1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

AUT, un giro más en el laberinto del dopaje

Manu Pérez Matesanz 28/09/2016

<p>Doping</p>

Doping

Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Llena los periódicos y los minutos en televisión. Ocupa titulares alarmantes e implica a algunos de los mejores deportistas del mundo. El dopaje enmudece y rompe los valores del deporte. Las últimas noticias sobre el tema, además, incluyen el nombre de algunas de las joyas del deporte español como  Rafa Nadal o Mireia Belmonte. El escándalo ha estallado por los documentos de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) filtrados por un grupo de hackers rusos, llamados Fancy Bears, en los que aparecen más de 66 casos de deportistas que tomaron sustancias prohibidas. Sin embargo, lo hicieron con el visto bueno de sus federaciones, gracias a un permiso especial, conocido como AUT: Autorización de Uso Terapéutico, y definido por el Consejo Superior de Deportes como “el permiso que debe concederse cuando un deportista tiene que tomar una medicación que está incluida en la lista de sustancias y métodos prohibidos en el deporte. Sustancias que pueden ser dopantes y que llevan grapados permiso y receta médica”.

A nadie le sorprenden las noticias sobre medicamentos prohibidos asociados a deportistas de élite. No hace falta nombrar casos como Lance Amstrong y la eterna mancha que el ciclismo trata de limpiar año tras año. Sospechas constantes y acusaciones, en muchos casos, infundadas, carentes de pruebas. Pero las últimas filtraciones son precisamente eso, pruebas. Documentos que muestran que los deportistas españoles citados y grandes estrellas de los últimos Juegos Olímpicos de Río como el mediofondista Mo Farah, la gimnasta Simone Biles o el ciclista Chris Froome tomaron sustancias prohibidas en un momento de su carrera. Esta es la bomba mediática, el titular jugoso del mes, gracias al cual ha salido a la luz el AUT, un procedimiento tan poco transparente como difícil de entender.

Estos informes prueban que Rafa Nadal se administró betametasona y corticotropina en 2009 y en 2012 para tratar sus problemas abdominales y de rodillas. Estos medicamentos son corticoides. Y los corticoides forman parte de las sustancias que la AMA tiene prohibidos, lo cual no significa que el tenista se haya valido del dopaje, ya que fueron autorizados por un doctor de la Federación Internacional de Tenis. Sobre las filtraciones, el tenista afirmó hace unos días: “Si yo alguna vez he pedido permiso y me lo han dado ha sido por salud y no es nada ilegal. Cuando uno pide permiso y se lo dan no es ilegal, no es noticia". Tiene razón. También la tiene cuando afirma que este tema no debería ser objeto de filtraciones, ya que no debería estar oculto. 

Juan Carlos Segovia, coordinador clínico en el Centro de Medicina Deportiva de la UCM, refuerza esta idea: “Los deportistas también son personas y enferman”. Hay que mantener la presunción de inocencia siempre. Además, recuerda que estos deportistas no han hecho nada irregular. “Todos los deportistas pasan por controles antidoping realizados por médicos independientes de las federaciones. Si han tomado algo prohibido y presentan la autorización, no pueden ser culpados de nada”. 

La clave está en saber cuándo es necesario y cuándo no. “Yo tuve unos pacientes tiradores de jabalina con problemas de corazón, que necesitaban betabloqueantes. En otro deporte podrían haber pedido un AUT y seguir compitiendo, sin embargo, estas sustancias mejoran la concentración y reducen los nervios, por lo que, añadido al hecho de ser una afección crónica, les dejaba fuera de cualquier permiso para su deporte”. Hay que saber de qué medicamentos hablamos y para qué se utilizan. 

César Alonso, médico deportivo, afirma que, aunque los medicamentos prohibidos no mejoren el rendimiento, “sí tienen efectos secundarios”. En particular, los corticoides administrados a Nadal reducen el umbral del dolor y pueden tener efectos anabolizantes. Cuando se recetan en dosis que exceden los niveles normales del cuerpo, los corticosteroides suprimen la inflamación y reducen los signos y síntomas de enfermedades inflamatorias, como la artritis y el asma. “Si están en la lista de medicamentos prohibidos es por algo”.

Del Comité de médicos especialistas que otorga el AUT no se sabe nada, ni quién lo forma, ni qué criterios sigue para otorgar los permisos

Para entender la polémica, hay que analizar qué proceso deben seguir los deportistas para pedir esta Autorización de Uso Terapéutico. Es el propio deportista el que lo solicita, y al que se le notifica la decisión tomada por el Comité de médicos especialistas que otorga el AUT. Un comité del que no se sabe nada, ni quién lo forma, ni qué criterios sigue para otorgar los permisos. “Si pudiéramos ver esos informes…”, dice César Alonso, que lamenta el secretismo en algo tan serio como el dopaje.  

La petición del deportista debe ir acompañada siempre de una declaración médica del facultativo que prescribe el tratamiento. Además, junto a estos requerimientos, el Consejo Superior de Deportes señala que se deberá presentar el historial médico completo del deportista y los resultados de todas sus pruebas diagnósticas realizadas.

Para pedir el AUT, la Agencia señala la necesidad de que se trate de una "patología aguda o crónica", que sea "altamente improbable que el uso de la sustancia cause una mejora en el rendimiento" y que no existan "alternativas terapéuticas" al consumo de la sustancia y que no haya reincidencia en su uso. La normativa ambigua invita a perderse por el laberinto. 

La polémica aparece cuando el organismo explica los plazos en los que hay que presentar la documentación. Este plazo es de al menos “treinta días antes de participar en una competición, o de iniciar un tratamiento, excepto en casos de urgencia debidamente acreditados (en cuyo caso deberá tramitar la solicitud en los diez días siguientes a la aplicación del tratamiento)”. Este paréntesis, que se cuela camuflado en la frase, tratando de no llamar la atención, recoge un punto importante en el caso. Viene a decir que el deportista puede presentar, a posteriori, toda la documentación necesaria. Después, incluso, de haber tomado sustancias prohibidas poco tiempo antes de participar en una competición como los Juegos Olímpicos. Estos “casos de urgencia”, según los califica el CSD, no se ejemplifican en ningún sitio, queda libre la interpretación de personas ocultas, sin nombres y apellidos a la vista. La AMA, como vemos, no presume de transparencia.

“Quien toma estos medicamentos tienen una ventaja, eso está claro, por algo están prohibidos”, afirma César Alonso y recuerda el caso del salbutamol,  medicamento permitido desde 2013,  si se administra dentro de un límite diario. La sustancia facilita la entrada y salida de aire en los pulmones y está presente en los inhaladores comunes. Como los que Mireia Belmonte tomó  para combatir su asma crónico. Hay que recordar que, según médicos especialistas, un par de inhalaciones de salbutamol bastarían para dar positivo, pero Mireia estaba autorizada a hacerlo.

Otro caso polémico es el de la estrella de la gimnasia rítmica en Río, Simones Biles. La joven estadounidense tomó metilfenidato, un estimulante del sistema nervioso para tratar su TDAH (Trastorno por déficit de atención por hiperactividad). Según el médico Juan Carlos Segovia, no hay que buscar trampa donde no la hay, ya que “la gimnasta necesita tomarlo para competir” y recuerda que un estimulante tan común como la cafeína también está prohibido en dosis altas. “Antes, las máquinas detectaban hasta dos ceros de la cantidad ingerida de una sustancia, ahora registran diez”, recuerda Juan Carlos Segovia.+

Por lo común, si el deportista solicita la autorización en el plazo previsto (30 días antes de una competición concreta), le será concedida

Pero, ¿todos los deportistas que lo soliciten pueden conseguir el AUT? Normalmente, la AMA acepta las peticiones a nivel local. Cuando se trata de una petición a nivel internacional, estudia la patología de forma individual y evalúa el historial médico.  Según la propia agencia, "estas exenciones solo las conceden las federaciones internacionales, las agencias nacionales antidopaje y los organizadores de grandes competiciones, tras un exigente proceso de revisión definido en el Estándar Internacional de Exenciones de Uso Terapéutico (ISTUE) y la evaluación de tres médicos especialistas en medicina deportiva y/o otros especialistas relevantes". Es la versión oficial, llena de huecos y curvas, pero no es difícil de conseguirla. Por lo común, si el deportista solicita la autorización en el plazo previsto (30 días antes de una competición concreta), le será concedida.

Después del ataque de los Fancy Bears, el papel de la AMA está más en cuestión que nunca. El último en pedir una reforma profunda de la agencia ha sido el COI, que reclama un sistema antidopaje "más robusto y más eficaz", que incluya "responsabilidades claramente establecidas, más transparencia, más independencia y una mejor armonía a nivel mundial".  

La presencia en los informes de  todos estos deportistas ha revolucionado la lucha antidopaje. Pero no es el principio del fin. El camino sigue lleno de ángulos muertos, de zonas oscuras, y los protagonistas no parecen con ánimos de dar luz y encontrar una salida.

Llena los periódicos y los minutos en televisión. Ocupa titulares alarmantes e implica a algunos de los mejores deportistas del mundo. El dopaje enmudece y rompe los valores del deporte. Las últimas noticias sobre el tema, además, incluyen el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manu Pérez Matesanz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Luis

    A ver si nos aclaramos un poco, aunque esa aclaración disminuya la posibilidad de polémica. Es cierto que, en caso de urgencia, el deportista podría tomar un medicamento y solicitar la AUT a posteriori; a partir de ahí, lo fácil es decir que esa es la gatera por la que se pueden colar todos los tramposos y el tema nos queda llamativo. PERO resulta que esa AUT a posteriori puede ser que no se conceda y además es posible que al deportista le hayan hecho un control en el que, obviamente, ha dado positivo; de tal modo, si ha tomado algo, le hacen un control y luego "los misteriosos" le deniegan la AUT, AUTOMATICAMENTE resultará sancionado. ¿Alguien va a jugar a esa "ruleta rusa"? Pues puede ser, pero para hacerlo hay que ser más tonto que para tomar algo "a ver si no me pillan", porque, encima, dices expresamente que lo has tomado. Aunque como decía aquel torero: "Hay gente pa' to'" Pero la AUT a posteriori no es una gatera: es una necesidad que implica un alto riego y a la que normalmente los deportistas solo se someten cuando les ha sobrevenido realmente algo urgente. Creanselo o no.

    Hace 6 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí