1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Una palabra que nadie se atreve a pronunciar: escisión

Quizás cuarto y mitad del PSOE y medio Podemos podrían construir una alternativa y la otra parte del PSOE aproximarse a C’S y al PP en una suerte de pacto de estabilidad y alternancia

Miguel Pasquau Liaño 28/09/2016

<p>Pedro Sánchez.</p>

Pedro Sánchez.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

“Cisma” es una palabra fuerte y dura que seguramente está rondando en estas horas de la tarde del miércoles por la sede de Ferraz y en las redacciones de los periódicos, porque en este mismo instante hay discusión sobre si Pedro Sánchez sigue siendo secretario general, o si ha dejado de serlo como consecuencia de una extrañísima interpretación del art. 36 de los estatutos del partido que propugnan los “rebeldes”. Pero el posible cisma duraría poco, porque el conflicto no va a resolverse en el terreno de las interpretaciones jurídicas hasta abocar a un partido con dos legitimidades contrapuestas. El cisma, de existir, sería transitorio. Pero hay una palabra más fuerte, una palabra hasta ahora prohibida en la retórica de las disputas internas de los partidos,  que puede estar empezando a escribirse en el futuro próximo del PSOE: la palabra “escisión”.  

Lo políticamente correcto es dirimir las disputas por procedimientos democráticos dentro de cada partido, y estar dispuesto a asumir las derrotas comprometiéndose a apoyar con lealtad al rival o al planteamiento que resulten ganadores, sea cual fuere la naturaleza de la disputa que se entabló: de liderazgo, ideológica o de estrategia. Esa es la tesis de un Pedro Sánchez arrinconado: pongamos encima de la mesa el “debate” (las comillas son malintencionadas) que se está librando por debajo de ella, tomemos una decisión y comprometámonos a que una vez tomada, el partido hable “con una sola voz”. Así lo ha dicho por escrito en respuesta al calculadísimo y desleal ataque de Felipe González de esta mañana: con su iniciativa de convocar primarias y Congreso Federal “se pretende dar cauce a un debate de fondo que lleva tiempo instalado en la organización, tomar decisiones colectivas y, una vez que se haya debatido y decidido entre todos y todas, conseguir que el PSOE hable con una sola voz".  

Esa es la tesis de un Pedro Sánchez arrinconado: pongamos encima de la mesa el “debate”.

¿Una sola voz? Eso es posible cuando se tiene poder, o cuando no se tiene en absoluto. El PP, por ejemplo, puede hablar con una sola voz enriquecida por matices corales. Pero en otras situaciones la “única voz” del partido sólo podría ser confusa, porque cada concreción en el discurso sería un desgarro para los discordantes. El PSOE no está ahora en condiciones de hablar con una sola voz, porque la voz es la expresión del alma, y el alma del PSOE está absolutamente dividida, sin más pegamento que la fidelidad a una historia común de militancia. Hay un PSOE con poder territorial que no va a renunciar a sus posibilidades de mantenerse en su posición hegemónica en sus territorios, y hay otro PSOE en caída libre hacia la irrelevancia que se ahoga en el discurso homogéneo de estabilidad nacional e institucional. Fernández-Vara puede acoplarse a la voz de Susana Díaz y de García Page, pero no me imagino al PSC, o al Partido Socialista de Euskadi, o al de Castilla y León y Galicia haciendo de coro para el estribillo durante mucho tiempo más.  Por eso creo que la pretensión de Sánchez es ilusoria: es posible que la única voz se prolongase un tiempo si Sánchez pierde el reto; pero si lo ganase, las discrepancias no sólo no se apaciguarían, sino que el PSOE tendría que hacer frente a un riesgo cierto de escisión.

El PSOE no está ahora en condiciones de hablar con una sola voz, porque la voz es la expresión del alma, y el alma del PSOE está absolutamente dividida

Pero hablemos de escisión, ya que ellos, los políticos, huyen de esa palabra. ¿Cuál sería el momento idóneo para que una parte de la militancia de un partido generase una escisión en el mismo? Preguntas así son incómodas para un partido, y por eso tienen que hacerse desde fuera. Y desde fuera la respuesta podría ser que el momento idóneo llega cuando dentro del partido hay disputas ideológicas mayores que las que se tienen con los partidos rivales. Es decir, cuando dentro de un partido pugnan dos proyectos incompatibles que merecerían diferenciarse de cara a una oferta electoral. O cuando cunde la sensación de que determinadas posiciones políticas están "secuestradas" por una o varias organizaciones que no son capaces de proponerlas a tumba abierta por cuestiones "de partido" o porque no hay ninguna “única voz” organizada para proponerlas. 

Ya sé que construir un partido es complicado (que se lo digan a Podemos), y que en el mercado electoral también funcionan las marcas y los “packs”, entre otras cosas por las servidumbres del sistema electoral mayoritario, así como para facilitar la actividad publicitaria. Eso hace que la oferta deba simplificarse y que el ciudadano, al votar, no tenga más remedio que aceptar en el pack elegido productos que no está dispuesto a consumir. Eso hace también que en general los discordantes de un partido no se atrevan a saltar fuera del barco en un bote salvavidas que no le conduciría a ninguna parte. Pero empiezo a tener la sospecha de que en el actual momento político, uno de los más importantes factores de bloqueo (tanto en esta Legislatura como en la anterior) es la dichosa “única voz” a que se siente obligado cada partido y cada grupo parlamentario. 

Uno de los más importantes factores de bloqueo es la dichosa “única voz” a que se siente obligado cada partido y cada grupo parlamentario

¿No es verdad que en este momento, dentro del PSOE, hay diferencias más grandes que las que pueden tenerse normalmente con los partidos ideológicamente “contigüos”? ¿No creen que Fernández-Vara e Ibarra, si fueran capaces de olvidar el pasado identitario (es decir, la historia de su militancia socialista), se encontrarían más cómodos en un proyecto político compartido con Cifuentes y Núñez Feijóo que con Iceta, Elorza o Pérez-Tapias?  ¿No parece que Errejón, o algunos de los suyos, podrían entenderse mejor al formular un proyecto político con éstos últimos que con buena parte de la izquierda anticapitalista y “siempreperdedora” de Podemos?  No estoy haciendo una propuesta, ni menos aún un vaticinio, sino un ejercicio de imaginación política con la finalidad de entender mejor algunas de las cosas que están sucediendo. ¿No creen, por ejemplo, que una amplia franja de votantes estaría encantada con una escisión en el PSOE y otra en Podemos, seguida de una fusión de sus áreas colindantes? Ya me dirán si no sería deseable que pudiera votarse, en libre competencia con otras, una opción socialdemócrata “fuerte”, abierta al derecho de autodeterminación con condiciones pactadas, republicana, europeísta, decididamente enfrentada al capitalismo “de amiguetes” y al poder ventajista de las élites, más empeñada en recomponer un pacto social que en romper el marco.  Quizás cuarto y mitad del PSOE y medio Podemos podrían construir una alternativa con mayor cohesión interna que las que ahora mismo PSOE y Podemos ofrecen por separado. Como también la otra parte del PSOE, acaso mayoritaria entre sus barones y minoritaria entre sus militantes, podría aproximarse a Ciudadanos y al Partido Popular en una suerte de pacto de estabilidad y alternancia en el marco del modelo social, económico, nacional y constitucional vigente sin más retoques que los imprescindibles. (Lo que no sé, lo confieso, es en cuál de los dos proyectos, entonces, encajaría ideológicamente Pedro Sánchez y su equipo).

Pero esto probablemente no lo veremos, porque, como he dicho, las marcas son las marcas, y el océano no se atraviesa a nado sino en barco, y los barcos no se toman ni se cambian en alta mar salvo en caso de naufragio. Lo que es cierto es que hay algo que diferencia a los partidos de los ciudadanos: los partidos sufren vértigo ante la palabra escisión; los ciudadanos, en absoluto. Una escisión tiene costes, pero esos costes son fundamentalmente organizativos. Quizás, pasado el revuelo, encontraríamos ventajas netamente democráticas, de libre competencia entre posiciones políticas desamortizadas durante el tiempo en que la pertinaz entropía convirtiese otra vez, como continuamente hace, lo nuevo en viejo.  

El diccionario de la RAE define el término escisión como “rompimiento”. Pero para el término “escindir” incluye una acepción científica que añade un matiz interesante: “romper un núcleo atómico en partes, con la consiguiente liberación de energía”. Pues eso.

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mig

    Mira que se leen y oyen disparates y todavía no había leído –fuera de El País, claro está– una propuesta más burda y descarada para salvar el régimen bipartidista.

    Hace 4 años 7 meses

  2. Mig

    Salvar al soldado PSOE… Más quisieras. No cuela.

    Hace 4 años 7 meses

  3. XV

    No, no veo a Errejón más cerca dee Iceta o Elorza que de Garzón o Tere Rodríguez. Sinceramente. Con los segundos existen diferencias tácticas, pero con los primeros las diferencias son directamente estratégicas, estructurales, de fondo. De todos ellos sí vería probablemente más cercanos a Tapias, pero ahí el problema es de Tapias XD

    Hace 4 años 7 meses

  4. Miguel Pasquau

    Izaam, me has entendido perfectamente. Si el sistema fuese proporcional, no tendría coste electoral ir por separado. No es mayoritario puro, pero la sobrerrepresentación de la mayoría y la infrarrepresentación de los partidos pequeños (en todas y cada una de las provincias, lo que sumado supone un indiscutible favorecimiento del bipartidismo) es lo que incentiva los packs electorales, en detrimento de la diversidad de ofertas electorales, y por tanto de la escisión. ¿Sí, o no? Luego está la servidumbre dentro del partido y las listas cerradas, pero eso es para otro artículo.

    Hace 4 años 7 meses

  5. Izaam

    "(...)servidumbres del sistema electoral mayoritario." Estamos de cojones, ilustre compañero. En España rige el sistema electoral PROPORCIONAL, no el uninominal mayoritario. Y sus servidumbres van de los diputados de lista hacia el jefe de partido que les coloca allí.

    Hace 4 años 7 meses

  6. Miguel Pasquau

    Jose, tienes razón en que son cosa muy distinta la crisis destructiva del PSOE y la crisis constructiva de Podemos.

    Hace 4 años 7 meses

  7. Jesús Díaz Formoso

    Pascuau Liaño no es Juez; es Magistrado nombrado a dedo por el Parlamento Andaluz, un Parlamento corrupto, hasta el nivel de ser imputado por los Eres mediante Auto de la Juez Alaya, luego anulado por la Audiencia Provincial. Y no nos habla de lo que debería hablarnos un Magistrado del Tribunal Superior de Justicia: ¿EN CASO DE ESCISIÓN, CUAL SERÍA EL RECORRIDO JUDICIAL DE LAS CONTROVERSIAS, COMO LA NADA DESDEÑABLE DE QUIEN SE QUEDA CON EL NOMBRE Y LOS MUEBLES? EN CAMBIO, NOS HABLA DE POLÍTICA ¿FICCIÓN? ¿CORRUPTA? Es el problema de los Jueces nombrados a dedo por aquéllos que habrá luego de juzgar. Que se han cargado la credibilidad -si es que quedaba alguna- de esta Justicia que no es más que control social. Saludos

    Hace 4 años 7 meses

  8. Jesús Díaz Formoso

    Jose: No es Juez; es Magistrado nombrado a dedo por el Parlamento Andaluz, un Parlamento corrupto, hasta el nivel de ser imutado por los Eres mediante Auto de la Juez Alaya, luego anulado por la Audiencia Provincial. Y no nos habla de lo que debería hablarnos un Magistrado del Tribunal Superior de Justicia: ¿EN CASO DE ESCISIÓN, CUAL SERÍA EL RECORRIDO JUDICIAL DE LAS CONTROVERSIAS, COMO LA NADA DESDEÑABLE DE QUIEN SE QUEDA CON EL NOMBRE Y LOS MUEBLES? EN CAMBIO, NOS HABLA DE POLÍTICA ¿FICCIÓN? ¿CORRUPTA? Es el problema de los Jueces nombrados a dedo por aquéllos que habrá luego de juzgar. Que se han cargado la credibilidad -si es que quedaa alguna- de esta Justicia que no es más que control social. Saludos

    Hace 4 años 7 meses

  9. Jose

    Pero... cómo se puede poner en el mismo nivel el sindios que hay montado en el PSOE con el debate interno y de construcción que hay en Podemos? Mientras que en el segundo caso lo que diferencia son matices e interpretaciones de como actuar frente a determinadas cuestiones, en el primer caso lo que hay es una guerra abierta con navajas en la mano, donde la mayoría lucha no por una idea, estrategia u opiniones, sino simplemente por su supervivencia política. ¿Acaso nos quiere hacer creer el autor que Sánchez, Iceta o Elorza se enfrentarían abiertamente a la Troika contra los recortes? ¿Qué aplicarían políticas sociales y económicas realmente socialistas y no de la tercera vía de Blair? En el caso de políticas económicas, no olvidemos que en el equipo de Sánchez está Jordi Sevilla, más cercano a las tesis de Garicano y los neoliberales que a lo que puedan propugnar gente como Navarro, Torres e incluso Garzón. Por tanto, lo que queda claro es que los más apegados al PSOE (como es este juez, que los de Granada lo conocemos) siempre intentarán echar mano de Podemos para salvar sus miserias. Y la cuestión no es esa. La cuestión es... qué parte del PSOE se pondría del lado de la gente sencilla, de los de abajo, y los defendería? A día de hoy, ninguna. Por tanto, que se cuezan en su jugo.

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí