1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

La mejor ley es la que protege a la ciudadanía

Como un fantasma del pasado se ha desempolvado este verano el axioma “La mejor ley de prensa es la que no existe”. Un anacronismo solo expresable desde una desinformación que contradice los fundamentos de los Derechos Humanos

Dardo Gómez 31/08/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Como cada verano las universidades españolas presentan distintos e interesantes encuentros de análisis, extraacadémicos, que con mucha frecuencia abordan temas de comunicación.

Este agosto, desde uno de esos eventos saltó a los titulares de distintos medios un axioma que creíamos olvidado: “La mejor ley de prensa es la que no existe”.

Esta fue una de esas sentencias sin fundamento que, en plena transición y ante el temor de que llegaran a España aires de renovación de otras latitudes, proclamaron los medios “notables” de la prensa española y consiguieron, entonces, el respaldo ingenuo y desinformado de parte de la profesión periodística española. 

Esos medios, pocos años antes, se habían sumado con ardor a la campaña de descrédito que los grandes consorcios de la comunicación lanzaban contra la lucidez del conocido como Informe MacBride. Este documento en los últimos decenios ha sido recuperado y reconocido en todo su valor por las autoridades más prestigiosas de la comunicación e inspirado los principales debates de la actualidad.

Ante los avances que se han desarrollado en las cátedras de la comunicación de casi todo el mundo en lo que va del siglo y los pronunciamientos de las organizaciones internacionales de comunicadores y las distintas cortes internacionales de Derechos Humanos, algunos llegamos a suponer que este axioma había decaído por su mero arcaísmo.

La utilización del término “ley de prensa” ya indica el desfase histórico de lo que se pretende sostener. Nadie preocupado por la regulación de la libertad de expresión o la difusión amplia de la información habla ya de “ley de prensa”; el paradigma actual está puesto en la necesidad de garantizar el Derecho a la Información y la Comunicación de la ciudadanía y en el estudio de las normas más eficaces para lograrlo.

Ambos derechos son considerados como un solo bien fundamental de todos los individuos y es tal su amplitud y transversalidad social que el papel de la llamada prensa comercial, aunque importante, solo es considerado como un factor más y, por cierto, no el primero para garantizar esos derechos. 

A rebufo de ese axioma perimido se ha añadido que los políticos solo deben “poner las reglas que permitan un ejercicio libre y cuanta menos mano metan, mejor“, que ya se encargarían los periodistas de “garantizar la limpieza” de la información. 

Parece que olvidamos que esas posibles normas, en democracia, solo las pueden fijar las leyes y los informadores, por muy buena voluntad que se les suponga, no tienen capacidad --legal ni ética-- para garantizar la utilización de un bien que no les pertenece más que al resto de los ciudadanos “a quienes corresponde el derecho de exigir que la información que se da desde el periodismo se realice con veracidad en las noticias y honestidad en las opiniones sin injerencias exteriores, tanto de los poderes públicos como de los sectores privados”.

Así lo señaló el Código Deontológico Europeo de la Profesión Periodística adoptado por la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa en julio de 1993; lo que nos lleva a los demócratas a entender que ese derecho a la exigencia como cualquier otro debe estar respaldado por una normativa legal. Que, claro está, deben dictar los denostados “políticos”; aunque en esos espacios de corregulación legal luego deben ser mero respaldo de la decisión y actuación de las organizaciones ciudadanas a quienes se debe confiar la responsabilidad de su custodia. 

No basta con no censurar

Seguir sosteniendo que “la mejor ley de prensa es la que no existe” es querer desconocer toda la documentación internacional generada desde finales del siglo pasado que consagra la información como un derecho universal.

La etapa “empresarista” en el mundo de la comunicación, en la cual se incubó la equiparación de la libertad de empresa a la “libertad de prensa”, y que aún hoy alimenta el equívoco de muchos profesionales de la comunicación, ya está superada.

El mencionado Código Europeo señala expresamente en su Art. 11: “Las empresas periodísticas se deben considerar como empresas especiales socioeconómicas, cuyos objetivos empresariales deben quedar limitados por las condiciones que deben hacer posible la prestación de un derecho fundamental.”

La siguiente etapa conocida como “profesionalista”, de la que tanto nos cuesta separarnos, se cerró en el mismo momento en que los derechos a informarse, a expresarse y a comunicar fueron interpretados como Derechos Humanos.

Vivimos la etapa del “sujeto universal” de la comunicación, en la que se reconocen los derechos a investigar, recibir y difundir informaciones y opiniones a todos los seres humanos por su sola condición de tales.

Vivimos la etapa del “sujeto universal” de la comunicación

El sociólogo Armand Mattelart, una de las voces más autorizadas sobre comunicación, señala que “hubo que esperar a los inicios del nuevo siglo, con la quiebra de las promesas del modelo ultraliberal y las señales dadas por nuevas fuerzas de resistencia, para que resurjan en los debates internacionales los conceptos de derechos a la comunicación y de políticas públicas.

Estos cambios fundamentales han traído, de forma paralela, la aplicación necesaria del “derecho positivo” o “la obligación positiva” por parte de los Estados; ya que un derecho fundamental no puede ser declamatorio ni dejado al arbitrio de agentes como el mercado o la correlación de las fuerzas sociales y debe estar garantizado por ley para toda la ciudadanía.

Por lo tanto, no basta con que un Estado no censure o se comprometa constitucionalmente a no ejercer la censura, tiene la obligación de evitar que poder alguno lo haga y garantizar de manera eficaz la libertad de expresión activa y pasiva de su ciudadanía.

Conviene recordar que en las ciudadanías libres no se reconoce nada por encima de los Derechos Humanos.

La “obligación positiva” del Estado

A este respecto conviene tener en cuenta algunas importantes sentencias de los más altas cortes internacionales que consagran la obligación de los Estados a garantizar el ejercicio de todo Derecho Humano consagrado. 

Así, la Corte Interamericana de DDHH (CIDH) señala en un fallo contra el Estado de Venezuela (Ríos y otros c. Venezuela): “Dada la importancia de la libertad de expresión en una sociedad democrática y la responsabilidad que entraña para los medios de comunicación social y para quienes ejercen profesionalmente estas labores, el Estado debe minimizar las restricciones a la información y equilibrar, en la mayor medida posible, la participación de las distintas corrientes en el debate público e impulsar el pluralismo informativo”. 

En otro fallo (Granier vs. Venezuela) la misma Corte formula: “En concordancia con el derecho a la pluralidad de medios o informativa, la Corte recuerda las obligaciones positivas de los Estados que se desprenden de este derecho y que otros tribunales internacionales ya han determinado con precisión”. 

Por su parte el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en una demanda contra Italia ha señalado que “además de un deber negativo de no interferencia, el Estado tiene una obligación positiva de contar con un marco administrativo y legislativo adecuado para garantizar el pluralismo y la diversidad” (Centro Europa 7 S.R.L. y Di Stefano vs. Italia - 2012).

Este concepto de “obligación positiva” es básico en la nueva interpretación derivada de la necesidad de los Estados de garantizar el ejercicio de los DD HH y en los casos de referencia señala que estos tienen la obligación de legislar y de esa manera facilitar que la ciudadanía pueda disponer de medios propios para hacer oír sus voces diversas.

Así que, se les impone “meter la mano”; lo que nos lleva a entender que la mejor ley es la que regula el ejercicio de los derechos y esto parece que no es opinable en los foros internacionales.

Los nuevos tiempos de la comunicación

Estas nuevas y más ricas interpretaciones, así como la ampliación de los derechos humanos o su extensión a sujetos o actividades derivadas de las nuevas tecnologías o iniciativas desconocidas en 1948, no pueden ser menoscabadas o negadas. Ya estaban previstas en la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH) al fijar que los derechos originales serán “la inspiración” de nuevos derechos.

Todo Gobierno que entienda que no tiene la obligación de garantizar un derecho humano como es el de la información está prevaricando en sus funciones y haciendo dejadez de esa responsabilidad frente a la ciudadanía.

Todo Gobierno que entienda que no tiene la obligación de garantizar un derecho humano como es el de la información está prevaricando en sus funciones

De la misma forma que tiene la obligación de preservar la existencia de los medios públicos como reserva de la información frente a los intereses económicos de las emisoras privadas; como tampoco puede permitir que los medios de comunicación ni sus profesionales sean investidos de una capacidad reguladora que nos les corresponde. 

Algo que no les concede legislación alguna y que es inaceptable por mera higiene mental como señala de manera meridiana el Código Europeo de Deontología del Periodismo del Consejo de Europa y múltiples fallos de los tribunales internacionales.

Conviene recordar, una vez más, los puntos 19 y 20 de ese Código que fijan que “sería erróneo deducir que los medios de comunicación representan a la opinión pública o que deban sustituir las funciones propias de los poderes o entes públicos o de las instituciones de carácter educativo o cultural como la escuela.”

Porque ello, amplía, “llevaría a convertir a los medios de comunicación y al periodismo en poderes o contrapoderes (mediocracia) sin que al propio tiempo estén dotados de la representación de los ciudadanos o estén sujetos a los controles democráticos propios de los poderes públicos, o posean la especialización de las instituciones culturales o educativas correspondientes.”

Sin embargo, en España algunos siguen confiando en que el lobo es el mejor custodio del rebaño y sin comprender que cuando no hay regulación legal se le está concediendo esa facultad al más fuerte. Lo que se conoce como “ley de la selva”.

Autorregulación es corrupción

Casi en las  mismas fechas que se pronunciaban las afirmaciones que han dado lugar a esta reflexión, en el otro lado del Atlántico se desarrollaba, por segundo año consecutivo, el Encuentro Internacional de Legisladores que convoca la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) bajo el lema "Construyendo un entorno favorable para el desarrollo de medios de comunicación plurales e independientes”.

Como se ve, el encuentro está dirigido a informar y compartir ideas con esos “políticos” que aquí algunos pretenden que no cumplan con su deber. A ellos se dirigió el Relator Especial para la Libertad de Expresión de OEA, Edison Lanza, para reiterarles la importante función de los organismos reguladores, "el Estado tiene doble obligación: evitar la interferencia y garantizar el pluralismo", les dijo.

En ese mismo encuentro la coordinadora del Observatorio Latinoamericano de Regulación, Medios y Convergencia (Observacom), Aleida Calleja, señaló a los legisladores participantes: "Caímos en la trampa de los medios como negocio y en la concentración de medios en una sola gran empresa, lo que resulta en algo muy parecido a la censura, donde un conglomerado de medios perteneciente a un solo grupo, determina lo que se habla y lo que se calla”.

Sobre las mismas fechas y mediante un video Julian Assange señalaba en la inauguración de los Cursos de Verano de la Universidad de Jaén que “Si nuestra libertad de expresión y de comunicación está subordinada a leyes ordinarias nos encontramos ante un proceso circular autorregulado que dirige hacia una inevitable corrupción”. 

Assange abundó en que “debe haber un meta sistema externo al sistema que se ocupa de su regulación. Todos sabemos que la autorregulación lleva a la corrupción, puesto que todo sistema buscará siempre preservarse ante las críticas”. 

El  portavoz de WikiLeaks tiene claro que medios y periodistas somos parte del sistema de selección y distribución de la información creado sin haber tenido en cuenta los derechos que sobre ella tiene la ciudadanía. Para las grandes corporaciones sus lectores, oyentes o televidentes solo son consumidores de comunicación aprovechables para otros proyectos comerciales, muchas veces afines a los propietarios de esos medios.

Más medios no son más voces

Desde dentro de la profesión las opiniones también son coincidentes en cuanto a la necesaria regulación de la comunicación como herramienta imprescindible para garantizar desde la libertad de expresión de la ciudadanía mediante la multiplicidad de sus voces hasta acabar asegurando los derechos laborales de los informadores y su independencia dentro de los medios.

No se trata de crear más medios en las mismas manos de siempre sino de facilitar, mediante discriminación positiva, la aparición de nuevos medios en manos de nuevos actores que sean difusores de las voces hasta ahora acalladas. 

No se trata de crear más medios en las mismas manos de siempre sino de facilitar, mediante discriminación positiva, la aparición de nuevos medios en manos de nuevos actores que sean difusores de las voces hasta ahora acalladas 

En diciembre pasado la Federación Internacional de Periodistas (FIP) -que es la mayor organización mundial de informadores- salió en defensa de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual de Argentina y afirmó de forma rotunda: “Resulta fundamental diferenciar la libertad de prensa de la libertad de empresa, toda vez que la desregulación de los medios de comunicación y el pleno arbitrio de las reglas del mercado en el sector conllevan la generación de grandes empresas mediáticas; las cuales terminan por concentrar no sólo las voces sino los puestos de trabajo, limitándose finalmente la libertad de expresión de los trabajadores de la prensa y de la sociedad en su conjunto.”

Es difícil expresarlo con mayor claridad.

En abril de 2015 se celebró la conferencia “En defensa del periodismo”, organizada en París por la propia FIP y sus tres sindicatos de Francia. Entre las recomendaciones finales del encuentro se incluyó la necesidad de “garantizar el derecho a la información en las legislaciones nacionales y las constituciones”, así como “Reforzar la independencia de los reguladores de medios de comunicación y la financiación del audiovisual público” y el impulso de “campañas para la creación de leyes contra la concentración de los medios de comunicación con el fin de garantizar el pluralismo de las ideas y de las opiniones en los medios de comunicación.”

Por su parte, Aleida Calleja, coordinadora de Advocacy del OBSERVACOM, ha expresado recientemente en el seminario “Periodismo y concentración Mediática”, de la Fundación Friedrich Ebert Stiftung, que la pluralidad no está dada por la cantidad de medios sino que “debería haber un equilibrio entre los tres sectores que inciden en el negocio de la comunicación: la parte comercial, lo público pero no gubernamental y lo comunitario, social, independiente, ese poder que no está ligado a partidos políticos ni a grupos religiosos, que representa a una comunidad y debe mantener independencia editorial”.

Todas estas representativas organizaciones, a uno y otro lado del Atlántico, no solo no reniegan de la existencia de leyes regulatorias del Derecho a la Información y la Comunicación, sino que las consideran indispensables. No entiendo como se pueden ignorar estas realidades. 

Me acuden unas décimas del prolífico poeta limeño Nicomedes Santa Cruz, que muchos conocimos en Madrid: -¡Ah, si en mi país / no hubiese tanta política!… / -¡Ah, si en mi país / no hubiese gente paleolítica!…

--------------------------

Dardo Gómez es Ex Secretario general de la Federación de Sindicatos de Periodistas. 

Autor >

Dardo Gómez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pablo.

    Esta bien el chiste grafico. Solo una pega, no se dice "COMPRARLO", se debe decir "COMPRADLO". Gracias

    Hace 4 años 8 meses

  2. Enri

    Si LA MAYORÍA de los CIUDADANOS y SI LOS MÁS DÉBILES SON BIEN ATENDIDOS: BENDITAS LEYES QUE PROTEGEN ESTAS NECESIDADES y POLÍTICAS.---POR TANTO.--

    Hace 4 años 8 meses

  3. Mentalmente

    Para los poderes fácticos la mejor ley es la que no existe. La que les permite campar a sus anchas. La anarquía es la mejor ley para los poderosos. Porque pueden usar la ley del mas fuerte, ya que ellos lo son.

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí