1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Vuelta a España

Una rivalidad histórica resuelta, por una vez, a favor del más débil

Tras tres derrotas en el Tour, Nairo Quintana consigue derrotar al tirano de su época, el británico Chris Froome

Sergio Palomonte 12/09/2016

<p>Chris Froome y Nairo Quintana en el podio final de la Vuelta a España 2016</p>

Chris Froome y Nairo Quintana en el podio final de la Vuelta a España 2016

rtve.es

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

¿Cómo será recordada la Vuelta 2016 en el futuro? No ha sido una edición especialmente memorable, salvo por un par de momentos puntuales, y por el resultado final. Los primeros se disolverán en la bruma de la memoria de cada uno, o en la pura apreciación personal, pero el segundo es incontrovertible: Nairo Quintana, después de tres derrotas en el Tour ante Chris Froome, ha conseguido ganar una gran vuelta al británico.

Es algo extremadamente infrecuente en el ciclismo contemporáneo, e incluso antes: Gimondi jamás ganó un duelo final en una carrera de tres semanas a Merckx, igual que Ocaña o Fuente, y tampoco Rominger con Indurain —por no hablar de Chiapucci o Bugno—, o Ullrich contra Armstrong. Froome es el dominador del Tour en lo que llevamos de década, pero ha encontrado en Quintana un oponente que se ha labrado un palmarés muy considerable y que, al revés con los citados, puede decir que ha derrotado al tirano de su época.

La tarea no ha sido fácil. La Vuelta a España 2016 ha sido una carrera con un plantel de figuras muy destacado en cuanto a aspirantes a la victoria final, pero muy mediocre en el resto de roles ciclistas, desde sprinters hasta esa clase media que sube el nivel de una prueba. Además, los ciclistas presentes han demostrado en más de una ocasión una indolencia hacia su deporte y profesión que también pasarán a formar parte de lo que será recordado en el futuro.

Tras una larguísima estancia en Galicia de prácticamente una semana, en donde lo único destacado fue la caída del favorito Kruijswijk por un pivote fijo que estaba en la calzada, el pelotón de la Vuelta vivió su primera gran jornada con la subida a los Lagos de Covadonga, sin ninguna duda la cima más mítica de la carrera, bastante desvirtuada por los males del ciclismo contemporáneo y por una nómina de vencedores tan creíble como un billete de cuatro euros.

La Vuelta presentó un plantel destacado de aspirantes a la victoria, pero  mediocre en el resto de roles ciclistas, desde sprinters hasta esa clase media

Por primera vez en 25 años, ganó un corredor a la altura de lo que supone la montaña asturiana: Nairo Quintana obtenía su primera victoria en la carrera, a la tercera participación, con una subida muy inteligente en donde consiguió aprovecharse de la estrambótica estrategia de Froome, que se descolgó en las primeras rampas para, a la manera de una cronoescalada, ir superando a una miríada de corredores y acabar tercero de la etapa.

Fue en esa subida donde se evidenció que la carrera iba a ser un duelo entre Quintana y Froome, al disolverse las dudas que pudiera haber sobre su estado de forma tras haber disputado el Tour de Francia y subir al podio. Contador, el supuesto favorito para la organización, los aficionados y los comentaristas de la televisión pública, no pudo seguir el ritmo de los dos corredores que le superan, ora sí, ora también, en todas las grandes vueltas en las que coinciden.

Tras un día de descanso, Froome se llevó la satisfacción de volver a ganar en la cima cántabra de Peña Cabarga, donde hace cinco años obtuvo su primera victoria de relevancia, insuficiente para ganar una Vuelta que perdió por las bonificaciones ante la perseida Juanjo Cobo. Fue la carrera de su revelación, y donde se inició su extraño idilio con la carrera: la de un corredor que ya forma parte la historia de este deporte —tres Tours como Bobet y como LeMond— y que de manera obsesiva intenta ganar la Vuelta a España.

Volvió al año siguiente, tras haber sido el corredor más fuerte del Tour, y acabó cuarto. En 2014, segundo. Este año se ha convertido en el primer corredor que, siendo el vigente campeón del Tour, logra ganar etapa en la carrera. Pero ni aún así ha bastado: otro segundo puesto en la carrera, cuando hasta el organizador le había puesto una crono de 37 km el antepenúltimo día para así atraer su atención. Habrá que ver si volverá de nuevo, porque el próximo año ya contará con 32 años.

Froome se ha convertido este año en el primer corredor que, siendo el vigente campeón del Tour, logra ganar una etapa en la carrera

Es difícil que en sus análisis de dónde perdió la carrera haya algo de autocrítica a cómo su equipo fue parte fundamental de una de las mayores humillaciones de este deporte. La etapa más larga, de 210 km, fue escamoteada miserablemente por el pelotón, que decidió de manera mafiosa tomarse el día de paseo y permitir que la fuga del día llegase con 34´ de ventaja a meta, la segunda diferencia más grande jamás registrada en una gran vuelta.

La media del pelotón fue de 34 km/h, propia de cicloturistas, y eso que el terreno —la frontera vasco-francesa— daba para mucho desgaste y opciones de ataque. No es casualidad que, al día siguiente, se viviese la que se puede argumentar que sea la mejor etapa de la historia de la Vuelta, una donde hasta el vigente segundo del Giro —y que no ganó de milagro, de milagro siciliano concretamente— se metió de lleno en la lucha con el ataque de su compañero Simon Yates, lejos de meta y usando estrategia de equipo, algo imposible en el habitual perfil de cuestas de cabras de las etapas de la Vuelta.

Gregarios preparados para trabajar en los valles entre puertos, corredores que no se conforman con su puesto en la general, y una Gran Estrategia --por usar un término geopolítico-- que hacía muchos años que no se veía en la Vuelta, una carrera amordazada por unos organizadores esclavos de un recorrido ideado para no molestar salvo en los últimos kilómetros. La famosa siesta de la que habla habitualmente Pedro Delgado en sus prescindibles aportaciones televisivas. Por una vez hubo una gran etapa de ciclismo, y no es casualidad que se disputase íntegramente por suelo francés.

No hubo diferencias de tiempo entre Quintana y Froome, que salvaba así la supuestamente etapa más desfavorable, y encima llevaba como quinto en la general a su compañero Konig, mientras el colombiano veía cómo Valverde recibía de una vez sus excesos de correr Giro, Tour y Vuelta con 11 minutos en meta, su mayor derrota de siempre en la carrera española. Quintana lideraba la carrera con apenas un minuto sobre Froome, y decía que para llegar seguro a la crono final necesitaba tres minutos.

De manera imprevista, llegaron al día siguiente. En una etapa de 118 km, una distancia impropia del ciclismo profesional, y que fue cubierta por el vencedor en menos de tres horas, se formó un ataque de salida donde se pilló cortados a Froome y todo su equipo, además de Chaves y otros corredores destacados. La etapa fue una persecución continua en donde el Astana ayudó en gran medida al Sky del británico, que en ningún momento se rindió, demostrando que eso de "tiene la temporada justificada" funciona para otro tipo de campeones.

La Vuelta es una fiesta, salvo para un puñado de corredores que se la toman en serio y la salvan edición tras edición

Por delante iban Contador y dos gregarios, y Quintana y dos gregarios, además de otros corredores que colaboraron en la medida de sus posibilidades. El madrileño, uno de los mejores vueltómanos de la historia, ya no está para ganar este tipo de carreras —ha acabado despotricando contra su equipo y contra el Movistar por no ayudarle, entre otros elementos externos y jamás propios—, pero sí es un factor determinante a la hora de mover la carrera, o de proponer situaciones imprevistas.

A él no le sirvió de mucho —subir de la sexta a la cuarta posición de la general—, pero Quintana logró 2´40" sobre Froome, una diferencia que, entre corredores de esa categoría, y teniendo en cuenta el recorrido de la Vuelta, equivalía a sentenciar la general. De la misma manera que se tenía que haber sentenciado la carrera para 90 corredores que se agruparon en el furgón de cola y se las ingeniaron para acabar la etapa fuera de control, a más de 20´sobre el horario máximo permitido, y entrando entre risas.  Entre ellos, Konig, el quinto de la general. El organizador, ya puesto en evidencia dos días antes con la etapa de piernas, no aplicó el reglamento de expulsión porque la Vuelta es una fiesta, salvo para un puñado de corredores que se la toman en serio y la salvan edición tras edición.

Froome, entre ellos, por supuesto. Jamás renunció a su persecución de los fugados, ni a creer en que podía ganar la carrera. En la crono hizo lo que se esperaba, ganando la etapa y logrando rebajar la diferencia con Quintana a 1´21" en vísperas de la última etapa real de carrera, habida cuenta de que el ciclismo regala el último día. Una extraña etapa por la montaña de Alicante, con más de 4.000 metros de desnivel acumulado, y final en la base militar del Alto de Aitana.

No pasó nada entre los dos contendientes a la victoria final. Ritmo, fuerza, de nuevo el equipo de Chaves usando estrategia ciclista de manera brillante, unos fugados que pelearon de manera brillante la etapa, y un Quintana que, en contra del fair play del ciclismo, esprintó a Froome en los metros finales, quizás para demostrarse a sí mismo que eso era el Tour de Francia, y no un insípido puerto en las antípodas de los Pirineos o los Alpes. El texto ha comenzado con referencias a grandes campeones que jamás consiguieron derrotar al tirano de su época, y parece que Quintana se ha regodeado con ser de los pocos que han podido hacerlo. Digno de Chiapucci, desde luego.

De manera extraña, explicada después por el protagonista como simple reconocimiento, Froome aplaudió al entrar en meta. Es bueno que en el ciclismo haya piques y rivalidades, pero mientras el Tour siga teniendo dos cronos, Quintana no tiene nada que hacer ante Froome. Incluso tuvo un Tour sin crono para poder acercarse algo, y perdió 1´50" en los llanos de Holanda. Su victoria en la Vuelta le da aliento para creer que, con 26 años, algún día ganará a Froome, de 31 años, pero siempre aparecerán nuevos corredores con el mismo objetivo.

Su rivalidad ya forma parte de la historia del ciclismo: han subido juntos al podio de una grande en cuatro ocasiones, y por una vez el eterno derrotado ha ganado al dominador hegemónico. Era la mejor opción para la salud de este deporte, tan aquejado de diversos males de origen interno, aunque si hubiese ganado Froome habría dignificado igualmente la carrera. Lo ha hecho durante las tres semanas de duración de la misma.

¿Cómo será recordada la Vuelta 2016 en el futuro? No ha sido una edición especialmente memorable, salvo por un par de momentos puntuales, y por el resultado final. Los primeros se disolverán en la bruma de la memoria de cada uno, o en la pura apreciación personal, pero el segundo es incontrovertible:...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sergio Palomonte

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Lee

    Por artículos como este, se pierde toda la credibilidad del medio, me parece impresentable que en plena campaña de captación de lectores que se subscriban a CTXT. Lo primero es hacerse responsable de lo que uno escribe o piensa con su propio nombre, sin seudónimo.

    Hace 7 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí