1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Así que el cielo era esto

El objetivo no es representar, sino abrir las puertas de las instituciones para que sean ocupadas masivamente por la gente. No es invitarlos a pasar, es darles las llaves y acabar con el frente común de partidos-cártel

Francisco Jurado Gilabert 19/10/2016

<p>" />

"La marcha del cambio",manifestación de Podemos en Madrid el 31 de Enero de 2015.

Wikimedia Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

“Así que el cielo era esto”, debimos pensar muchas personas de las que entramos por primera vez en las instituciones, tras esa maratón electoral que fueron los dos últimos años. No sé qué pudimos entender por asaltarlo, si esperábamos llegar como Gandalf y los Rohirrim al Abismo de Helm.

Lo cierto es que este cielo de protocolo y moqueta te puede tratar muy bien. Trabajar en lo que te gusta, con buenas condiciones, con una atención permanente y una repercusión social notable. A nadie le amarga un dulce y es fácil que se nos suba la institución a la cabeza. Si estás dentro, la institución te mima, te seduce, te cuida para que no quieras irte. Que se lo pregunten a Cipriá Ciscar, que lleva en el Congreso 7 legislaturas. Además, las instituciones son fundamentales para mantener a los partidos políticos, que no podrían vivir sin las subvenciones electorales y a los grupos parlamentarios. Este tinglado ha convertido a los partidos, como bien describían Katz y Mair, en un cártel que se incrusta en la Administración, que vive de ella, bajo la excusa de realizar una labor de intermediación entre las instituciones y la ciudadanía.

Pero el cielo no es gratis, requiere un cierto compromiso, un pacto no escrito que te obliga a respetar y reproducir el funcionamiento del modelo y, de igual manera que te puede colmar de atenciones, el cártel te castiga si atisba la más mínima señal de rebeldía, cualquier conato de subvertir el orden y los privilegios. Algo así nos pasó a los novatillos de Podemos al pisar suelo institucional. Con nuestras renuncias a coches oficiales, la devolución de las cuantiosas dietas o ese empeño en hacer funcionar los parlamentos.

Y como del cielo no te pueden expulsar, al menos, hasta las siguientes elecciones, la manera de hacerte la estancia incómoda pasa por ningunearte y frustrarte, hasta quitarte ese espíritu rebelde. Para eso están los recovecos de la institución, el papel de la Mesa, la utilización de los medios de comunicación y ese frente común de partidos-cártel que no dudan en bloquear todo tu ímpetu y toda tu iniciativa, hasta desesperarte. Si tu empeño no va a ningún lado y, además, se silencia, acabarás por cansarte, desistir y reconocer que “las instituciones no nos están sentando bien”.

--¿¡Cómo es posible!?, pensará el lector. Si hace dos años montamos un partido, a pesar de las reticencias que había en gran parte de eso que llaman 15M para entrar en el juego institucional --algo lógico, por otra parte, en un movimiento destituyente--, precisamente para romper ese techo de cristal que nos impedía llevar a cabo nuestras reivindicaciones. Entonces, ahora que vemos que el cielo no es un camino de rosas, ¿renunciamos a esta vía? ¿Nos volvemos a la calle? ¿Y no volveremos a toparnos con el techo de cristal? ¿Y si el siguiente techo es de hormigón?

No es serio haber obtenido la confianza de millones de personas, en parlamentos y ayuntamientos, para tirar la toalla a la primera y, sobre todo, para tirarla desde un escaño. Esto no significa olvidar que la política no reside exclusivamente en las instituciones, que uno de los triunfos del 15M fue rescatar la política de las paredes acartonadas y de las moquetas apolilladas, reivindicarla desde los bares, desde las plazas o desde el Facebook. Simplemente, es absurdo contraponer calle e institución, como es absurdo contraponer calle e Internet, radicalidad o moderación, brit pop y bulerías.

Detecto, en estos falsos dilemas, un problema recurrente: la necesidad de pintar la realidad en blanco y negro, en dentro y fuera, en una continua, insulsa y escasamente descriptiva/constructiva dicotomía. Este problema, además, se me antoja síntoma de la frustración antes descrita. Buscar en estos ridículos debates la fórmula extraviada, la excusa y la zona de confort. Si algo aprendimos en estos últimos años es que la sociedad, la política o la cultura están llenas de ricos matices, que somos una multitud difícil de cuadrar, sintetizar, reducir… o representar.

El mayor daño que puede causarnos la institución es hacernos creer que somos representantes de algo irrepresentable. Que los parlamentos hayan dejado de estar copados masivamente por dos partidos, por dos colores, no es casualidad, es un reflejo de una sociedad heterogénea. Y es normal que la gente sienta cada vez más rechazo por los partidos y por las instituciones, porque están construidos bajo una lógica de homogeneización: fidelidad, disciplina, unidad, identidad. La supervivencia del cártel depende de ello. Por eso el 15M los descolocó, por eso un partido que se lanzó como proyección electoral de ese hermoso caos los aterrorizó.

No. El objetivo no es representar, ni siquiera representar mejor. El objetivo es abrir las puertas de las instituciones para que sean ocupadas masivamente por la gente. Esta misión no se cumple tan solo con introducir a un grupo de “gente corriente” en la institución. Esa “gente corriente” deja de serlo desde el momento en que se arroga el poder de representar a otra gente. Abrir la institución es establecer canales para que cualquier persona pueda hacerse oír dentro, no simplemente trasladar su voz. No es invitarlos a pasar, es darles las llaves. No es decidir lo que creemos que es mejor para otros, es permitir que cada persona decida qué es mejor para ella, para su familia o sus amigos. El debate no es estar dentro o fuera, la cuestión es hacer que la gente pueda estar en todos sitios. En ese momento, se acabará la intermediación y habremos destrozado al cártel.  

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Francisco Jurado Gilabert

Es asesor del grupo parlamentario de Podemos en Andalucía. Es Jurista e investigador en el Instituto de Gobierno y Políticas Públicas (IGOP) de la Universidad Autónoma de Barcelona. Especializado en campos como la tecnopolítica, el proceso legislativo y la representación. Activista en Democracia Real Ya, #OpEuribor y Democracia 4.0. Autor del libro Nueva Gramática Política (Icaria, 2014). 

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    El estancamiento es PROPOSITIVO. Las autoproclamadas “fuerzas del cambio” NO QUIEREN CAMBIAR NADA; SÓLO MAQUILLAR. Esta ausencia de propuestas concretas, que parece vocada a la permanencia-, o sus variantes (propuestas concretas sin impacto sustancial en la mejora de nuestras vidas y futuros) es el efecto de alguna/s causa/s. La primera es la desconfianza en la casta de la “nueva política”, que apenas se diferencia de la “vieja” en la indumentaria y en un “nuevo” vocabulario que da voz de nuevo a la vieja política de siempre. El pretender acaparar votantes sin las trabas de las ideologías ofertadas en el Mercado Político, posee un claro significado, a la luz de la absoluta ausencia de propuestas concretas y viables de construcción de la “nueva realidad”: una misma formación política puede querer, a la vez, una cosa y la contraria. Con ello no se mejora la confianza del votante; al contrario, se deprime, la confianza y el mismo votante. No es tan difícil proponer pequeños cambios legislativos con un fuerte poder de cambiar la realidad; ejemplos hay muchos; plantearé sólo dos de entre los muchos posibles: 1.- La Justicia: Propuesta: A los Jueces les juzgará en todo caso el Tribunal del Jurado Popular, tanto en fase de admisión a trámite de las Querellas contra Jueces por hechos cometidos en ejercicio de su cargo, como en fase de enjuiciamiento. 2.- HIPOTECAS: Fulminar la situación general de Indefensión de los Hipotecados, a quienes las normas procesales de flagrante inconstitucionalidad, amparada –en nuestra opinión, delictivamente- por el Tribunal Constitucional en su Sentencia (Pleno) 14/1992 -y las subsiguientes a ésta-, que deroga el Derecho Fundamental del artículo 24, 1º de la Constitución (tutela judicial efectiva “sin que EN NINGÚN CASO pueda producirse Indefensión”), cambiándola en un “aunque a veces puede producirse Indefensión”. La consecuencia es la anulación de TODOS los Juicios Hipotecarios en los que se ha “Ejecutado en Indefensión” a los demandados; con devolución de la posesión y propiedad sobre sus inmuebles, y la condena al pago de todos los daños y perjuicios causados por esta lacra judicial a los promotores de las acciones hipotecarias fundadas en la situación de indefensión de los hipotecados; la consecuencia de todo ello será, conforme al artículo 1124 del Código Civil, la rescisión del contrato de hipoteca, sin que el incumplidor (entidad financiera –banco, normalmente- que se comprometió a prestar durante un cierto tiempo e incumplió su esencial obligación al demandar en base a normas y jurisprudencia INCONSTITUCIONAL) pueda reclamar el dinero prestado al hipotecado, más que como “enriquecimiento injusto”, durante un año –ya transcurrido en la mayoría de los casos de desposesión ilícita y violenta de las viviendas de los particulares-, sólo las cantidades no compensadas del capital prestado con los pagos por principal e intereses, comisiones y gastos, compensación cuyo resultado vendrá a ser favorable al hipotecado, o en todo caso, el eventual saldo a favor del banco será entre poco y nada (esta fue siempre la posición de AUSAJ, absolutamente opacada por la mediática omnipresencia de la PAH y la actriz que es su profeta - no me refiero a los activistas, cuya lucha solo puedo alabar, pese a su ausencia de efectividad; ésta debida a sus líderes, nunca a sus bases). Hay multitud de pequeñas cosas que cambian mucho. Pero la única lucha que ha tenido lugar –y que tiene lugar- es por las poltronas. Eso también desincentiva un montón. // Y, por acabar, una última cuestión: ¿Cómo se puede defender tanto personalismo en un partido que se dice de la gente? Porque lo único importante está siendo –y no parece que vaya a cambiar- que los “designados” como políticos, por el Central Circle, sean quienes ellos deciden. ¿Son las ideas o son las personas? Evidentemente, son las personas, lo que, de nuevo, da al traste con la propaganda política mediática; no estamos ante una lucha de ideas, sino de personas, cada una con sus intereses particulares. No hay generosidad; no hay colaboración. No hay propuestas. Y quienes vemos en todo esto un lavado de cara del régimen franquista sin Franco, de la Globalización privatizadora del mundo y de la vida (y decimos lo que vemos), somos mal recibidos; a menudo directamente injuriados y calumniados. Nos esforzamos por ver soluciones, incluso donde no las hay. Pero esto no llega, como vemos tras cada elección. Los votos así conseguidos a) no proceden del compromiso, sino del hastío; son volátiles, pues no hay proyecto detrás de la propaganda electoral; b) Son pocos; aunque sean millones, no bastan. ¿Es esta la apuesta paralizante del Núcleo Irradiador? Claramente. No preocupan al sistema. Ahora nos dan el Circo GÜRTELL, lapidaremos a unos canallas ya amortizados, y creeremos que hemos cambiado algo, sin haber siquiera tocado la circunferencia exterior del sistema, fundamentado en el Poder de los reyezuelos Inviolables, y por derivación, en el de su camarilla de Compiyoguis, descendientes de los fascistas de siempre. Con los pulgares hacia abajo, pediremos la sangre de los acusados; pero se la pediremos a los amos de siempre; esos que no sufren, sino que nos hacen sufrir. VIVA LA REPÚBLICA ¡!

    Hace 5 años 11 meses

  2. Viva el mal, Viva el Capital

    Tiene bemoles que esto lo diga una persona que está en esas instituciones donde se vive tan bien como describe elegido digitalmente por el aparachickt de partido sin pasar por urnas, sin tener en ello arte ni parte esas personas a las que dice que hay que abrir las instituciones...hacer desaparecer esas figuras políticas como los asesores nombrados a dedo es el cambio político real prometido, largarnos discursos como el que representa este artículo es el cambiazo real ofrecido...una vez más "podemos" decir bien alto y bien claro "lo llaman democracia y no lo es"

    Hace 5 años 11 meses

  3. David

    El problema no es elegir entre la institución o las calles. Roosevelt cuando fue elegido presidente, en su reunión con los sindicatos, ante sus demandas les dijo: "obligadme a cumplir mis promesas" y en los años siguientes se desató la movilización en las calles por todo tipo de derechos, laborales sobretodo. No basta con representar ni con protestar, el votar no exime de responsabilidad de manifestarse por las causas que son dignas ni el manifestarse de intentar sacar a los corruptos y recortadores de las instituciones votando, aunque sea al menos malo. El gran error de Podemos fue desactivar la movilización cuando había expectativas de cambio, justo es el momento que hay que acelerar.

    Hace 5 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí