1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Quién gobierna realmente? Del Opus a los socialdemócratas, manda la alta burocracia

Los técnicos comerciales y los economistas y abogados del Estado constituyen desde hace décadas la intocable oligarquía de la Administración española

Rubén Juste de Ancos 14/09/2016

<p>El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante la reunión anual del World Economic Forum. </p>

El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante la reunión anual del World Economic Forum. 

Remy Steinegger

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El otrora ministro de Industria Miguel Sebastián explicaba hace unos días el trasfondo de la nominación de cargos como el de José Manuel Soria para el Banco Mundial: “La cuestión no es que el ministro de turno no pueda decidir sobre esos destinos. La cuestión es que sólo puede decidir si el ministro es técnico comercial”. Agrandando el dilema, añadía que “buena parte de ellos han ocupado puestos muy relevantes en los gobiernos de la democracia. Además de los casos más conocidos del último Gobierno del PP, Soria y De Guindos, han sido miembros del cuerpo de técnicos comerciales los vicepresidentes Fuentes Quintana, García Díez y Solbes, los cinco últimos gobernadores del Banco de España (excepto Mariano Rubio), 11 ministros y 22 secretarios de Estado”. La impotencia e inquietud que transmitían las palabras del exministro socialista recuerdan a aquel artículo aparecido en el diario Pueblo el 5 de febrero de 1964: “Lo que sorprende a los españoles –desconfiados como pueblo viejo y escaldado-- es la aparición súbita e intensa del Opus Dei, a través de sus miembros, en organismos culturales, en empresas industriales, en entidades bancarias y en altos puestos de la Administración”. 

En ambos periodos, en dictadura y en democracia, nacen voces que denuncian la autonomía y poder de un cuerpo de funcionarios y políticos, discretamente agrupados, informalmente coordinados. El ministro De Guindos justificaba el martes 18 ante la Comisión de Economía que el nombramiento de Soria se ajustó a los criterios de la convocatoria y a la adecuación al puesto. El titular de Economía dejaba a un lado su implicación en los principios que guiaban esa decisión: él mismo pertenece al Cuerpo de Economistas del Estado que crearon en los años 50 los ministros franquistas adscritos a la orden de Escrivá de Balaguer, orden a la cual él mismo es afín. 

El Cuerpo de Economistas del Estado fue creado en los años 50 por ministros franquistas adscritos a la orden de Escrivá de Balaguer

El cuerpo de economistas, junto al de técnicos comerciales creado en los años 30, se ocupó de diseñar y dirigir el plan de estabilización de 1959, así como de conectar el país a instituciones internacionales durante los años 50. En el 75º aniversario del Cuerpo de Técnicos Comerciales (creado en 1930 y fusionado con los Economistas del Estado en 1984), éste se jactaba de su poder: “En la actualidad, el Cuerpo está formado por un total de 560 miembros, de los que 90 disfrutan de su jubilación y 470 trabajan. De estos últimos, 303 están activos en la Administración General del Estado, 36 están en régimen de servicios especiales y 131 trabajan en el sector privado en excedencia. El Cuerpo mantiene una importante presencia internacional, con 120 compañeros ocupados fuera de España, de los cuales 95 ocupan destinos en Oficinas Económicas y Comerciales y 19 en organismos multilaterales internacionales”.  

En su obra Camino,el fundador del Opus, Escrivá de Balaguer, rezaba: “Los poderosos suelen ser volubles, y tú has de ser constante. Sé agradecido, si te ayudan. Y continúa, imperturbable, si te desprecian”. Los gerifaltes del franquismo sucumbieron a sus apostolados. En los primeros años de posguerra, el almirante Carrero Blanco y el general Ibáñez Martín frecuentaban las charlas de Escrivá en El Pardo, escuchando con admiración las palabras del discreto profeta. Para Ibáñez Martín, ministro de Educación, era todo un ejercicio de expiación, después de la purga de profesores de todo el sistema educativo. 

Los cargos imputados a los represaliados --desde “observar conducta de verdadero ateo, hacer alarde de irreligiosidad, jactarse de no ser creyente, hacer pública ostentación de ser laico, incumplimiento de los deberes religiosos”, hasta “relacionarse con obreros”--, machacaban la conciencia del general. Los 20.000 profesores depurados merecían su suerte, pensaba al escuchar la llamada a la “cruzada de virilidad y pureza”, pues Escrivá los señalaba: “Esa es vuestra obra”. 

Carrero Blanco recordaba esas palabras cuando José Luis Arrese perdió su oportunidad ante Franco de sellar las Leyes Fundamentales del Movimiento. Fue el turno de Carrero, que puso sobre la mesa la propuesta de reforma económica de su valido y compañero de Obra, Laureano López Rodó, al que ascendieron a secretario general técnico de Presidencia. Dicen que Escrivá gritó: "¡Nos han hecho ministros!”. 

Era el momento que esperaban para ascender, después de que Marcial Maciel y los Legionarios de Cristo mediaran en los préstamos con EE.UU. en 1953 (60% para construcción de bases, 30% para transportes, comunicaciones e industrias defensivas) y en el concordato con el Vaticano a través del ministro de Asuntos Exteriores, Martín Artajo. 

A pesar de contar con la complacencia de militares americanos y obispos, Escrivá se podía reír del poder de estos, pues, a partir de 1956, disponían de un puñado de ministros: Comercio (Alberto Ullastres), Hacienda (Mariano Navarro Rubio), Presidencia (Carrero Blanco como subsecretario del Gobierno de Presidencia) y López Rodó (Secretaría General Técnica, con rango de ministro). Pero, conscientes de la “volubilidad” de los poderosos, pretendían hacer del Estado su Obra. Para ello abanderaron el plan de estabilización de 1959, la negociación de la entrada de España en el FMI, el Banco Mundial y el GATT. Para llevar a cabo todo el proceso, ese mismo año López Rodó firmó la creación del Cuerpo de Economistas del Estado, al servicio de Presidencia, bajo mando del patriarca Carrero Blanco y su lugarteniente López Rodó. Esa primera promoción dió nombres como el de Alberto Monreal Luque, posterior ministro de Hacienda entre 1969 y 1973, coronado como presidente de Tabacalera durante el franquismo y los gobiernos de UCD (1974-1982). 

 López Rodó firmó la creación del Cuerpo de Economistas del Estado, al servicio de Presidencia, bajo mando del patriarca Carrero Blanco y su lugarteniente López Rodó

No obstante, la Obra estaba dispuesta a abrirse a otros afines. Rodó confesaba en sus Memorias que él había nombrado a 17 ministros, pero sólo dos eran del Opus. Eran los llamados “Gropus” por el general Manuel Monzón Altolaguirre. La esencia, según el patriarca López Rodó, era: “La mayoría me dieron pruebas de lealtad y supieron corresponder a la confianza que había depositado en ellos”. Se plegaron, como plastilina, a los cimientos del ministerio de Economía, al Banco de España y a las corporaciones industriales del Estado. Esa obra llega hasta hoy, cuando De Guindos, afín a la Obra, ex asesor y directivo de Lehman Brothers y economista del Estado, era nombrado en 2012 ministro de Economía. La Obra, discreta, alarga sus tentáculos hasta tapar el artículo 16.3 de la Constitución de 1978 que sitúa el carácter aconfesional del Estado. 

El PSOE se tapó los ojos ante aquella maquinaria conducida por grupos de burócratas y fieles. En 1977 había participado en la Ley de Amnistía que permitió recolocar sin revisión alguna a los 32.000 funcionarios del aparato franquista (cuerpos del Estado, prensa oficial, sindicato vertical, Movimiento Nacional y funcionarios de aparatos de represión como la Dirección General de Seguridad). También adoptó a los socialdemócratas de UCD, como el subgobernador del Banco de España con UCD, Mariano Rubio, a Francisco Fernández Ordóñez o a los Bustelo (uno de los hermanos, ministro de UCD –Carlos--; el otro, diputado socialista –Francisco-). 

Sin embargo, en medio apareció otro grupo que quiso imitar el modus operandi del Gropus. Era un grupo temido en los círculos financieros, que los llamaba la “banda de los cuatro”,  en la que participaban el ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga; el gobernador del Banco de España, Mariano Rubio; el presidente del Hispano Americano --tercer banco del país--, Claudio Boada, y el ministro y posteriormente presidente del Banco Exterior, Miguel Boyer. 

Aquel grupo inició la reconversión industrial, llevó a cabo la privatización de empresas públicas, culminó el mayor proceso de concentración bancaria de la historia y nos metió en Europa en 1988*. Según los estudios de Mendieta (1999), el 80% de las direcciones generales en el primer gobierno socialista estaba ocupado por altos cuerpos del Estado, mientras que el 20% eran ocupados por cuadros del partido. 

En el poder económico eran también fundamentales. En las empresas del Ibex35, en 1992, eran un total de 82 los consejeros pertenecientes a altos cuerpos del Estado, de los cuales 26 eran abogados del Estado y 17, técnicos comerciales y economistas del Estado. De éstos, cuatro eran técnicos comerciales economistas del Estado nombrados por Solchaga en sus puestos: Francisco J. Landa Aznárez (de director general de Comercio Exterior a Repsol), José Juan Ruiz Gómez (de secretario general de Economía Internacional y Competencia pasó a Tabacalera), Luis Sempere Couderc (de director general de su gabinete pasó a Tabacalera), Luis Alcaide de la Rosa (de director general de Transacciones Exteriores a Telefónica y Tabacalera, posteriormente juzgado en 1997 por cobrar una comisión de casi 300.000 euros por vender una empresa pública textil, Intelhorce, a una empresa italiana), Elena Salgado (directora general de Costes y consejera de Telefónica);  y finalmente Guillermo de la Dehesa Romero, el gran arquitecto de las privatizaciones como secretario de Estado de Economía, asesor en la privatización de Rumasa, y posterior vicepresidente del Banco Santander.  

El 80% de las direcciones generales en el primer gobierno socialista estaba ocupado por altos cuerpos del Estado, mientras que el 20% eran ocupados por cuadros del partido

A ellos habrá que sumar a Luis Ángel Rojo, técnico comercial, gobernador del Banco de España desde la intervención de Banesto con el PSOE (1992) hasta el segundo Gobierno de Aznar (2000), y desde 2005 consejero en el banco adjudicatario de Banesto, el Banco Santander. El grupo sufrió un revés tras el caso Ibercorp, que llevó al banquillo a Boyer y a Mariano Rubio, pero se recuperó, dejando a Solchaga como el gran asesor de empresas del Ibex35 a través de su consultora Solchaga y Recio (montada al 50% con el exdirector del BBV) y consejero de Zeltia.

Con la llegada de Aznar, inspector de Hacienda, su poder se acrecienta tras la aprobación de la Ley 6/1997 por la cual los órganos directivos de la Administración (subsecretarios, directores generales, secretarios generales técnicos y subdirectores generales) tienen que formar parte del grupo A, posibilitando así una mayor relevancia de los altos cuerpos del Estado. Para favorecer la “pureza” de la Administración, durante este Gobierno se cesará entre 1996 y 1997 a un total de 3.000 personas de puestos directivos de la Administración central. Pero en lo esencial, no cortará con la lógica instaurada desde tiempos de UCD: la secretaría de Estado de Economía será para un economista del Estado. Lo fue con Suárez (José Ramón Álvarez-Rendueles Medina), con González (Miguel Ángel Fernández Ordóñez, Guillermo de la Dehesa, Pedro Perez Fernandez, Conthe), con Aznar (De Guindos), y con Rajoy (Fernando Jiménez Latorre, sucedido por Iñigo Fernández de Mesa y Luis de Guindos como ministro).

Algunos de estos técnicos comerciales y economistas del Estado tienen, además, el privilegio de acceder a grupos cerrados, rodeados de un aura conspiranoica. Es el caso de Guillermo de la Dehesa, economista del Estado y primer español en acceder al Club Bilderberg, seguido desde 2006 de su compañero en el Santander y economista del Estado Matías Rodríguez Inciarte, otrora ministro de Presidencia con UCD. Años más tarde se unirán Pedro Solbes (2009, 2010). En 2013 fue invitado el opusino De Guindos, entre una enorme expectación tras el rescate a la banca. Desde su entorno se denunciaría una maniobra de Juan Luis Cebrián, asiduo al grupo, de boicotear ante dicho Club su candidatura al Eurogrupo. El líder socialista, Pedro Sánchez, fue invitado a la edición de 2015 pero finalmente no acudió “por problemas de agenda”, según sus propias declaraciones. La reunión de 2016, que se celebró unas semanas antes de las elecciones de junio, no contó con ningún miembro del Gobierno español. El Club invitó a Albert Rivera, que tampoco acudió. En su lugar asistió Luis Garicano, que acompañó al delegado y hacedor de la lista española del club, Juan Luis Cebrián, y a la presidenta del Santander, Ana Patricia Botín. Según su propia página, en esas reuniones de 140 personas de primer rango “no se proponen resoluciones, no hay votos, y no hay planificación de políticas públicas”.

Siguiendo los postulados que rigen en el club, “la máxima discreción”, De Guindos defendió ante la Comisión de Economía que Soria acabó en el Banco Mundial por una “designación discrecional”, siguiendo así el postulado de Balaguer, que aconseja: “¡Qué fecundo es el silencio! --Todas las energías que pierdes, con tus faltas de discreción, son energías que restas a la eficacia de tu trabajo. -- Sé discreto”. 

Por fortuna para muchos, finalizada aquella comisión, en la que no se averiguó nada, se mantienen los principios que sostienen a los altos cuerpos del Estado que, diligentemente y en silencio, viven de los privilegios de continuar con uno y otro gobierno. Como lo hace el Club Bilderberg desde su fundación en 1954, en aquel periodo del ascenso del Opus Dei y de la llegada de España a los organismos multilaterales como el Banco Mundial.  Estos organismos encandilaron a los funcionarios con la frase de Gracián, obligándoles a repetirse: “Soy política también, y aun la gala de la mayor razón de Estado, que ésta y yo hicimos inmortal al rey”.

-----------------

* Fe de errores: dada la confusión, aclarar que en 1988 se inicia el proceso para incorporar a la peseta al Sistema Monetario Europeo. El proceso fue conducido por el ministro Carlos Solchaga y culminará el 19 de julio de 1989. No se refiere, por tanto, a la inclusión de España en la Comunidad Económica Europea, efectuado dos años antes, en 1986. En la anterior versión aparecía Fernando Jiménez Latorre, economista del Estado, como Secretario de Estado con Zapatero. Éste fue nombrado Secretario de Estado en el primer Consejo de Ministros del gobierno de Rajoy. Latorre es el sustituto del ex ministro José Manuel Soria para el puesto vacante en Banco Mundial. Por otro lado, Elena Salgado fue nombrada por Solchaga en su puesto, pero no es Economista del Estado como se podría entender en el texto.

Autor >

Rubén Juste de Ancos

Doctor en Sociología. Asesor de Unidos podemos en el Congreso. Amante del periodismo de Marx e Ida Tarbell. Esta decía que "no hay medicina más efectiva para llegar a los sentimientos de un público fervoroso que las cifras".

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

13 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Martinito

    Sería conveniente comprobar quién es técnico comercial y quién no. Elena Salgado nunca lo ha sido. Les recomiendo que lean este artículo sobre los técnicos comerciales, mucho más completo y riguroso: https://www.ahorasemanal.es/el-35-de-los-tecos,-en-excedencia

    Hace 4 años 7 meses

  2. Jesús Díaz Formoso

    Aghtftado y bfieng aghtfado 2 - https://www.youtube.com/watch?v=tvNrvwZ0F-Y

    Hace 4 años 7 meses

  3. Jesús Díaz Formoso

    Atado y bien atado - https://www.youtube.com/watch?v=bUfI18rCZPM

    Hace 4 años 7 meses

  4. Manuel

    Interesantísimo. Me gustaría ver, sentir y oler lo que ocurre en esos círculos literalmente rancios. Seguramente CREEN QUE SON LOS SABIOS DE LA SOCIEDAD, QUE HAN DE GUIARLA EN SU SABIDURÍA, esa que presuponen ajena a los "civiles". El tema es que en vista de los resultados, de lo que ha sido del mundo desde la formación de esta logias, DEBERÍAN REPLANTEARSE UN POCO SI NO SON UN LASTRE para la sociedad.

    Hace 4 años 7 meses

  5. Jaime

    Señor Juste, la manipulación que ha hecho del punto 121 de Camino (el de la cruzada de virilidad y pureza) le deshonra como periodista. Escrivá está hablando de la pureza entendida como contraria a la lujuria carnal, sólo usted imagina que esa frase pudiera estar pensando en una purga de profesores. Es lo que pasa cuando se escribe con las tripas y no con la cabeza.

    Hace 4 años 7 meses

  6. Belenos

    Esto es una opinión. Lo podeis llamar articulo o como os de la gana, pero una noticia de/sobre política, no es. En mi opinión y en mi profundo convencimiento, quien manda, aquí y allí, es la banca y el gran empresariado, pero sobre todo, la banca, Siempre al acecho y rapiña de lo publico. Y tiene nombres y apellidos. El resto es perderse en los detalles. Por lo visto, para escribir sobre esto, no hay ....

    Hace 4 años 7 meses

  7. Pablo

    Si se pretende denunciar la existencia de grupos de poder no democrático dentro de la burocracia –que efectivamente existen- debería hacerse con mucho más rigor que este artículo. Rigor en los datos, para no incluir errores como el de que Fernando Jiménez Latorre (FJL) fue nombrado por Zapatero o la inclusión de Elena Salgado en una lista de TECOs, entre otros varios que contiene el artículo. En el caso de FJL, este fue nombrado Secretario de Estado de Economía por Guindos-Rajoy al llegar el PP al poder y ahora ha sido designado para el puesto que iba a ocupar Soria en el Banco Mundial. Además de rigor en los datos se echa de menos el rigor en los argumentos de fondo. Que existan grupos de poder en el entorno de algunos cuerpos (normalmente entrelazados) no puede llevar a cargarse el sistema de profesionalización de la Admón. Pública. Que los directivos públicos sean funcionarios es la mejor manera de garantizar que la Admón. defiende el interés general. Otra cosa es que deben respetarse los principios de igualdad, mérito y capacidad, desde la oposición (incluso antes, garantizando que la desigualdad económica no supone una barrera para opositar a cuerpos directivos) hasta los nombramientos para determinados cargos, como el caso del Banco Mundial. En resumen, en mi opinión, es una pena que un tema de tanto interés y con tanto que decir como el del artículo sea tratado de forma tan frívola y poco rigurosa.

    Hace 4 años 7 meses

  8. Unokepasaba

    El Plan de Estabilización fue en 1959, no el 56. La "entrada en Europa" tampoco fue en 1988; la adhesión a la CEE se produjo en 1986.

    Hace 4 años 7 meses

  9. Funcionaria que ha visto ya mucho

    Si mirais al cuerpo TAC (Administradores Civiles del Estado), vereis tambien una mafia semejante. Es el cuerpo, por otra parte, mimado por el PSOE (lo que no impide que con el PP mantenga grandes cuotas de poder, Rafael Catalá es TAC, la mayor parte de los subsecretarios actuales y varios Secretarios de Estado son TACs, etc,). Podemos no parece haber tomado nota de la falta de democracia que se da en la Administración: en el Ayuntamiento de Madrid, el jefe de gabinete de Carmena, y la gerente del ayuntamiento, son también TACs. El caso de la gerente es llamativo: Directora General con el PP y con el PSOE, directora de personal de RTVE con el PP de nuevo. Si los puestos saliesen a concurso.... si no fuesen de libre designación (figura que debiera de desaparecer para los puestos de funcionarios) no pasarían estas cosas, no gobernarían los cuerpos y la corrupción económica se reduciría drasticamente (la libre designación supone que te nombran y te cesan discrecionalmente, con lo cual no se discuten nunca las ordenes del político que te ha nombrado, porque también te puede cesar sin ninguna justificación).

    Hace 4 años 7 meses

  10. jotaben

    antes también contaban los masones en el poder que lo perdieron frente a los del opus porque estos son religiosos y los primeros no. los socialdemocratas nadan en las dos aguas... recordais al socialista embajador en el vaticano del OPUS?zp dicen que es mason.... asi va el mundo

    Hace 4 años 7 meses

  11. lew

    Queda mucho por decir sobre el proceso de oposición que tienden a ganar las mismas familias

    Hace 4 años 7 meses

  12. Jesús Díaz Formoso

    NUESTRO PROBLEMA ES LA CORRUPCIÓN JUDICIAL. La madre de todas las corrupciones; la del Poder competente para sancionarla. La Sanción Penal tiene una doble finalidad: la de sancionar los hechos que, por su gravedad, han sido tipificados como delito por el Poder Legislativo, y la de prevenir la comisión de nuevos delitos, en cuanto los posibles delincuentes perciban con claridad que tales conductas son objeto de condenas penales. Por una parte, la Corrupción Política y la del Poder Legislativo ha venido a reducir –e incluso eliminar- las Sanciones Penales en cuanto pudieren afectar a hechos de enorme gravedad por sus extremadamente dañinas consecuencias para nuestra vida en común (pensemos en la despenalización de gravísimos Delitos Fiscales que se perpetró durante el Gobierno de Aznar, y que los Gobiernos posteriores de Rodríguez Zapatero consolidaron). Así, la Ilustrísima Sra Doña Mercedes Alaya, en el Auto de 28 de junio de 2013 (Juzgado de Instrucción nº 6 de Sevilla, Diligencias Previas nº 174/2011 – caso “ERE's”), manifiesta -con total corrección, así como con una singular dosis de valor- ( http://rokambol.com/los-imputados-podran-encarcelar-jueces-con-impreso-del-estanco/ ) que “es claro que la utilización vía modificación presupuestaria o a través de los presupuestos de la Comunidad Autónoma, de las transferencias de financiación para el pago de tales ayudas sociolaborales, habría permitido la concesión de subvenciones al margen de su normativa reguladora, en la que se requiere la fiscalización previa por parte de la Intervención. Al hilo de lo anterior, se considera por esta instructora que ha llegado el momento de dar un paso cualitativo en la instrucción y determinar la participación en los hechos investigados de otras personas”. Es decir, para la Ilustrísima Sra Dª Mercedes Alaya, mientras sería el Gobierno -en este caso- del partido Socialista, quien ejecutaría los actos delictivos, sería el Parlamento -andaluz, en este caso-, quien habría dictado las leyes que posibilitarán tal comportamiento delictivo, previamente decidido, por tanto, desde instancias políticas. Manifestaciones que la Audiencia Provincial sevillana, con motivo del Recurso de Apelación formulado en dichos autos ¡¡por el Ministerio Fiscal!! ( VER http://rokambol.com/la-fiscalia-anticorrupcion-gana-el-premio-nacional-de-guinol/ ), al que se adhirió la ¡¡Acusación Particular de la Junta de Andalucía!! (cómo pueden los imputados convertirse en acusadores de si mismos es cuestión que desborda el objeto del presente comentario), viene a aceptar en lo sustancial lo que, en sus propias palabras (Auto de la Sección Séptima, nº 77172013, de 25 de octubre de 2013), vendría a ser una “confabulación o maquinación colectiva, que alcanzaría, incluso, a la tramitación de las leyes de presupuestos en sede parlamentaria“, si bien establece la necesidad de una más contundente motivación (razonamiento), al señalar que “la ideación del sistema, incluida la reforma legal, para dar cobertura a un (plan de) desvío continuado de fondos, pareciendo convertir en delictivas, incluso, “las referidas modificaciones presupuestarias y en los presupuestos de la Comunidad Autónoma donde se mantendría durante muchos años la transferencias de financiación como crédito presupuestario para el pago de las subvenciones sociolaborales del programa 31.L…..El auto está basado en una construcción sugerente, que no explícita, de la ilicitud penal de la actuación no solo del gobierno autonómico sino, al parecer, también del propio parlamento andaluz, lo que refuerza -insistimos- las exigencias de una máxima precisión en la descripción de los supuestos hechos punibles, y, dada la excepcionalidad del caso, una -mínima siquiera- exposición, como en otros autos similares ha hecho, de los indicios derivados de lo instruido que, en su caso, la llevarían a colegir que el sistema legal fue ideado ex profeso para delinquir y/o mantener una actividad delictiva por la apelante -Junta de Andalucía-, entre otros”. Nos encontramos, por tanto, ante la Resolución más importante de todos los tiempos: a partir de ella se puede sostener que desde las instancias políticas de los partidos mayoritarios se decide, desarrolla y ejecuta todo acto de corrupción política. Desde 1889, el primer apartado del primer artículo de nuestro Código Civil, ha venido estableciendo, como punto de partida de cualquier análisis jurídico, que “Las fuentes del Ordenamiento Jurídico español son la ley, la costumbre y los principios generales del derecho”. Hasta ahora. Hasta el referido Auto de 28 de junio de 2013, resolución judicial que, en lugar de considerar a la Ley como fuente del Derecho, la conceptúa como acto presuntamente delictivo. La Ley, expresión de la voluntad popular, adoptada en el Parlamento por los presuntos representantes de los ciudadanos, se encuentra bajo sospecha. Y no podría ser de otra forma, pues sospechosos son sus autores, vulgares “chorizos” travestidos de legisladores. En la lucha por el poder, como en la guerra y el amor, todo vale. Nuestras Instituciones no están integradas por ciudadanos cuyo objetivo es la consecución del interés general, sino por partidistas/partidarios, cuya finalidad es la consecución del interés particular de su propio partido, sino directamente del interés propio del político de turno. No parece preciso alertar al lector acerca del absoluto dominio que los corruptos partidos sistémicos ejercen sobre cualesquiera funciones o poderes públicos. Desde las Gubernamentales “ONG's”, hasta el Poder Judicial o los órganos de control económico/financiero, todo está sometido al poder arbitrario ejercido por la corrupta partitocracia. O por sus “señoritos”. Porque el verdadero poder no es democrático: se ejerce desde las sombras. De la corrupción política. Y es que el ejercicio de un poder sin control solo puede conducir a la ARBITRARIEDAD y, luego, a la CORRUPCIÓN, que sólo podrá mantenerse mediante la INTIMIDACIÓN. No es Fascismo; es Corrupción. Corrupción que se extiende como la metástasis, infectando incluso a los simples ciudadanos “de a pie”, que votan al corrupto, esperando beneficiarse, ellos/nosotros también, de los delitos que, sin duda alguna, están en el “espíritu” de la partitocracia autopostulada, ya que no en su “programa”. En estos convulsos tiempos, la única verdad que no me cuestiono reside en el hecho de estar ante un cambio de paradigma en las relaciones sociales (políticas, en definitiva). Lo viejo ha muerto, mientras lo nuevo no acaba de nacer. Como quiera que he llegado al convencimiento de que las fuerzas políticas “sistémicas” no mayoritarias, han venido -al menos desde el año 2007 (así, el famoso “Plan” del PCE; parasitado por Rafa Mayoral, que de definirse como Comunista ha pasado a ser “ni de izquierdas ni de derechas”, esto es, de Derechas; falangistas travestidos de comunistas, rojo y azul, que dan morado)- diseñando estrategias dirigidas a relevar en el ejercicio del Poder Político a los hasta ahora grandes partidos mayoritarios (el complejo PP$OE). Entre los más preciados instrumentos -de efectividad avalada por la historia desde los albores del S. XX-, diseñados a tal perverso objeto, destaca -como no- la infiltración en cada movimiento social popular (cuando no la creación artificiosa de disidencia) emanado de la sociedad como autodefensa ante la corrupción y su violencia social. Pero, por otra parte, decíamos al principio, la Sanción Penal tiene también la finalidad de prevenir la comisión de nuevos delitos, en cuanto los posibles delincuentes perciban con claridad que tales conductas son objeto de condenas penales. Aquí la labor de la CORRUPCIÓN JUDICIAL tiene un destacado papel central. Conjuntamente con su complemento: LA CORRUPCIÓN DE LOS MOVIMIENTOS SOCIALES, y la promoción por parte de toda la prensa del régimen de los corruptos que están entre nosotros; únicas caras, únicos nombres que conoce la opinión pública implantada por el sistema perverso, más que corrupto. Así, el “experimento Martina” ( http://ataquealpoder.wordpress.com/2013/10/25/llamamiento-a-los-atrapados-con-la-financiera-uci/ ) ha puesto de manifiesto -nuevamente- la necesidad de cuestionamiento de todo aquello que pueda revestir carácter de síntoma de aquélla estrategia de “infiltración en movimientos sociales” por parte de los partidos partidarios minoritarios, pero instalados en el “sistema”. El “experimento Martina” se inicia en el momento en que Martina plantea a la PAH su problema con la hipoteca que había contratado con “UCI” (Unión de Créditos Hipotecarios” - Grupo Banco de Santander) y desde dicha organización (absolutamente opaca) se le conmina a NO HACER NADA, llegando incluso a advertirle de que denunciando ante la Justicia su caso estará impidiendo solucionar su gravísimo problema. Finalmente la PAH la expulsaría por no estar en las circunstancias (¿cuales?) que permiten ocuparse de su problema. Como quiera que Martina -con razón- estaba convencida de ser víctima de una estafa por parte de “UCI”, hizo, afortunadamente para ella y para su madre- lo que nadie esperaba: decidió contactar con Don José Manuel Novoa Novoa por medio de la web “ataquealpoder.wordpress.com”, exponiéndole su problemática. Con el apoyo del Sr. Novoa, Martina formuló Denuncia ante la Fiscalía Provincial contra “UCI”, lo que daría lugar a la incoación de Diligencias Previas ante el Juzgado de Instrucción nº 3 de Mérida. Al poco, en la web “ataquealpoder.wordpress.com” (que trataba abundantemente el “experimento Martina”) se recibió una solicitud de información por parte de Claudia Q. Frau ( https://vimeo.com/claudiafrau ), quien se identificó como víctima del fraude de UCI, llegando a afirmar que su situación era urgente pues hacía más de un año que se había visto obligada a dejar de pagar su hipoteca. El Sr. Novoa le brindó toda la información que Claudia Q le solicitó; sin embargo no volvió a saber más de ella hasta meses después, que Claudia Q se identificó como la responsable de la PAH en el asunto UCI (respecto al cual durante años la PAH mantuvo una absoluta inactividad). Fue tras tener conocimiento de que Martina se había personado -con abogado y procurador- como Acusación Particular en las actuaciones del Juzgado de Instrucción nº 3 de Mérida, que desde la PAH anunciaron que el día 30 de octubre presentarían Denuncia -no querella, es decir, desentendiéndose del devenir posterior de su denuncia, que de ser admitida su imputación quedaría en las solas manos del Fiscal- contra “UCI” ante la Audiencia Nacional. Como quiera que con anterioridad al anuncio de la Denuncia de la PAH, el Sr. Novoa había informado de la intención de los abogados de Martina, de plantear Cuestión de Competencia al Juzgado de Mérida, por entender que tal competencia correspondería a la Audiencia Nacional (Juzgados Centrales de Instrucción), cuando la PAH anunció la interposición de Denuncia por estos hechos ante la Audiencia Nacional el próximo día 30 de los corrientes, tanto Martina, como el propio Don José Manuel Novoa, intentaron conocer el texto de dicha Denuncia (que, recordemos, denunciaba hechos ajenos a la PAH, que afectaban a Martina directamente, además de a muchas otras víctimas de la presunta estafa perpetrada por la subsidiaria del Banco de Santander, UCI), lo que no conseguirían, manifestándoles desde la PAH que “ya la conocerían cuando la hubiesen presentado”. A la vista de lo expuesto, no parece ni mucho menos descabellado plantearse que todo el aparataje de la PAH (carente a lo largo de los años de toda efectividad), increíblemente promocionado desde los mismos medios de comunicación del propio sistema corrupto; además de los supuestos medios alternativos (en los que la censura es también una amarga realidad) responda a la estrategia de infiltración en los Movimientos Sociales (y con el objetivo esencial de su control y manipulación) propia de los partidos sistémicos minoritarios, a que nos hemos referido. Recordando los eslóganes ya clásicos del llamado movimiento inmóvil 15M, del tipo “No nos representan” o “le llaman democracia y no lo es”, hemos de preguntarnos ahora: ¿Que es la PAH? ¿Cómo se eligió a Ada Colau? ¿Cómo se la puede remover del cargo? ¿Cuál es su cargo? ¿A quién representa? ¿Quien la votó? ¿Cuál es su Estatuto? ¿Cuales los derechos de los “afiliados”? ¿Cuales las obligaciones? ¿Cuál es su organigrama? ¿De dónde vienen su fondos? No aceptamos ni la mera posibilidad de que en este asunto, ya de por sí complejo (no podría ser de otro modo para quien busca Justicia en medio de la corrupción general de todo el sistema), vuelvan a vencer los corruptos. Será Conspiranoia, pero en verdad tengo la convicción de que los corruptos están dispuestos a todo con tal de no perder su oscuro poder; y por supuesto de evitar la mudanza que les pueda llevar de sus palacios a prisión http://rokambol.com/el-santander-compra-otras-150-000-acciones-del-ministerio-de-justicia/ NO ES FASCISMO; ES CORRUPCIÓN. Y la próxima semana hablaremos de la PAH. Y de PODEMOS, de LEGAL SOL, DE CEPS, DE JUECES PARA LA DEMOCRACIA y de la UNIÓN PROGRESISTA DE FISCALES, de su complicidad, sino autoría, con la mayor de las estafas perpetradas contra nosotros, el pueblo: LAS EJECUCIONES –hipotecarias- EN INDEFENSIÓN, y la desactivación de la contestación masiva de los ciudadanos contra este Delito masivo, con sus secuelas de suicidios, miseria, destrucción de la convivencia y de la seguridad.

    Hace 4 años 7 meses

  13. Consolacion

    Lo peor y más duro de entender para parte del pueblo ; es que el PESOE mantenga y proteja dicho esquema de país y no sea valiente en defender la ideología del partido.

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí