1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GENTES DE MAL VIVIR

Dario Fo: nacer con el don de la risa

La larga vida del juglar italiano, muerto a los 90 años, constituyó una invencible carcajada contra todas las máscaras del poder

Miguel Ángel Ortega Lucas 14/10/2016

<p>Dario Fo y Franca Rame, su mujer, junto a su hijo Jacopo.</p>

Dario Fo y Franca Rame, su mujer, junto a su hijo Jacopo.

WIKIPEDIA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

Nació con el don de la risa, y con la intuición de que el mundo estaba loco. Y ése era todo su patrimonio.
Es la frase inicial de Scaramouche –otro célebre bufón, a quien dio vida otro italiano–, pero parece escrita para la piedra y la rosa últimas de don Dario Fo.

Nacido, o bendecido, bajo el signo de la risa, no es por ello extraño que él mismo se considerara tremendamente “afortunado”: pocas máscaras más resistentes, más escurridizas, más poderosas como el humor para sobrevivir en el gigantesco manicomio de este mundo; hasta morir sonriendo a los 90. Existen, hay seres así. Y su fortuna es la nuestra al poder tenerlos cerca, al compartir la escena con ellos (en esta farsa tétrica siempre habrá algunos, aunque sean pocos, que chisporrotean entre las sombras).

Porque ¿quién era Dario Fo? Un volcán que fuera un globo que explotara en carcajada. “Tuve una suerte increíble”, repitió hasta el final, hasta sus últimas entrevistas. “Crecí [en Sangiano, minúscula población de la región de Lombardía] con chicos que no habían nacido en Italia sino en otros lugares de Europa”, contaba a la web fanpage.it con motivo de su último cumpleaños. No había manera de comunicase en un idioma al uso, ni el dialecto local; así descubrió Fo que el lenguaje es un organismo vivo e inaprehensible de posibilidades infinitas: que una onomatopeya puede sugerir un gesto, y que un gesto también puede llegar adonde las palabras no pueden, humilladas. No se trataba de gesticulare –explicaba–, sino de gestire: casi literalmente, decir con el gesto.

Consagró su vida al arte pero jamás entendió el arte sino como consagración de la vida 

Seguramente muy pocos artistas hayan dicho tanto del mundo, y de sí mismos, con su gesto: el del mimo, el del juglar, el del dramaturgo, pero también el del ciudadano; con su manera de ser en el escenario, pero también con su manera de estar fuera de él. Fo tampoco dejó de recordar, cada vez que tuvo ocasión, testarudo, como un gigantesco moscardón a lo largo de su portentosa carrera (lo cual equivale a decir de su portentosa vida), esa incómoda sospecha de que un artista no es sólo su obra; también es su conducta. Consagró su vida al arte pero jamás entendió el arte sino como consagración de la vida que tiembla por debajo de las tablas, más allá de las puertas del teatro. Terco como una mula, pero una mula con alas: basta verle, hace décadas o hace cuatro días, en sus apariciones en televisión, para identificar en él a ese ángel que sólo se da cuando le da la gana a la Fortuna.

Majestuoso y cercano, tierno y corrosivo como el aguacero que barre los desfiles, Dario Fo veló sus armas en la Comedia del arte, renacentista y heredera de una tradición milenaria (mediterránea) en que la máscara y el gesto –siempre el gesto– apuntan siempre más allá [no sería nada extraño que resultase pariente remoto y lateral del proscrito Giacomo Casanova]. Pero aquello no le pareció suficiente: en un tiempo de agitaciones y partidismos radicales, Fo se posicionó en el margen al que pertenecería siempre, incluso hasta después de que sus compañeros de viaje de la izquierda siguieran camino en coche oficial. Fundó en 1968, con su pareja –ésta también para siempre–, Franca Rame, hija a su vez de cómicos del camino, la compañía Nuova Scena, con el objeto de disparar sin dios ni amo desde las lindes de una trinchera estrictamente circense, levantisca y popular. Rara vez conocerían la paz, los buenos términos con el Poder.

Busca por el camino de la farsa, del sainete, del circo, por la canción; e introduce en ello su mensaje político

Escribía Eduardo Haro Tecglen en El País, en una reseña de 1982 sobre Muerte accidental de un anarquista (1970), uno de sus mayores éxitos: [Fo] “busca por el camino de la farsa, del sainete, del circo, por la canción; e introduce en ello su mensaje político, a veces dicho literalmente, directamente al público”. Destacaba Haro, diferenciándolo de Bertolt Brecht, su latinidad, “una tradición propia del teatro napolitano y del veneciano; una rapidez de lenguaje y movimiento escénico”. Y añadía, sobre el magma profundo de la pieza: “El personaje del loco que tiene la clave de la razón, o que revela la sinrazón de su tiempo y su sociedad”; “tan antiguo que basta sólo citar el Quijote.

Ese loco que tiene la clave de la razón es exactamente el arquetipo que aspiraría siempre a levantar este autor, por activa o por pasiva. Resucitando el espíritu de esos juglares de la legua –quijotes de fortuna desde los albores de la latinidad medieval– que informaban y azuzaban al pueblo con sus fábulas, que los entretenían para advertirles del peligro de vivir entretenidos por el traje nuevo del rey desnudo. Existe apabullante unanimidad entre la crítica respecto a cuál es la obra magna de Darío Fo: Misterio bufo (1969).

En ella, explicitaba él mismo, “repito la operación del antiguo juglar, que encontraba en ciertos textos de la Biblia y el Evangelio las claves para sus parábolas de los comportamientos eternos del poder y de quien está sometido al poder. Cuando repito ese modo en que el juglar hacía leer los textos sagrados, estoy indicando al pueblo de hoy cuál era su manera de descubrir en la cultura de entonces, en estos textos precisamente, la suerte que le iba a tocar. Cuál era su manera de expresarse por boca de los juglares. Y le invito a que vuelva a apropiarse de su cultura para saber enfrentarse hoy, de nuevo, a la cultura erudita y académica”.

Su indumentaria escénica, todo su despliegue: “Jersey de cuello alto y pantalón negros, micrófono, luces y nada más”, apuntaba su traductora al castellano, Carla Matteini, en la edición de esta obra por Siruela. “...Nada más ni nada menos que su talento, su voz y su gestualidad portentosa para evocar y revivir en escena a borrachos y obispos, juglares y papas”.

Juglares, Nobeles y Papas

Porque ¿quién era Dario Fo? Un hereje, un escándalo. Un sacrílego deseando estar de acuerdo con Dios, pero para quien los administradores de Dios en la Tierra iban a estar siempre estorbando. Sacándoles la lengua gloriosa del bufón, o bailando como un derviche sobre las brasas de la hoguera.

Los funcionarios de la sucursal divina llamada Vaticano le tacharon de él mismo, o sea, de juglar –como si fuera un insulto–, cuando le fue otorgado el premio Nobel de Literatura, en 1997. “Esta vez, en cambio, Dios ha estado estupendo. Dios existe y además es un juglar”, les respondió el aludido, exultante, ante los medios de comunicación. “He visto palpable la demostración de que Dios ama la burla”. Pero los corifeos del papa Wojtyla se sabían respaldados: el galardón provocó entonces –sobre todo en Italia, entre la llamada intelectualidad italiana– una polvareda similar a la de estos días respecto a otro juglar de distinto palo, Bob Dylan. [Tuvo que salir el patriarca Umberto Eco en su defensa, señalando que los italianos no conocían la faceta de autor de Fo como el resto del mundo: su fama como actor había eclipsado en su tierra todo lo demás.]

El humor, que es una máscara, desenmascara de manera fulminante la falacia ambiental

En cualquier caso, el bufón sólo era, para los poderes fácticos, “un indeseable, un comicastro irreverente y faltón” –escribió entonces, en un magnífico artículo en El Mundo, su traductora, C. Matteini–. Y ciertamente les sobraban los motivos para tal aversión: los ataques, por tierra, mar y aire, de Dario Fo, no sólo contra la élite eclesiástica, sino contra cualquier cosa que oliera a élite, habían sido inmutables durante décadas. Y la reacción subsiguiente de algunos de estos poderes, o aspirantes al trono del crimen, no hace sino confirmar el profundo peligro para sus mentiras que ha supuesto siempre la sátira: el humor, que es una máscara, desenmascara de manera fulminante la falacia ambiental, como un soldado díscolo pero letal compartiendo filas en el mismo ejército de la verdad, de la alegría y de la belleza. La carcajada de Dario Fo era así, también, una mueca congelada que aterraba a los enemigos de la vida. 

Jamás dejó de reír, pero –ahí su humanidad gigantesca– no porque todo fueran bromas en su vida, sino porque sólo riendo podía conjurar las sombras. En 1973, su compañera, Franca Rame, fue secuestrada y violada por un grupo de extrema derecha. Poco después, Rame escribió un monólogo (La violación) que ella misma representó en escena. (Quiere decirse que éste era el hombre, y ésta la mujer.)

¿Cuál es su recuerdo más feliz?, le preguntan en la entrevista que mencionábamos al principio, con motivo de su 90 cumpleaños. “Franca Rame”, respondía sin dudar. [Tres años más joven que Fo, murió tres años antes que él, en 2013.] “Pensaba que era demasiado bella para mí”, rememoraba el juglar, con su sonrisa invencible, con su energía adolescente intacta. “Todos la buscábamos. No es para mí, me decía a mí mismo. Pero un día me agarró por la espalda, me dio la vuelta, me abrazó, y me dijo que yo era su hombre”.  

Borges tiene un bellísimo y misterioso poema, de sólo dos versos, que reza: Yo, que todos los hombres he sido, no he sido nunca / aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach. Dario Fo, que todos los hombres ha sido, también ha sido, sobre todo parece haber sido, el hombre que pudo desfallecer en el abrazo de Franca Rame.

Al fin y al cabo, pasados todos los ruidos y furias de una vida, a qué papel más alto cabe aspirar, antes de que le cierren a uno definitivamente el telón.

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí