1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Hospitales sirios bajo las bombas: la guerra sin reglas de Moscú y Damasco

Las convenciones de Ginebra prohíben a las partes de un conflicto agredir a personal médico, ambulancias y hospitales. Desde 2011, se han producido 373 ataques contra 265 estructuras sanitarias. Putin y El Assad son responsables del 90% de ellos

Xili Fernández Gazientep (Turquía) , 24/08/2016

<p>Ruina de un hospital apoyado por MSF en la provincia de Idlib, en el norte de Siria, tras un ataque el 15 de febrero de 2018</p>

Ruina de un hospital apoyado por MSF en la provincia de Idlib, en el norte de Siria, tras un ataque el 15 de febrero de 2018

MSF

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Las noticias e imágenes de hospitales u otras infraestructuras sanitarias destruidas en Siria se repiten constantemente en los medios de comunicación. Y lo hacen porque los bombardeos y ataques aéreos –principalmente del gobierno sirio y ruso– son una práctica habitual.

Un reciente informe de la organización premio nobel de la paz, Médicos por los Derechos Humanos (Physicians for Human Rights en inglés), confirmó que desde marzo de 2011 hasta mayo de este año ha habido 373 ataques a 265 estructuras sanitarias. El 90% (336) de ellos cometidos por los gobiernos sirio y ruso: 291 por el régimen de al Assad, 16 por la aviación de Rusia y 29 por el gobierno sirio o la aviación rusa.

Sólo en 2015, un hospital o centro de salud apoyado por Médicos Sin Fronteras (MSF) fue bombardeado cada semana: 94 bombardeos y ataques aéreos dirigidos contra 63 estructuras, de las que 12 quedaron totalmente arrasadas. Asimismo, 81 miembros de sus equipos médicos murieron o resultaron heridos. Esto disminuye aún más la capacidad de un sistema sanitario al límite, que lucha por funcionar pese a una infraestructura fuertemente dañada y a que muchos trabajadores sanitarios han huido hacia otros países por motivos de seguridad. Lo denuncia MSF en su informe Heridos de guerra y muertos en los centros médicos apoyados por MSF en Siria en 2015.

De los 113 hospitales gubernamentales que hay en Siria, 56% se encuentra fuera de servicio parcial o totalmente, según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El ataque a hospitales y personal médico no es exclusivo de los conflictos modernos. Siempre que se ha castigado a poblaciones civiles, se ha hecho lo mismo con los proveedores de asistencia médica. Siria merece, sin embargo, particular atención, debido a las numerosas y variadas violaciones de derechos humanos que el gobierno de Bashar al Assad comete a lo largo y ancho del territorio nacional. Según múltiples testimonios recogidos en comisiones de investigación de Naciones Unidas, fuerzas gubernamentales y milicias afiliadas a éstas interfieren e instrumentalizan el cuidado médico con fines estratégicos y militares, como una política de Estado.

La evidencia de estas comisiones es abrumadora: las fuerzas del gobierno sirio niegan el acceso a cuidados médicos a quienes se encuentran en zonas controladas por la oposición. Para ello, realizan incesantes ataques a unidades médicas, haciendo de los hospitales zonas peligrosas a las que la población teme acudir; atacan al personal médico; y bloquean a los pacientes que requieren tratamiento. Son muchas las víctimas que relatan historias de heridos y enfermos padeciendo en los controles militares –checkpoints–, sin poder acceder al tratamiento médico requerido, siendo atacados nuevamente una vez que alcanzan los hospitales y viendo cómo los médicos que brindan asistencia de forma imparcial son arrestados, amenazados y asesinados.

Esta situación limita también la provisión de medicinas y suministros a los hospitales, cuyo acceso se complica o imposibilita debido a las tácticas militares impuestas desde el aire pero también desde tierra: zonas bajo asedio, combates por el control de los territorios, francotiradores, acceso transfronterizo limitado o completamente bloqueado desde los países vecinos, etc. A esto hay que añadir que los médicos en Siria están lidiando con un contexto repleto de armas prohibidas, como las bombas barril o las armas químicas. En las últimas semanas, activistas y medios locales han reportado ataques del gobierno sirio con gas cloro y napalm en Daraya y Saraqeb, respectivamente. También han informado del uso de proyectiles con gas sarín, agentes nerviosos, bombas de racimo, bombas de fósforo blanco, con el apoyo de la aviación rusa. El personal médico tiene la imposible tarea de tratar a estos pacientes con recursos limitados o inexistentes.

Confirmar estos ataques requiere investigaciones y pruebas que comprueben el tipo de material utilizado y el diagnóstico de los pacientes. La ausencia de organismos internacionales sobre el terreno dificulta, sin embargo, esta tarea.

Con la llegada de actores internacionales al espacio aéreo sirio, especialmente con la irrupción de la aviación rusa en septiembre 2015, el aumento del número de hospitales atacados y destruidos parcial o totalmente confirma que éstos forman parte de los objetivos militares de quienes poseen la soberanía del espacio aéreo.

Bombardear hospitales requiere fuerza aérea y los grupos armados de la oposición no poseen aviones o helicópteros. Son los Estados quienes están bombardeando, los mismos Estados que firman las convenciones que les prohíben cometer estos crímenes.

Al ser considerados objetivos militares, en muchos bombardeos a hospitales se observa el uso de una estrategia militar conocida como 'doble-toque', que tiene por objetivo aumentar el número de víctimas mediante un segundo bombardeo en el mismo lugar, minutos más tarde. Así, se asesina también a los servicios de rescate que acuden a ayudar a las primeras víctimas, incluyendo personal médico. Esto constituye una violación del derecho internacional humanitario.

Estos gobiernos intentan justificar sus ataques a las estructuras médicas bajo el pretexto de que entre los pacientes se encuentran combatientes que forman parte del conflicto. Olvidan que el derecho internacional humanitario, que toda parte en conflicto está obligada a respetar, considera a los combatientes heridos como combatientes fuera de combate –hors de combat--; una vez que éstos son admitidos en un hospital para ser tratados, tienen derecho a la misma protección que el resto de los pacientes que reciben cuidados y tratamiento.

Quede claro que, al señalar todo esto, nadie niega las violaciones de derechos humanos cometidas por los grupos armados de oposición o por grupos terroristas como Daesh o Al Nusra. Muchas de ellas pueden leerse en el apartado dedicado a Siria en el informe 2015-2016 de Amnistía Internacional.    

¿Qué dice la legislación internacional?

En Siria los hospitales son parte del campo de batalla, pese al estatus de santuario que le otorga la legislación internacional en situaciones de conflicto. En las cuatro convenciones de Ginebra de 1949 queda clara la obligación de las partes de un conflicto de cuidar de los enfermos y heridos. El derecho internacional humanitario también otorga protección especial a los hospitales, unidades y personal médico y las normas internacionales de derechos humanos prohíben la privación arbitraria de la vida.

En su título II, el Protocolo I adicional a los Convenios de Ginebra de 1949 relativo a la protección de las víctimas de los conflictos armados internacionales,  de 1977, establece las normas y niveles de protección que han de otorgarse en un conflicto a los heridos y enfermos y al personal sanitario. Entre otras disposiciones, en su artículo 10 se determina que  “todos los heridos, enfermos y náufragos, cualquiera que sea la parte a que pertenezcan, serán respetados y protegidos” y  que  “en toda circunstancia serán tratados humanamente y recibirán, en toda la medida de lo posible y en el plazo más breve, los cuidados médicos que exija su estado. No se hará entre ellos ninguna distinción que no esté basada en criterios médicos”. Y en su artículo 12 decreta que “las unidades sanitarias serán respetadas y protegidas en todo momento y no serán objeto de ataque”.

Además, el derecho a la salud contiene en sí la obligación clave y no derogable de asegurar el acceso a estructuras médicas, bienes y servicios sin discriminación alguna, especialmente cuando se trata de grupos vulnerables o marginados. Dirigir ataques intencionados contra hospitales y lugares ocupados por heridos y enfermos, identificados con el emblema de la Cruz Roja o la Media Luna Roja es un crimen de guerra. Si no están señalados, continúa siendo un crimen de guerra, pero el perpetrador puede alegar que desconocía la existencia de un hospital o estructura médica en el lugar del ataque.

En la Constitución siria, adoptada en febrero de 2012 –meses después del inicio del conflicto armado-- el gobierno se comprometió a “proteger la salud de los ciudadanos, así como a proveer los medios de prevención, tratamiento y medicación a los mismos”. Sin embargo, en julio del mismo año, al mismo tiempo que se elimina el Estado de emergencia vigente desde 1963, se promulga la Ley Contra el Terrorismo que criminaliza la asistencia médica sin autorización gubernamental a las zonas de oposición. Esto viola el derecho internacional humanitario, que indica que bajo ninguna circunstancia se puede castigar a una persona por brindar asistencia médica que sea compatible con la ética médica, independientemente del paciente que se beneficie de dicha asistencia.

¿Cómo se llega hasta aquí?

Varias razones:

-- Cuatro de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (Rusia, Francia, Gran Bretaña y EEUU) participan en bombardeos en la guerra Siria.

-- La peligrosidad del contexto mantiene a raya a las organizaciones internacionales que no sólo proveen asistencia humanitaria, sino que podrían comprobar sobre el terreno lo que los sirios relatan minuto a minuto en una guerra que se documenta en tiempo real, dando fuerza a sus testimonios.

-- Las sanciones impuestas al gobierno de Al Assad son esquivadas gracias al apoyo que brindan a Damasco países como Irán o Rusia.

Y mientras la guerra sigue, así como el éxodo forzado de los sirios. Desde principios de 2014 Naciones Unidas dejó de contar el número de víctimas que genera esta guerra, debido a la falta de fuentes fiables sobre el terreno para contrastar las cifras. Para solicitar financiación a sus donantes con el objetivo de brindar ayuda humanitaria, Naciones Unidas se esfuerza, sin embargo, en ofrecer estimaciones. A los muertos sólo queda enterrarlos y de eso se encargan los sirios.

Los hospitales sirios son atacados, con absoluta impunidad por parte de los Estados obligados a protegerlos y con la luz apagada por parte de los organismos cuyo mandato es hacer cumplir la legislación internacional mediante la denuncia basada en investigaciones; éstas vendrán luego, acompañadas del habitual “nunca más”. Lo que jamás podremos alegar como comunidad internacional es la ignorancia de las normas que se violan en esta guerra, del lugar donde se irrespetan y del perpetrador que las lleva a cabo.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

19 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Que nivel Maribel

    "Camarada cooperante", las personas corrientes no tenemos el CV de Xili "Azzawi" "Suleiman" "Sat Chit2 etc. etc. Ni falta. Al contrario, a los que no somos creyentes, como tu, nos importa poco quién escribe sino qué se escribe. Y es un insulto a la inteleginacia pretender colar la retahila de sofismas de "todo a cien" con que apoyar a vuestras rondallas imperiales: las "primaveras árabes", las olas de SS del Maidan, "revoluciones" de colorines patrocinadas por las clases privilegiadas etc. en fin , vuestras guerras de saqueo y explotación. Es más, seguro que Xili, o quien quiera que sea, cuenta o puede contar en su CV con 3 o cuatro premios de periodismo "Julius Streicher", su estilo y método son idénticos. Y lleva desde antiguo haciendo lo mismo, apoyando con cualquier bulo la toma de poder por vuestros rebanacuellos integristas, los "rebeldes" de tu NATO. Se nota que Julius hizo escuela. Salud.

    Hace 4 años 8 meses

  2. Jesús Díaz Formoso

    Camarada cooperante: Pues a comentar: https://www.youtube.com/watch?v=cKizLYEcvTA Que siga escribiendo; que podamos seguir leyendo y criticando. Saludos

    Hace 4 años 8 meses

  3. SALADIM

    'BOICOT..... DESINVERSIONES...... SANCIONES....... BDS. ¿¿SE ENTIENDE??

    Hace 4 años 8 meses

  4. Montañes

    En Europa hay dos ramas, la de los derechos humanos que hace que la economia sea una mierda. Y la rama de mis cojones, que es la inglesa, que es la que explota y se enriquece. Si tu miras el prisma desde la primera todo te parece muy bonito. El carallo es que la segunda es la que triunfa xD

    Hace 4 años 8 meses

  5. Harto de Mentiras

    Vaya propagandista de los USA que estás hecha, Xili, que tienes nombre de producto para la higiene íntima. Una guerra promovida por USA; Arabia Saudi, Qatar, e Israel y le echas la culpa a quién se defiende.... Camarada Cooperante vete a tomar allá por donde amargan los pepinos. ¿Pero no os dais cuenta que ya no tragamos? MENTIROSOS¡¡¡¡

    Hace 4 años 8 meses

  6. José Luis

    Vaya artículo tendencioso propio de propaganda burda.

    Hace 4 años 8 meses

  7. enrique

    Este artículo es un panfleto al servicio de la maquinaria de guerra del imperialismo occidental y del neocolonialismo otánico. Público forma parte de la prensa del régimen que utiliza las mentiras de guerra más infames para justificar los genocidios contra los pueblos que se resisten a los dictados estadounidenses y sus lacayos europeos. El problema no es la función desinformadora y justificadora del genocidio de Público, el problema son la gente que se llaman de izquierdas y le dan credibilidad a este medio. La República Árabe de Siria junto con su aliado de Rusia resiste el terrorismo criminal y la agresión extranjera imperialista, y eso les duele. Propaganda de guerra como este artículo es una buena señal de que la resistencia siria está derrotando los planes imperialistas y genocidas.

    Hace 4 años 8 meses

  8. Alba_00

    A Soros le gusta este panfleto.

    Hace 4 años 8 meses

  9. Joan

    La guerra no tiene reglas, y si las tiene pocas son escritas... Ninguno de lo...s dos bandos respeta ninguna regla, pero sospecho que si los contrarios al gobierno tuviesen más posibilidades armamentísticas aún serían menos respetuosos que los de Al Assad...

    Hace 4 años 8 meses

  10. Camarada cooperante

    Se concentran en el mensajero y no en el mensaje. Pidan el CV de la autora y contrástenlo con el de uds, se llevarán alguna sorpresita, se los aseguro. Igual ella supongo que lee sus comentarios y muere de risa con las "pajuatadas" que escriben desde la comodidad de sus casas, oficinas, bien lejos del verdadero conflicto. Lo que si les tengo que agradecer es que hagan comentarios, no importa su índole, mientras más hagan la autora más seguirá escribiendo, ese es el único hecho cierto que se desprende de todo ésto.

    Hace 4 años 8 meses

  11. Francisco

    Da que pensar el artículo, aunque simplemente abunda en el hecho ya conocido, el que los ataques contra centros sanitarios son demasiados para que se deban a "errores". La mayoría aplastante de los ataques contra centros hospitalarios son cosa del régimen de Assad II, Rusia al menos parece responsable de solo una pequeña parte de los ataques directos, si bien apoya todo lo que puede al régimen. Este hecho crea si no una responsabilidad directa sí, al menos indirecta, podrían forzar a su aliado a que abandonara la táctica del terror como alternativa y parece evidente que no lo hacen (porque no pueden o porque no quieren). En muchos conflictos recientes quien controlaba el cielo ganaba la guerra. ¿Será este otro caso? Otro hecho que también llama la atención es que menos del diez por ciento de los ataques de este tipo se han realizado por las aviaciones de países europeos o de los EEUU. Parece que cuando se quiere sí se pueden hacer serios esfuerzos (nunca suficientes, pero al menos lo intentan) para evitar los llamados "daños colaterales".

    Hace 4 años 8 meses

  12. gabriel

    no fue EEUU quien bombardeo hospitales de msf? vosotros informad o desinformad?

    Hace 4 años 8 meses

  13. Masdelomismo

    Por el islamofascismo y el interés de las mutinacionales petroleras, Como con el cuñao de Franco: "Rusia es culpable"!!! El periodismo mamporrero español (valga la redundancia) en su tónica. Pobre prensa del régimen ejpañó. Ahora os falta una ronda de ataques a incubadoras, y otra de niños sentados en ambulancias. Que nosotros, la plebe, cuanto más niños nos pongais, menos reflexionamos y tragamos mejor la morralla de propaganda-Otan. Se nota que los vuestros están perdiendo la guerra que montaron USA y sus sicarios de la U.E. hace unos años ,con su golpe de estado (perdón "primavera") falllido contra la república laica de Siria, con pretexto en "manifestaciones" tan inexistentes como las "armas de destrucción masiva", por no aceptar el paso del gaseoducto de Qatar y Arabia Saudí. A fastidiaros,carniceros. Lo llamais periodismo y no lo es.

    Hace 4 años 8 meses

  14. Paco

    Es un gran placer que ver que uno de los responsables no solo no se le nombra. Ese gran defensor de los derechos humanos que es Arabia Saudita, ¿o es que ser productor de petroleo y amigo de EEUU hace que se respeten los DDHH? Demasiados intereses ......

    Hace 4 años 8 meses

  15. Estiben

    https://actualidad.rt.com/actualidad/217030-decapitaron-hijo-ojos-escalofriantes-recuerdos

    Hace 4 años 8 meses

  16. replikante

    Vergüenza de periodismo. Esto es pura basura propagandística. En primer lugar, la organización Médicos por los Derechos Humanos (Physicians for Human Rights en inglés) no ha recibido nunca ningún premio nobel de la paz. En segundo lugar esta organización, en cuyos informes está basado este artículo, está financiada por "The Open society Foundations" de George Soros, la Ford Foundation y el propio Departamento de Estado de los EE.UU. como se puede comprobar en su último informe anual. Estos tres organismos se han destacado en los últimos años por su intervención en el coflicto sirio y por las numerosas campañas de propaganda que, posteriormente, se han comprobado están basadas en mentiras.

    Hace 4 años 8 meses

  17. Antonia Romero

    Debemos de suponer que Xili Fernández es otro de los seudónimos de Musab Azzawi, Osama Suleiman, Rami Abdulrahman, portavoces del Obsevatorio Srio de los Derechos Humanos con sede en una taberna londinense,

    Hace 4 años 8 meses

  18. replikante

    Esto es pura basura propagandística. En primer lugar, la organización Médicos por los Derechos Humanos (Physicians for Human Rights en inglés) no ha recibido nunca ningún premio nobel de la paz. En segundo lugar esta organización, sobre cuyos informes está basado este artículo, está financiada por "The Open society Foundations" de George Soros, la Ford Foundation y el propio Departamento de Estado de los EE.UU. como se puede comprobar en su último informe anual (https://s3.amazonaws.com/PHR_other/annual-report-2014.pdf) Estos tres organismos se han destacado en los últimos años por su intervención en el coflicto sirio y por las numerosas campañas de propaganda que, posteriormente, se han comprobado están basadas en mentiras.

    Hace 4 años 8 meses

  19. condoscañones

    Que huevos!... los malos son los otros. Hay que ser necio, ignorante o mala persona para poner un titulo asi. Los malos: rusos y sirios (Bachar, Putin). Yanquis, europeos, israelis, árabes, y la prensa,,, que hace mucho tiempo es un gran negocio en manos de grandes empresas que buscan un beneficio y no una información veraz, contrastada y todo lo objetiva que se pueda, pasaban por allí... Por cierto, por mucho que insistáis, es evidente que la población de Alepo son escudos humanos a los que no se les deja huir. Menos mal que a España nadie la vino a salvar de su dictador

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí