1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CRÓNICA PARLAMENTARIA CAT

La desobediencia como una de las bellas artes

Retomamos la pieza interrumpida por el auto en el que el TC empura por lo penal a Carme Forcadell. Lo que brinda una oportunidad de oro para observar lo que es la desobediencia y cómo se practica esa disciplina democrática en el Processisme

Guillem Martínez Barcelona , 8/10/2016

<p>Carme Forcadell, presidenta del Parlament catalán, en la barcelonesa plaza de Sant Jaume.</p>

Carme Forcadell, presidenta del Parlament catalán, en la barcelonesa plaza de Sant Jaume.

MARC PUIG I PEREZ

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hola. Parlament de Catalunya. A estas horas de la mañana del jueves se tendrían que estar votando las resoluciones del Pleno de Política General. Unas 16. Pero varias nombran la bicha/el referéndum, por lo que se ha parado el pleno, mientras la Mesa discute si las somete a voto o no. Recuerden que el TC declaró inconstitucional que este Parlament emitiera sobre ese tema --cualquier cosa, se supone, porque no ha emitido ninguna ley al respecto--, escasos segundos después de lo del 9N. En el interín, mientras me fumo media Vuelta Abajo en un patio del Parlament, les explico lo que ha dado de sí la cosa referéndum durante el pleno. Poco, pero con alguna variación escenográfica.

Resumiendo: JxS y CUP han hecho una resolución, refrendando la propuesta de referéndum anunciada por Puigdemont la pasada semana. Básicamente, hacer un referéndum pactado, antes del verano. En caso contrario, uno bilateral en septiembre. En esos chistes consiste el nuevo Procés. CSQEP --otro lío catalán; sorry; serían Los Comunes sin Comunes; una formulación de las izquierdas post15M realizada antes de que se empezara a formular En Comú Podem; para este pleno, el Grupo Parlamentario ha apostado por oradores Podem-- propone una resolución por un referéndum pactado, o amparado en el reconocimiento internacional. Hay no obstante, más resoluciones que abordan el tema territorial. PSC propone una reforma constitucional federal, y hasta cierto punto C's y PP han presentado también cacharros que proponen diálogo en torno a la financiación.

Lo que nos lleva, vamos, al palabro referéndum. ¿Es realizable? Juzguen ustedes. Hay dos accesos al referéndum. Pactado y unilateral. Ya escribí un articulete sobre las posibilidades de un referéndum pactado. Básicamente, ninguna, en ausencia de voluntad política. Es decir, ninguna. Con todas las letras. Quién hable de referéndum pactado y no tenga una nueva idea, o una nueva idea de presión, no está diciendo, por tanto, nada. ¿Es realizable, por lo contrario, un referéndum unilateral? Con los datos que nos ofrecen los políticos promotores, tampoco. Un referéndum sin ningún tipo de amparo estatal o internacional, se puede hacer. Pero de la misma manera que se puede hacer una paella colectiva y, luego, limpiar los platos con sólo tres gotas de Fairy. Incluso, de realizarse --el referéndum, no la paella--, podría disfrutar, más o menos, de las condiciones que establece el Congreso de Venecia --el ISO UE de las consultas-- para realizar consultas. Salvo que los partidarios del NO quieran participar en una consulta en la que no ganan nada y pueden perder mucho. Lo que es una dificultad que desarticula el todo. No se puede fundar, o dejar de hacerlo, un Estado a través de una consulta gaseosa y opinable.

Otra dificultad, también llamativa, para un referéndum unilateral, es la ausencia de voluntad de desobediencia por parte de la Gene. Para realizar un referéndum unilateral es necesario, en todo caso, hacerlo. Es decir, una autoridad que desobedezca al Estado y un montón de funcionarios --los que participan en unas elecciones, desde el dire de colegio que abre las puertas del colegio electoral, hasta la poli, pasando por todos los funcionarios implicados en la estructura y el recuento de un proceso--, dispuestos a ejercer la desobediencia y exponerse a un castigo más severo que el que recibiría un político en ese trance, que suele ser la inhabilitación.

La desobediencia es algo que no se produjo en la consulta de 2014 y que, pese a la ingente obra del TC --o quizás gracias a ella, no se lo pierdan--, tampoco se está produciendo. De hecho, desde 2012, las diversas formas que ha ido adquiriendo el Procés se han ido dibujando para evitar la desobediencia --el referéndum de ahora, de hecho, nace para evitar una declaración de independencia anunciada en campaña--, un delito que, incluso, no han reivindicado los cuatro cargos de la Gene empurados -ya son cinco; no se lo pierdan, insisto-, que en todo momento se han declarado inocentes, y han evitado, con ello, el engorro internacional para el Estado que significaría que varias altas autoridades catalanas abanderaran una desobediencia territorial en un juicio.

Es difícil confiar en la apuesta por la desobediencia del staff Procés en 2017, cuando no la hizo en 2014 por la consulta, cuando no empezó a hacerla en 2012, con el Procés y, más aún, cuando no la hizo desde 2010, en defensa de la Democracia y el Bienestar. Que se dice rápido.

Lo de la desobediencia es importante. Ante las opciones de diálogo del Estado --ninguna--, la desobediencia es el único valor político del Procés. Es decir, la existencia de desobediencia es lo que determina que exista Procés. No existe desobediencia. Por lo que a mi me sale que no existe Procés. Bueno, sí existe, como todo en el Procés, bajo la forma de su promesa futura. 

Y, puestos a hablar de desobediencia, ¿en qué consistiría una desobediencia política efectiva? Llevo varios meses hablando con diversos juristas y activistas del independentismo no procesista, una tradición tan minoritaria como antes del Procés, me temo. La desobediencia, al parecer, sólo podría ser efectiva, y no folklórica, a través de la fiscalidad, a través del impago al Estado. Hubo la sombra de la sombra de la sombra de la sombra de ello cuando, hace un par de temporadas, se abrió la posibilidad de no realizar el pago de IRPF al Estado. Los ciudadanos que así lo quisieran, podrían ingresar el monto que les tocaba pagar de IRPF en una cuenta de la Agència Tributària Catalana, que sería quien protagonizara y tendría responsabilidad de desobediencia. En 2015, sólo lo hicieron 178 ciudadanos, a quién desde aquí saludo, felicito y pago una copa. Esa cifra escasa es un indicativo de que la Generalitat no apostó, informativamente, por esa vía. De hecho, devolvió los pagos a Hacienda con puntualidad. Y, quizás, un indicativo también de la voluntad de desobediencia del consumidor de Processisme, más proclive a leer o escuchar sobre discursos épicos y chachis sobre desobediencia en los medios y/o instituciones, que a ejercerla. 

Hay, no obstante, otra posibilidad de desobediencia fiscal, más efectiva y que no afectaría al ciudadano, sino a la Generalitat. Es decir, a su valentía. Sería el sello de que se ha cruzado el Rubicón, y de que los políticos que ocupan la Gene tienen, en efecto, un proyecto y una voluntad al respecto. Consistiría en la desobediencia fiscal de la Generalitat en su sentido mas amplio. Es decir, de todas las instancias de la Gene con CIF. Ese impago, se calcula, sería de unos 5000 millones de euros al año. Una cantidad suficiente como para que el Estado quiera negociar --o reprimir, que es la otra opción del Estado-- desde un primer momento. Es decir, una cantidad suficiente como para hacer peligrar el pago de deuda, por lo que Europa obligaría al Estado a negociar --o, snif, a reprimir-- con celeridad. Pegas. Con esa presión es más fácil negociar el Estado propio que el referéndum, que es la demanda del 80% de la ciudadanía. Quizás, el hecho de que esa desobediencia fiscal no se haya producido indica, en todo caso, que el staff CDC y ERC no está por la independencia -es decir, por el conflicto-, ni por la desobediencia. Lo que dibujaría el Procés --tachán-tachán-- como todo lo contrario a ella. Es más, como un proceso de obediencia gubernamental y cuyo objetivo primario es la obediencia ciudadana en un fin de Régimen, en una de las sociedades peninsulares más abierta a la posibilidad de conflicto político, conflicto político que se estaba perfilando con vehemencia desde 2011, hasta que llegó el Procés y mandó parar.

Rayos, comunican del Parlament que la Mesa ha aprobado las votaciones, con el voto de JxS y CSQEP. Será a las 17.00. En eso, sucede algo que lo cambia todo. O lo confirma. Aterriza la noticia de que el TC pide a la Fiscalía que trate de empurar a Carme Forcadell por, precisamente, desobediencia.

Leo el auto. En efecto, el TC pide a la Fiscalía que, tras "deducir testimonio de particulares", "si lo estima procedente, ejerza las acciones que correspondan ante el Tribunal competente". Vamos, que Carme Forcadell, Presi de Parlament, queda empurada por lo penal, en efecto.

¿Es el esperado momento de la desobediencia pendiente, anunciado por el Processisme desde 2012? Llamo a Joan Queralt, catedrático de Dret Penal en la UB. Me explica que, en efecto, la cosa es por lo penal, y que los delitos serían, probáblemente, desobediencia y prevaricación. No entrañan pena carcelaria, sino inhabilitación a cargo público, pena que, cada día, cumple, por otra parte, el grueso de la sociedad. Pero Queralt me ofrece, por el mismo precio, unas meditaciones importantes. A saber: "el TC, ni con este auto, ni con ningún auto anterior sobre el tema, ha utilizado la palabra orden u ordenar". Es decir, al contrario de lo que pasa con el grueso de ciudadanos a los que les llega un auto de, pongamos, desahucio, ni a Forcadell, ni a ninguno de los The Consultettes, se les ha ordenado o conminado abandonar el inmueble o, en este caso, se les ha ordenado nada. Sin ordenes, vamos, no hay desobediencia. Queralt se explica: "El TC sabe lo que es. Es un tribunal extraño, diferente al resto de tribunales. No ha recurrido en este auto, o en los anteriores, a su reforma. Encarga a un fiscal que investigue". Vamos, que está vigilando su (lo que le queda de) prestigio. Está evitando erosionarse. Sabe, de alguna manera, que un problema político no se soluciona por la vía penal, por lo que no la protagoniza -podría, tras su reforma-, ni siquiera la potencia -evita ordenar nada a ninguna autoridad catalana-. Quizás todo ello explica un TC presionado políticamente, que de alguna manera hace lo que le dicen, pero no cómo se lo dicen. Puede costar creerlo, pero podría ser más radical y crear más conflicto, algo que evita, con la elisión de ordenar en sus autos, y con el traslado del marrón a fiscalía.

A las 16:30 Forcadell comparece y hace una declaración. No dice nada. Básicamente, dice lo mismo que los otros cargos empurados por lo mismo. Niega que haya incurrido en desobediencia -vamos, vuelve a renunciar a radicalizar el conflicto-, y utiliza la fórmula cursi-poética de Mas en ese trace: "lo volvería a hacer". Zzzzzz. El servicio militar en España finalizó, por cierto, cuando un número indeterminado de jóvenes, a menudo no coordinado, fue a juicio y se autoinculpó del delito de insumisión, exponiéndose a condenas de 2 a 4 años. O, lo que es lo mismo, el servicio militar en España acabó cuando supuso tener, pongamos, 30.000 presos políticos en España. Ese ejemplo, y su comparación con la declaración de Forcadell & The Consultettes, ayuda a entender, en fin, lo que es desobediencia democrática al Estado. Algo que hoy no se ha vuelto a producir. El TC ha sembrado la posibilidad de que no ocurra. También ha evitado plantear delitos que lleven directamente a la cárcel, sin pasar por la casilla de salida y sin cobrar las 20.000 pesetas. Forcadell, a su vez, no se ha autoinculpado, algo que hubiera enviado al garete los esfuerzos del TC, y hubiera planteado un conflicto político king-size. Y, así, since 2012/ sáquenme de aquí.

Bueno. Votaciones. Novedades. La reforma federal, defendida por PSC, y tan verosímil como el referéndum, pactado o no, sólo la vota el PSC. La cosa referéndum pactado + referéndum unilateral, de JxS y CUP, la vota JxS y CUP. La resolución mas votada es, no obstante, de CSQEP -pro-referéndum pactado-, que recibió el apoyo de JxS. Para orientarnos sobre el carácter efectivo de estas resoluciones, se debe señalar que también se ganó otra contra el TTIP. 

Quizás todo esto ilustra que el referéndum pactado está ganando más enteros que el unilateral. Que el Procés puede encontrar su pista de aterrizaje -tan deseada, al parecer por su staff- en un referéndum pactado. Irrealizable, épico y rentable en tanto se somete a propaganda. Y que Els Comuns, cuando lleguen a esta cámara -más pronto que tarde, por cierto-, pueden liarse con otro Procés -es decir, con otra espiral de propaganda-, que consistiría en el referéndum pactado eterno. 

Desde criterios democráticos, es preciso acabar con el Procés, ese proceso infinito de omisión de políticas y de emisión de no desobediencia, de no buscar una solución efectiva, y de gestionar electoralmente y propagandísticamente un paisaje sin solución, en el que ni TC ni Gene quieren otra cosa que tablas. Por ello, sería una mala noticia que En Comú no aportara una solución, y se sumara, al no aportarla, al marco que gestiona CDC, y con el que está prolongando su vida. El Procés es la estabilidad en Catalunya, vamos. Quién se suma a él, desaparece.

¿Cómo se hace eso? Ni idea. ¿Cómo se hace que el futuro En Comú entre en otro Procés eterno y propagandístico, que se llamaría Referéndum Pactado? Muy fácil. Escenificando que, o estás por el Procés, o estás por el TC. Hay medios y periodistas del Règim necesarios para hacerlo. 

Debe de haber un marco, más próximo al referéndum y, por lo mismo, alejado del Procés y del TC. Es decir, un marco de fin de Régimen, de ruptura. ¿Cuál es? Ni idea. Yo soy periodista, no político. Y ese es el huevo de Colón. Huevo de Colón: jamás ha habido un momento de estancamiento de cambios tal en España. Sí, hubo la Restauración, y el Franquismo. Pero incluso en esas noches eternas, siempre se supo donde estaban las teclas para el cambio, y diversas maneras de accionarlas. Hoy, por lo visto, se desconoce la ubicación del teclado e, incluso, de los dedos con el que accionarlo. El Procés, en ese sentido, no ha aportado ninguna pista. El Procés gubernamental ha sido -es- un aplazamiento de lo que anuncia.

Desde 2011, se vive en España una crisis de fin de Régimen de catálogo. Los tramos de la crisis descomunal española de Democracia y Bienestar transcurren, me temo, en Europa. En el interior transcurre la calderilla política -temas como la corrupción-, y un temazo que podría significar el fin efectivo del Régimen. O su mantenimiento. El tema territorial. Si la nueva política renuncia al conflicto, renuncia a intentar una nueva estrategia política o una nueva presión -algo tentador, cuando tienes una mani anual de dos millones de personas que, encima, te reiría la gracia-, es que, definitivamente, no va a haber cambios.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    Cuarta Evaluación del GRECO, Grupo de Estados del Consejo de Europa contra la Corrupción, de prevención de la corrupción respecto a parlamentarios, jueces y fiscales - http://www.coe.int//t/dghl/monitoring/greco/evaluations/round4/RC4/GrecoRC4(2016)1_Spain_EN.pdf // España is different; nos revolcamos con gusto en la corrupción; Parecería que sus lodos curan enfermedades de la conciencia

    Hace 5 años 11 meses

  2. Munay

    Ariana, a lo mejor si dices que Guillem lleva 5 años escribiendo lo mismo es precisamente porque no lees sus artículos. Qué valiente, la verdad, afirmar sin ningún pudor que no has leído el artículo y acto seguido explicarnos tan alegremente de qué va el texto. Creo que Guillem Martinez es de las personas que más en serio y con más respeto e inteligenca está tratando el proceso independentista, respetar implica sinceridad, y sinceramente, esto no avanza en ninguna dirección, nos guste o no. Aplicar el si-no-lo-veo-no-existe poca utilidad tiene. Hacer un buen análisis y afrontar las conclusiones con realismo es tomarse en serio las cosas, "criticar es definir" que dijo áquel,no debería entenderse como un ataque (un buen ejemplo de lo que es un ataque lo tenemos, sin ir más lejos, en tu comentario) Por cierto, si al final te decides a leer el artículo (porque me da que los comentarios sí que los vas leyendo) verás que te equivocabas. No ataca al independentismo, delata la mascarada. No maquilla la actitud de "los amigos", llama la atención sobre la misma por si acaso en un futuro pudiera derivar en la alternativa de más de lo mismo. Salud!

    Hace 5 años 11 meses

  3. Manuel

    Sí, el processisme fatiga, pero el processisme era Mas, y Mas ya no está. Su impaciencia es encomiable, pero crear un nuevo país sin la colaboración del Estado bien puede llevar años de preparación, ¿o no? Antes de hacer efectivo un impago de 5.000 millones, como usted dice, uno debe tener las espaldas cubiertas.

    Hace 5 años 11 meses

  4. Ariana

    "Es autor de 'CT o la cultura de la Transició". En realidad el libro es una compilación de artículos. Me parece una falta de respeto para el resto de autores decir que "Guillem Martínez" es el autor. El artículo no lo he leído porque Guillem lleva 5 años escribiendo lo mismo. Supongo que vuelve a atacar a los independentistas y maquilla la subordinación de sus amigos los comunes.

    Hace 5 años 11 meses

  5. M. M. Ribeiro

    Una anàlisi brillant, encara que no m'acaba de convèncer l'(ab)ús dels col·loquialismes.

    Hace 5 años 11 meses

  6. Mig

    Ojalá te lea Xavi Doménech. :)

    Hace 5 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí