1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Luis Villares / candidato de En Marea a la presidencia de la Xunta

“Queremos una mayoría de izquierdas lo más amplia posible”

Xosé Manuel Pereiro Santiago de Compostela , 24/08/2016

<p>Luis Villares, candidato de En Marea a la presidencia de la Xunta.</p>

Luis Villares, candidato de En Marea a la presidencia de la Xunta.

Foto cedida por el autor

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Luis Villares (Lugo, 1978), a sus 38 años ha superado dos oposiciones. La que da acceso a la judicatura y la que lo convierte en magistrado especializado en derecho contencioso-administrativo. Ahora se enfrenta, fuera ya de la judicatura, a una tercera, en la que no llega con apretar los codos y más vale no encerrarse, la del acceso a la presidencia de Galicia. Este domingo presentó a los candidatos que le acompañarán en las listas de En Marea, elegidos en primarias por votación de 10.000 personas.

Después de superar la primera oposición, tuvo destino en Fonsagrada, en la alta montaña de Lugo. (“Ejercer de juez fue muy importante para mi formación. Ya tienes una conciencia social, pero te das cuenta, por ejemplo, de que detrás de esos pleitos por las lindes y un palmo de tierra que nos pueden parecer tan arcaicos, están problemas muy importantes de la economía agraria, porque al lado hay terrenos baldíos y la Xunta no promueve la movilidad de la tierra. O con el tema de los desahucios percibes que la legalidad está taponando el ejercicio real de los derechos fundamentales”). Con 32 años accedió a la Audiencia Nacional (“en la sala de lo contencioso, no en la que sale en la tele”), y dos años después solicitó un puesto en el Tribunal Superior del País Vasco (“viví el cese de la violencia, y el alivio de los compañeros, el dejar de tomar vinos en un bar donde estábamos tantos jueces como escoltas”). 

Para pasmo general, lo abandonó para solicitar una plaza en un juzgado de lo contencioso de Lugo (“mucha gente no lo entendió, me decía que estaba tirando mi carrera por la borda, pero para mí era el camino de la felicidad, volver a mi ciudad y a mi tierra. Y allí también me di cuenta de cómo la Administración puede hacer trampa. Denegar prestaciones, por ejemplo, para cuadrar las cuentas. Y como desde las instituciones se puede ayudar a la gente o no”). En Lugo coincidió fugazmente con un juez suplente, Xulio Ferreiro --que dejaría la plaza para presentarse, y ganar, la de alcalde de A Coruña--, pero en donde trabó relación con él fue en la Rede Armela, un conjunto de investigadores en igualdad, derechos y estado social. Villares también es (era) portavoz de Jueces para la Democracia en Galicia y uno de los fundadores de Irmandade Xurídica Galega, una asociación de jueces, fiscales y abogados que promueve la normalización del idioma gallego en el ámbito forense.

En las recientes primarias del partido instrumentalen el que se han agrupado todas las fuerzas de izquierda que no son el PSdeG-PSOE y el BNG, ha obtenido más del 86% de los votos, bien es cierto que sin candidato alternativo. (El escaso 14% restante se supone que son los militantes de En Marea que preferirían a otro candidato, y sobre todo los afiliados a Podemos que querrían haber concurrido en solitario a las elecciones, o conservado su marca). La valía política de Villares está por demostrar (de joven militó en el BNG, al igual, por cierto, que el candidato del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga), aunque hay dos aspectos que pueden ayudar a valorarla: en campo propio no está gustando su autonomía, evidenciada en cosas como declaraciones ecuménicas sobre posibles pactos, o en sus críticas a que se no se hubiese llegado a un pacto de izquierdas en Madrid. En el campo contrario, en el PP, han designado todo un equipo jurídico para revisar sus sentencias y buscar algún detalle con el que minar su credibilidad. Para el perenne cainismo izquierdista y para el instinto de supervivencia conservador, es la pieza a batir. 

¿Por qué tira esta vez la carrera por la borda y se mete en política?

Tengo todo a lo que aspiraba en la vida: una posición, un buen trabajo, tiempo libre, pero me preocupa mi familia, no tengo hijos aunque sí sobrinos, un hermano y un cuñado que son autónomos, un hermano que vive en la precariedad, una madre prejubilada por un problema de salud. Y están los problemas culturales y lingüísticos de Galicia… Todo eso importa, por lo menos a mí. Y el compromiso que en su momento tuve a otro nivel, ahora puede encajar bien en este. La Marea Galega, es un proyecto ilusionante, que acaba de nacer con fuerza, y que está en las coordenadas de lo que yo venía defendiendo desde hace mucho tiempo: en la necesidad de la construcción de un proyecto nacional para Galicia fuertemente comprometido con la justicia social.  

Hay apuestas sobre quién se lo propuso.

Hubo mucho mito y  mucha invención, que si el candidato de Madrid, o de Beiras, o el tapado de X... En primavera se había publicado un rumor, que me causó muchos problemas, porque que mezclen a un juez en política... Lo desmentí y no volví a hacer ninguna declaración. Después del 26J coincidí con Martiño [Noriega, alcalde de Santiago, de Anova] y Xulio [Ferreiro, de A Coruña, de Marea Atlántica] en algún acto. Me preguntaron y les dije que como ciudadano lo veía con curiosidad, pero no podía pensar nada mientras no existiese una organización. El día 30 de julio, día en el que yo empezaba las vacaciones, es cuando se monta Marea Galega, y ahí es cuando hay contactos más intensos, y cuando los alcaldes me dicen: ¿cómo lo ves? Insisto en lo de las vacaciones porque no estaba poniendo sentencias. Propuse pensarlo unos días, pero ya me dijeron que nada de días porque las elecciones estaban convocadas. No fue un problema de convencimiento: nadie podía convencerme. Un juez lo deja todo, deja de serlo. De entrada yo desde el día 4 de agosto dejé de cobrar.

Los jueces que se metieron a candidatos no es que diesen un gran resultado... A lo mejor lo de tener siempre razón se lleva mal con la política.

Una cosa es la profesión de procedencia y otra el papel que tienes que desempeñar en los proyectos. Hubo fichajes estrella en el último minuto para objetivos determinados. Esto no es un fichaje en la medida en que no me postulo para ser una figura independiente en unas listas, sino alguien que se pone al servicio de una organización para su portavocía nacional. Es una implicación plena, me afilio, y asumo los colores, para lo que sea. Dos brazos, una cabeza y un corazón para trabajar.

Da la sensación de que usted es como el auriga o el conductor de diligencias que tiene que arrear un tiro de caballos que no siempre van en la misma dirección y corren a distintas velocidades.

El mérito de Marea Galega como objeto político es hacer que esos caballos vayan en la misma dirección. Un proceso de confluencia, o de unidad popular significa poner en común todo aquello que la gente de distintas tradiciones pueda aportar a la política, los vectores que los unen, dejando de lado las diferencias. El día 30 se demostró que había mucha capacidad de ser generosos en pro de un bien común. Tanto los partidos como las mareas ciudadanas renunciaron en parte a su propia marca y caracterización política para converger con otros y crearon un formato capaz de acoger a gente que no venía de nada. 

En la síntesis de modelos ideológicos, quizás haya dos familias de pensamiento, la nacionalista, la federalista y republicana, no demasiado alejadas, aunque quizás en Galicia se desenvolvían en mundos paralelos. Todos en el seno de la confluencia afirman que Galicia es una nación. ¿Y qué es la nación?: una primera dimensión de aquello que no depende de nosotros, aquellos registros históricos, culturales y lingüísticos que son inconscientes y otros que son conscientes: la afirmación de la voluntad de convivir. ¿Y cómo queremos esa convivencia? Con el otro vector: con el radical compromiso con la democracia y con la justicia social. 

¿Cree que el electorado valorará esa generosidad o más bien se quedará con la imagen de confrontación, amplificada de aquí al 25 de septiembre?

Creo que la gente entenderá que fue un proceso, y por la tanto un camino que hay que andar, que las elecciones generales crearon un ruido que impidió conformar ese proyecto antes. A la gente lo que le interesa es la unidad de acción política, y la premia. AGE se constituyó 15 días antes de las anteriores elecciones gallegas, y sacó 200.000 votos [casi el 14% del total] o En Marea para las generales lo mismo. 

De todas formas, es consciente de que entrar en liza a un mes de las elecciones como entra usted, con un 28% de conocimiento, es un tanto suicida.

Eso era antes de que se supiese que me presentaba (risas). Soy consciente, pero hay un proverbio chino que dice: “si algo no tiene solución, de qué te preocupas, y si la tiene, de qué te preocupas”. El momento en el que estamos es el que es. Lo que tenemos que hacer es compensarlo con el impacto de un nuevo proyecto político como la Marea. La gente agradece la armonía. Si no puede pasar como hasta ahora, que había mucha marca, pero poco discurso, poca candidatura, y ahora hay una marca solvente, un discurso eficaz y una serie de caras que le ponen rostro a todo eso. 

Hablando de caras, las negociaciones con Podemos para que se integrasen en la Marea fueron de “cable azul-cable rojo”, solventadas en el último suspiro gracias a la intervención de Pablo Iglesias, y ahora casi han copado las listas en los puestos de salida.

Yo quedé muy satisfecho de la composición de las listas. Creo que reflejan muy bien la pluralidad interna. Al mismo tiempo, al sentirse todo el mundo representado y no quedar excluido ningún colectivo de los que hasta ahora formaban parte de las tribus de la Marea, esto contribuye a reforzar la idea de unidad, en la medida en la que todo el mundo se identifica con las candidaturas. Ahora tenemos una candidatura multicolor para hacer frente a lo que fue un gobierno negro de Feijóo.

Si pierde el PP la mayoría, ¿habrá coalición de izquierdas? 

No estamos en tiempos de mayorías absolutas. Tenemos muchas cosas en común seguramente con las otras fuerzas de izquierda, porque sabemos que las políticas de Feijóo son altamente nocivas para este país, y por lo tanto tenemos la responsabilidad de ofrecer una alternativa viable. En la medida en la que las demás fuerzas sean capaces de comprender eso, será factible hacerlo. Incluso sería deseable aunque no tuviésemos necesidad de hacerlo. Ampliar la mayoría lo máximo posible.

 Eso sí son la segunda fuerza, después del PP.

También podemos ser la primera. Seamos la segunda o la primera, creo que hay que hablar con todo el mundo.

¿Qué pasó para que hubiese mudanza de discurso, del de la ruptura y la caída del régimen al de que el cambio se hace desde las instituciones?

Stéphane Hessel llamó a la gente a indignarse, y la gente lo hizo, y hubo proyectos políticos que triunfaron en el discurso de la indignación. Algo que fue muy necesario, porque para sacar a la gente a la calle había que poner de relieve todas las injusticias que se estaban cometiendo los gobiernos y el sistema económico. Hessel escribió un segundo librito: ¡Comprometeos!, llamando a una segunda fase, basada en el compromiso. Esa segunda fase es materializar un proyecto político. La llamada de atención del 26J quizá fue "esto está muy bien, pero queremos otra cosa, más contenido, y poder participar". La coalición de En Marea no permitía participar más allá de los propios partidos. Ahora tenemos una herramienta de compromiso que es Marea Galega y tenemos un discurso que se está construyendo.

Pongámonos en el caso de que Feijóo mantiene la mayoría absoluta…

…Una circunstancia poco probable, pero que siempre hay que contemplar. 

Si se diera, ¿usted qué hará?

Yo vengo aquí a remar, si se gobierna, mejor. Siempre que la organización quiera, voy a estar toda la legislatura, sea cual sea el resultado. La suerte de la organización será mi suerte. 

 

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es/2016/08/de-falangista-podemita-reivindicando-su.html

    Hace 4 años 7 meses

  2. Jesús Díaz Formoso

    Y, sin embargo, en IU siguen de cerca los pobemas, sin erre, de España: https://twitter.com/iunida/status/766213596082761728 Habrá que consultar a la militontancia

    Hace 4 años 7 meses

  3. Jesús Díaz Formoso

    Parece increíble; lo es. Y sin embargo es cierto. EXCLUSIVA DE HOLA: https://twitter.com/hola/status/767987292946522112

    Hace 4 años 7 meses

  4. Jesús Díaz Formoso

    Mentalmente: Magnífica pregunta. ¿Qué es la izquierda? ¿Una posición que, con su reflejo –derecha-, abarca la totalidad? ¿Una ubicación geográfica en el seno de una asamblea? ¿El camino hacia una sociedad sin estado -ni clases? ¿Una forma simple –y efectiva- de obviar el Socialismo? Hay preguntas necesarias que, a menudo, olvidamos hacernos. Gracias por recordarlo. Por mi parte, contribuiré al inicio del debate con una reflexión: Ser de Izquierdas significa desarrollar estrategias para tomar el poder declarando muy seriamente que se hace en beneficio indiscutible de todos los de El Pueblo. Ser Socialista es poseer un conocimiento secreto –con su dolor asociado-; la plena conciencia del saber que si escupimos todos a la vez al Consejo de Ministros en pleno, ¡¡ los ahogamos ¡! Y el comprender la causa de ello; entender que, por solos e indefensos que nos sintamos, en realidad no somos la gota; somos el mar. Recibe un muy cordial saludo.

    Hace 4 años 7 meses

  5. Mentalmente

    ¿Y por qué tiene que ser de izquierdas la mayoría? ¿Que significa "de izquierdas"?

    Hace 4 años 7 meses

  6. Jesús Díaz Formoso

    Cómo decimos en Galicia ¿E ti de quén eres? ¿Tiene relación familiar el candidato Villares con el ex Rector de la Universidad de Santiago de Compostela, el también lucense Ramón Villares? Por eso de la casta y tal ...

    Hace 4 años 7 meses

  7. Enri

    ¡¡¡¡ Eso, eso a ver si ya ganan divinamente las Izquierdas en Galicia y en toda España.-!!!---Pero nunca olvidar la moderación en casi todo.----ESTO le gusta a los españoles.----!!!!

    Hace 4 años 7 meses

  8. vientoenpopa

    Otro que se debe a no se que partido, al pueblo, que le den. Si te preocuparas mas de lo que quiere la gente de izquierdas en Galicia, no los que se dicen y aparentan ser de izquierdas aunque sus actos indiquen lo contrario ( le llaman pragmatismo) seguro que te iria peor pero serias mas confiable. Vaya ostia os vais a dar. Es evidente que en Madrid, no se han parado a pensar porque en Galicia gana siempre la derecha -ppsoe- o se trae el pairo. Que oportunidad perdida.

    Hace 4 años 7 meses

  9. Fargo

    Desmentiu o rumor, que lle fixo dano, e resultou ser certo. Agora fala de esquerdas e vai por un partido que se define como nin de dereitas nin de esquerdas. Logo do asalto de Podemos ás listas sairán el e o resto dos deputados podemitas e algún rebotado de AGE. Se AGE rematou como rematou isto xa mellor nin pensalo. Unha candidata por Pontevedra que foi Testemuña de Xehová, asesorada por un ex- falanxista, cos insultos da deputada de Madrid á que non fan dimitir... Que peniña

    Hace 4 años 7 meses

  10. Jesús Díaz Formoso

    Deja Vû - POR EL CAMBIO !! Para aprender del mejor ... https://www.youtube.com/watch?v=tLeqENID2T8

    Hace 4 años 7 meses

  11. Jesús Díaz Formoso

    “Me pagan 150 dólares semanales para que no publique mi honrada opinión en el periódico en el cual he trabajado tantos años. El trabajo de periodista de Nueva York consiste en destruir la verdad, mentir claramente, pervertir, envilecer (..) Vosotros lo sabéis, y yo lo sé; así pues ¿a qué viene esa locura de brindar a la salud de una prensa independiente?”. John Swinton

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí