1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Análisis

Día D17: Trump sigue vivo y encarna ‘el cambio’

Casi un año después de los caucus de Iowa, estas elecciones cada vez se parecen más a la segunda vuelta entre Chirac y Le Pen en 2002. El espacio a la izquierda de Clinton se achica, por momentos, ante la indudable amenaza de una presidencia republicana

Álvaro Guzmán Bastida Nueva York , 24/10/2016

<p>Donald Trump, durante una conferencia en Washington DC.</p>

Donald Trump, durante una conferencia en Washington DC.

Gage Skidmore

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

Dos meses después, tres debates más tarde, la vida sigue igual. Las encuestas —siempre traicioneras— dibujan hoy la misma distancia que antes del primer debate, allá por el mes de septiembre, entre Hillary Clinton y Donald Trump: en torno a seis puntos.

Clinton tiene afianzados en torno a 172 votos electorales, y lleva ventaja en suficientes Estados para llevarse otros 90, lo que le dejaría a las puertas de los 270 necesarios para llegar a la Casa Blanca. De confirmarse esos pronósticos, solo le haría falta imponerse en uno de los diez Estados en los que reina el empate técnico en los sondeos. El gurú de las predicciones electorales, Nate Silver, que clavó la victoria de Obama en 2008, lo tiene claro: Hillary ha ganado la campaña, por lo que es “muy probable” que gane las elecciones. (En el año del Brexit y la victoria del no en el referéndum colombiano eso puede tener un valor relativo: el propio Silver concede que un error demoscópico o un vuelco sin precedentes podría dar la victoria a Trump. Si esto fuera una quiniela, Silver jugaría 1-X) La brecha entre una y otro es considerable, pero sigue estando dentro del margen de error de la mayoría de las encuestas.

Trump lleva rodando a goma desde un par de semanas antes de las convenciones demócrata y republicana, que dejaron el camino abierto para unas presidenciales entre el magnate neoyorquino y la ex (ex, ex, ex) secretaria de Estado. Mucho ha llovido desde el principio del proceso electoral que dirimirá quién será el próximo inquilino de la Casa Blanca. Si en la primavera se hablaba de los problemas que de verdad afectan a los estadounidenses --el elevado coste de la sanidad, la deuda estudiantil o el desmedido poder de sector financiero y cómo atajarlos—, a estas alturas el debate se centra en la personalidad de los candidatos: ¿Es Trump –bufón demagógico e intolerante— digno de ostentar la presidencia? ¿Puede la ‘deshonesta’ Hillary Clinton —que borró decenas de miles de correos electrónicos de un servidor privado cuando dirigía la diplomacia del país— ocupar la Casa Blanca? En suma: las elecciones para elegir al próximo presidente de los Estados Unidos se vienen degradando, progresiva y previsiblemente.

Sirva como prueba el último debate entre Trump y Clinton, celebrado en Las Vegas el diecinueve de octubre: casi nadie pone en duda que Clinton se impuso sin demasiados problemas. Y, sin embargo, el cómo lo hizo resulta determinante: la veterana política derrotó a su rival en el terreno preferido de este. Clinton, que se había presentado como una gris  tecnócrata cargada de experiencia en las anteriores contiendas, brilló esta vez en el cuerpo a cuerpo, noqueando a Trump después de descender al barro, considerado hasta el último debate como el hábitat natural del magnate neoyorquino.

Clinton terminó imponiéndose cuando osó parecerse a Trump, llenando el camino de minas, provocando al indisciplinado promotor inmobiliario; Trump naufragó cuando quiso trascender su grotesco personaje, poniéndose el traje de estadista para camuflar al maestro del exabrupto. La farsa apenas le duró apenas media hora. El desenlace de la campaña —a expensas del sprint final— corrobora lo que se podía adivinar desde antes del verano: Trump y Clinton, Clinton y Trump, no son sino el mejor regalo que demócratas y republicanos pudieran haber hecho a sus rivales a la hora de nominar a sus respectivos candidatos. Ambos lo han confirmado, sin quererlo: “¿Cómo es posible que no lleve cincuenta puntos de ventaja sobre Trump?”, se preguntaba Clinton en septiembre; “con los datos de crecimiento, debiera ganar fácilmente”, declaró Trump en Las Vegas.

Como en el quinto set de un mediocre partido de tenis, Clinton lleva desde el primer debate sirviendo para ganar el torneo. Entonces, Trump llegaba remontando, pero la exsenadora aguantó el tipo y estiró su ventaja hasta los cinco o seis puntos. En el segundo debate, cuando Trump llegaba con el rabo entre las piernas tras lograr trascender sus soeces comentarios en un programa de telerrealidad diez años antes, Clinton—¿imperdonable?— no logró rematarle en la red. El tercer y último debate, quizá demasiado próximo en la fecha al segundo, no parece haber tenido demasiado efecto en las encuestas, salvo quizá para afianzar el break, la ruptura del servicio, en el que es Trump quien saca siempre la pelota, con el que Clinton afronta las últimas dos semanas de campaña.

No es difícil imaginarse a Bernie Sanders apabullando a Donald Trump en un hipotético duelo por la presidencia, pero sí resulta complicado imaginarse a Clinton, salpicada por numerosos escándalos y atosigada por las filtraciones de emails de su director de campaña, imponiéndose incluso a candidatos republicanos del montón, como Mitt Romney o John McCain. Pero eso es política ficción.

La negativa a aceptar el resultado

Hagamos, pues, historia: casi un año después de los caucus de Iowa, estas elecciones cada vez se parecen más a la segunda vuelta entre Jacques Chirac y Jean Marie Le-Pen en 2002. El espacio a la izquierda de Clinton se achica por momentos, ante la indudable amenaza de una presidencia de Trump y las fuerzas reaccionarias que su victoria desataría. La diferencia ineludible es que Trump —al contrario que Le Pen— se presenta con las siglas, supuestamente respetables, del partido Republicano, el de Abraham Lincoln.

Si la comparación entre los Estados Unidos de 2016 y la Francia de 2002 puede parecer forzada, al debate de Las Vegas me remito: no es ya que Clinton, brillante por momentos, se impusiera a Trump en su propio terreno —el de la provocación y el despeje en largo, hasta provocar el desquicio del magnate—, sino que la candidata demócrata se desenvolvió con mayor soltura que nunca en el terreno escorado a la derecha que preparó Chris Wallace. El almidonado presentador de Fox News, que hacía las veces de moderador, situó la inmigración, como un problema, y la crisis de la deuda pública en el centro del tablero.

El debate de Las Vegas será recordado —quizá solamente— por la negativa de Trump a aceptar el resultado de las elecciones. Con su desplante a la democracia representativa, Trump cosechó titulares apocalípticos en la prensa liberal y conservadora de EE.UU. y del resto de la galaxia —desde el Wall Street Journal a Der Spiegel, pasando por El País, se sintieron obligados a titular con el ‘inédito’ rechazo de Trump al sistema democrático. Estos periódicos nos animan a pensar que se trata de algo jamás visto, sin precedentes o catastrófico. Y, sin embargo, Trump no es sino la culminación de la deriva reaccionaria del Partido Republicano, como viene apuntando el politólogo Corey Robin. ¿Acaso es Trump irreconciliable con el partido que forzó al tribunal Supremo —capitaneado por el ultraconservador juez Antonin Scalia— a invalidar la victoria en las urnas de Al Gore sobre George Bush, para darle la victoria a este último, hace catorce años? La esperanza de los republicanos ‘moderados’ en 2016 no era otra que Jeb Bush, hermano e hijo de los exmandatarios republicanos y artífice del fraude de 2002, cuando era gobernador de Florida.

El 70% de la población estadounidense se muestra ‘descontenta’ con la dirección del país. El congreso logra menos de un 20% de aprobación

Como viene apuntando el periodista de The Nation Ari Berman, es más probable que a un estadounidense le parta un rayo que, como ha sugerido Trump, las elecciones sean un fraude construido sobre el voto de quienes no tienen derecho a ejercerlo. Y, sin embargo, recuerda el propio Berman, el fraude es más que probable en estas elecciones, aunque vendrá propiciado por las leyes draconianas aprobadas por mayorías republicanas en Estados del sur. Berman, impecable en su relato, destaca las catorce leyes aprobadas a última hora por los republicanos para limitar el derecho al voto de pobres —en su mayoría negros— que no tienen la documentación adicional requerida para votar en Estados como Wisconsin o Carolina del Norte. Ya sucedió en Florida en 2002.

Berman tiene razón cuando afirma, en su libro Give Us the Ballot, que el “indudable” fraude electoral que se producirá en estas elecciones tendrá como culpable al Partido Republicano. Los conservadores llevan medio siglo intentando impedir que los descendientes de los esclavos puedan expresar su voluntad democrática en las urnas. Donald Trump no es, por tanto, el primer —ni tan siquiera el principal— adalid de la exclusión de los más desfavorecidos en las elecciones de EE.UU. ¿Por qué llaman entonces la atención sus declaraciones? 

No es difícil aventurar una hipótesis, al margen de la histeria de la prensa liberal: Trump ha logrado conectar con una veta de descontento de la clase trabajadora blanca, en especial en zonas desindustrializadas. En un momento político en el que el 70% de la población se muestra ‘descontenta’ con la situación del país, el multimillonario logra situarse como el adalid del anti-establishment. Trump es el outsider. Quizá por eso, a pesar de los numerosos escándalos que le rodean, y después de perder el tercer debate, Trump todavía no se ha descolgado definitivamente.

La cuestión es: ¿cómo es posible que Trump —republicano no solo torpe, sino en muchos aspectos convencional, que defiende el ‘imperio de la ley’, la prohibición total del aborto, el intervencionismo sin escrúpulos para ‘quitarle el petróleo’ a terceros países o la deportación de once millones de personas— haya logrado encarnar la voluntad de cambio de millones de estadounidenses?

Garantes de la democracia

Para entenderlo conviene, una vez más, analizar a Clinton. Y no hay mejor escenario para hacerlo que el debate de Las Vegas: Clinton se mostró partidaria de establecer una zona de exclusión aérea en Siria, en contra de la opinión del jefe del Estado Mayor de la Defensa, que había declarado poco antes en el Congreso que tal decisión supondría, de hecho, el inicio de una confrontación bélica con Rusia. En lugar de argumentar contra la postura de Trump –“nos tenemos que llevar bien con Rusia”—, Clinton decidió poner en marcha el ventilador de estiércol. La candidata demócrata situó a Wikileaks, artífice de la publicación de los correos electrónicos de su jefe de campaña, así como de sus discursos ante diversos gerifaltes de Wall Street, al mismo nivel que el gobierno ruso, o el propio Trump.

Los tres, sugirió, buscaban ‘intervenir’ en el resultado de las elecciones democráticas en EE.UU.  El problema de aludir a potencias extranjeras y su influencia en el proceso electoral gringo es, por supuesto, que EEUU tiene una historia, “bien documentada” de intervenciones en los procesos democráticos de otros países. Los highlights  —los mejores momentos— incluyen la deposición de Mohammed Massadegh en Irán en 1953, sustituido por una monarquía favorable a Washington, los golpes de Estado contra Jacobo Árbenz, en Guatemala, en 1954 o contra Salvador Allende, en Chile, en 1973. El historiador Don Levin estima que, entre 1946 y 2000, EE.UU y Rusia han intervenido en 117 elecciones, uno de cada nueve procesos electorales en países extranjeros.

Un estudio de la Universidad de Princeton afirma que los EE.UU. no pueden  considerarse una democracia, sino una oligarquía, en la que los intereses de los privilegiados se imponen

Clinton se presenta, por tanto, como la garante de la continuidad de la democracia estadounidense. El problema es que lo hace en un momento muy comprometido para la misma: la exsecretaria de Estado defendió en el debate, sin que se le arquease una ceja, que los EE.UU. y sus aliados llevaban “quince años manteniendo la paz en Oriente Medio”, cuando la región sufre las consecuencias de un vacío de poder generado en gran parte por las numerosas intervenciones estadounidenses tras el 11-S.  Pero hay más: Clinton defendió la política económica de Reagan, héroe mitológico de la derecha republicana, al argüir que no conviene “añadir un solo penique a la deuda” estadounidense. Sin duda, Margaret Thatcher hubiera estado orgullosa de la candidata demócrata, que además alardeó del superávit durante la presidencia de su marido, Bill Clinton.

Quizá por ese cóctel— el Trump más reaccionario y la Clinton más neoliberal— se espera la participación más baja en lustros, especialmente entre los jóvenes, que han dado la espalda de manera descarada a Clinton. Pero Clinton es efecto, no causa: entre la primera elección de Obama, en 2008, y la de 2012, la participación entre los jóvenes descendió casi un 10%. Lo curioso es que Clinton –-igual que la prensa liberal que le hace los coros— se encuentra defendiendo a la democracia estadounidense en una situación de enorme descrédito, tal vez la peor desde Alexis de Tocqueville. Para responder a las dudas sembradas por Trump sobre el proceso electoral, Clinton se erigió como defensora de la excepcionalidad estadounidense: “Eso no es nuestra democracia”, respondió a Trump con gran sentido del espectáculo. “Llevamos 240 años de historia, y desde entonces, nuestras elecciones han sido libres y justas”.

Habría que recordarle a Clinton que, hasta 1920, las mujeres no pudieron votar en EE.UU., y que hace solo 50 años se aprobó la ley que garantizaba el derecho al voto a los negros en todo el país. Pero, más allá del déficit histórico, el sistema político estadounidense se encuentra en una crisis de raíz: el año pasado, un estudio de la Universidad de Princeton afirmó, sin paliativos, que los EE.UU. no podían considerarse una democracia, sino una oligarquía, en la que los intereses de los privilegiados se imponen, sin excepción, a los de la mayoría. ¿Cómo es posible que un plutócrata, rico de cuna, intolerante evasor de impuestos aparezca todavía como la alternativa anti-establishment a dicho sistema, a escasas dos semanas de las elecciones? Pregúntenselo al Partido Demócrata.

Autor >

Álvaro Guzmán Bastida

Nacido en Pamplona en plenos Sanfermines, ha vivido en Barcelona, Londres, Misuri, Carolina del Norte, Macondo, Buenos Aires y, ahora, Nueva York. Dicen que estudió dos másteres, de Periodismo y Política, en Columbia, que trabajó en Al Jazeera, y que tiene los pies planos. Escribe sobre política, economía, cultura y movimientos sociales, pero en realidad, solo le importa el resultado de Osasuna el domingo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Flavio

    Le llaman democracia y no lo es.

    Hace 4 años 5 meses

  2. JORGE MERUANE

    este imbecil es una copia de lucifer y el infierno, nos traera puras cagadas al mundo entero, nos queda poco tiempo, el ARMAGEDON comenzo con este loco reculiao. HDLAGP

    Hace 4 años 5 meses

  3. Leonardo

    Lo que representa Trump es la ilusión de cada vez mas millones de estadounidenses asqueados por la corrupción del entablishment de Clinton&co.ltd., los que en ninguna situación sufren, ni padecen desempleo, ni tienen los problemas del pueblo, por eso no representan a nadie, en el momento que esa casta política se erigió, desapareció la Democracia suponiendo que algún día haya existido, para ser un régimen en donde simepre ganan los mismos y en donde las mayorìas no tienen peso, porque son los millones de marginados por las políticas de deslocalización de industrias de hilary, por eso Trump tiene tantos apoyos y cada vez mas, porque baja a hablar con la gente, les escucha, siente lo que ellos sienten y habla por ellos, y ellos sienten que él es la voz que el sistema corrupto les quitó, por eso Trump va a ganar.

    Hace 4 años 5 meses

  4. gormenghast

    vaya articulillo de corta y pega mas flojeras.... yo vi el tercer debate y Trump enterro a Hitlerry en su propio estiercol cuando dijo que llevaba 20 años haciendo MAL las cosas- alguien se acuerda del Clintoncare y su glorioso fracaso?? y de Lybia ? y de Syria Trump deberia de ganar porque cuanto peor le vaya a los USA mejor le ira al resto del mundo-incluida RUsia..comparar el nivel de injerencismo de Usa con Rusia es de enfermedad cerebral terminal la verdad Hitlery ha colaborado activamente en la muerte de 1000000 personas y en la destruccion de al menos 3 paises..pero claro como es feminista-Se apellida Clinton,el apellido del marido por cierto que feminista que es..y como le gustan los maricones y las minorias etnikas pues es way y trump es muy muy muy ,malo de todos modos el tiempo pone en swu sitio a todos y de moemnto la Federacion Rusa es lo que esta haciendo salvando al mundo de la barbarie terrorista como ya lo hizo en 1945 de los nazis..a no espera que fue el soldado Ryan y la soldado Hitlery clarooo como he podido ser tan torpeee

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí