1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Igor Yebra / Bailarín

“Muchos jóvenes dejan el ballet por los comentarios homófobos”

Isabel Camacho 31/08/2016

<p>El bailarín Igor Yebra, tras una representación.</p>

El bailarín Igor Yebra, tras una representación.

IGORYEBRA.ES

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Igor Yebra (Bilbao, 1974) ha abandonado el Ballet de la Ópera de Burdeos después de 14 años de triunfos. En 2002 le invitaron a interpretar al príncipe de La bella durmiente y cuatro años después le nombraron su bailarín estrella; y ya no le dejaron marchar. Desde allí ha recorrido los principales escenarios del mundo, así como es uno de los bailarines más premiados y reconocidos. Pero, al contestar el teléfono, lo primero que se escucha de fondo es el llanto de su bebé. Entonces, el bailarín se ríe y comenta jocoso “a ésta no la podemos hacer callar”. 

Como tantos jóvenes ahora, él también tuvo que marcharse de España para poder cumplir sus aspiraciones y le surge la queja cuando recuerda que entonces nadie protestó. A los 14 años ya actuaba como bailarín profesional y ahora cree que ha llegado el momento de empezar a escribir nuevos capítulos en su vida. Pero, como cuenta, siempre seguirá siendo aquel chaval que abandonó su sueño de ser portero del Athletic, “indudablemente”, para dedicarse a la danza con pasión, trabajo y constancia, las tres palabras mágicas de su vida.

Su próxima interpretación será para dar vida a Zorba, el griego. Un sueño que se hará realidad bajo la coreografía del gran Lorca Massine el próximo mes de noviembre en Bilbao.

He bailado muchos lagos de los cines y bellas durmientes y es difícil encontrar motivaciones para seguir haciéndolo

¿Qué ha pasado para que decida abandonar el Ballet de la Ópera de Burdeos?

El repertorio es de los grandes ballets clásicos y encima son versiones a lo Nuréyev, en las que el hombre tiene un máximo protagonismo y los ballets están llenos de variaciones y muchas técnicas. Por lo tanto, ha llegado el momento de empezar a dejar de lado este tipo de cosas. Y, al tiempo, hacer otras propuestas que se parecen más a lo que soy yo y que al final tenía que rechazar porque tenía compromisos firmados con la Ópera de Burdeos. En los últimos dos años, ya no formaba parte de la compañía, estaba como artista invitado y era un caso muy atípico. A lo largo de mi carrera he bailado muchos lagos de los cines y bellas durmientes y es difícil encontrar motivaciones para seguir haciéndolo. Era el momento de pasar página y empezar a escribir otros capítulos.

¿Tiene ya pensado algún capítulo? Tiene experiencia en coreografías. ¿Qué va a hacer?

No lo sé. Nunca me ha gustado definirme de ninguna manera. He tenido la fortuna de atacar todos los repertorios, desde el clásico puro, al contemporáneo y el más moderno. Hace poco estuve en Georgia y allí tuve que bailar georgianas, la danza española de El sombrero de tres picos. Como maestro, llevo desde hace años dando clases. Lo mismo como coreógrafo. Yo lo que no hago es cerrar puertas y decir no a nada. Veremos qué me va surgiendo en el camino.

¿Algo inmediato?

Lo más inmediato es en noviembre. Tengo una gira con el Ballet Nacional de Sofía interpretando Zorba el griego. Una gira por España que empezamos el 18 de noviembre en Bilbao y recorrerá distintas ciudades españolas, con coreografía de Lorca Massine. Llevo diez años interpretando este ballet, pero el coreógrafo solo me dejaba hacer el segundo rol, el del  norteamericano. Me veía muy jovencito para afrontar el de Zorba y ahora, por vez primera, voy a poder cumplir el sueño de mi vida.

¿Va a seguir estableciendo su base en Burdeos?

Por el momento, me quedo allí porque mi mujer (Oxana Kucheruck) es la primera bailarina del Ballet de la Ópera de Burdeos. Seguiré repartiendo mi vida entre Burdeos y Bilbao, donde tengo la escuela.

Como tantos jóvenes ahora, se marchó de España para sobrevivir. ¿Hubiera llegado a ser bailarín si no toma esa decisión?

Los bailarines nos hemos ido no porque quisiéramos, sino por obligación. Ahora, nos escandalizamos porque muchos jóvenes con mucho talento se tienen que marchar porque no tienen trabajo. Nadie se escandalizó cuando nos pasó lo mismo a nosotros. Es un tema del que no se ha hablado suficiente y sobre el que se pasa por encima. Como siempre, hemos sido la hermana pobre de todo, ni siquiera la Cenicienta. Estamos muy por detrás de todo eso. Es una pena para el país, que se lo pierde sin más. Porque a nosotros, para lo que nos ha servido es para que se nos reconozca internacionalmente. Si nos hubiéramos quedado aquí, probablemente nuestras carreras no hubieran ni despegado.

¿Se ha avanzado desde entonces  o la danza española y el flamenco siguen siendo la única tradición de ballet, como se ha quejado alguna vez?

Me gusta ver siempre el lado positivo. Si miramos lo que era el ballet después de Franco y lo comparamos con lo que es hoy y con el talento que ha salido desde entonces, hemos dado pasos gigantescos gracias, sobre todo, al esfuerzo individual. Es increíble porque se han conseguido cosas maravillosas. Eso te hace pensar en lo que se podría haber conseguido si hubiera más ayudas a la danza y una voluntad real de impulsarla.

Nacho Duato desaprovechó una generación de bailarines y solo potenció la danza de su estilo

Y la respuesta es que se podrían hacer cosas increíbles, como pasó con el baloncesto, con el fútbol... cuando todos trabajaron en el mismo camino se empezaron a ganar medallas. Hace años esto no pasaba en el deporte, por poner un ejemplo que todo el mundo entienda: todo el mundo entiende de deporte y pocos de cultura. Digamos que el Estado, los estamentos siguen sin apostar por la danza.

Incidiendo en la falta de apoyos y reconocimientos, hace unos años Nacho Duato decía que se sentía más cerca tomando un pulpo en Suiza que un bacalao al pil pil en Bilbao. ¿Cómo siente su conexión con España, con el País Vasco?

Yo soy bilbaino cien por cien y soy vasco cien por cien. La prueba es que a mí me gusta la gente por los hechos no por las palabras. Hay gente que se pasa la vida llorando y no hace nada, solo esperar. Hace diez años abrí una escuela cuando todo el mundo me dijo que estaba loco y que no hay escuelas de ballet que se dediquen a esto y yo aposté por ello, con eso está todo demostrado. Me gustaría saber quién dio de comer a Nacho Duato durante 20 años. Creo que fue el Estado español el que le dio de comer. ¿Por qué nadie le responde de esta manera y le dice este tipo de cosas?

Muchos jóvenes con talento se tienen que ir porque no tienen trabajo. Nadie se escandalizó cuando nosotros tuvimos que marcharnos

Yo respeto que es un gran artista y un gran coreógrafo pero me parece un poco fuerte que haya gente que ha estado viviendo de nuestros impuestos y que haga ese tipo de comentarios. Estuvo 20 años e hizo un gran trabajo... por la danza de su estilo pero no potenció el resto de bailes, sobre todo el ballet clásico. Desaprovechó una generación de bailarines como Tamara Rojo que podía haber venido a este país invitada por su compañía y a él no le interesó. Y, eso ocurrió en los años en que había dinero porque ahora no hay dinero para eso. No creo que sea la persona más adecuada para decir estas cosas contra España.

Ha hablado de su apuesta al abrir la escuela de danza en Bilbao. Es para niños y para mujeres mayores de 30 años. Porque supongo que no habrá hombres, teniendo en cuenta los prejuicios. 

Sí, sí, (se ríe). También hay hombres. La escuela lleva abierta 10 años. Hemos sobrevivido a la crisis y eso da una respuesta. Es cierto que no había escuelas que se dedicaran  exclusivamente al ballet clásico. Había de kárate o de lo que hiciera falta, pero nada así. Nosotros estamos haciendo ahora danza contemporánea y vivimos de eso y vivimos bien. En los dos últimos años, la escuela se ha quedado pequeña en infraestructura y los que se quieren dedicar profesionalmente a la danza terminan de formarse fuera. Hemos conseguido mandar bailarines a la escuela del Royal Ballet de Londres o a San Francisco; también a una niña que ha estado en el Bolshoi de Moscú y en Hamburgo, con Marcelo Mayer.

En la escuela, cuando los chicos llegan a los 12 o 13 años, empiezan a abandonarla y, al indagar, veo que es por el entorno

La escuela está abierta para alumnos desde los 4 años. Quiero que la gente se dedique a la danza lo más profesionalmente posible, que lo poco o mucho que aprendan lo aprendan muy bien. Que cuando vayan a ver un espectáculo de danza lo disfruten más todavía. El ballet clásico, aunque sea a nivel amateur, es lo mejor que hay para mantener el físico. Es como un deporte de élite. Muy sacrificado y puede ser hasta nocivo para el cuerpo, pero, a nivel amateur, no hay un deporte que nos haga trabajar todos los grupos musculares, la coordinación y la elasticidad como lo hace el ballet. Y, está la elegancia, el amor por el arte. Un bailarín profesional debe ser poeta, escultor, pintor y músico al mismo tiempo porque trabaja con todas las artes, las reúne y las transforma en una.

Un proyecto muy bonito que tengo para finales de septiembre es hacer un taller coreográfico en Deulada (Comunidad Valenciana) en el que vamos a estudiar qué es la escultura  y crear sobre una pieza escultórica una pieza de danza. Estos proyectos me motivan a seguir adelante. Es una manera de acercar la danza, porque estará abierto a todo el mundo. Acercar mi profesión y la escultura, que es otra de mis pasiones. Que no todo sea fútbol, con lo que a mi me gusta el fútbol.

¿Siguen existiendo, los prejuicios?

Algunos niños, al llegar a cierta edad, dejan el ballet por los comentarios. Es muy duro pero es real. Mi padre y mi madre querían ser bailarines y en su época les llamaban puta y lo otro. Yo tengo niños en mi escuela y las cosas han cambiado con respecto a lo que me hacían y decían, que era de todo. Lo que hoy se llamaría acoso escolar o bullying. Pero como yo tenía claro lo que quería ser pasaba de ese tipo de cosas.  El tiempo, afortunadamente, me ha dado la razón. En la escuela, cuando los chicos llegan a los 12 o 13 años, empiezan a abandonarla y, al indagar, veo que es por el entorno. Muchos jóvenes dejan el ballet por los comentarios homófobos.

A partir de esas edades, les miran como a bichos raros. Pero no sólo en el colegio, sino en su entorno. Eso me parece muy duro. Creo que debemos evolucionar. Aplaudimos de boquilla el matrimonio homosexual. Pero hay muchas cosas que son solo de boquilla. En lo intrínseco de la sociedad, seguimos teniendo mentalidades y prejuicios que vienen de hace mucho tiempo y que son imposibles de cambiar en cien años. Eso va a llevar su tiempo pero hay que conseguirlo.

Aplaudimos de boquilla el matrimonio homosexual. Hay muchas cosas que son solo de boquilla

Lo que está claro es que la culpa de lo que unos niños dicen a otros no es suya sino de los adultos, de lo que les estamos inculcando. Cuando yo decía a mi madre que yo era muy machote, algunos habrán entendido la ironía, pero la gran mayoría, no.

¿Es tan feliz como parece? Porque transmite normalidad, esa felicidad de vivir disfrutando de lo que le gusta.

No puedo no estar contento.  En la vida no hay nada ni blanco ni negro y es mejor tener un día soleado, un día con tormenta, con lluvia que no todos los días iguales. No me puedo quejar porque he vivido y sigo viviendo de lo que me gusta. Para mí lo que yo hago no es un trabajo. Es una es manera de vivir, ver y pensar. Pero, que la gente no se equivoque: no es fortuna, hay muchísimo trabajo. Hay tres palabras que siempre digo, y en la escuela las tengo como leitmotiv, aplicables a cualquier profesión. Pasión por lo que hagas, trabajo y constancia. Hasta en el amor, para conseguir cualquier objetivo. La gente lo quiere tener todo y no sabemos disfrutar de lo que tenemos.

¿Se jubila un bailarín?

Yo soy un personaje extraño, un bailarín se muere. En mi lápida pondrá "fui bailarín hasta el último momento". Porque te puedes retirar del público, de los escenarios pero no de la danza. Hubo una época en la que sufrí una depresión muy fuerte por motivos profesionales, algo que puede ocurrir cuando vivimos tan al límite, y dejé de bailar. Entonces, Antonio Gala me dijo algo que me abrió los ojos. Hasta el día en que vivas tu profesión como una vocación no vas a salir de ese momento negro.

¿Piensa volver a Bilbao?

Puede parecer una cosa extraña  pero yo nunca me he ido. No me cuesta promocionar Bilbao. Era muy difícil venderlo cuando yo empecé a salir al extranjero. Tenía cosas feas pero yo les intentaba vender el resto de cosas maravillosas.

Igor Yebra (Bilbao, 1974) ha abandonado el Ballet de la Ópera de Burdeos después de 14 años de triunfos. En 2002 le invitaron a interpretar al príncipe de La bella durmiente y cuatro años después le nombraron su bailarín estrella; y ya no le dejaron marchar. Desde allí ha recorrido los principales...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Isabel Camacho

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí