1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Cabalgar un león es más fácil que gobernar el Yemen

El país parece abocado a un conflicto crónico de larga duración, en el que Teherán y Riad dirimen sus luchas hegemónicas en Oriente Medio. Las conversaciones de paz, en Suiza y en Kuwait, no han deparado resultados

Ignacio Gutiérrez de Terán 31/08/2016

<p>Protestas en Sana'a en abril de 2011.</p>

Protestas en Sana'a en abril de 2011.

Email4mobile

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Cabalgar un león es más fácil que gobernar el Yemen” es una de las frases memorables del gran poeta yemení Muhammad al Baraduni que muchos compatriotas suyos deben de estar rumiando desde hace cinco años. Sobre todo ahora, a la vista del atolladero en el que se encuentran, apresados entre la espada de la alianza Sáleh-huzíes y la pared del gobierno de Adén, apoyado por las monarquías del Golfo, con el telón de fondo de campañas militares sangrientas y negociaciones de paz sin resultados.

En enero de 2011 se había iniciado la revolución popular, al calor del antecedente tunecino, con una serie de manifestaciones y marchas en la capital, Sanaá, y otros núcleos urbanos. Al igual que en otros países árabes, los “movimientos de jóvenes” y los activistas urbanos desempeñaron una función destacada a la hora de difundir las convocatorias e incitar a la gente a sumarse a las protestas. Y, también como en otros países árabes, de las demandas iniciales de menos corrupción y más libertad y trabajo se pasó a la petición expresa de un cambio de sistema y la expulsión del presidente y el partido hegemónico, debido, entre otras cosas, a la reacción violenta de los cuerpos de seguridad y las maniobras difamatorias de los medios de comunicación oficiales.

En realidad, la única persona que ha conseguido dominar, a medias y durante un tiempo, este león desbocado yemení ha sido, precisamente, el expresidente Ali Abdallah Sáleh. Su biografía es la típica de un líder al uso en Oriente Medio: carisma, habilidad para manipular los vínculos clánicos y tribales tan relevantes en Yemen, astucia para mantener controlados a sus colaboradores y debilitarlos a la vez con disputas intestinas, instinto de tahúr para jugar sus modestas bazas con las potencias regionales e internacionales y suerte para salvarse de los atentados o neutralizar los grandes desastres políticos, económicos y militares que puedan producirse en derredor (por ejemplo, la guerra del Golfo de 1991 y su apoyo declarado al líder iraquí Saddam Husein). Sáleh había sido capaz de capitanear la unión de los dos Yémenes en 1990, ganar la guerra de 1994 con la región del sur, pasar de enemigo de EE.UU. y Occidente a colaborador esencial en la lucha contra el terrorismo internacional... Entre medias, una nación asolada por la pobreza, el analfabetismo y los levantamientos armados en las regiones periféricas. Durante décadas casi nada ha tenido continuidad en Yemen salvo la determinación de Sáleh por aferrarse al poder, cualidad que lo igualaba más aún a sus colegas árabes. Pero la “revolución de los jóvenes”, como dio en llamarse, acabó, o eso parecía, con su buena estrella.

Según datos de NN.UU. de agosto de 2016, el número de desplazados desde 2013 asciende ya a casi 3.200.000

Al fin, tras meses de manifestaciones, combates callejeros y la deserción de estrechos colaboradores, Sáleh tuvo que abandonar el cargo. No fue fácil: mucho pesó un intento de asesinato en junio de 2011 que le abrasó el 40% de su cuerpo y obligó a evacuarlo a un hospital de Arabia Saudí. A cambio de una amnistía y la potestad de moverse libremente por Yemen, Sáleh consintió en quedar relegado a un segundo término y permitir un relevo de gobierno. A pesar de mantener buenas relaciones con Arabia Saudí y otros países del Golfo, consideraba que su salida y la designación posterior como presidente de su número dos, el también  militar Abdu Rabbuh Mansur Hadi, hombre de su confianza desde 1994, respondían a una conspiración de las monarquías del Golfo y Estados Unidos. Nunca abandonó la esperanza de retornar a la presidencia, en la creencia de que la revolución yemení había sido incapaz de desmantelar el Estado clientelista y oligárquico edificado por Sáleh, su familia y su partido, el Congreso Popular General.

Por desgracia, tenía razón. La transición yemení fue una sucesión de despropósitos. Las elites políticas y militares litigaban fieramente entre sí, la oposición política se mostraba inoperante, y los movimientos populares parecían desconcertados e incapaces de asumir el protagonismo. Los conflictos armados y las tensiones territoriales, en lugar de calmarse, fueron en aumento, tanto en el sur, con los grupos secesionistas, como en el norte, con el movimiento de los huzíes y, sobre todo, la reactivación del islamismo yihadista, en primer lugar de al-Qaeda y, progresivamente, del Estado Islámico o EI. La elección misma de Mansur Hadi, en un plebiscito en el que sólo él concurría como candidato, en febrero de 2012, había herido de muerte al movimiento revolucionario. Los referentes de la sociedad civil que habían encabezado la revolución fueron apartados de las rondas de negociación celebradas en Arabia Saudí y despojados de cualquier capacidad de decisión en beneficio de las clases dirigentes políticas y militares. El margen de acción de Hadi ha sido asimismo muy limitado y nunca ha gozado de la popularidad suficiente para convertirse en un referente nacional. No era de extrañar que Sáleh, que en realidad nunca se había ido, intentase retornar a cualquier precio. 

Para ello, recurrió a una alianza “contra-natura” con quienes hasta hacía poco habían sido sus enemigos acérrimos: los huzíes. Esta denominación hace referencia a una extensa coalición de tribus y facciones zaydíes (chiíes) procedentes del norte de Yemen y liderados por una familia de líderes políticos y religiosos del mismo nombre. Los huzíes no sólo se habían unido a las concentraciones anti-Sáleh en Sanaá en 2011 sino que habían librado crudísimas batallas con su ejército entre 2004 y 2010. El telón de fondo de estos sangrientos enfrentamientos era la lucha por el liderazgo de la comunidad zaydí, a la que también pertenece el expresidente, la manifiesta animadversión de los activistas zaydíes a la colaboración de Saleh con EEUU en la lucha contra el yihadismo internacional y la disparidad de criterios sobre Irán. Los huzíes, que tampoco estaban satisfechos con el rumbo de la transición yemení, aprovecharon la inefectividad del gobierno central y la frustración de la población para iniciar una sorprendente campaña militar en 2013 que terminó llevándolos al palacio presidencial en Sanaá, con el apoyo de los militares fieles a Sáleh, en septiembre de 2014. Allí forzaron la dimisión del presidente, Abd Rabbo Mansur Hadi. Semanas después anunciaron la disolución del Parlamento, la creación de uno nuevo de 551 miembros y la redacción de una Constitución. Las medidas adoptadas por los huzíes constituían el golpe de gracia a la iniciativa del Golfo de 2012, auspiciada precisamente por los saudíes. Los huzíes decían reencauzar así la revolución yemení, “secuestrada” por una oligarquía política insolidaria y rehén de los intereses extranjeros. Curiosamente, quienes se levantaron en armas contra ellos meses después decían defenderla también.

Yemen se parece cada día más a Libia, con sus dos gobiernos enfrentados, cada uno en una región distinta, y la injerencia de potencias regionales rivales

Hoy en día, tanto estadounidenses como saudíes se lamentan del “golpe de Estado” de los huzíes y Sáleh pero, en realidad, tienen parte de responsabilidad. Riad consideraba, allá por 2012, que la prioridad era, lo mismo que en Egipto, neutralizar el avance de los Hermanos Musulmanes. Por ello, no prestaron demasiada atención cuando los huzíes se enfrentaron abiertamente a las milicias y tribus afines al Islah (partido islamista tradicionalmente hostil al activismo religioso zaydí y próximo a los Hermanos Musulmanes), el poderoso clan de los Ahmar y los grupos salafistas yihadistas, en especial las redes de al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP). A la par, los huzíes entraron en combate con las unidades del ejército fieles al general Ali Mohsen al-Ahmar, hermanastro de Sáleh y enfrentado a este tras el inicio del levantamiento popular, y las escasas facciones proclives a Mansur Hadi. Todos estos rivales eran asimismo enemigos de Sáleh, que impuso la inhibición de las unidades del ejército que le seguían siendo fieles. Si se tiene en cuenta la probada capacidad operativa de los huzíes, curtidos en un sinfín de enfrentamientos militares con el ejército, y el apoyo decidido de Irán es fácil comprender su éxito. El error de cálculo de los saudíes y sus aliados del Golfo fue pensar que la acometida huzí se detendría en Sanaá y dejaría al margen los territorios del sur, donde el movimiento secesionista se había reactivado tras 2011.

Pero no fue así. Invocando la defensa de los “valores de la revolución yemení”, los huzíes se lanzaron hacia Adén y denunciaron las maniobras “ilegales” de Mansur Hadi para permanecer en el poder. Este había burlado el arresto domiciliario impuesto por aquellos en Saná y se había refugiado en Adén, desde donde había expresado su deseo de recuperar el territorio nacional y “defender la legalidad”, apoyado por Arabia Saudí. Irán, por su parte, declaró su apoyo a la acción militar huzí. Por segunda vez –la primera había sido en Bahréin, en 2011-- desde el inicio de las revueltas árabes, Arabia Saudí decidió intervenir en un Estado de la Península Arábiga para salvaguardar sus intereses estratégicos. El 25 de marzo de 2015, junto con una decena de países árabes aliados, lanzó la llamada “Tormenta de la firmeza” (Asifat al-hazm) para detener la ofensiva de las milicias huzíes y las unidades militares leales al expresidente Sáleh.

Los análisis más simplistas hablan de una guerra entre sunníes y chiíes o el antagonismo entre el norte y el sur. La realidad es mucho más complicada

Hoy por hoy, la campaña liderada por los saudíes se ha mostrado incapaz de derrotar a los huzíes y las tropas de Sáleh. Han impedido la expansión de estos por la región del sur y les disputan fieramente algunos bastiones en el norte como Taizz, pero parecen lejos de expulsarlos de Sanaá o evitar, incluso, las periódicas incursiones huzíes en territorio saudí. Los huzíes y las tropas de Sáleh tampoco parecen capaces de asentarse en los territorios que controlan manu militari. Según datos de NN.UU. de agosto de 2016, el número de desplazados desde 2013 asciende ya a casi 3.200.000, un millón de ellos desde el inicio de la campaña militar saudí. Los bombardeos de áreas urbanas por parte de los dos bandos han sido recurrentes así como los excesos cometidos contra la población, hospitales y centros de asistencia. Al tiempo, los grupos yihadistas están aprovechando la ocasión para hacerse con pequeñas franjas de territorio, en especial en el sur, donde sus atentados alcanzan una efectividad mortífera en Adén. Tras la sangría humana –unos 10.000 muertos desde marzo de 2015 según datos de Naciones Unidos-- deben de reseñarse los daños producidos en los bienes materiales y el patrimonio cultural yemeníes, tanto en Sanaá como en Adén o los vestigios de la presa de Maareb.

Tal y como están las cosas Yemen parece abocado a un conflicto crónico de larga duración, uno más en la región. Las conversaciones de paz, en varias localidades suizas primero y en Kuwait después, no han deparado resultados. Unos y otros imponen condiciones imposibles de cumplir: Sáleh se descolgó en los contactos preliminares de Suiza con la imposición de que ni Hadi Mansur ni representantes suyos podrían participar en ellas, lo cual significaba negociar sin interlocutor. Los partidarios del gobierno de Adén, apoyados por Arabia Saudí, exigieron ya en Kuwait que los huzíes y las huestes de Sáleh se retiraran de las localidades que siguen bajo su control y depusieran las armas, exigencia que tampoco parece lógica dado que los “golpistas” no han sido derrotados en el campo de batalla. Encima, ambas partes siguen reforzando sus estructuras de poder: los huzíes y Sáleh anunciaron en verano de 2016 la creación de un consejo político para dirigir los asuntos del país; y el gobierno de Hadi Mansur en Adén trata de reforzar sus relaciones diplomáticas con el entorno.

Yemen se parece cada día más a Libia que a Túnez, el país que mejor ha salido de las revueltas árabes de 2011, con sus dos gobiernos enfrentados, cada uno en una región distinta, y la injerencia de potencias regionales rivales. Esto lleva cada vez más a la polarización tribal, regional y religiosa, hasta el punto de que los análisis más simplistas hablan de una guerra entre sunníes y chiíes o el antagonismo entre el norte y el sur, cuando la realidad es mucho más complicada. Los huzíes, a pesar de su chiísmo militante, cuentan como aliados con tribus y facciones de confesión sunní, lo mismo que Sáleh, que tanto aborrecía antes la propaganda pro chií duodecimana de ciertos predicadores huzíes, tiene muchos seguidores que profesan el rito chafií sunní. En el otro lado encontramos alianzas interconfesionales y transregionales parecidas, pues no faltan las tribus y personalidades religiosas zaidíes (una rama del chiísmo, disociada del rito duodecimano imperante en Irán) enemistadas con los huzíes por su supuesta iranización y alejamiento de las enseñanzas fundamentales del zaydismo. Igual de preocupante es la internacionalización del conflicto, similar en este caso al conflicto sirio. La influencia de los actores nacionales resulta cada vez más reducida, pues el futuro del país queda pendiente de las decisiones que puedan adoptar las potencias regionales e internacionales implicadas de forma directa o indirecta en la contienda, en especial Teherán y Riad, que han convertido Yemen en un nuevo teatro donde dirimir sus luchas hegemónicas en Oriente Medio.

------------------------

Ignacio Gutiérrez de Terán es profesor titular del Departamento de Estudios Árabes e Islámicos y Estudios Orientales de la Universidad Autónoma de Madrid. Es especialista en historia contemporánea del mundo árabe e islámico y transiciones políticas en Oriente Medio. Entre sus obras recientes destacan Yemen, la clave olvidada del mundo árabe (Alianza Ensayo, 2014) junto a Francisco Veiga y Leyla Hamad Zahonero, o el Informe sobre las revueltas árabes (Ediciones del Oriente y Mediterráneo, 2011) coordinado junto con Ignacio Álvarez-Ossorio.

Autor >

Ignacio Gutiérrez de Terán

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Tina

    Extraño en este artículo, que se haga mención a que no esxite una posición común entre el vínculo/apoyo de Irán en el conflicto de Yemen. Encontramos medios como The GUardian, que relativizan este vínculo, mientras todos los medios oficiales de los países árabes de la coalición corroboran este vínculo y gran parte de los grandes medios de comunicación "occidental", y también este artículo, de hecho como es uno de los principales justificantes del ataque militar por parte de la coalición árabe, meparece que es lo suficientemente importante, ya que lo que está claro es que no debe haber evidencia clara para sostener una cosa u otra, y por eso es importante, para no crear narrativas que quizás no sean verdaderas, y más en un artículo de análisis. Por ejemplo International Crisis Group, cree que el vínculo/apoyo de Irán es irrelevante para el conflicto actual.Creo que este artículo debería mencionar la disparidad de versiones respecto a ese punto. Por otro lado, me sorprende que la responsabilidad que se le da a EEUU y a Europa, se base en la pasividad o a no haber prestado suficiente atención a la situación en Yemen, países como Reino Unido, Francia, han expresado su total apoyo al ataque militar de la coalición árabe en Yemen. Además les apoyan "logisticamente", sumnistrándoles las armas y municiones para bombardear Yemen, y con consejeros militares que están en la mesa de operaciones principal. Cómo sería la situación, de no existir este apoyo?

    Hace 4 años 8 meses

  2. Maju

    Yemen, como Baréin, serían más o menos estables si no hubiese intervenido Arabia Saudita. Otra cosa es que igual serían "pro-iraníes" pero eso a mí me da casi igual, lo que realmente me preocupa es que la dictadura más horripilante del mundo (Arabia Saudita por si alguien tiene duda) siga existiendo y causando problemas, no sólo en Yemen y Baréin, sino también en Iraq, Siria, etcétera, usando entre otros al infame DAESH o "Estado Islámico" (al que sólo aborrece formalmente, no en la realidad) como punta de lanza de sus esfuerzos desestabilizadores y en gran medida genocidas. Hadi nunca hubiera podido sobrevivir políticamente sin el apoyo militar de Arabia Saudita y sus amigotes del DAESH, no engañemos a la gente con "dos bandos" cuando en realidad sólo hay uno y "el otro" es 100% una intervención terrorista extranjera por parte de la dictadura más atroz del planeta.

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí