1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CRÓNICA PARLAMENTARIA

Investidura y lenguaje

El muro del lenguaje del Régimen, activo 24/7 en la política y en los medios clásicos, se fue al garete con Tardà

Guillem Martínez 31/08/2016

<p>Mariano Rajoy, durante una de sus intervenciones hoy en la sesión de investidura. </p>

Mariano Rajoy, durante una de sus intervenciones hoy en la sesión de investidura. 

Congreso

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Segunda sesión del investi-sutra, esa serie de llamativas posturas que finalizarán el viernes con el mismo Gobierno en funciones. Sinopsis/spoiler: no ha pasado nada hasta que Joan Tardà ha tomado la palabra y ha abierto la boca de la cara. Eso ha sido hacia el final de la mañana, cuando la clase política y periodística española, y un reportero al que le dieron la acreditación el lunes y de chiripa, estaba como el perrito de Pavlov, salivando de hambre. El advenimiento de Tardà no significa que, hasta ese momento, no hubiera sucedido nada. Bueno, sí, no había sucedido absolutamente nada. Tan solo lenguaje. Pero, dentro del lenguaje, se había vivido un llamativo movimiento de tierras. Entre cabezada y cabezada se vivieron novedades en la disciplina, hasta cierto punto asombrosas. Les enumero esas novedades lingüísticas pre-Tardà.

Pedro Sánchez se arrancó con un lenguaje --tal vez, incluso, una personalidad-- diferente al exhibido en la pasada legislatura. En lo que es importante, o no, trajo a colación palabros y secuencias lógicas creadas por el 15M, con las que dibujó un Estado corrupto y en crisis democrática. Es lenguaje oral. Es decir, algo gratis y de poco peso. Pero, en todo caso, el lenguaje ilustra movimientos, permanencias y esencias. Y, en ese sentido, es importante constatar que Sánchez --es decir, no necesariamente el PSOE-- está en fricción con lenguajes no previstos, y que superan el pasado, la función y la naturaleza del PSOE. Esto es el sello de un partido que se va al garete, pero también todo lo contrario: de un partido receptivo. Sería bueno saber si estas incorporaciones lingüísticas se traducen en arrugas nuevas en el cerebro del partido que lideró la reforma constitucional exprés, e inauguró la transición hacia la postdemocracia. Como sea, más allá del lenguaje, la socialdemocracia, que dejó de emitir en 2010, siguió hoy sin emisiones políticas estructurales. Salvo la --y esto es otra vez importante-- firme voluntad de Sánchez --que no necesariamente del PSOE-- de resistir las presiones del complejo político-comunicativo para votar a Rajoy. Algo importante, lo dicho, y meritorio. La CUP, por ejemplo, no lo consiguió. Poca coña.

El pack Podemos utilizó un lenguaje determinado. El suyo --tener lenguaje propio es un lujo; en la política, el lujo--. Y cuatro hablas diferentes, la de Podemos, la de En Comú, la de IU y la de Marea. En todos los casos, el lenguaje del pack se estrelló contra el tempo --o, glups, la ideología-- de la institución. Propuestas que en la calle eran eléctricas, que dibujaban un Régimen terminal y un programa sustitutorio, al llegar a las instituciones se vuelven triviales, se estrellan contra el muro de la rutina institucional o, simplemente, pasan a ser ruido. Uno más en la sala. Una sala que equipara las propuestas de la corrupción con las de la ruptura. Desde 2011, en fin, han pasado más cosas y se han vivido más cambios en la sociedad que en las instituciones. La sensación es que como el pack no consiga lo que ya había conseguido antes de su paso institucional --la vertebración de un lenguaje y de una agenda propia, a través de la movilización, o de una sociedad activa y perceptiva--, puede verse reducido a un lenguaje más de los disponibles en una institución, con turno de palabra periódico.

PSOE y pack Podemos, en fin, fueron neutralizados por el lenguaje del pacto PP-C's --un lenguaje, por cierto, con pocas aportaciones de Rivera, que se está revelando como una determinante anécdota lingüística--. Algo importante, cuando el líder de ese pacto, sencillamente, no podría existir, al igual que su partido, en otra democracia europea. Es un localismo únicamente posible en la España del siglo XVII al XXI, en la Italia anterior a los 90's, o en una Colombia imaginaria en la que Escobar hubiera ganado. ¿Por qué el lenguaje de un partido corrupto, nacionalista y con serios problemas --históricos y contemporáneos-- con el concepto democracia, es capaz de chulear a la realidad? Es complicado explicarlo. Supongo que es la prolongación del lenguaje de la cultura democrática española, antaño poderosa y de por sí conservadora, supongo que su carácter ultranacionalista ayuda --cuando hace frío, los nacionalismos siempre ofrecen techo--. Y supongo que el hecho de ser el lenguaje percibido por el grueso de medios como la normalidad, como lo democrático, como el único lenguaje político posible, ayuda. Mucho.

Ese muro de lenguaje, activo 24h sur 24h en la política y en los medios clásicos, se fue al garete, lo dicho, con Tardà. ¿Qué hizo Tardà?

Ese muro de lenguaje, activo 24h sur 24h en la política y en los medios clásicos, se fue al garete, lo dicho, con Tardà. ¿Qué hizo Tardà?

Recurrió a otro lenguaje e imágenes. El Processisme. Curiosamente, un lenguaje y unas imágenes que, en Catalunya, han repercutido más en el mantenimiento del Régimen, de su corrupción y de su idea restrictiva de democracia --crea, en fin, excusas y explicaciones ante la ausencia de cambios, antes que cambios, de los que no se ha producido ninguno, por cierto--, en esta sala han significado lo que los politólogos de Stanford denominamos un cacao-maravillao.

En ese sentido, inicialmente, Tardà no fue más allá de la vulgata del Procés, utilizada ya en el anterior debate de investidura --Catalunya es una República o casi, por lo que se la suda lo que pase aquí, etc--. Tras esa captatio benevolentiae, empezó a hilvanar un discurso en el que se unía la cosa Procés con la cosa 15M --algo dudoso; el Procés gubernamental nació como paliativo frente al 15M--, y con ideas de democracia avanzada. Tardà, sea como sea, utilizaba un lenguaje libre, exótico, sujeto a otro frame. Ese marco emisor, en este marco receptor, le proveyó de la libertad, el desparpajo, el juego de piernas y la capacidad de dibujar, como nadie lo había hecho en la sala, la crisis de Régimen. Dibujó la corrupción en su doble magnitud; económica y filosófica, cotidiana y que afecta en su amplitud hasta la monarquía. Esbozó, certeramente, al Régimen del 78 en su agotamiento. Y no sólo eso. El marco utilizado, y su genio personal lingüístico, le permitió desautomatizar lo que decía, de manera que lo oyó todo el mundo, y penetró e hizo añicos los resortes del lenguaje utilizado por Rajoy, que evidenció lagunas y falta de reflejos, por primera vez, en sus respuestas. En el turno de réplicas, Tardà se permitió, en modo XXXX-amo, pasar de Rajoy y hablar directamente con Sánchez. Al que ofreció su voto como Presi del Gobi a cambio de tres puntos: a) "derogar la leyes más reaccionarias del PP", b) "políticas sociales socialdemócratas", y C) el referéndum.

En un plis-plas, vamos, se producía un lenguaje efectivo. Y propuestas efectivas, imposibles de emitir en un momento de crisis de Régimen, en el que todo el mundo lucha por su vida, y en una cultura que atomiza y anecdotiza los discursos contrarios. Las propuestas ponían nombre y solución a lo que se vive desde años y se arrastra desde hace meses: una crisis de Régimen que impide, incluso, la formación de Gobierno.

En el debate con Rajoy, por el mismo precio, quedaron fijados los dos bandos en conflicto en esta crisis. Los partidarios de una democracia representativa --tan estilizada, glups, como ésta, en la que la mayoría da derecho a todo--, y los partidarios de una democracia participativa. Los partidarios de la Unidad Nacional, el concepto que más sangre ha derramado por aquí abajo desde el siglo XIX --literalmente--, y los partidarios de la renegociación profunda del Estado. Los partidarios del Régimen 78, y los de un proceso constituyente democrático, que someta a democracia, incluso, la territorialidad.

Y quizás no haya otra. Ahí estamos. Y sólo lo pudo decir Tardà.

Coda. Como con la elección de Rajoy en octubre, el PSOE tiene ahora la palabra. Sólo él podrá decidir si el Régimen del 78, muerto oficialmente y con sus propias manos en 2010, se arrastra más tiempo, con la banda sonora de una cruzada por la Unidad Nacional. O si se abre un melón que, tarde o temprano, se tenía que abrir desde el XIX, cuando se codificó que la democracia en España iba pareja a su descentralización, y cuando se codificó el antídoto a esa democracia, la Unidad Nacional.

Por mucho que Sánchez haya evolucionado en su lenguaje, pinta mal, ¿no?

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    Los 84 - OJO al dato, 84, no 85- Diputados del PSOE votaron no a Rajoy. ¿Y el que falta? El qu falta es Ciscar, que no toma posesión del cargo, porque así al PP de sus amores le hacen falta menos abstenciones. Si no lo ponen en la puta calle, el bueno de don Cipriá va a cargase las posibilidades electoreras de los de la rosa y las espinas en las terceras electrices. Como mandan los cánones del partido minoritario que siempre detenta el poder: El PArtido de Botín, la del Banco de puta madre que seduce podemitas, no a cambio de abracitos solidarios, sino de PASTA Y PODER.

    Hace 4 años 8 meses

  2. Jesús Díaz Formoso

    Perdón pero en cuanto a "lo" del amo y el esclavo, Hegel se equivocó de parte a parte; no es el esclavo quien trabaja y construye la realidad mientras el amo holgazanea. Vemos con claridad que es el amo quien trabaja para construir nuestra triste realidad, mientras el esclavo mira los teleshws y se "aprisiona" por cosas tan importantes como el futbol. Ahora, Renta para todos; no al currelo. Eso queda para los amos, que construyan nuestras prisiones, que forjen nuestras cadenas (que en esta postmodernidad, son Mentales).

    Hace 4 años 8 meses

  3. Luis

    Nadie habla de Bruselas. Al parecer hay quien sigue creyendo que España es un país independiente.

    Hace 4 años 8 meses

  4. Pedro

    Mucha retórica para ser uno más en poner la responsabilidad de todo lo que ocurre en el que se va al garete, la dinámica del amo y el esclavo está más extendida de lo que pensaba. Los que ayudamos a que la Constitución del 78 saliera adelante trabajamos por el consenso que hiciera avanzar, no por el disenso que hiciera regresar

    Hace 4 años 8 meses

  5. Mau

    Carmen, me encanta que siempre digáis que el PSOE ha robado más dinero que el PP, porque no hace falta más que buscar un artículo en cualquier periódico para desmentirlo. Pero Ey! ¡Que yo no siento ninguna simpatía por el PSOE! Sencillamente me gusta la honestidad. Lo de Podemos ya es la re-monda, 4 denuncias por financiación ilegal y todas tumbadas por jueces, ¿es que tienes alguna información que los demás no tenemos? Te lo digo por que el PP la agradecería de todo corazón, igual te hacen ministra si eres capaz de demostrarlo. Mientras tanto, yo no me llenaría la boca de cosas de las que no tengo ni pajolera idea. Pero oye, respeto tu opinión (aunque sea infundada).

    Hace 4 años 8 meses

  6. Juanmebo

    Magnifico articulo que pone en su lugar de inmovilismo a las viejas politicas arrastradas del siglo pasado y a las nuevas confluencias C's y las izquierdas unidas, que no quieren aceptar la realidad social.

    Hace 4 años 8 meses

  7. Carmen

    Porqué cuando habláis de partidos corruptos no habláis del PSOE? Quiero decir. Se os llena la boca hablando del PP, pero en nada se nombra al Partifo Socialista cuyos casos de corrupción superan (y en mucho) la cantidad de dinero robada a los españoles, lo cual me hace pensar que hay una doble moral en la izquierda; o una necesidad imperiosa de disociar posturas. Señores, en la vida hay que ser coherentes, todo lo que se pueda. Y si somos prescriptores de una política plural transparente y hablamos de que el PP no podría estar en ninguna democracia europea, digamos asimismo que ni el PSOE ni probablemente Podemos (tipo de financiación, por ejemplo). De manera que no sesguemos la información, y hagamos buen periodismo.

    Hace 4 años 8 meses

  8. D'Artagnan

    Iuppiter...... 'Ridet', no 'rider'. ¿Errata o vacile precipitado? Por lo demás, poco de interés

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí