1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

FICCIÓN

Despojos de la clase media. El zombi

George A. Romero sentó las bases del no-vivo, un concepto que envejeció a través de la comedia y en el que la filosofía encuentra una metáfora de la guerra o de la cultura del consumo

Manuel Gare 12/10/2016

<p>Fotograma de <em>Shaun of the dead</em> (2004).</p>

Fotograma de Shaun of the dead (2004).

ROGUE PICTURES

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

Cuando uno piensa en el concepto de zombi hay varios elementos que se le vienen rápidamente a la cabeza. El primero y más evidente es el de muerto viviente. El de un humano que vuelve de la muerte un tanto más maloliente y pecaminoso que el sin igual Jesús de Nazaret. Despojado de capacidad cerebral, dotado de una habilidad motriz, por lo general, asombrosa. El resto de temas relacionados con el no-vivo tiene que ver con el foco y la forma de infección, la zona geográfica en la que se produce y la extensión de la pandemia. Por último, entraríamos en aspectos que solemos asociar al apocalipsis zombi: aglomeraciones, centros comerciales, armas, científicos, curas milagrosas y otras locuras made in USA.

Esa última capa ha venido siempre de mano de la industria cultural que, en forma de películas, series, libros y cómics, nos ha ido representando una realidad distópica en la que todo sucede de forma parecida, sea cual sea el formato o el planteamiento que se haga del zombi y su entorno. Es así como, envuelto en esa manta del entretenimiento que termina por banalizar cualquier fenómeno, el zombi ha ido perdiendo fuerza en lo fantástico y ganándola en lo cotidiano. El zombi costumbrista es un ser que ha abandonado la esperanza de formar parte de un episodio de infección mundial para conformarse, simplemente, con formar parte de nuestro presente. Hay quienes tratan de salvarlo y devolverlo a su hábitat natural; el zombi agresivo y mortífero, sin embargo, pertenece cada vez más al pasado.

Identificamos al zombi con la causa ecológica. La carrera espacial, el ozono o la energía nuclear son puntos de partida

Dice el periodista y escritor David G. Panadero que los zombis son “despojos de una clase media desposeída, atrapados en un centro comercial permanente, sin otra actitud que el consumo pasivo y bulímico”. Se apoya, cómo no, en George A. Romero, el director que se estrenó en 1968 con La noche de los muertos vivientes y que retomó la cinematografía zombi diez años después, en Amanecer de los muertos. “Pese a sus orígenes mágicos y exóticos, desde Romero identificamos al zombi con la causa ecológica. La carrera espacial, la capa de ozono o la energía nuclear son puntos de partida”, comenta. Panadero encuadra al zombi en una sociedad masificada e impersonal, que ha perdido la capacidad de raciocinio. “¿Cuántos zombis ves tú cuando vas en metro?”, se pregunta.

Fernando Broncano, catedrático de Filosofía de la Ciencia en la Universidad Carlos III de Madrid y también observador de la escuela de Romero, disecciona al zombi separándolo en dos mitades. Una es la del zombi cultural, que, apunta, “ha ido cambiando como reflejo de diversas inquietudes. Sus primeras manifestaciones tenían que ver con lo extraño-colonial, se referían al subconsciente del pensamiento colonial y a los miedos a las culturas primitivas”. Este zombi cultural podría asociarse tanto a la figura que representó Romero del consumidor descerebrado como al “trasunto de la cultura postapocalíptica en la que vivimos, una especie de metáfora de la soledad del superviviente frente a una multitud de egos agresivos”.

No hay inocencia en esta figura postapocalíptica, explica Broncano, sino cierta reminiscencia al “fin de la era del consumismo” y nostalgia por ese pequeño inventario de armas llamado “kit de supervivencia”, con el que “ejercer violencia sin peligros de perpetrar incorrecciones políticas: el zombi es la proyección de la ira del burgués expulsado del paraíso o de la white trash que no puede aguantar que el emigrante tenga algún medio del que él carece”, dice. Broncano enumera la podredumbre, el olor, el andar desmañado, la incapacidad de lenguaje: “En el zombi colapsan todas las categorías políticas del odio”.

La otra mitad corresponde al no-vivo filosófico. “El zombi se comporta como un sujeto normal, salvo que no tiene conciencia fenomenológica de las cualidades sensoriales, o de lo que está pensando, aunque lo esté pensando”, asegura Broncano.

Uno sube por Usera y solo hay zombis arrastrando carritos de la compra

El zombi termina así por colocarse entre nosotros, como un elemento propio de lo social. De todo cuanto tenemos a nuestro alrededor. “Las calles de los barrios están llenas de ellos. Uno sube por Usera y solo hay zombis arrastrando carritos de la compra, sentados en los portales o entrando y saliendo de las tiendas todoacien”, afirma Broncano, que ya no habla de no-vivo sino de no-persona. “No hay pesadilla peor en la familia que la de que uno de sus miembros sea mordido: puede ser mordido por amor, mordido por un radical político o por un fundamentalista religioso. Los zombis son la figura contemporánea de todos nuestros miedos”, concluye.

Comedia y normalización del zombi

Una de los primeros documentos gráficos que respaldan las teorías de Panadero y Broncano acerca del zombi es Tokyo Zombie, un cómic de Yusaku Hanakuma publicado en 1999 —recientemente editado en España por Autsaider Cómics— y que puso encima de la mesa dos categorizaciones del muerto viviente de los más interesantes. Una de ellas fue la de representarlo a él y a su historia de forma caricaturesca. Bajo el estilo de dibujo llamado heta-uma (cutre-bueno) creado por el ilustrador japonés Teruhiko Yumura, Tokyo Zombie es un manga que envuelve al zombi en un aura de inverosimilitud y pereza que contrasta a la perfección con la idea de ese humano que pierde su conciencia y pasa a ser poco más que un trozo de carne. Hanakuma explica que para él, el heta-uma “era como el rock y el punk”, y que, motivado por otros dibujantes, acabó adentrándose en la profesión “porque quería ser como ellos”.

Tokyo Zombie es un cóctel de humor negro, artes marciales y sangre señalado como obra de referencia para el amante de las viñetas y los zombis. “Puse todo mi entusiasmo y dedicación para crearla. Supongo que algo de toda esa pasión ha logrado transmitirse de alguna manera al público”, dice su autor más de quince años después de su publicación original. La locura colectiva de Tokyo Zombie, más allá de su dibujo, conduce a la segunda categorización: la de un futuro en el que las personas terminan por perder su razón de ser, en la que el zombi deja de ser un problema para convertirse, incluso, en una pieza más de la sociedad. La normalidad del zombi: su integración rocambolesca en un mundo de clases en el que los zombis entretienen a los más adinerados.

Vivimos una cultura postapocalíptica, una metáfora de la soledad del superviviente frente a una multitud de egos agresivos

En su conversación, Hanakuma recuerda que el de los zombis “es un género muy versátil en el que caben muchas ideas. Decidí conjugar diferentes elementos de cómics y películas que me gustan, así como de las artes marciales y la lucha libre”. Un popurrí que dice bastante sobre la deconstrucción del zombi y su maleabilidad a la hora de introducirlo en todo tipo de situaciones. Salió de su amor por la eterna referencia: Dawn of the Dead de George A. Romero. Ahora, sin embargo, comenta que el género está más saturado: “a estas alturas sería complicado volver a meterle mano al tema zombis”. Tokyo Zombie, adaptada al cine en 2005, es una muestra indispensable en la introducción feroz del zombi en nuestra cultura popular, motivada por un sinfín de producciones audiovisuales que, siempre manteniendo las distancias, han ido abrazando el lado más laxo y permisivo del zombi.

Es el caso de Shaun of the Dead (2004). De Dawn of the Dead a la cinta de Edgar Wright tuvieron que pasar más de veinticinco años. Entre tanto, muchas vísceras en Braindead (1992), la consolidación del término “infectado”, que no zombi, en 28 días después y la franquiciación del zombi con la adaptación cinematográfica de Resident Evil, ambas cosas en 2002. Luego vendría Guerra mundial Z y la escenificación del apocalipsis total a gran escala a través del libro de Max Brooks. El cine familiar con Zombieland (2009). El drama televisivo con The Walking Dead (desde 2010). Y, por último, la ridiculización absoluta del fenómeno en producciones como Dead Snow, Zombeavers y otras tantas que han llegado y siguen llegando en los últimos tiempos.

Pero fue Shaun of the Dead la película que cambió para siempre el chip de lo que suponía sobrevivir al zombi y presentárselo a una audiencia que ya estaba enterada de qué era un muerto viviente y cómo debía enfrentarse a él, recogiendo la idea de colocar al zombi en ese ambiente menos serio que ya había plasmado Tokyo Zombie y que se venía esbozando también desde la industria del cine en películas como la propia Braindead. Shaun of the Dead fue, no obstante, la primera en utilizar un humor moderno, próximo a la comedia de situación, con el que hacer sentir cómodo al espectador. Reconfortado, incluso: pocos habrían dicho entonces que no a un apocalipsis zombi junto a Shaun.

La soledad del superviviente, la falta de empatía y el afán de la guerra acuden al rescate del sistema

Zombieland, cuya secuela se ha anunciado este verano, fue un paso más en la misma dirección. Si Shaun of the Dead había destensado la cuerda, la cinta protagonizada por Woody Harrelson, Emma Stone y Jesse Eisenberg hizo algo quizá todavía más importante: introducir a actores de primer nivel en una comedia de zombis. Hasta Bill Murray tuvo un pequeño papel. El zombi ya no tenía nada que envidiar a otros géneros, si bien su esencia empezaba a perderse por el camino.

Hoy nos quedan producciones esporádicas que tratan de recuperar el espíritu del zombi más tradicional. Pero no son ellas el formato preferido de los últimos años para trasladar verdaderamente al usuario a la inmersiva experiencia del zombi, sino el videojuego. El celebrado Left 4 Dead, junto a numerosas apuestas por el survival horror que van desde Dead Rising a The Last of Us, se han convertido en el verdadero bastión de quienes siguen buscando en el zombi adrenalina e inventiva. Y lo seguirán siendo: la realidad virtual llevada al videojuego augura un gran futuro para un zombi que pierde fuelle en el resto de ámbitos. La soledad del superviviente, la falta de empatía hacia el no-vivo y el afán de la guerra acuden al rescate, de nuevo, de un sistema en quiebra. Y en primera persona.

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí