1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PERFIL

Rodrigo Duterte: instrucciones de uso

ONG nacionales e internacionales acusan al presidente filipino de haber promovido el asesinato de más de 3.500 personas sospechosas de tráfico de drogas en sus tres primeros meses en el poder. El 75% de sus compatriotas se declara muy satisfecho con él

Barbara Celis Tokio , 12/10/2016

<p>Rodrigo Duterte, durante una conferencia sobre el narcotráfico en Filipinas.</p>

Rodrigo Duterte, durante una conferencia sobre el narcotráfico en Filipinas.

PRESIDENCIA DE FILIPINAS

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

“Llegar a presidente forma parte del destino. Ni el fraude, ni la mentira ni la distorsión de la verdad ayudan”. Nada más peligroso que un político que se siente parte de un plan universal. Nada más tóxico que un oficial público con una misión extraterrenal. Al menos Harry el sucio, el policía de métodos poco ortodoxos al que solía encarnar Clint Eastwood, era sólo un personaje de ficción. Pero Rodrigo Duterte, el hombre que presume con orgullo del apelativo cinematográfico con el que se le conoce en Filipinas, es desde hace 100 días el presidente de ese país y aunque él quiera llamarlo destino –así lo expresó hace un año, cuando aún no estaba claro si se presentaría a las elecciones-- lo cierto es que arrasó en las urnas con más de 16 millones de votos el pasado mayo (seis millones más que el segundo aspirante). En algunas ciudades, como Davao, donde ha sido alcalde ininterrumpidamente durante más de veinte años, obtuvo el 96% de los votos.

A lo largo de estos tres meses se le ha acusado de haber promovido el asesinato de más de 3.500 personas supuestamente relacionadas con el tráfico de drogas dando carta blanca a la policía y auspiciando la creación de escuadrones de la muerte. También ha llamado hijo de puta a Barack Obama, se ha comparado alegremente con Hitler en su intención de masacrar a tres millones de adictos y ha amenazado con romper la tradicional alianza de Filipinas con Estados Unidos para acercarse al enemigo histórico, China. Aun así, una encuesta publicada esta semana recogía que el 75% de los filipinos se declara muy satisfecho con él.

Davao, la ciudad de la que fue alcalde durante dos décadas, era hace 20 años una de las más peligrosas del mundo y hoy se cuenta entre las cinco más seguras del planeta

Este histriónico y contradictorio personaje de 71 años, admirador del dictador Ferdinand Marcos pero autodeclarado ‘socialista’, guarda un oscuro currículum en relación a los derechos humanos y una sospechosa tendencia ‘hugochavista’ a darse baños de masas y a mostrarse como un hombre ordinario y del pueblo, cuando en realidad es un abogado maquiavélico que se mueve como pez en el agua en el mundo de la política que mamó desde su más tierna infancia. Cercano a los comunistas filipinos pero con obsesiones autoritarias de caudillo derechista y aficionado a la música ligera pero también a la áspera costumbre de insultar y maldecir, tiene a la impaciencia como principal consejera política.

Lo primero que hay que entender para hacerse una idea de por qué Duterte gusta tanto en Filipinas son los números. Davao, la ciudad en la que creció, hace veinte años era una de las más peligrosas del mundo y hoy se cuenta entre las cinco más seguras del planeta. Obviamente sus 1,5 millones de ciudadanos se lo agradecen a quien fue su alcalde durante más de dos décadas. Fue allí donde por primera vez habló de tolerancia cero contra las drogas y fue allí donde puso en marcha su política de asesinatos contra traficantes, camellos y yonquis. En Filipinas hay unos dos millones de adictos al shabu (el ‘cristal’ de Breaking Bad). Según datos de la ONU de 2012, el número más elevado de Asia. Y la localización geográfica convierte este archipiélago en un pilar esencial del narcotráfico internacional. El cártel de Sinaloa y varios grupos chinos organizan desde Filipinas una sólida red de distribución y han conseguido infiltrarse en todo el tejido social, desde policía a militares, jueces y políticos, según el Departamento de Estado norteamericano.  

Duterte, cristiano devoto, considera las drogas una plaga bíblica con la que hay que acabar en una carrera sin obstáculos: el fin justifica los medios y ese mantra, que le hizo popular como alcalde, lo repitió machaconamente durante su campaña electoral. En teoría es la policía la que tiene carta blanca para matarles pero al igual que hizo en Davao, también ha invitado a la ciudadanía a tomarse la justicia por su mano. “A los camellos, a los secuestradores, a los ladrones, arrestadlos. Llamen a la policía y, si se resisten, sentíos libres de matarlos a todos si tenéis un arma. Tenéis mi apoyo”, proclamó tras las elecciones.

A los votantes de Duterte no pareció importarles que en 2012 la Comisión de Investigación de Derechos Humanos filipina recomendará procesarle por su presunta relación con el asesinato de más de 1.000 personas, entre ellas, varios niños, a manos de los llamados escuadrones de la muerte de Davao, cuya existencia él siempre ha negado oficialmente. Al final nunca se presentaron cargos, entre otras cosas porque el principal testigo de la investigación se echó atrás. No obstante, durante la campaña presidencial Duterte dejó claro que ser presidente no le impediría seguir siendo un macarra. “¿Mil cadáveres? Cuando sea presidente 50.000 cadáveres llenarán la bahía de Manila y los peces engordarán con ellos”.

Ha prometido crear un salario mínimo en un país donde más de un cuarto de la población (son 100 millones de habitantes) vive con menos de un dólar al día

Colectivos ciudadanos, ONG internacionales y hasta la ONU denuncian alarmados que en su campaña ‘de limpieza’ hay demasiada suciedad. Tras llegar a la presidencia Duterte invitó a los traficantes y adictos a entregarse a la policía y amnistiarles si abandonaban las drogas, aunque de momento no ha creado un plan nacional de desintoxicación que pueda rehabilitarles. No obstante, 600.000 personas se entregaron por miedo a acabar con un tiro en la cabeza, según denuncian ONG como Human Rights Watch. Las cárceles también se llenaron de gente y se crearon listas de políticos, jueces, periodistas y famosos a los que Duterte denunció públicamente por narcotraficantes, consumidores o corruptos. No obstante, mientras entre éstos solo se cuenta una víctima, Aurora Moynihan, hija de un lord británico asesinada por ‘camello’, entre las más de 3.500 personas ejecutadas en tres meses (y de las que menos de 1.500 han fallecido a manos de la policía) hay varias pertenecientes a esas listas de supuestos amnistiados, como denunciaba Nicola Smith en The Telegraph. Todos son pobres y entre ellos hay ‘víctimas colaterales’ como niños o gente que pasaba por allí. Además, un jefe de la policía ha confesado (con orgullo) en The Guardian que forma parte de los escuadrones de la muerte organizados directamente por Duterte, para quien un yonqui no es un ser humano. “¿Crímenes contra la humanidad? Siendo francos, ¿son humanos (los consumidores de drogas)?”, les preguntaba a sus militares en un mitin hace un mes.

“En Filipinas mucha gente vende drogas porque se gana más dinero que trabajando. Tenemos sueldos miserables, las calles son muy inseguras y Duterte consiguió cambiar eso en Davao. Con él va a mejorar la economía porque el crimen va a desaparecer y eso es lo que todos queremos. Quizás algún día hasta pueda volver a mi país”, le contaba a esta redactora una de las miles de filipinas que ha emigrado a Taiwán en busca de trabajo.

La frase resume bien el sentir general hacia un hombre que entre otras cosas ha prometido crear un salario mínimo en un país donde más de un cuarto de la población (son 100 millones de habitantes) vive con menos de un dólar al día, según el Banco Asiático de Desarrollo. “Duterte utiliza el problema de las drogas para enmascarar su incompetencia para producir políticas que alivien la pobreza y el paro que aflige a los filipinos. Debería examinar la relación entre pobreza estructural y narcotráfico en lugar de alimentar el populismo de las patrullas ciudadanas que viola las leyes y los derechos humanos universales” escribía recientemente Manjit Bhatia, un conocido columnista australiano especializado en el sudeste asiático y miembro de la consultora AsiaRisk.

Dentro de su país Duterte también tiene críticos pero enfrentarse a él es peligroso. Leila de Lima, actual senadora y expresidenta de la Comisión Filipina de Derechos Humanos, denunció en agosto que “no se puede pagar la guerra contra las drogas con sangre” y lamentó el silencio del Gobierno de Duterte frente a las ejecuciones extrajudiciales. El presidente contestaba con una campaña de descalificaciones acusándola de tener un amante ligado al narcotráfico. “Ahora temo por mi vida”, ha dicho De Lima.

Sus métodos de matón de barrio se perfilaron en su adolescencia. A sus hijos les contaba con orgullo que para cortejar a su madre envenenó a su perro, así pudo presentarse en su casa sin que el animal le impidiera el paso. Además hay muchas leyendas que circulan sobre él, y algunas realidades: un exsicario declaró en julio en el Senado que Duterte le obligó a ofrecerle a un cocodrilo el exquisito manjar de un traficante muerto y participar en el asesinato de rivales políticos, acusación a la que no ha respondido. También se cuenta que ha tirado a un narco desde un avión, que disparó a un compañero de universidad, que le rompió los dientes a un militar y que obligó a un señor a comerse una colilla por fumar en la calle (en Davaoestá prohibido fumar en lugares públicos, incluidas las aceras). Esta última anécdota está confirmada por él.

Ahora que sus exabruptos verbales han saltado de la política nacional a la internacional, sus colaboradores advierten: “Es su estilo, no hay que tomárselo demasiado en serio. Duterte habla así. Es impulsivo, nada más”, contaba en el diario The Rapper Patmei Ruivivar a quien fuera su jefa de gabinete en Davao durante más de siete años. Consciente de ello, el Gobierno estadounidense trata de morderse la lengua y no responder a sus provocaciones. Incluso Obama se limitó a decir tras ser insultado: “Duterte es un tipo pintoresco”. Las amenazas de romper con ‘el amigo americano’ y acercarse a China se han convertido en una constante casi diaria que incluso ha llegado a poner nerviosos a los altos cargos del Ejército, que recibe ayuda y entrenamiento estadounidense desde hace años tanto para luchar contra los insurgentes comunistas y musulmanes de Mindanao como contra los extremistas islámicos de Abu Sayyaf. Esta semana el ministro de Defensa, Delfin Lorenzana, tuvo que salir al rescate para calmar los ánimos de sus aliados. “El presidente no debe de estar informado de los beneficios de nuestra alianza con Estados Unidos. Yo se los voy a explicar”, dijo tras uno de los últimos exabruptos de Duterte, que amenazó con romper el pacto de Defensa EDCA y “romper con Estados Unidos”.

Las amenazas de romper con ‘el amigo americano’ y acercarse a China se han convertido en una constante casi diaria que incluso ha llegado a poner nerviosos a los altos cargos del Ejército

Los davaenses saben muy bien cómo se expresa su presidente ya que Duterte, al igual que Hugo Chávez, tenía un programa de televisión semanal donde blasfemaba sin control y con el que conseguía dar esa imagen de cercanía y hombre corriente que tan bien funciona últimamente en política. El programa, titulado Para la gente y por la gente, se ha comenzado a emitir a escala nacional hace un mes y en él habla de sus éxitos y proyectos.

Su relación con ‘la gente’ es la piedra angular de su popularidad. En Davao recibía durante horas cada semana a los ciudadanos que peregrinaban hasta la alcaldía como el que va a Lourdes, a contarle en persona sus problemas personales y a pedirle ayuda, al más puro estilo señorial. Eso contribuyó a construir a su alrededor esa imagen de hombre del pueblo, algo que aprendió de su padre, quien fue gobernador de Davao y quien, directamente, recibía en casa. Vicente Duterte, quien también sirvió bajo el mandato de Ferdinand Marcos, pertenecía a un poderoso clan de Cebú reubicado en Davao, ciudad que en los años sesenta era considerada la última frontera en Filipinas.

Allí se curtió Rodrigo Duterte, dando desde pequeño a entender que no sería un hombre corriente. Estudiante rebelde y desobediente, su madre, la profesora y filántropa Soledad Roa, le castigaba durante horas con las manos en cruz a mirar un crucifijo y le obligaba a dormir en la calle cuando se saltaba el toque de queda o les hacía perrerías a sus hermanos. Así se acostumbró a una existencia espartana, durmiendo a la intemperie y sin comodidades. De hecho, no es un político enamorado del lujo y del alarde, como muchos de sus predecesores. Se mueve por la ciudad de incógnito en una moto Harley Davidson de segunda mano y ha prohibido a los miembros de su gobierno y de las altas esferas del país que vayan por ahí en coches caros porque no es un buen ejemplo. Rechazó cuatro veces la oferta de ser ministro del Interior porque dijo no estar cualificado y declinó la nominación a mejor alcalde del mundo alegando que por principios no acepta premios.

Tras ser expulsado del colegio por mal comportamiento Duterte terminó sus estudios en un internado privado y, en un giro que nadie en su familia preveía, decidió estudiar leyes. Acompañaba a su padre en muchos de sus mítines por la provincia y de él aprendió mucho de lo que sabe: el lenguaje simple y cercano, cómo desviar la atención cuando le hacen preguntas incómodas, las bromas para salir del paso ante situaciones aparentemente sin salida. Primero fue abogado y después fiscal de Davao, hasta que en 1988 llegó a la alcaldía. En los últimos tres años sirvió como vicealcalde a las órdenes de su hija Sara Duterte.

Ha prometido resolver los dos conflictos más enquistados del país, la insurgencia musulmana y la comunista, que desde hace seis décadas mantienen en vilo a varias islas del archipiélago

Según la periodista Pia Ranada, a lo único a lo que le teme es a la traición. Su padre murió de un ataque al corazón durante un juicio que le interpuso uno de sus colaboradores políticos en 1968. Aquello le marcó y de ahí que su llegada hasta la presidencia sea para él como cerrar un círculo con el que vengar a su progenitor, cuyas ambiciones políticas quedaron frustradas por aquella conjura.

Su obsesión con la disciplina y sus modales rudos, de sheriff del Oeste, contrastan con el espectáculo enternecedor que ha sabido ofrecer cuando ha sido necesario. Tras el paso del devastador tifón Yolanda en 2013, visitó la ciudad de Tacloban y después describió con lágrimas en los ojos lo que había visto: “Dios debía de estar en otra parte o quizás se ha olvidado de que existe un lugar llamado Tierra”.

Sus políticas a veces contrastan con sus palabras: en agosto llamó ‘gay hijo de puta’ al embajador estadounidense en Filipinas pero lejos de justificar la homofobia dice apoyar los derechos de la comunidad LBGT y durante la campaña electoral se pronunció a favor del matrimonio gay. 

También ha prometido resolver los dos conflictos más enquistados del país, la insurgencia musulmana (el llamado conflicto Moro) y la comunista, que desde hace seis décadas mantienen en vilo a la isla de Mindanao y otras del archipiélago. Su cercanía a los comunistas, a los cuales ha incluido en su gobierno y que apoyan, de momento, su guerra sucia contra las drogas, podrían favorecer la resolución al menos de uno de esos conflictos.

“Duterte no es un amor a primera vista pero cuanto más le conoces más le quieres. Eso sí, lo peor que puedes hacer es subestimarle. Le gusta jugar a que es menos de lo que es y cuando menos te lo esperas… ¡zas!”. Patmei Ruivivar resumía así su relación profesional de siete años con Duterte. Quizás la mejor advertencia para quienes aspiran a comprender el rumbo que puede tomar Filipinas bajo su batuta.   

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Barbara Celis

Vive en Roma, donde trabaja como consultora en comunicación. Ha sido corresponsal freelance en Nueva York, Londres y Taipei para Ctxt, El Pais, El Confidencial y otros. Es directora del documental Surviving Amina. Ha recibido cuatro premios de periodismo.Su pasión es la cultura, su nueva batalla el cambio climático..

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pepe

    “A los camellos, a los secuestradores, a los ladrones, arrestadlos. Llamen a la policía y, si se resisten, sentíos libres de matarlos a todos si tenéis un arma. Tenéis mi apoyo” Pues no es mal sistema, la verdad

    Hace 5 años 1 mes

  2. vicent

    Quienes pudimos vivir in situ las politicas de Hugo Chavez en Venezuela, esto ya no aburre. No controlaban a Chavez como suelen controlar a los presidentes de sus ex-colonias, y eso les pone muy nerviosos, porque siguen dependiendo de la rapiña de esos paises. Chavez fué el mejor presidente de la história de Venezuela, cuya principal característica fué su cercanía con su pueblo (a eso le llaman populismo) y sus politicas sociales sin precedentes (a eso tambien le llaman populismo). EEUU y Eruopa tienen miedo, porque una ex-colonia se les puede rebelar (y si España y EEUU controlaron ese pais durante 4 siglos, son los principales responsables de todos sus males. Igual que Venezuela. "Paises desarrollados no se dejan saquear". Esa es la filosofía de occidente. Que nada dice cuando un dictador asesino comete sus crímenes pero es aliado (Arabia Saudi el mejor ejemplo)

    Hace 5 años 1 mes

  3. M. A.

    Hay algunas inexactitudes en el texto, que por suerte no cae (del todo) en las simplificaciones habituales sobre la actualidad filipina. Por el momento comentaré solo esta: "Su cercanía a los comunistas, a los cuales ha incluido en su gobierno y que apoyan, de momento, su guerra sucia contra las drogas". "Los Comunistas" hace meses que denunciaron la política antidrogas de Duterte y decidieron retirar su colaboración inicial. Tres fuentes para la misma noticia: http://www.philstar.com/headlines/2016/08/14/1613396/reds-pull-out-dutertes-anti-people-drug-war https://www.raissarobles.com/2016/08/13/communist-party-now-says-it-wont-help-president-duterte-with-his-anti-people-drug-war/ (Esta incluye el comunicado original del Partido Comunista). http://thestandard.com.ph/news/-main-stories/top-stories/213253/reds-abandon-drug-war.html Y un extracto: " the New People’s Army (NPA) will continue to intensify its operations to arrest and disarm drug trade operators and protectors. However, these will no longer be considered as cooperative with the Duterte regime’s undemocratic and anti-people “war on drugs.” As before, the NPA will continue to exercise due process in dealing with suspects, such as those PNP officers presently in custody in Compostela Valley and Surigao del Sur". ¿Para cuando un artículo sobre los avances en las negociaciones de paz y la constitución de comisiones para la reforma agraria, la reindustrialización nacional y otras medidas similares emanadas de los diálogos entre el Gobierno y el NDFP? (Por variar un poco; esta reciente atención mediática a Filipinas empieza a aburrir por lo reduccionista -.-' ).

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí