1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Brontëlandia, el sueño deformado del turismo literario

Restaurantes, tiendas y hasta un Bröntebus con WiFi gratis. Haworth, el pueblo en el que vivieron y murieron las hermanas Brontë, es toda una explotación turística al norte de Inglaterra

Raquel C. Pico Haworth , 7/09/2016

<p>Los restaurantes prometen cocina decimonónica en una de las calles de Haworth.</p>

Los restaurantes prometen cocina decimonónica en una de las calles de Haworth.

ADAM SIMMONS

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos tu ayuda para convertir el local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Donación libre:

--------------------------------- 

Keighley es, a primera vista, una pequeña ciudad adormecida del norte de Inglaterra, una parada más en una de las líneas de trenes regionales que recorren Yorkshire y, posiblemente, un lugar al que nadie iría si no tuviese para ello ciertos motivos. En las páginas oficiales de turismo de la zona es posible descargarse un trayecto turístico para hacer un recorrido por sus calles y ver los edificios más destacables en, prometen, unos 45 minutos.

La localidad, que vivió tiempos de esplendor en la época victoriana y eduardiana gracias al boom de la industria textil, tiene un par de calles con la arquitectura de esa era y el regusto de la Belle Époque, pero lo que importa al turista sobre Keighley y lo que hace que uno acabe allí tras dejar atrás el tren que viene de Leeds es que la ciudad es el punto de partida para el peregrinaje a la casa de las hermanas Brontë.

De la estación de autobuses de Keighley parte el oficialmente llamado Brontëbus (el nombre está bien visible en la carrocería exterior y en varias partes del interior, donde también opera la Brontëbus Free Wifi, para navegar por la red del siglo XXI cortesía de Anne, Charlotte y Emily), que recorre las serpenteantes carreteras y deja al turista en Haworth, el pueblo en el que crecieron y murieron (salvo Anne) las hermanas, antes de seguir camino hasta otros pueblos (o al menos eso prometen en la oficina de turismo de Leeds) bonitos y pintorescos.

Quien no quiera ir en autobús puede tomar un tren de vapor, que hace un recorrido semejante, pero con un toque mucho más vintage que un autobús de línea y sin WiFi gratis bronteniano. En el tren de vapor un revisor va anunciando las paradas a gritos, como en los trenes del pasado, para dar color. En el Brontëbus, el conductor (que posiblemente esté muy acostumbrado a los turistas brontënianos) indica amablemente cuál es la mejor parada para quedar lo más cerca posible de la rectoría en la que se criaron las hermanas.

La parada en cuestión hace que se entre al pueblo por el parking de un centro de salud, lo que no es muy emocionante literariamente hablando (aunque lo primero que verá quien escoja esa ruta será una señal de una calle en honor a Heathcliff) pero es eficiente en cuestiones de tiempo y espacio. Solo habrá que subir unas escaleritas, una cuesta y se llegará a la oficina de turismo de Haworth y se podrá uno sumergir directamente y sin esperar mucho más en la experiencia Brontë. El turista ha llegado, al fin, a Brontëlandia.

Cuesta abajo se suceden las tiendas con nombres inspirados en las obras de las hermanas (que si el café Bronte, que si el salón de té Villette) y los productos de aires vintage para tener una experiencia auténticamente victoriana. Se pueden comprar boinas con nombres de la familia, pinturas de colores que estaban de moda en el pasado o sales de baño hechas en Haworth en botellas vintage.

Cerca de donde empieza el desvío que lleva a la iglesia y a la casa de las hermanas hay una tienda de golosinas y caramelos que parece sacada de una serie de época de la BBC y, en el lugar en el que "Branwell Brontë compró el opio que sería la causa indirecta de una muerte temprana", hay una tienda que recrea los ultramarinos del pasado. Una placa de aires antiguos (de donde sale el entrecomillado) recuerda lo que el infeliz de Branwell compraba en el pasado. Y, por supuesto, los dos pubs en los que Branwell se emborrachaba (y que estaban muy cerca de la iglesia) siguen estando donde estaban y siguen sirviendo a quienes visitan la zona.

La casa de las hermanas Brontë no está en medio de la calle principal, como tampoco lo estaba en su época. Hay que desviarse, pasando por delante de uno de los pubs favoritos de Branwell, y recorrer un pequeño camino, dejando al otro lado la iglesia y el cementerio lleno de tumbas irregulares (se estima que hay más de 40.000 personas enterradas allí) que ahora los turistas aman por sus aires románticos (y porque era una de las cosas que se veían desde las ventanas de la rectoría, lo que da el plus de escalofrío literario).

Cualquiera es libre de poner un nombre basado en las Brontë a su negocio, ya sea una firma de taxis o un take away, si es lo que quiere

El museo, que intenta recrear minuciosamente cómo habría sido la casa en la época de las hermanas Brontë, está lleno de gente, o al menos lo estaba este agosto si se compara con cómo estaba de lleno el museo de Jane Austen (otra escritora que mueve peregrinos) hace unos años y con cómo está cualquier museo literario de España en un día corriente. Además de la fama de las hermanas, este año está considerado Año Brontë, ya que se cumplen 200 años del nacimiento de Charlotte, lo que hace que encontrar una excusa para peregrinar a Yorkshire sea más fácil que nunca.

Según datos que facilitan desde el propio museo, cada año lo visitan unas 70.000 personas, cifra que esperan superar este año gracias a las celebraciones del bicentenario. "De forma anecdótica, un tercio de nuestros visitantes son de otros países, un tercio de Yorkshire y otro tercio de otros lugares de Reino Unido", apuntan por email. "Nos visitan más mujeres que hombres y sabemos, gracias al libro de visitantes y al feedback en redes sociales, que para mucha gente visitar la rectoría es una suerte de peregrinaje o la ambición de una vida", añaden.

Turistas en Brontëlandia, desde 1858

Lo que no es, es el ser algo nuevo. Los turistas ya empezaron a aparecer en Haworth en vida de la propia Charlotte Brontë, una vez que se supo, tras la muerte de Emily y Anne, que el misterioso Currer Bell no era otro que la hija de un clérigo. A la escritora esos primeros turistas le parecían molestos.  El gran boom del turismo literario a la tierra de las Brontë no llegó sin embargo hasta un poco más tarde y tiene como gran ‘culpable’ a la misma persona que es responsable de una gran parte de la leyenda sobre Charlotte y sus hermanas, la escritora Elizabeth Gaskell. Gaskell escribió y publicó poco después de la muerte de Charlotte Brontë una biografía sobre la autora, de la que había sido amiga en sus últimos años de vida.

Las guías de viaje especializadas en la tierra de las Brontë habían aparecido entre el final del XIX y el principio del XX

Como bien cuenta Lucasta Miller en The Brontë Myth, la biógrafa convirtió la vida de la autora en lo que ella creía que tendría que haber sido y reajustó aquí y allá y magnificó allí y allá ciertos elementos para que todo encajase con su visión de los hechos. Leyendo a Miller, no se puede evitar pensar que Gaskell, en el presente, habría tenido una gran carrera escribiendo en la prensa amarilla o produciendo textos en la era del clickbating. En su presente, Gaskell ayudó a crear el mito de Charlotte Brontë como ángel del hogar victoriano (esa pobre y sacrificada señorita Brontë) y metió a Haworth en la ruta de lo turístico creando la imagen de un pueblo apartado, aislado, salvaje, en el que las hermanas escritoras vivían en medio de los brutales elementos. Haworth era como un subidón de escabroso encanto romántico.

La biografía apareció en 1857 y en 1858, como apunta Miller, la afluencia de peregrinos (que se autodenominaban así y no turistas) era tal que los lugareños ya habían empezado a hacer negocio. A lo largo de los años siguientes ya no solo se podían comprar los libros de las hermanas en cualquier rincón del pueblo, sino que además el visitante se podía hacer con souvenirs como postales y similares. Quienes no se conformaban con lo producido en masa, que los había, se afanaban en hacerse con reliquias, como el marco de la ventana de la habitación de Charlotte Brontë al que un turista estadounidense arrancó un trozo y como cualquier palabra escrita por la escritora (sus cartas eran cortadas en trocitos para satisfacer la demanda y repartidas por palabras).

En 1895, la localidad tenía ya un flujo de 10.000 visitantes anuales. Un periodista local había impulsado la creación de un museo dedicado a las hermanas y había dado un nuevo empujón al turismo. Cuando en los años 20 el museo pasó a la casa rectoral, la inauguración (cualquiera que vaya hoy al museo puede ver las fotos) logró atraer a riadas de personas. Entre el final del XIX y el principio del XX habían aparecido, además, las guías de viaje especializadas en la tierra de las Brontë.

Los primeros turistas se quejaban, además, de que no se les dejaba  ver el lugar en el que había vivido y muerto Charlotte Brontë

Muchos de esos turistas se sentían un tanto defraudados de que la experiencia no fuese tan extrema como Gaskell había hecho pensar y como el discurso de los años siguientes había apuntalado. La casa rectoral estaba demasiado cerca del pueblo y el pueblo era demasiado poco pobre (no era El Dorado, cierto es, ya que la esperanza de vida era durante la época de las hermanas era de 25 años, pero tampoco era un lugar tan digno de novela gótica como el turista podía esperar y estaba rodeado por la industria textil). Los primeros turistas se quejaban, además, de que quienes vivían entonces en la casa rectoral no les dejaban entrar a ver el lugar en el que había vivido y muerto Charlotte Brontë (el entusiasmo por Emily es del siglo XX y la curiosidad hacia Anne aún no ha llegado).

Pero claro; quién va a plantear su decepción con la experiencia gótica de un pueblo al que ha llegado, al fin y al cabo, en un Brontëbus con WiFi gratis. Uno no puede esperar encontrarse a Heathcliff y a Cathy recorriendo los páramos a petición del viajero. Pero la visión romántica de las tres hermanas, que se criaron en el remoto medio de la nada salido de una novela gótica, sigue. Incluso ahora que el trabajo de feministas, biógrafos e historiadores ha puesto más en contexto quiénes eran las hermanas Brontë y cómo vivieron, influyendo las expectativas de los viajeros.

Quizás, llegar y encontrarse un pequeño pueblo inglés de la campiña no cumpla con la cuota de exotismo que uno espera. Quizás, probar a adentrarse un poco en los páramos haga que la imagen arrastrada de la lectura adolescente de Cumbres borrascosas quede un tanto desbaratada. “Si cambias las ovejas por vacas, esto podría ser un campo cualquiera de Galicia”, puede una tener que escuchar si viaja con quien no tiene por sagrados a los mitos literarios. Y que todo sea como al lado de casa hace que pierda un poco de misticismo literario.

El peligroso —¿o no?— efecto de la Brontëmanía

Tras visitar la casa, conocer los páramos (la ruta al completo son ocho kilómetros de caminata) y recorrer el cementerio buscando las tumbas de las dos criadas de la familia (los Brontë están dentro de la iglesia, también visitable y a la que se puede hasta seguir en Facebook), al viajero no le queda más remedio que volver a la calle principal, empedrada y llena de tiendas para comer. Los turistas del XIX iban a algunos de los pubs que frecuentaba Branwell y, con suerte, podían comer en una bandeja ligada a la familia. Los viajeros del XXI tienen más opciones para escoger y pueden ser captados en alguna puerta con promesas de comida típica y sabrosa, el punto cumbre del turismo de masas.

Los viajeros del XXI pueden ser captados en alguna puerta con promesas de comida típica y sabrosa

Puede que las opciones de merchandising de las Brontë sean más limitadas que las que se pueden encontrar en los puntos de turismo ligados a Jane Austen (que tiene hasta protector labial, de marca I Love Darcy), pero la pasión por las hermanas y por todo lo ligado a ellas no ha disminuido a lo largo del tiempo y sigue haciendo que se compre prácticamente cualquier cosa que se haya ligado a las hermanas. Charlotte, Emily y en menor grado Anne despiertan pasiones y convierten muchas veces a quienes se interesan por ellas en una suerte de adolescentes hablando de su ídolo, como comenta la protagonista de The Madwoman Upstairs, la muy irónica y metaliteraria novela que Catherine Lowell ha dedicado a la fiebre por las Brontë y que es, claro está, uno más de los productos asociados a las hermanas que inundan el mercado.

Cuando se pregunta por números a los responsables del museo (serio y literario) es inevitable preguntar también por el (comercial y no tan literario) efecto de la Brontëmanía. Ellos recuerdan que su misión, la de la Brontë Society, es "llevar a las Brontë al mundo y al mundo a Yorkshire" con actividades y acciones de preservación de fondos y materiales pero que no son quienes controlan a las hermanas y su memoria. "No poseemos a las Brontë y cualquiera es libre de poner un nombre basado en las Brontë a su negocio —ya sea una firma de taxis o un take away—, si es lo que quiere", apuntan. "No nos importa realmente", reconocen, "¡muchas veces presenta a las Brontë y su trabajo a nuevas audiencias!".

Y, en el fondo, quizás todo forme parte de la experiencia del turismo literario. El comprar el imán con la cara del escritor mientras se lamenta la banalización de la literatura es, al final, una parte más de la experiencia de peregrinar a la casa del autor favorito.

Autor >

Raquel C. Pico

Periodista, especializada en tecnología por casualidad, y en literatura por pasión.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí