1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Alfonso Lázaro y Raúl García / TITIRITEROS

“El 'Gora Alka-Eta' se sacó de contexto para sabotear el Carnaval de Madrid”

Laura Galaup 31/08/2016

<p>Raúl García y Alfonso Lázaro, miembros de la compañía 'Titeres desde abajo'</p>

Raúl García y Alfonso Lázaro, miembros de la compañía 'Titeres desde abajo'

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Pasaron cinco días en la prisión de Soto del Real por representar la obra satírica de marionetas La Bruja y Don Cristóbal. Alfonso Lázaro y Raúl García, miembros de Títeres desde abajo, fueron acusados por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno de enaltecimiento del terrorismo e incluidos en el régimen FIES (Ficheros Internos de Especial Seguimiento). Unos meses después, el mismo magistrado archivó la causa por terrorismo y derivó a la justicia ordinaria el supuesto delito de incitación al odio.

La pancarta que sacó una de las marionetas con el lema “Gora Alka-Eta” el pasado 5 de febrero provocó una polémica que copó titulares nacionales e internacionales. El Ayuntamiento de Madrid les contrató para participar en el Carnaval municipal y catalogó el espectáculo como apto para el público infantil. Sin embargo, una vez que Moreno decretó la prisión preventiva y algunos medios de comunicación pusieron en el disparadero a la concejalía de Cultura, los responsables municipales descargaron las culpas sobre Lázaro y García.

Dijimos al inicio de la función que se trataba de un espectáculo antipedagógico. Esta advertencia no la habíamos hecho en Granada

Ha pasado más de medio de año desde que sucedieron los hechos, durante este tiempo los titiriteros han intentado volver a su rutina, actuar por toda España con su programación. Mientras se encuentran de gira responden conjuntamente a las preguntas de CTXT y reflexionan sobre la situación de la libertad de expresión en nuestro país.

Mucho se ha hablado del argumento de La Bruja y Don Cristóbal, ¿qué inexactitudes se han publicado sobre su argumento?

Inexactitudes se han contado un montón, no se apuñala a ningún policía, sino a un violador. No se viola a ninguna monja sino a la protagonista de la obra (una bruja), no se mata a ningún bebé, no se saca ninguna pancarta enalteciendo a nadie, no se sacó el libro Contra la democracia sino la portada impresa en una cartulina. Al principio se dijo que hablábamos en euskera y el poco texto que hay es en esperanto. Es más fácil contar las inexactitudes que las coincidencias.

Con la función ustedes querían denunciar los montajes policiales, ¿se han sentido víctimas de un montaje policial o judicial?

Efectivamente, los montajes policiales son uno de los temas que aparecen en la historia de la bruja. Entendemos que hemos padecido un montaje, pero no uno al uso sino uno improvisado y descaradamente grotesco. Es decir, no pensamos que estuviésemos siendo investigados previamente y la policía se esforzase en construir una falsa acusación, sino que aprovecharon la aparición del cartelito de Gora Alka-Eta para sacarlo de contexto y sabotear el Carnaval de Madrid.

 Tanto el juez como la fiscal conocieron el sentido que tenía el cartelito, pero evidentemente les daba igual

Esa misma mañana ya habían intentado reventarlo cuando quisieron detener al presentador de las actuaciones infantiles que hubo en la plaza de la Remonta. Lo que sucedió después de nuestra detención es muy esclarecedor sobre cómo funciona el poder para construir una realidad que se ajuste a sus fines. Toda una maquinaria de dominación bien engrasada: policía política que cuenta con ficheros ilegales, jueces, fiscalía y gabinetes de prensa de la Audiencia Nacional, medios de comunicación pagados por partidos políticos, y la cárcel para poder mantenerte aislado, mudo e indefenso.

¿Con qué objetivo se enseñó la polémica pancarta 'Gora Alka-Eta'?

Esta pancarta sale en un contexto en el que después de que un policía deja ko a la protagonista, coloca en la casa varias pruebas falsas para acusarla de terrorismo. En esa escena aparece esta pancarta. Es un juego de palabras que no significa nada, pero que cualquier persona que esté viendo la obra puede identificar fácilmente y comprender que las pruebas que le están poniendo son sobre terrorismo. Además aparece también una simulación del libro Contra la democracia que ha sido usado en operaciones como Pandora, Pandora II o Piñata como prueba de que existe una supuesta organización terrorista de carácter anarquista.

¿Qué opinan sobre las interpretaciones que hizo el juez y algunos medios al relacionar ese mensaje con apología del terrorismo?

Cuando nos tomó declaración, tanto el juez como la fiscal conocieron el sentido que tenía el cartelito, pero evidentemente les daba igual. Era una buena ocasión para tratar de minar a sus enemigos políticos. Así que dijeron que daba igual el contexto, que fuese como fuese era un delito de enaltecimiento del terrorismo.

El Ayuntamiento mintió al decir que desconocía el argumento de la obra

Ahora han cambiado de criterio, pero no porque tengan más datos, sino porque la gente con un mínimo de interés ha ido conociendo lo que queríamos contar en nuestra historia. Entonces la justificación jurídica inicial se convertía en absurda.

¿En qué momento se dieron cuenta de que la función no estaba marchando bien?

Al poco de empezar, ya con la escena del propietario, varios padres empezaron a quejarse con gritos como “iros a Cuba” y otros gritos con las mismas connotaciones. Otras madres después nos contaron que solo eran dos o tres padres. Cuando nos pararon la obra, la responsable del Ayuntamiento que estaba allí nos dijo que algunos padres habían llamado a la policía.

Y, ¿cómo fue el momento de la detención policial?

Cuando nos paran la obra un agente municipal sin uniformar identifica a Raúl y al poco tiempo llegan más municipales, varios coches de policía nacional y un par de furgonetas. Hubo madres que se quejaron diciendo que eso sí que les parecía violento. Entraron a hacer fotos dentro del teatrillo y nos tuvieron bastante tiempo retenidos en los coches. Nos imaginamos que mientras registraban el teatrillo.

¿Recuerdan si había muchos niños entre los espectadores? En ese caso, ¿avisaron a los padres de que la obra no se dirigía a un público infantil?

No habría más de 50 personas, aunque la mayor parte del público eran menores acompañados de adultos. Como sabíamos que el ambiente político de Madrid nos podía traer algún problema, dijimos al inicio de la función que se trataba de un espectáculo antipedagógico en el que los personajes cometían actos atroces y violentos. Esta advertencia no la habíamos hecho en Granada, cuando estrenamos la obra una semana antes.

¿En algún momento se plantearon no interpretar la obra debido a la presencia de niños?

En ningún momento. De habérnoslo planteado, habría sido por la presencia de padres fascistas y policías de paisano y no por la presencia de niños. Aunque la obra en sí misma no está pensada para un público infantil, las escenas que aparecen son simples escenas de teatro de cachiporra, es decir, que en ningún caso pueden resultar problemáticas o traumáticas para el desarrollo de un menor.

Declararon en la Audiencia Nacional, entraron en la cárcel, se intervinieron sus comunicaciones, ¿cómo recuerdan esos días?

Con la declaración en la Audiencia Nacional nos quedamos con la sensación de que daba igual lo que dijéramos, parecía sólo un trámite. Sobre la entrada a prisión era algo que sorprendía a todo el mundo, tanto a nosotros como a mucha gente en la calle y de dentro de la cárcel.

El Ayuntamiento indicó que desconocía el argumento de la obra, anunció una investigación para depurar responsabilidades, ¿les decepcionó la postura adoptada por el consistorio de Carmena?

Mintieron al decir que desconocían el argumento de la obra y al decir que nosotros les habíamos vendido otra cosa. Sobre su postura, ya hemos hablado en otras entrevistas, pero imagínate que alguien te contrata para realizar un espectáculo y después te denuncia por hacerlo.

¿Qué contacto han mantenido con los responsables del Ayuntamiento tras la entrada en prisión?

Después de esto no hemos mantenido ningún tipo de contacto con ellos, ni ellos con nosotros, más allá del puramente administrativo.

¿Cómo ha quedado el contrato tras todo lo sucedido?

Hace poco les enviamos la factura y nos han pagado mil euros más el IVA, lo correspondiente a las dos funciones que teníamos contratadas.

Tras la representación de la obra se despidió al programador, que no era un cargo político. ¿Les ha llamado la atención que no haya habido responsabilidades dentro del equipo de Carmena?

No, el Ayuntamiento se lavó las manos denunciándonos a nosotros y quitándose de enmedio a la persona que nos había contactado para la contratación. Con esto les valía para defender su sillón.

¿Creen que en España ha habido una involución del derecho a la libertad de expresión?

Creo que es obvio, no somos ni mucho menos los primeros artistas represaliados, ni esto es un hecho aislado. Esa involución se ve en las sentencias. Ya en democracia se ha perseguido a muchos grupos musicales por sus letras. Soziedad Alcoholica fueron juzgados por el Síndrome del norte y Explotacerdo y fueron absueltos porque su discurso entraba dentro de la libertad de expresión. Y más recientemente se puede ver esa involución en las sentencias, muchas performances contra el aborto han sido represaliadas.

No somos ni mucho menos los primeros artistas represaliados, ni esto es un hecho aislado

A Eva y Laura las condenaron a un año y un mes de cárcel por una performance en la que se quemaban billetes falsos ante la Bolsa de Barcelona. Abel Azcona está a la espera de juicio por exponer una obra que consistía en la palabra pederastia escrita con hostias consagradas. Pablo Hasel fue condenado a dos años por enaltecimiento al terrorismo. Al igual que el poeta Aitor Cuervo, que ha sido condenado a un año y medio. Y fuera de lo artístico solo hace falta ver las operaciones Araña en las que han detenido a gente por comentarios o chistes negros en redes sociales. O más absurdo todavía, la reciente denuncia a una mujer por llevar un bolso con el acrónimo A.C.A.B (all cops are bastards) pero con la inscripción “all cats are beautiful” (todos los gatos son bonitos).

De cara a próximos proyectos, ¿creen que lo sucedido les puede afectar a la hora de plantearse una autocensura en futuros argumentos teatrales para evitar problemas?

En estos primeros meses hemos sentido la necesidad de cuidar qué cosas decimos o hacemos al tener el foco mediático encima, pero esperamos que las cosas poco a poco vayan volviendo a la normalidad, y que la prensa y la gente se vaya olvidando de nosotros una vez termine el proceso penal que aún sigue en marcha.

¿Ha afectado la polémica a su programación?

Sí, y no solo a nosotros. Ya teníamos apalabrados algunos bolos con La Bruja y Don Cristóbal y los tuvimos que anular. Nos afectó en otros trabajos, o a otras compañías con las que colaboramos a nivel individual. Algunas han tenido que buscar a otra persona para participar en pueblos por las medidas cautelares abusivas que teníamos impuestas al principio. También se cancelaron bolos al no encontrar gente que nos pudiera cubrir rápidamente.

El ministro del Interior llegó a decir ante los medios de comunicación que “estaba muy de acuerdo” con su entrada en prisión. Una vez que la causa se ha archivado, ¿qué se les pasa por la cabeza tras escuchar estas declaraciones del responsable de políticas policiales y de seguridad?

Es el mismo ministro que ha puesto a la Policía a perseguir a sus adversarios políticos, que condecora a supuestos periodistas que trabajan para ellos y a la Virgen del Amor. La realidad de este país es que somos gobernados por un entramado que actúa de forma similar al crimen organizado pero con toda la maquinaria que las instituciones del Estado ponen a su servicio. La verdad es que no nos sorprenden sus declaraciones, no confiamos en nadie que se arrogue el derecho de gobernarnos ni esperamos nada de ellos.

¿Se plantean denunciar a medios o administraciones después de que se hayan desestimado las acusaciones de apología del terrorismo?

No nos lo hemos planteado, sí es cierto que nuestras familias sí. Ellas también han sufrido mucho con todo esto.

Actualmente tienen una causa abierta por incitación al odio, ¿en qué punto se encuentra?

La Audiencia Nacional se ha inhibido a favor de un juzgado ordinario al entender que no son competentes en este tema. Nosotros hemos recurrido tanto esta decisión como que el archivo de enaltecimiento del terrorismo sea provisional y no libre. El 9 de septiembre se junta la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional para deliberar sobre nuestro recurso. Por un lado, entendemos que sí son competentes para archivarlo ya que la instrucción que han realizado se refería a ambos delitos. En caso de que no lo archiven, confiamos en que cuando llegue a un juzgado ordinario éste lo archivará ya que la acusación no tiene ni pies ni cabeza. Pero nunca se sabe.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mate

    Es inadmisible que un artista o cualquier ciudadano pueda ser detenido por una obra o por lo que dice, la libertad de expresión es un derecho fundamental que no puede ser conculcado. Ahora bien otra cosa es pedir responsabilidades a los que contrataron a estos mamarrachos con dinero público.

    Hace 4 años 8 meses

  2. Alvaro

    Hola Raul! Aqui Alvaro, el primo del Korbatxo. Os leo desde Canada. Me ha encantado lo que habeis escrito. Estuve siguiendo el tema desde que ocurrio, defendiendoos ante mis amigos y conocidos. Os mando mucho animo, que esto se va a quedar en una breve molestia causada por el estado del malestar. Ante todo no dejeis que os afecte mas, que no ejerzan mas poder sobre vosotros. Seguid libres y disfrutando mientras haceis lo que amais. Un GRAN abrazo y gracias a CTXT por daros voz alta y clara.

    Hace 4 años 8 meses

  3. Porcomiserio

    Las limitaciones a la libertad de expresión sólo afecta a la izquierda. La extrema derecha puede vejar a víctimas del terrorismo, amenazar con pegar un tiro a políticos de izquierdas y lo que les dé la gana.

    Hace 4 años 8 meses

  4. Mentalmente

    Alka-ETA es una organización internacional, e incluso, puede que intergaláctica, que quiere impedir la libre expresión en todas partes.

    Hace 4 años 8 meses

  5. Nui

    mi solidaridad con estos artistas y demás represaliados por ejercer su autentica funcion, la de ser criticos con el poder, con cualquier poder.. solo leer esta frase lo dice todo: sic.. "La realidad de este país es que somos gobernados por un entramado que actúa de forma similar al crimen organizado pero con toda la maquinaria que las instituciones del Estado ponen a su servicio..."... no cabe ningun comentario mas sobre quien gobierna Españistan gracias a la complicidad de un 33% de los ciudadanos que los votan o de un 40% que lo repite con su abstencion.. Salu2 de un emigrante

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí