialistas: si ustedes no son capaces de formar un gobierno alternativo, no tienen derecho a forzar unas terceras elecciones. Que es precisamente lo que él, y el señor Iglesias, hicieron con las segundas elecciones. Obviamente, y de igual modo que la lógica de los sueños no respeta las contradicciones, los dirigentes del PP esperan de los socialistas una abnegación cercana al martirio a la par que los acusan de connivencia con el terrorismo a la menor oportunidad. Una oportunidad que en este caso han encontrado en la candidatura del señor Otegi a las elecciones del País Vasco.

Lo cierto es que en este juego de suposiciones y deseos casi nadie se ha molestado en preguntarse por qué los socialistas se niegan a jugar el papel que sus adversarios le han asignado en esta obra. Una obra que consiste, ni más ni menos, que en poner, de nuevo, al señor Rajoy al frente del Gobierno de España. Lo que significa convalidar las políticas y actuaciones del señor Rajoy, de su gobierno y de su partido, a lo largo de la legislatura de 2011 a 2015. En este caso las presiones que sufre el PSOE en la oposición no son iguales que las que sufre gobernando. Si tienes que pagar a los médicos, a los profesores, si tienes que pagar a los funcionarios, y se te han caído los ingresos, los prestamistas pueden presionarte para que cambies tus políticas, como ha descubierto el señor Tsipras. Quienes ahora presionan al PSOE no tienen la misma fuerza, ni los mismos instrumentos de presión, que quienes presionaron para que el gobierno socialista cambiara su política económica en un contexto de crisis mundial, y el PSOE tiene buenos motivos para resistir las presiones.

El que debería resultar más evidente de esos motivos es uno que extrañamente funciona a la manera de La carta robada, está delante de nosotros pero nadie parece verlo. Porque de lo que se trata la semana que viene es de elegir, o no, al señor Rajoy como presidente del Gobierno, precisamente al señor Rajoy. Hay quien trata de minimizar el asunto de las personas, pero ese es un movimiento sospechoso, un movimiento que favorece precisamente a Rajoy, a él personalmente y al sector de la derecha que encabeza. Porque Rajoy no es un líder abstracto, intercambiable por cualquier otro líder de la derecha. Es posible que con otro líder, en lugar de perder más de tres millones de votos por el centro, a favor de Ciudadanos, el PP los hubiera perdido por la extrema derecha, a favor de Vox.  Con Rajoy eso es inimaginable, porque Rajoy, un hombre que procede ideológicamente del franquismo,  representa la posición más reaccionaria de la derecha más reaccionaria. Y no se puede entender la crisis política de nuestro país sin tener en cuenta la actuación de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, de él en concreto. Hay un nexo político e ideológico que lleva desde los gritos contra Gutiérrez Mellado y Suárez en los funerales de las víctimas de ETA, a la acusación al presidente Rodríguez Zapatero, desde la tribuna del Congreso, de traicionar a las víctimas de ETA. El mismo nexo que lleva desde la oposición a votar el título VIII de la Constitución, o a votar no a toda la Constitución, a pedir en las calles y plazas de España firmas contra Cataluña.

Tranquilícese el amable lector o lectora, no voy a reiterar aquí el memorial de agravios que los portavoces socialistas han expuesto cada vez que han tenido ocasión. Sin embargo sí me gustaría aprovechar para dar algunos datos, bastante elementales, que parecen haber olvidado quienes sueñan con una abstención de los socialistas. Datos que dan cuenta de algo todavía más importante que la opinión de los dirigentes socialistas sobre Rajoy, algo tan importante como la opinión de los votantes socialistas y de los ciudadanos en general. Porque lo que se decide la semana que viene es si se ha de dar la presidencia del Gobierno de España a un hombre al que, en una escala del 0 al 10, los ciudadanos daban un 3,09 en la última encuesta preelectoral del CIS. Y eso como media de toda la población, es decir, incluidos los votantes del PP. Porque si tenemos en cuenta sólo a los que declaraban que iban a votar al PSOE, la valoración del señor Rajoy es de 2,22 sobre 10. El 41% de los votantes y simpatizantes socialistas daban un 0, mondo y lirondo, al candidato y presidente en funciones. Un 77% de los socialistas lo suspenden. ¿Sería razonable que los diputados socialistas facilitaran el gobierno a la derecha que sostiene a Rajoy? La respuesta es no.

Si tomamos la serie del CIS sobre la valoración de la gestión del Gobierno que hacen los ciudadanos y ciudadanas, y calculamos la media para el periodo de la presidencia del señor Rajoy hallaremos que la frecuencia modal, la más citada, de la escala que usa el CIS, y que va de “muy buena” a “muy mala” es, precisamente, esta última. El 35% de los entrevistados dicen que la gestión del presidente Rajoy es “muy mala”.  En comparación, la gestión del presidente Rodríguez Zapatero fue calificada, a lo largo de presidencia, como “muy mala” sólo por el 13%. ¿Sería razonable que el PSOE supliera con sus votos o abstenciones los votos que necesita el señor Rajoy? La respuesta vuelve a ser no.

Ciertamente también la oposición es responsable de la situación política, pero con una mayoría absoluta, resulta difícil eximir al presidente Rajoy de la máxima responsabilidad en la situación política del país. También en este caso la comparación nos ayuda a comprender las razones de la negativa socialista a la investidura de Rajoy. Para el segundo mandato del presidente Rodríguez Zapatero, la media de los que, en la serie del CIS, decían que la situación política era “muy mala”, fue del 21,7%. Durante el mandato del presidente Rajoy la media de quienes consideraban la situación política “muy mala” ha sido del 41,6% de la población mayor de 18 años. Un 75% de las ciudadanía, como media, ha valorado la situación política de nuestro país como “mala” o “muy mala”, durante el mandato del presidente Rajoy. ¿Es esta una razón para que se considere prudente que los socialistas lo mantengamos en el gobierno? Obviamente, no.

Si los sueños son realizaciones de deseos, una abstención del PSOE hubiera colmado los deseos de las élites del PP y de Podemos: el PP tendría el poder y Podemos tendría la oposición. Pero las cosas no han salido como habían previsto, y los socialistas han actuado según el criterio de sus votantes en lugar de atendiendo a las preferencias de sus adversarios y competidores. La solución al bloqueo político de nuestro país va a resultar más complicada de lo que algunos han soñado, y también va a necesitar del concurso de todos, pero desde luego no pasa por la inmolación voluntaria del PSOE en aras de los intereses de otras fuerzas políticas, y en contra de los intereses de una mayoría de los españoles y españolas. Quienes dieron por supuesto que el PSOE iba a resolver las contradicciones de los demás actores políticos, entregando el gobierno al PP, deberían no dar por supuesto lo que ocurrirá a partir del día 2 de septiembre al finalizar la sesión de investidura. Es posible que, después de ese día, más actores políticos entiendan que una situación no convencional requiere soluciones no convencionales. 

----------------------------------- 

José Andrés Torres Mora es diputado socialista por Málaga

Autor >

José Andrés Torres Mora

Doctor en Sociología. Profesor en la Universidad Complutense de Madrid.  Ha sido diputado del PSOE por Málaga en el Congreso de los Diputados.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. luis

    El espejismo de podemos acabó. Mejor llenar los cuadros del psoe (que aun tiene aparato para luchar frente al pp), y las calles para constituir una alternativa fuerte frente a las fuerzas conservadoras. LLevar a la socialdemocracia hacia atrás, propugnando lo publico como un motor tan importante o mas como lo privado para la economia. Y llenar las calles todos los progresistas juntos, y fortaleciendo los sindicatos, que son necesarios, os habeis creido mucho la propaganda derechista.

    Hace 4 años 7 meses

  2. Carlos Villanueva

    Esto (supongo) es una opinión, y como tal la respeto, pero no puedo compartirla. Es un truco muy usado, demasiado, lo de culpar a otros de nuestros fracasos. Me da la sensación que PSOE usa una forma de criterio común a la usada por PP: Yo soy la solución, y hay que apoyarme para que no gane el contrario. Si no me apoyas, serás culpable de que gane el otro. Estamos hartos de este criterio y ya no lo hacemos caso: si no apoyamos SU plan antiterrorista, es porque apoyamos el terrorismo; si no estamos con su política de estado, apoyamos el independentismo y la destrucción de España.... ¡Ya está bien!

    Hace 4 años 7 meses

  3. Radugon

    Artículo para guardar y más pronto que tarde, reenviárselo al autor.

    Hace 4 años 7 meses

  4. Braanstein

    Está clarísimo. Este tio tiembla de pensar que tiene que volver a sus clases, esto es, que tiene que volver a trabajar. Los que vivimos en Andalucía sabemos perfectamente a lo que se dedica el PSOE. Exclusivamente al nepotismo y a buscar puestos cómodos para no dar golpe tanto ellos como familiares y amigos, eso amén de las docenas de canallas del partido que se dedican a esnifarse el dinero de los parados

    Hace 4 años 7 meses

  5. Teodoredo

    Qué malo es Pablo Iglesias, gollum, gollum.

    Hace 4 años 7 meses

  6. Fran

    Vaya pobreza de artículo. Los euros al mes que pago a ctxt valdrían no hacernos pasar por esto.

    Hace 4 años 7 meses

  7. Juan José López

    O sea que de intentar un gobierno de centro-izquierda, nada de nada. Ni mención y eso que es, o era, profesor universatario... ¿Qué querrán ser los socialistas de mayores..?. Veremos.

    Hace 4 años 7 meses

  8. Eduardo Molina Molina

    Hace un rato he escrito un comentario pero no ha sido reflejado. "A Aznar no lo puso el Sr. Anguita, sino la corrupción del PSOE y ahora si sale reelegido el Sr. Rajoy será por el apoyo directo o indirecto del PSOE. No confundamos al personal, el PSOE tiene que situarse en el presente y reconocer que sus votos son prácticamente los mismos que los de UNIDOS PODEMOS. No queremos ser sus monaguillos. Si jugamos es de igual a igual, sin prepotencias.

    Hace 4 años 7 meses

  9. Eduardo Molina Molina

    Aznar lo trajo no el Sr. Anguila sino la corrupción del PSOE; ahora si Rajoy vuelve a ser presidente será gracias a Felipe González, Alfonso Guerra, José Bono, y tantas glorias más, con la inestimable ayuda del Sr. Cebrián. No manipuleís y daros cuenta que UNIDOS PODEMOS tiene casi los mismo votos que el PSOE. Si se habla es de igual a igual y no de monaguillos de nadie.

    Hace 4 años 7 meses

  10. Wrongdoing

    Uf, que intento de manipulación más descarado. ¿Se habrá convencido a sí mismo de lo que dice o es puro teatro?

    Hace 4 años 7 meses

  11. Jesús Díaz Formoso

    Dos cosillas, de entre muchiiiisimas qu no caben: 1.-PREGUNTA: Falta en su relato el episodio en que García y Estadella colocaron el móvil en la cabeza del Presidente Zapatero logrando que asumiese la reforma -más bien la saddamniana madre de tdas las reformas- A DEL ARTÍCULO 135 DEL LIBRITO consitucionalero, que puede decir una cosa y la contraria, según el intérprete esté colocado en un Tribunal o en una revistilla de ciencia ficción judicial. 2.- ASERTO: La "gente" se muestra reacia a elegir entre ladrones de Estado y Ladrones de Estado que además torturaron, secuestraron y asesinaron en nombre de la Libertad y tal. Por eso nos colocaron el cebo de los dos nuevos que nacieron viejos, los Consumidores de Cs y los ninis de Ps. Para dignificar a los carcamales de Estado carcomido por la corrupción Franquista sin Franco en estos últimos tiempos de los "otros" 40 años. ¡¡POR EL CAMBIO!!! JAJAJA.

    Hace 4 años 7 meses

  12. hartodjetas

    Otro sociata anti-Podemos. Y van...

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí