1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Las prisas de la pureza

No me gusta el automatismo de los códigos éticos y pactos de gobierno que desplazan hacia el juez instructor (que al imputar no está, en absoluto, prejuzgando) la responsabilidad “política” del cese de un cargo público

Miguel Pasquau Liaño 21/09/2016

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

-- Pero, ¿qué es lo que os molesta de la pureza, señor?
      -- La prisa, Adso –contestó Guillermo.  
El nombre de la rosa, U. Eco

 

No creo que sea necesario explicar que la honestidad es una virtud política y la corrupción es la carcoma de la democracia. No creo que, para no resultar sospechoso de tibieza, deba pagar el peaje de enfatizar lo doloroso o irritante que puede ser para el ciudadano con apuros ver cómo un representante malversa el presupuesto público y cómo las Administraciones adjudican contratos o puestos de trabajo según una lógica privada. No estoy por volver a una complacencia de las élites con su propia corrupción, apoyada en la técnica de aturdir a la gente con el debate sobre qué partido tiene más corruptos, y ya me gustaría que la falta de ejemplaridad tuviese consecuencias electorales significativas. Pero me parece que es importante situar la corrupción en el terreno de las desviaciones, como un aspecto marginal de la política que, pese a su vistosidad y a la facilidad de un discurso regeneracionista simplón, no es el más importante.

El totalitarismo de la pureza

Igual que el terrorismo no daña sólo a las víctimas, sino que genera una inflada retórica antiterrorista que puede llevarse por delante algunos principios y nos hace peores, también la corrupción tiene graves efectos secundarios cuando se convierte en un estado de opinión. Y es lo que está pasándonos. Hemos dejado de percibirla como un conjunto de delitos cometidos por personas singulares, y le damos ya el rango de hábito del sistema: pero es una percepción totalitaria que no admite matices: todo está corrupto, y la virtud es una anécdota, apenas un islote en medio del océano. Ahora la corrupción ha tomado la casa y parece apelmazarse debajo de todas las alfombras, dentro de cada alcantarilla, en el subsuelo, en la atmósfera, en los cimientos, de manera que la gran prioridad sería una suerte de fumigación al menor atisbo de cucaracha, aunque el producto acabe haciendo irrespirable el entorno. "Todo está corrupto", decimos, porque –es verdad-- hemos descubierto demasiado estiércol en el abono de muchos espacios de la política. Hemos perdido la confianza en las leyes, en los procedimientos, y vamos a acabar pensando que la democracia es una trampa, y que la receta es un golpe jacobino de autoritarismo.

Me preocupa, sí, esa forma de totalitarismo, es decir, esa incapacidad de ordenar un discurso que sepa distinguir y que permita salvar el prestigio de los principios y las instituciones que han sido corrompidas, que separe la espiga y la cizaña y pode sin llevarse el tallo limpio. Digo "totalitarismo" en el sentido de confundir la parte con el todo, y hacerlo con un discurso facilón que “pega fuerte” pero esconde o posterga cosas más importantes sobre las que deberíamos hablar mucho más, como la desigualdad, la pobreza, la calidad de los servicios públicos, la política energética o el derecho a la vivienda. Me refiero a un totalitarismo de la pureza que, por supuesto con prisas, lleva a la hoguera todo lo que esté en contacto con el virus, sin la paciencia necesaria para hacer escrutinio, ésa que sí tuvieron el cura y el barbero con los libros de don Quijote, quienes, pese a la convicción de que aquellos libros habían causado la locura de su vecino, fueron capaces de salvar unos sí y otros no. Como la corrupción se ha infiltrado en la médula, tendemos a creer que ya no sirve el bisturí capaz de recortar un pedazo y extirparlo, sino que ha llegado el momento de la quimioterapia masiva, que por masiva es ciega y no discrimina entre lo sano y lo enfermo.

La necesidad de distinguir

Yo creo que sería justo abrir los ojos a cuánto de virtud hay, hoy mismo, en la vida política y en el funcionamiento de las administraciones. No se rían, no me tiren zapatos. No me refiero a santidad, ni a un altruismo heroico, sino a gente que hace bien su trabajo, que se resiste a prácticas dudosas que se le ofrecen como naturales, que se esfuerza en elegir las mejores opciones, que sabe decir que no. Y por eso, así como los periódicos nos exhiben a diario los detalles de la corrupción, yo propondría reservar un espacio como escaparate de la ejemplaridad: “Historias ejemplares”, podría denominarse ese espacio. ¿Por qué no, equipo de dirección de CTXT?

Cuatro consejeros de Bankia no utilizaron su tarjeta Black, ¿lo recuerdan? Muchos profesores se niegan a aprobar al alumno recomendado que no lo merece, aunque les cueste perder una amistad. Técnicos de miles de administraciones se afanan en seguir con lealtad los procedimientos reglados, resistiendo presiones. Jueces que tienen en sus manos decisiones que benefician a unos y perjudican a otros no dejan resquicios para que entren influencias extraprocesales o presiones (por ejemplo mediáticas). Cuántos concejales mantienen la ilusión de mejorar el servicio público que tienen encomendado. Hay, claro que sí, ministros y exministros libres de sospecha. Cuántos empresarios perdieron un buen negocio por no buscar prebendas o por ordenar a sus asesores que hagan las cosas bien, paguen las cotizaciones y no usen dobles contabilidades. Cuántos militantes y cuadros orgánicos de partidos políticos se han mantenido de pie y  siguen dando importancia a los principios que los llevaron a afiliarse. Cuántas obras públicas se deciden, se adjudican, se ejecutan y se terminan como dios manda. Cuántos policías se complican la vida en operaciones difíciles y arriesgadas que en ocasiones no tienen resultado, y no buscan atajos. Cuántas iniciativas de solidaridad promovidas o financiadas con cargo a impuestos. Cuántas decisiones políticas difíciles, de verdadera austeridad (cuidado de lo público) y contención del gasto superfluo que no satisfacen el bolsillo de nadie pero cuidan de las siguientes generaciones. Cientos de miles de funcionarios que cobran su sueldo, pagan sus impuestos y no han caído en el desánimo como excusa para instalarse en la rutina.

Nunca la virtud puede ser víctima del vicio, y para eso hay que saber distinguir. No todos son iguales, no todo está podrido, y es justamente el contraste con la honestidad y la seriedad de algunos lo que permite agrandar el reproche a los deshonestos y los chapuceros. Frente a la impunidad de los corruptos no caigamos en el inquisidor totalitarismo de la pureza: seamos capaces de hacer escrutinio y quemar sólo lo imprescindible. Tampoco es justo aglutinar a todos los que alguna vez se han equivocado y mandarlos al foso común de la etiqueta de “corruptos”: hay también una escala de gravedad en la mala gestión que no puede simplificarse bajo el maximalismo del binomio pureza/corrupción, porque la perfección sólo existe en el horizonte.

Más criterio, y menos prisas.

Lo peor de la pureza, sí, es la prisa. Y yo creo que ciertas formas de regeneracionismo que se exhiben con demasiado énfasis pertenecen al terreno de la prisa, más que al de la pureza. Me refiero, por ejemplo, al dogma (o moda) del cese automático público por el hecho de estar judicialmente imputado, que se ha incluido ni más ni menos que como una condición para un pacto de investidura. Permítanme mostrarme en desacuerdo con ese dogma que ahora es asumido hasta por los partidos viejos, afectados de un golpe de mala conciencia. Entiendo que si un partido o una autoridad tiene noticia de que uno de los suyos está implicado en un asunto sucio, lo que debe hacer, mucho antes de que un juez dicte un auto de imputación, es hablar con el concernido, pedirle explicaciones, y valorar si existen sospechas serias de corrupción (y si es así, cesarlo aunque no haya imputación judicial) o si por el contrario es un asunto defendible e incluso disculpable (en cuyo caso deberían poder mantenerlo en su puesto mientras no haya sentencia de inhabilitación). No me gusta el automatismo de los códigos éticos y pactos de gobierno que desplazan hacia el juez instructor (que al imputar no está, en absoluto, prejuzgando) la responsabilidad “política” del cese de un cargo público. Los tiempos de un procedimiento judicial van avanzando hacia un momento decisivo, que es la sentencia, que sólo puede dictarse después de un juicio (y por eso no se condena por “prejuicios”). La instrucción penal no es un juicio, porque el imputado no ha tenido oportunidad real de defenderse de una acusación que puede ser infundada. Por eso valen mucho más, aunque tarden, las sentencias que los autos.

La verdadera regeneración no necesita autos judiciales de imputación para expulsar, por decisión propia, a quien el partido considera manchado, ni puede consistir en ese absurdo automatismo de inhabilitar, de facto, a un cargo público por el solo hecho de que un juez no haya acordado a las primeras de cambio un auto de archivo, porque crea que hay que seguir investigando, o porque crea que es necesario un juicio con todas las garantías para determinar si merece o no la pena de inhabilitación. Piensen que la historia dejó entre nosotros un inolvidable ejemplo de pureza apresurada que aún no está erradicado en nuestra cultura: se llamaba Inquisición.

Lamentaría que alguien dedujera que estoy defendiendo a los partidos que más corrupción tienen en sus filas. Es peor aún: estoy defendiendo el sistema, es decir, la autonomía de lo político, el derecho a distinguir, y el derecho a un juicio justo. 

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    Julian: Uno de los tres poderes clásicos del Estado es el encargado de prevenir y sancionar la Corrupción. Pero de ese no hablamos. ¿Cual será? ¿Quizás uno integrado por quienes han sido puestos allí por los Jueces franquistas mediante unas Oposiciones que se basan en la absoluta imposibilidad de controlar los exámenes -orales y secretos- con que "aprueban" -o no- a sus integrantes. Vale, lo digo: LA CORRUPCIÓN POLÍTICA Y ECONÓMICA ES RESPONSABILIDAD Y CONSECUENCIA INEVITABLE DE LA CORRUPCIÓN DEL PODER JUDICIAL. ADEMÁS DE LA FUNDAMENTAL RESPONSABILIDAD DE UN TRIBUNAL CONSTITUCIONAL QUE SOLO SIRVE PARA DEFENDER AL 1%; A LOS CORRUPTOS.Pero de esto, mejor no hablar. Vamos a seguir con el baile de poltronas y poltronables. Saludos.

    Hace 4 años 7 meses

  2. julian

    Vale, pero a mi me arece que ya se ha instalado la convicción de que estamos asistiendo a un concurso competitivo, por ejemplo de juego de cartas... donde la mayoría de los espectadores han legado a la convicción de que seguro que el ganador o los ganadores ya no es el mejor o son los mejores, sino el que o los que mejor son haciendo trampas... ( y siempre gana el que más y mejor trampas hace... ) incluso que el jurado que ha se decidir quién ha ganado es consciente de las trampas que cada uno hace, pero se limita a aceptar los hechos: ¡aquí TODO el mundo hace trampas... y qué vas a hacer... !

    Hace 4 años 7 meses

  3. Manuel Martin

    Repito: Pues habrá mucho limpio, pero ¡ocho (8) millones! se decantan y votan por la corrupción.

    Hace 4 años 7 meses

  4. Manuel Martin

    Pues habrán muchos limpios, pero más de ¡ocho (8) millones! votan a favor de la corrupción.

    Hace 4 años 7 meses

  5. miloren

    Todo lo contrario, yo creo que es necesario explicar por qué la honestidad es una virtud política y no lo contrario. Debería explicar antes qué hay de honesto en un individuo que aspira a tomar él mismo las decisiones que deberían tomar sus vecinos, porque yo no lo veo.

    Hace 4 años 7 meses

  6. Jesús Díaz Formoso

    Y sin embargo ... carecemos de información veraz; ni siquiera fiable. ¿Cómo valorar lo desconocido? La corrupción informativa es el verdadero problema. Hemos (es un deir, en realidad, han) tipificado como "Delito contra otros derechos cívicos" la ausencia de veracidad en los medios públicos (no parece necesario plantear una interpretación tal, nada extensiva, a la luz del tipo penal). Pero ni esa se aplica. Ya no digo de los medios privados: Licencia para mentir. HE aquí el inicio ... o el final. Por lo demás, bastante de acuerdo, don Miguel. Sin Información no hay libertad.

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí