1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El no negocio de los Juegos Paralímpicos

La fiesta del deporte paralímpico ha tenido que superar la indiferencia de los medios, las empresas y la esperada publicidad. A pesar de todo, está siendo un éxito

Agnese Marra Río de Janeiro , 14/09/2016

FURIBUNDO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¿Espíritu olímpico o negocio? Esa es la cuestión. Río de Janeiro consiguió ganar la sede olímpica en 2009. Brasil era el país del futuro –ya lo escribió Stefan Zweig en 1941--. Se multiplicaban las inversiones internacionales, llegaban los europeos expatriados para hacerse un hueco en sus multinacionales de origen y Donald Trump compraba terrenos a lo largo y ancho del país. En ese contexto, los Juegos aparecían en la ciudad carioca como otra de las grandes oportunidades de negocio. Lo que suelen ser allá adonde van.

“Si no les damos algo a cambio, no van a invertir”, dijo el alcalde para defender su política inmobiliaria de cara a los Juegos

Negocio para unos pocos. Las asociaciones público-privadas que puso de moda el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, hicieron que las constructoras e inmobiliarias fueran las grandes vencedoras del evento. La alcaldía les cedía el terreno y ellos construían y se llevaban los beneficios de las ventas. Así fue como construyeron algunas de las instalaciones deportivas que estrenaron en agosto, o las torres de oficinas en áreas degradadas de la ciudad que todavía están por estrenar: “Si no les damos algo a cambio, no van a invertir”, decía Paes para defender su política inmobiliaria.

El país del futuro, una vez más tuvo que esperar. En 2016 los Juegos llegaron con el Estado Río de Janeiro declarado de “calamidad” por su propio gobernador. La crisis económica dejaba la ciudad con los servicios a medio gas y los funcionarios cariocas salían a la calle para protestar por las inversiones millonarias en los JJOO, cuando ellos llevaban meses con sus salarios atrasados. El alcalde insistía en que “la mayor parte del presupuesto” venía de las empresas privadas, pero las cuentas olímpicas, a día de hoy, siguen siendo un misterio.

Los Juegos comenzaron con el espíritu olímpico en horas bajas. El ambiente era más bien de enfado. Protestas. Muchas críticas. El elevado precio de las entradas hizo que la mayoría de los cariocas no pudieran disfrutar en directo del evento. A las grandes constructoras poco les importaba si las gradas estaban vacías, el negocio ya estaba hecho. La ciudad, engalanada de publicidad, era invadida por militares con armas de guerra, que se colocaban en cada esquina para dar seguridad a los turistas que sí pudieron permitirse ir a la gran fiesta del deporte.

El elevado precio de las entradas hizo que la mayoría de los cariocas no pudieran disfrutar en directo del evento

El espíritu olímpico comenzó a asomar por la ciudad maravillosa a medida que el país anfitrión ganaba medallas. A pesar de ser las entradas más caras, las gradas empezaron a llenarse con la llegada de las finales. Las denuncias de los desalojos forzosos, de la especulación inmobiliaria, y del aumento de la violencia policial en las favelas de la ciudad, quedaron en un segundo plano. El último gol de Neymar dio a los brasileños el final digno al que agarrarse.

El milagro

Los Juegos Paralímpicos han sido otra cosa, casi un milagro. Al igual que sus atletas, que demuestran el esfuerzo sobrehumano de superarse y alcanzar un objetivo, el evento pasó por una carrera de obstáculos que todavía tiene traumatizado al presidente del Comité Paralímpico Internacional, Philip Craven: “En 56 años de historia nunca habíamos sufrido circunstancias como éstas”, decía a finales de agosto.

Doscientos millones de reales –unos 60 millones de euros-- separaban al país de la línea entre pasar vergüenza internacional por no cumplir lo acordado y garantizar la competición

Doscientos millones de reales –unos 60 millones de euros-- era la cifra que separaba al país de la línea entre pasar vergüenza internacional por no cumplir lo acordado y devolver la calma a los 4.370 atletas que entrenaban desde hace cuatro años para competir en Río de Janeiro. A tres semanas de la fecha de estreno todavía había serias dudas sobre su celebración. Los atletas no habían recibido el dinero de sus pasajes de avión y el Comité Olímpico Internacional advertía de que sin ese dinero no se podría mantener el evento.

Estos doscientos millones de reales se han tenido que mendigar para conseguirlos. Contaban con los patrocinadores, pero no. Contaban con el Gobierno federal de Brasil, y tampoco. A mediados de agosto, la Justicia Federal advirtió de que no se pasaría dinero al Comité de Río 2016 hasta que éste hiciera públicas sus cuentas y se pudiera saber por qué a tan solo 21 días del evento las cifras no cuadraban.

La transparencia no ha sido precisamente una virtud del Comité de Río 2016, que a pesar de la solicitud del Ministerio Público brasileño para conseguir la ayuda extra, volvió a negarse a dar a conocer su presupuesto: “Somos una empresa privada, no tenemos por qué dar esa información”, se defendían. Pero para pedir dinero a los cofres públicos federales, con un país que pasa la mayor crisis económica de la última década, no había pudores.

El Comité organizador de los Juegos se negó a facilitar a las autoridades brasileñas su presupuesto, alegando a su condición de empresa privada

El alcalde de Río de Janeiro, conocido por decir todo lo que se le pasa por la cabeza sin pensarlo demasiado, justificó a los patrocinadores: “La Paralimpiada es un evento increíble, pero como negocio no es atractivo. No termina de cerrar, las entradas son muy baratas”. Eduardo Paes, después de haber agotado el camino del gobierno federal y de reunirse durante días con varios empresas, anunció que la alcaldía sería la que daría 100 millones de reales y los otros 100 vendrían del patrocinio de empresas estatales. Los gastos de los cofres del ayuntamiento carioca, al igual que los del Comité de los Juegos, siguen siendo un misterio.

La donación de las estatales llegó apenas cinco días antes del inicio de los Juegos, el pasado 7 de septiembre. En los Juegos Paralímpicos las grandes empresas sí pueden colocar sus nombres dentro de las arenas, pero ese argumento no evitó que su presencia se haya reducido a casi “una política de cuotas sociales”, como denunciaba el publicista Rodrigo Ferreira.

Las descaradas diferencias de trato entre los Juegos Olímpicos y Paralímpicos no solo vinieron de los patrocinadores. Los conglomerados mediáticos del país, controlados por media docena de familias millonarias, se mostraron tan desinteresados en el evento como las grandes empresas. La ceremonia de apertura fue el miércoles 7 de septiembre, Día de la Independencia de Brasil, es decir, un día festivo. Pero ninguna de las principales cadenas de televisión abierta la retransmitió, tan solo la TV Cultura, emisora que apenas tiene audiencia.

Los conglomerados mediáticos del país, controlados por media docena de familias millonarias, se mostraron tan desinteresados en el evento como las grandes empresas

El estadio de Maracaná estaba completamente lleno y el espectáculo fue corto, emotivo, bien hecho y no faltaron los ya habituales abucheos contra el presidente Michel Temer.  Pero a la mayoría de los brasileños las imágenes les llegaron en los resúmenes informativos, como la noticia corta y alegre que se da antes del informe meteorológico. Muy diferente del trato dado en Londres 2012, donde abrieron una cadena de televisión especialmente para retransmitir todo lo vinculado con las Paralimpiadas. “Es una vergüenza para el 20% de discapacitados que hay en Brasil”, decía Ferreira. “Estoy perpleja con tamaña discriminación, los grandes medios siguen demostrando el prejuicio que hay con las personas con deficiencia”, se quejaba la pedagoga Vera García, que tiene un miembro amputado por una accidente en la infancia.

“Otro público”

A pesar de la indiferencia de los medios, de las empresas y de la esperada publicidad, los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro están siendo un éxito. Después de las de Londres se han convertido en el evento con más público de la historia de estos Juegos. Hasta el sábado se habían vendido 1,8 millones de entradas de los dos millones y medio puestos a la venta. La reducción de espacios públicos comunes como el del Complejo de Deodoro no ha incomodado al medio millón de brasileños que se han acercado estos días a ver algunas de las 22 modalidades deportivas que se disputan. Las entradas del pasado fin de semana y las del próximo ya se agotaron, y los organizadores confían en alcanzar los dos millones de ingresos.

El menor precio de las entradas y el perfil de los espectadores han hecho de los Juegos Paralímpicos un éxito. Después de las de Londres se han convertido en el evento con más público de la historia

“El precio más bajo de las entradas ha sido fundamental para el aumento de las ventas”, decía Mario Andrada, el director de Comunicación del Comité de Río 2016, que también veía un “perfil de público diferente”. Ahora hay una mayoría de brasileños, muy pocos extranjeros, y sobre todo familias y jóvenes. Si en las Olimpiadas se veía a muchas parejas de clase media, sin hijos, o matrimonios mayores de clase alta, ahora se ven grandes familias. Los estudiantes, que apenas se habían visto en las arenas olímpicas, son los que ahora llenan las gradas.

María Bernardes tiene 15 años y viene con su escuela de Botucatú (una ciudad en el interior del Estado de São Paulo) especialmente para el evento. Está emocionada por haber entrado al Parque Olímpico, pero todavía está más contenta por haber ido en metro por primera vez: “Está siendo la mejor experiencia de mi vida”, cuenta. Marcos Nascimento viene con su mujer y sus tres hijos para “que vean la importancia del esfuerzo y la perseverancia” de estos  atletas. Dice que nunca hubiera podido traerlos a las Olimpiadas por el precio de las entradas y de los hoteles: “Eso es un negocio para ricos, nosotros podemos venir ahora que todo está más barato y mis hijos están disfrutando del deporte, que en realidad  es lo que debería ser”.

El sábado el Parque Olímpico de Barra da Tijuca batió récord de asistencia con 167.000 personas en el recinto, 10.000 más que en el mejor día de las Juegos de agosto. En la ciudad se ven menos militares en las calles, menos carteles de publicidad y el metro y el BRT (transporte que se hizo para el evento) abarrotado de familias ataviadas con las camisetas de la selección brasileña. Algunos ondeaban banderas verde amarelas en el aire, mientras que otros preferían pintárselas en la cara. Brasil se mantiene quinto en el número de medallas. Sólo el primer día ganó dos oros, una plata y un bronce. Todavía les quedan unos días para seguir celebrando el no negocio de los Juegos Paralímpicos.

¿Espíritu olímpico o negocio? Esa es la cuestión. Río de Janeiro consiguió ganar la sede olímpica en 2009. Brasil era el país del futuro –ya lo escribió Stefan Zweig en 1941--. Se multiplicaban las inversiones internacionales, llegaban los europeos expatriados para hacerse un hueco en sus...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí