1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PERFIL

Javier Fernández, el pacificador silencioso

Un PSOE fracturado confía la gestora que debe propiciar la reconciliación del partido al dirigente autonómico que en los últimos 16 años apaciguó las fortísimas tensiones en las que vivió el socialismo asturiano desde los años 70

Javier Cuartas OVIEDO , 9/10/2016

<p>Javier Fernández.</p>

Javier Fernández.

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Javier Fernández (Mieres, 1948) pacificó el socialismo asturiano hace dieciséis años y ahora le han encomendado que haga lo mismo en el español tras la gravísima fractura exhibida en el seno del PSOE con el levantamiento abrupto y descarnado de los poderes territoriales del partido y el derribo de Pedro Sánchez, su primer secretario general elegido por las bases en 137 años de historia.

A la era de Fernández al frente de la Federación Socialista Asturiana (FSA-PSOE) se le ha dado en denominar el javierismo. La paradoja es que el javierismo se caracteriza por la ausencia de ismos. Consiste en un denominador mínimo común basado en abrir márgenes a las coincidencias, achicar los espacios de fricción, reducir la verbalización pública de las contradicciones internas, minimizar el protagonismo individual en beneficio de la preeminencia del partido, desplazar el foco del debate desde las cuitas orgánicas a la reformulación de la oferta ideológica socialdemócrata e imponer un tono de comedimiento en las palabras y en la acción.

Su discurso de clausura, quizá la intervención más vibrante de su vida pública, supuso el inicio del apaciguamiento orgánico

La fractura en el socialismo asturiano cuando Fernández accedió a la secretaría general en 2000 no era menor. Hacía tres meses que el Gobierno socialista autonómico, con mayoría absoluta, había sido derrotado por su propio grupo parlamentario (con la anuencia e inspiración de la dirección regional del partido) a cuenta de una profunda controversia sobre la antigua Cajastur. La crispación era enorme y Javier Fernández llegó al Congreso regional del partido como candidato de la facción mayoritaria, nucleada en torno a las agrupaciones de las comarcas carboneras.

Fernández ganó a su oponente con el 52,46% de los votos y su comisión ejecutiva apenas logró el respaldo del 48,03%, frente a una abstención del 51,97%. La FSA estaba rota por la mitad. Pero su discurso de clausura, ya de madrugada, quizá la intervención más vibrante de su vida pública, supuso un punto de inflexión y el inicio del apaciguamiento orgánico.

Su política de reconciliación fue eficaz. Han pasado dieciséis años y las batallas internas no se han reproducido. Los tres grandes clanes del socialismo asturiano (que se apoyan en territorios y en sectores productivos) no se disolvieron pero perviven en un estadio de coexistencia pacífica inédito desde el inicio de la Transición.

Fernández no sólo terminó con el triángulo de facciones en tensión. También acabó con una estructura de poder complicadísima en el socialismo regional, basado en la tricefalia y que había constituido una singularidad asturiana. Desde el primer gobierno preautonómico, en 1978, Asturias había tenido cinco presidentes socialistas, que gobernaron durante más de 33 años. Pero ninguno de ellos controló el partido. Los presidentes autonómicos socialistas no eran secretarios generales del partido. Y ni tan siquiera los secretarios generales controlaban la organización porque existía un poder de facto en manos del dirigente minero José Ángel Fernández Villa, líder entonces del sindicato SOMA, quien ejercía una portentosa capacidad decisoria mediante el control de las poderosas agrupaciones de los municipios hulleros.

Fernández preside Asturias desde 2012 (volvió a ganar en 2015) y con ello ha establecido un nuevo hito en la historia del socialismo asturiano

Javier Fernández, que llegó a la secretaría general aupado por esta tendencia hegemónica (antaño identificada con el guerrismo), marcó distancias desde el comienzo de su mandato con sus valedores, y esta deliberada posición de neutralidad le granjeó el reconocimiento de las otras dos facciones. El sector dominante, aunque descontento con su evolución, no cuestionó su figura porque las bases de afiliados se identificaron con su empeño de reagrupar el partido y restañar heridas.

Tras haberse resistido cuatro años antes a la petición de la dirección nacional para que fuese candidato a la presidencia del Principado, Fernández encabezó por vez primera en 2011 la candidatura del PSOE a la presidencia de Asturias. Ganó las elecciones autonómicas en votos pero las perdió por un escaño frente al exministro del PP Francisco Álvarez-Cascos, líder de Foro. Esa misma noche Fernández anunció su renuncia a intentar formar Gobierno. Pero la disolución de la Cámara por Cascos tras seis meses de Gobierno en minoría le otorgó una segunda oportunidad. Fernández preside Asturias en minoría desde 2012 (volvió a ganar en 2015) y con ello ha establecido un nuevo hito sin precedentes en la historia del socialismo asturiano. Por vez primera el presidente socialista de Asturias es líder de su partido, y lo es además con plenas funciones ejecutivas y no sometido a la tutela de poderes en la sombra.

Su independencia y autonomía plena en el ejercicio de la dirección del partido quedó de manifiesto en 2014 cuando expulsó a Fernández Villa, su principal mentor en el partido y quien le dio la victoria en el Congreso de 2000, nada más conocerse que había regularizado 1,4 millones durante la amnistía fiscal del Gobierno del PP. 

Aunque Villa había dejado un año antes la dirección del SOMA tras 35 años de poder absoluto, y aunque el sindicato también expulsó a su exdirigente, la contundente acción de Javier Fernández contra quien había encarnado el mayor poder en las filas socialistas durante más de un tercio de siglo acrecentó su ya acusada autoridad moral en el partido.

Su abuelo materno fue fusilado por los franquistas, y su padre, varias tías paternas y otra materna padecieron un largo periodo de confinamiento en el campo de concentración de Arnao 

Fernández había llegado a la dirección de la FSA con un acopio importante de respeto y reconocimiento entre las bases y las estructuras orgánicas. Lo avalaban sus orígenes y también su trayectoria.

El presidente asturiano y ahora también de la gestora del PSOE es sobrino-nieto del fundador del SOMA en 1910, exalcalde de Mieres y dirigente carismático socialista Manuel Llaneza; su abuelo materno fue fusilado por los franquistas, y su padre (que tenía 16 años), varias tías paternas y otra materna padecieron un largo periodo de confinamiento al término de la Guerra Civil en el campo de concentración de Arnao (Castropol), cerca de la frontera con Galicia. Fue allí donde se conocieron sus progenitores, cuando la madre del presidente asturiano acudía al recinto de reclusión para visitar a su hermana.

Hijo de un maestro industrial y electricista de la compañía minero-siderúrgica Fábrica de Mieres, Javier Fernández vivió en la cuenca minera del Caudal el ambiente de resistencia (“en voz baja”) de los derrotados y la represión de la posguerra, tuvo consciencia del “desamparo” a los siete años cuando vio a su padre postrado en un hospital tras un siniestro laboral, vivió los desmantelamientos industriales de las comarcas hulleras y el éxodo de trabajadores siderúrgicos a Gijón a fines de los años 60, donde reside desde 1971; y renunció a su pasión por la arqueología para estudiar Ingeniería de Minas en Oviedo y Madrid. Antes, en el instituto, se hizo novio de quien acabaría siendo su esposa, tiempo después profesora de Secundaria, y con la que tuvo una hija, ahora médica.

Tras una etapa en la actividad privada (constituyó un despacho de ingeniería con varios amigos), opositó al cuerpo de Ingenieros de Minas del Ministerio de Industria y estuvo destinado en Cantabria y, desde 1987, en Asturias como funcionario del Principado.

Antes, en 1985, se había afiliado al PSOE. Seis años después, en 1991, comenzó a asumir responsabilidades políticas. Fue director general de Minas en el Principado (1991-1995), diputado en el Congreso (1996-1999), donde se dedicó a cuestiones de industria y energía; consejero de Industria en el primer Gobierno del socialista Vicente Álvarez Areces (1999-2000) --cargo del que dimitió cuando fue elegido secretario general de la FSA-- y senador por designación autonómica en 2008. En la Cámara Alta presidió la Comisión de Reglamento.

Su renuencia al protagonismo y su escasa ambición personal acrecentaron su respeto entre la militancia y los cuadros del partido

Durante el desempeño de sus cargos públicos y orgánicos, la militancia reconoció su talante discreto, su actitud prudente y su posición templada y dialogante. Su renuencia al protagonismo (en su toma de posesión como presidente de Asturias en 2012 se definió como “fotofóbico”) y su escasa ambición personal (en 2007 rechazó ser candidato electoral en Asturias y tanto José Luis Rodríguez Zapatero como Alfredo Pérez Rubalcaba desvelaron que también renunció a ser ministro de Industria en el primer Gobierno de Zapatero, entre 2004 y 2008) acrecentaron su respeto entre la militancia y los cuadros del partido.

Unidad de España

Fernández es fiel al ideario socialdemócrata (en sus discursos son habituales las referencias al debate entre distintas escuelas de pensamiento económico sobre las causas de la Gran Recesión y las salidas posibles de la crisis), mantiene un desencuentro público con las posiciones y procedimientos de Podemos (que en Asturias, y salvo las confluencias de Oviedo, también mantiene una actitud muy refractaria a colaborar con el PSOE, como se evidenció en la alcaldía de Gijón, donde gobierna por ello Foro) y tiene una acusada concepción unitaria de España y de rechazo a los secesionismos.

En su visión de la unidad de España aúna su ideario de país y su pensamiento de izquierdas. En su posición política, la solidaridad interterritorial entre regiones ricas y pobres, la indivisibilidad de la caja única de la Seguridad Social y las transferencias de rentas también forman parte del corpus doctrinal del socialismo. 

Fernández es fiel al ideario socialdemócrata, mantiene un desencuentro público con Podemos y tiene una acusada concepción unitaria de España

Esto lo situó en posiciones de rechazo a cualquier eventual acuerdo del PSOE con los independentistas para formar Gobierno. Y aunque no participó de la verbalización pública de las diferencias con la dirección federal de Pedro Sánchez de la que hicieron gala en los últimos meses los dirigentes meridionales del PSOE (los barones territoriales que alimentaron con sus declaraciones la imagen de un partido polifónico y desunido, incluso durante la campaña electoral de Galicia y País Vasco), se sabe de su incomodidad con la indefinición táctica en la que se movió la ejecutiva de Sánchez sobre la posibilidad de entablar negociaciones con los soberanistas catalanes para formar Gobierno en España y desbancar a Rajoy.

De modo que cuando los socialistas del sur --con el único apoyo norteño “in extremis” de forma pública del presidente socialista de Aragón, y con la ayuda estelar de Felipe González-- lanzaron la arremetida pública final contra Sánchez, Fernández estaba mucho más dispuesto a apoyar la formación de una gestora que a acceder al propósito de Sánchez de convocar un congreso y unas primarias de inmediato y sin aguardar a resolver la gobernabilidad de España. 

La convocatoria de nuevos comicios era la única de las tres opciones posibles del PSOE (las tres, diabólicas y con un alto coste para el partido) que el comité federal socialista no había prohibido a Sánchez, una vez que por unanimidad se le había vetado apoyar o colaborar con la entronización del PP como lista más votada y también se le había vetado aliarse con los soberanistas para intentar su propia investidura.

Fernández ha ido decantándose por la abstención: repudia cualquier acercamiento a los secesionistas y considera que unos nuevos comicios favorecerían al PP

Tras dos elecciones fracasadas que no depararon mayorías parlamentarias suficientes, dos intentos de investidura frustrados (Sánchez y Rajoy) y nueve meses con un Gobierno del PP en funciones y que gestiona el país sin someterse al obligado control del Parlamento, Fernández fue decantándose, sin decirlo abiertamente, por la abstención: repudia cualquier acercamiento a los secesionistas y considera que unos nuevos comicios favorecerían al PP. “Hay algo peor que un Gobierno en minoría del PP: un Gobierno del PP en mayoría”. El que Fernández calificó como “bochornoso” espectáculo de hace una semana, con los socialistas exhibiendo sus diferencias en público de forma tosca apuntalaría la hipótesis de un mayor derrumbe electoral del PSOE en caso de nueva convocatoria a las urnas.

Hoy el dirigente asturiano reconoce que los socialistas (sin distingos entre pedristas y antipedristas) se equivocaron por no haber abordado meses atrás un debate serio y sin tapujos sobre la endiablada disyuntiva a la que está sometido el PSOE: abocar al país a nuevas elecciones, pactar con los independentistas y Podemos o permitir por inhibición la formación de un Gobierno del PP en minoría, una vez descartados tanto el Gobierno de coalición como la colaboración parlamentaria.

Se sabe que en las elecciones primarias que invistieron a Sánchez secretario general hace dos años, el dirigente asturiano, afín al aparato e integrante por edad de la generación de dirigentes y cuadros procedentes de la Transición, apoyó con ellos a Eduardo Madina, lo que situó al dirigente asturiano en una posición antagónica a la de la presidenta andaluza, Susana Díaz, que respaldó a Sánchez.

En aquel 38º Congreso Federal del PSOE, la Federación Socialista Asturiana (muy preocupada por la cohesión territorial de España, a la que Asturias, por su dependencia de la solidaridad nacional y de la transferencia de rentas, es muy sensible) estuvo a punto de ausentarse en disconformidad con que Sánchez desplazara a Javier Fernández del consejo de política federal en beneficio de la presidenta andaluza. La situación se recompuso cuando el nuevo dirigente nacional del partido creó para los asturianos un Consejo de Industria que acabó teniendo, como se sospechó, poca relevancia.

Ahora, Susana Díaz y Javier Fernández aparecen alineados. La presidenta andaluza fue uno de los dirigentes que apostaron de forma más decidida por confiar en el asturiano el difícil tránsito de un partido más que centenario y que, por los errores de todos sus dirigentes, de una y otra facción, vive sus horas más bajas: desunido, desorientado, polifónico, sometido a una encrucijada de la que no podrá salir sin costes (opte por la vía que opte) y con sus electores estupefactos y decepcionados. Fernández se ha puesto a la titánica tarea de minimizar daños. 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Javier Cuartas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

21 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jesús gago

    Lástima de mágnifico dibujo de Grañena ('as usual') desaprovechado para este vergonzante retrato por encargo (Cuartas).¿Para cuando un perfil de los de verdad de Esteban Ordoñezque nos resarza del malogrado dibujo?

    Hace 5 años 11 meses

  2. horsebonifacio

    como modesto sostenedor de la mejor publicación del Reino en estos momentos (CTXT) PROTESTO por la publicación de esta mierda de publireportaje

    Hace 5 años 11 meses

  3. horsebonifacio

    ¿un publireportaje en CTXT? vean y comparen biografías ( la maquillada de Cuartas con la de Ripa) http://www.publico.es/opinion/javier-fernandez-fontanero-del-duernu.html

    Hace 5 años 11 meses

  4. lisistrata957

    El Psoe está lleno de gente con antepasados represaliados por el franquismo, gente que rehusó ocupar cargos, gente razonable, con talante, etc...y no llegan a ser presidentes de una gestora como la actual. Algo más hace falta para que te ofrezcan "secuestrar" el poder real del Partido...

    Hace 5 años 11 meses

  5. Fernando

    Este artículo es una vergüenza para ctxt: un pirómano no puede hacer de bombero, y más si el sujeto entra en el PSOE después de varios años de mayoría absoluta, apadrinado por el mafioso Villa, del SOMA-UGT, con varios casos de corrupción a sus espaldas en la Dirección de Minas, Consejería de Fomento, y Presidente de la Comunidad asturiana, y pagando a la prensa favores, mientras que pide la cabeza de periodistas no afines. Ante la pregunta a Soledad Gallego-Díaz: ¿Cuáles son entonces las cualidades necesarias para ser periodista?, ella responde: Curiosidad. Sentido de la justicia, también. Me fastidia mucho que en las escuelas de periodismo, en las universidades, les digan a sus alumnos que se puede demostrar una cosa y la contraria. Eso no es verdad. Ser deshonesto no es un requisito para ser periodista. Parece que ahora se plantea que los periodistas somos seres deshonestos… pues no. Hay que ser honesto, primero como ser humano. Como periodista también, pero como ser humano especialmente. Con nuestros problemas, con nuestras preocupaciones y con todo lo que va aparejado, pero manteniendo un grado de honestidad. Una cierta capacidad de indignación y un deseo de contar las cosas que ves. El periodismo tiene una parte de testimonio. Creo que es muy importante verlo y contarlo. Contarlo de acuerdo a unas normas, no como este ”periodismo ciudadano”… el periodismo no es un mero relato comunicacional.

    Hace 5 años 11 meses

  6. Lucho

    Manuel Amago para tener credibilidad no vale lanzar acusaciones de chigre: 1.- desfalcar es desviar el dinero hacia el propio bolsillo, en El Musel, lo que se está dirimiendo en los tribunales es si los costes añadidos al presupuesto inicial están o no justificados técnica y administrativamente, sin que en ningún momento se acuse a ningún político de "desfalco". 2.- el caso marea es otro ejemplo de actuación en los tribunales en los que una trama pequeña e muy delimitada en un sector concreto de la administración hacía negocio en connivencia con funcionarios de carrera y empresas privadas, sin que haya la mínima sospecha de financiación ilegal o enriquecimiento de cargos del partido socialista. 3.- el caso de la importación de carbón (de hace 20 años) claramente opuesto a las posiciones del partido socialista y del soma y encabezado por notorios empresarios "liberales" para trincar subvenciones, incluyendo dirigentes de la cámara de comercio, nada que ver con lo que usted imputa. Finalmente por omisión, los pactos con PSOE-IU y la concertación social también con CC.OO. y USO, y a los que usted no hace referencia, han sido mucho más habituales que los que menciona con el PP.

    Hace 5 años 11 meses

  7. corazon rojo

    El pacificador entre ppesoe y traidor a sus antepasados, enemigo declarado de IU y Podemos y lugarteniente de la gusana andaluza. ¡Menudo ejemplar a vomitado el ppesoe. Asco y repugnancia es poco.

    Hace 5 años 11 meses

  8. vicente soriano.

    No me fio de los que hablan despacio, de los que no miran a la cara, los que agachan la cabeza y miran de reojo, me gusta cuando se habla alto y claro con la cabeza levantada, no me inspira confianza Fernandez o Madina, es dificil catalogarlos, encierran secretismo que no me inspira confianza, no es que me guste Losantos o Inda, pero no se esconden.

    Hace 5 años 11 meses

  9. Julio

    ¡Golpista!.

    Hace 5 años 11 meses

  10. Charly

    Don Javier Cuartas, periodista del muy conservador diario asturiano La Nueva España,partidario de la abstención del PSOE en estos momentos, no nos cuente milongas. ¿De veras no conocía su tocayo Javier Fernández, nuestro presidente autonómico, los métodos mafiosos de su valedor José Ángel Fernández Villa, que hacía y deshacía a su antojo, poniendo y quitando cargos en el PSOE? Sólo actuó "enérgicamente" cuando el escándalo ya era de dimensiones siderales y el mafioso un ángel caído. Así que lecciones de ética política, de ejemplaridad, ninguna.

    Hace 5 años 11 meses

  11. Carlos

    Gran hombre, pacificó el socialismo y le está ayudando o a morir indignamente, nunca olvidaremos su contribución a social catolicismo minero.

    Hace 5 años 11 meses

  12. paco CB

    esto es un publireportaje?

    Hace 5 años 11 meses

  13. agustin

    ESTRATEGIA: 1.- Arte de proyectar y dirigir las operaciones militares, especialmente las de guerra.
2.- Serie de acciones muy meditadas, encaminadas hacia un fin determinado. Esto es una chapuza MARRULLERA MARRULLERO: Que aparenta amabilidad, buena intención o debilidad para beneficiarse de algo o conseguir cierta cosa.

    Hace 5 años 11 meses

  14. Piaoliang

    Uy, que nos está usted vendiendo el cuento del brahmín y el elefante. ¡A otros perros con ese hueso de pastelería!

    Hace 5 años 11 meses

  15. Aguatin

    Lo hicieron en la República y ahora lo volverán a hacer... otra vez los incautos terminarán en las cunetas olvidados por los suyos. VERGUENZA de PsoE

    Hace 5 años 11 meses

  16. Juan Alejandre

    Precioso artículo a razón de 4000 maravedises el párrafo y una semana de vacaciones el acierto literario. Eso es lo que me parece. Un buen ejemplo de como se debe sepultar la crítica con camiones cargados de rosas rojas en ramos floridos o en sueltas, mejor que a porrazos y tente tieso. No hace ni dos días que alguien ha querido informarnos de algo de lo que llevaba este hombre en la mochila y ya surge el mandado de turno saliendo al paso. Es como esos ayudantes del maestro en la plaza de toros, que con la punta de un capote anónimo consiguen que el toro, recién salido del toril se rompa la crisma contra el burladero. A mi no me gusta creer, peso si he de hacerlo será en todo menos en los angelitos. Y a este señor, ahora mismo, el ayuda de cámara de turno nos lo disfraza con tal...

    Hace 5 años 11 meses

  17. Manuel Amago

    6 hecha mucho de menos referencias a la negativa absoluta del señor Fernández y la Fsa en aceptar el preacuerdo de gobierno municipal en Oviedo entre PSOE podemos IU para gobernar Oviedo, y la solución posterior de ceder la Alcaldía al candidato el psoe(3°lista en votos) por parte de podemos e IU. También se echa e menos referencias a sus continuos pactos con la derecha asturiana( PP y FORO) en detrimento de otros posibles con partidos de izquierda. El conocido como pacto del duernu (comedero de cerdos, en asturiano). Y por supuesto se echa de menos mención a todo el elenco de corruptelas del PSOE que dirige el sr Fernández en Asturias : desfalco de El musel 250milllones €, marea 10 millones €con consejero y altos cargos encarcelados, la camocha desfalco en ayudas al carbón importado cuando él era director de industria

    Hace 5 años 11 meses

  18. Pepe Grilo

    ¿Por casualidad no lo abráis robado el artículo a PRISA? Es porque este tipo de periodismo-ficción es muy propio de ellos...

    Hace 5 años 11 meses

  19. Javier de la Puerta

    Yo también pienso que este artículo es demasiado hagiográfico.

    Hace 5 años 11 meses

  20. Arturo

    Pues es bastante fidedigna y muy completa, otra cosa es que usted sepa otras cosas de la vida de este señor y entonces debería contárnosla, aunque me temo que ni siquiera sabe de quien se está hablando, algo muy habitual, por desgracia.

    Hace 5 años 11 meses

  21. Mig

    Bonita hagiografía.

    Hace 5 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí