1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Arlie Russell Hochschild / Socióloga

“Para la clase trabajadora blanca, Trump es casi un fenómeno religioso”

Álvaro Guzmán Bastida Nueva York , 26/10/2016

<p>Arlie Hochschild en una conferencia en la Universidad de Stanford.</p>

Arlie Hochschild en una conferencia en la Universidad de Stanford.

Paige K. Parsons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

 

---------------------------------

¿Qué pasa después de las elecciones del 8 de noviembre? La mayoría de los comentaristas liberales, en el sentido anglosajón del término, sueñan con correr un tupido velo sobre la revuelta del ‘trumpismo’ --como una pesadilla repleta de fanatismo y “deplorable” ignorancia-- tras vencer al magnate en las urnas. Eso, considera Arlie Russell Hochschild (Boston, 1940), sería un terrible error. La aclamada socióloga lleva un lustro haciendo un examen de conciencia en nombre del Partido Demócrata. Ha plasmado sus penitencias en un nuevo libro,  Strangers in their Own Land: Anger and Mourning on the American Right (Extranjeros en su propia tierra: ira y luto en la derecha americana).

Russell Hochschild, que comenzó su investigación mucho antes de que Trump entrase en política, detectó la fractura entre la derecha radical ‘antiEstado’, materializada en el entonces advenedizo Tea Party, y unas élites progresistas cargadas de desdén y suficiencia. Para esta profesora emérita de Berkeley, gran parte de la clase trabajadora blanca, “muy buena gente con preocupaciones muy reales”, se siente olvidada por el Partido Demócrata, a pesar de ser sus aliados naturales. “Muchos sienten simpatía por Bernie Sanders. La pelota está en el tejado de los demócratas. El error es suyo: han abandonado a la clase trabajadora”, advierte en una conversación por Skype.

A sus setenta años, Hochschild, decidió dejar atrás un cómodo hábitat de intelectuales que compartían sus ideas progresistas para adentrarse en el sur profundo de los Estados Unidos. Se mudó al seno de la Luisiana más homogéneamente blanca, cristiana, rural y empobrecida, para tratar de entender qué alimentaba el odio al Estado y a la redistribución que imperaban en esta zona. El resultado es un formidable retrato de la derecha estadounidense y de lo que Russell Hochschild llama su deep story (historia profunda), que le ha valido la nominación al  National Book Award.

¿Por qué decidió embarcarse en este proyecto, que le ha costado cinco años?

Hace cinco años, ya notaba una enorme división en Estados Unidos entre izquierda y derecha. Esta brecha crecía y crecía no porque la izquierda se estuviese moviendo hacia la izquierda, sino porque la derecha se hacía más de derechas. Me di cuenta de que no entendía este fenómeno en absoluto, de que vivía en un lugar  habitado por gente que tampoco lo entendía. Así que decidí salir de ahí y encontrar un entorno lo más diferente del mío que pudiese. Lo halle en el sur, donde la derecha ha crecido más rápidamente. Luisiana era el supersur, blanco, viejo y religioso. Era lo que de verdad quería conocer.

Mi objetivo era descifrar la paradoja de este Estado rojo [Estado republicano]. En Estados Unidos, son los Estados más pobres, los que tienen más familias desestructuradas, los peores sistemas sanitarios y de educación, y reciben más dinero del Gobierno federal del que pagan en impuestos, los que, a su vez, se oponen con más virulencia al Estado y quieren reducir su poder. Esa es la paradoja. Si tienes un problema, ¿por qué no quieres que te ayuden?

Todo eso se llevaba al extremo en Luisiana. Era el Estado más pobre en la Unión. El 44% de su presupuesto venía de Gobierno federal, y aun así era el Estado más pro Tea Party, el más conservador. Pensé “esto es perfecto”. Desconecté mi sistema de alarmas político y moral para poder escuchar e intentar escalar la ‘pared de empatía’, que me separaba de esa gente. Quería averiguar qué sentían y por qué sentían lo que sentían. Ese era el proyecto.

Describe su viaje de cinco años como la búsqueda de una historia profunda. ¿A qué se refiere?

Es el concepto básico del libro. Cuando preguntamos a alguien “¿Cuáles son tus ideas políticas?” es de esperar que respondan hablando de sus valores, y del tipo de políticas que les gustaría ver aplicadas. Pero debajo de eso hay algo más básico. Yo lo llamo deep story (historia profunda).

El Partido Demócrata se está desangrando. La gente obrera lo abandona en masa, haciendo que sea la izquierda la que se convierte en extranjera en su propia tierra

Todos, seamos de izquierdas o de derechas, la tenemos. Es la historia de la vida como cada uno la siente, desprovista de juicios morales y de hechos. Es como un sueño, pero uno que parece real. La historia profunda de la derecha que subyace en todo lo que escuché durante estos cinco años es esta: uno se encuentra haciendo fila, como en un peregrinaje. Al final de esa fila está el sueño americano, que desea y cree merecer, porque ha cumplido las reglas y trabajado duro toda la vida. Pero la fila no se mueve. De repente, uno empieza a ver cómo otra gente se cuela por delante de él en la fila. Eso provoca una enorme sensación de injusticia

¿Quién ‘se cuela’ en esta historia? ¿No hay nadie encargado de evitarlo?

Los que se cuelan son negros que, mediante políticas de discriminación positiva, tienen acceso a trabajos que normalmente estaban reservados para blancos. Antes de la Affirmative Action, las políticas estatales de discriminación positiva, las mujeres no podían acceder a los trabajos de hombres. Ahora pueden. Inmigrantes y refugiados, todos estos grupos.

Esta gente que espera en la fila no tiene ningún rencor contra nadie en concreto. Solo quieren alcanzar el sueño americano, pero algo se interpone en sus caminos y les empuja hacia atrás. En esta historia, esto es culpa de Barack Obama, que debería patrullar la cola. Para todo el mundo parece que él sea el que facilita que otros se cuelen. Esto hace del Gobierno federal una máquina gigante de marginalización. “Es su gobierno, no el nuestro. No quiero pagarles impuestos. Quiero estar fuera. Soy un extranjero en mi propia tierra”.

Hay otra parte de esta deep story: mientras la fila no avanza, ves a alguien delante de ti darse la vuelta y decir “Estúpidos sureños. Estáis atrasados. Sois unos ignorantes”. Es como una bofetada.

¿Qué pensó cuando oyó a Hillary Clinton llamar “deplorables” a la mitad de los votantes de Trump?

Me hubiera gustado meterla en un avión conmigo, traermela a Lake Charles, Luisiana, y presentarle a la gente de estos pequeños pueblos, a la que he llegado a conocer muy bien, y pedirle que se sentase, tomase una cerveza, fuese de pesca y conociese a alguna de esta gente estupenda que en absoluto es deplorable, sino muy admirable, pero vive en una verdad diferente. De hecho, ella podría hacer mucho para resolver sus problemas si se preocupase por conocerlos.

¿Cree que esa gente siente se siente ignorada por el Partido Demócrata?

Exactamente. Ese es el mensaje del libro, que hay muy buena gente con preocupaciones muy reales, que se siente olvidada. El Partido Demócrata, el partido de los trabajadores, se está desangrando. La gente trabajadora abandona el partido en masa, haciendo que sea la izquierda la que se convierte en extranjera en su propia tierra. No son en absoluto deplorables. Son sus aliados naturales. Muchos sienten simpatía por Bernie Sanders, a quien llaman, con afecto, “tío Bernie”. De hecho ya estamos de acuerdo en muchas cosas. La pelota está en el tejado de los demócratas. El error es suyo: han abandonado a la clase trabajadora.

Uno de los personajes del libro, Mike, sufrió a causa de un desastre medioambiental, y es muy activo en luchas ecologistas, pero también se opone a la regulación estatal. ¿Cómo conviven en él esas ideas?

Es cierto. Mike es ahora ecologista, pero también va a votar a Donald Trump. ¿Por qué desconfía del Estado y quisiera no pagar impuestos? Creo que hay tres respuestas en su caso. Uno es la historia profunda. Me dijo: “Encarno tu metáfora”. Considera que el Estado es un instrumento de su propia marginalización. También cree que representa al Norte, siempre diciéndole al Sur qué hacer, como en tiempos de la Guerra Civil, y eso no le gusta. Y hay una tercera razón: Mike siente que el gobierno de Luisiana ha sido un instrumento al servicio del petróleo, y piensa lo mismo sobre el Gobierno federal, que es un instrumento al servicio de la industria.

Eso se acerca bastante a una perspectiva progresista. Tal y como yo lo entiendo, las grandes empresas petroquímicas y petroleras son las nuevas plantaciones esclavistas. Son instituciones de alta inversión y de enorme rentabilidad que han comprado el gobierno estatal. Pagan al Estado para que este haga su licitación. Es como si el Estado formase parte de la empresa. Estas grandes empresas han usado una estrategia emocional. Dicen: “Necesitamos mil quinientos millones de dólares del dinero de los contribuyentes para poder poner nuestras raíces aquí en Luisiana y no ir a Tejas”. Con un pellizco de ese dinero, reparten regalos. Pagan los uniformes del equipo de fútbol americano de la Universidad Estatal de Luisiana, de la Audubon Society para la protección de la naturaleza, o financian una clase de ciencias de primaria. La gente dice: “Las empresas son bondadosas. Nos dan regalos y nos dan trabajo”.

Se sienten en competencia con los negros. Sienten que los negros han ido hacia arriba y ellos hacia abajo, y que ellos también son una minoría

Son, sin embargo, plantas altamente automatizadas que importan trabajadores extranjeros, instaladores de tuberías filipinos y químicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Generan muy pocos trabajos permanentes para la gente de Luisiana, un 16%, según la mayoría de las estimaciones. El resto son profesores, enfermeras, funcionarios estatales Pero la empresa goza de una buena reputación. Mientras tanto, el Estado está haciendo el trabajo sucio de las empresas. Su misión es hacer como que protegen a las personas de la contaminación, aunque no las protejan realmente. De este modo, la gente odia al Estado y ama a las empresas.

Los progresistas llegan y preguntan, consternados: “¿Por qué amas a la empresa que está contaminando y odias al Estado que podría solucionar tu problema?”. Ellos no lo ven así. Este es un Estado cautivo. No me extraña que no les guste. Está dominado, es un instrumento del petróleo.

Ha mencionado las plantaciones de esclavos, parte de la larga, profunda y enraizada historia de la discriminación racial en Luisiana. Muchos progresistas achacan las quejas de gente como los personajes de su libro a la nostalgia por los privilegios inmerecidos de ese pasado. Los acusan de racistas. ¿Qué falla en ese análisis?

Es parcial y distorsionado. Sugiere que el problema solo está en el Sur. Creo que es un problema nacional. También saca los prejuicios raciales fuera de un contexto más amplio, al que me refiero en el libro como honor squeeze, o sofocamiento cultural. Esta es gente que se siente abandonada en el camino de muchas maneras. Son gente religiosa en una sociedad secularizante. No se puede decir Feliz Navidad en un lugar público, hay que decir felices fiestas o solo feliz. Como sureños, se sienten despreciados como región. Es más cool estar en Nueva York, San Francisco, Los Ángeles.

Llegar a entender la historia profunda de cada persona es un paso preliminar para respetar y entender qué  lleva a la gente a pensar lo que piensa en política

Sienten que su actitud con respecto la familia es ahora ilegal en el país, desde que el Tribunal Supremo dictaminó que las mujeres tienen derecho a abortar en ciertas circunstancias y que los gais tienen derecho a casarse. Todo esto les lleva a sentirse demográfica, social, cultural y económicamente marginados. Los sentimientos raciales son una parte de eso. Se sienten en competencia con los negros. Sienten que los negros han ido hacia arriba y ellos hacia abajo, y que ellos también son una minoría.

Donald Trump no había dado el salto a la política durante la mayor parte de su investigación. ¿Cómo afectó a la gente que aparece en su libro el ascenso de Trump hasta la nominación del Partido Republicano?

Cuando fui a un mitin de Donald Trump antes de las primarias en Luisiana, en marzo de este año, me di cuenta de que había pasado cuatro años y medio estudiando un montón de leña, y ahora con Donald Trump estaba estudiando la cerilla que encendería la hoguera. Ellos se sienten extranjeros en su propia tierra, a la deriva a bordo de una América sin rumbo. Él se presentó como un salvador. Les prometió todo, recuperar la dignidad. Hablaba por ellos “Sí, os sentís tirados. Vais cayendo poco a poco…. Yo os levantaré”. Era un fenómeno casi religioso.

En el libro describe su encuentro con una cantante de gospel, Madonna Macy, quien le habló de locutor de radio favorito, un periodista extremadamente conservador. ¿Qué aprendió cuando la conoció?

La conocí en una reunión de Mujeres Republicanas del suroeste de Luisiana, en Lake Charles y me dijo “Amo a Rush Limbaugh”, un popular comentarista de radio de derechas, agresivo y extremadamente conservador, probablemente el más popular en las ondas americanas. Le pregunté por qué le gustaba. “Odia a las feminazis”, me respondió. Entonces, le pregunté: “¿Qué es una feminazi?”. “Son esas feministas que quieren ser iguales que los hombres. Son malas, ambiciosas, egocéntricas”. Esa era su visión. Luego dijo amablemente: “¿Ha sido difícil escucharme?” y añadió: “En realidad, veo en Rush Limbaugh a alguien que me protege de gente como tú. Los liberales creen que soy retrógrada e inculta, y que tengo una actitud equivocada, que soy racista, sexista y homófoba, y, a lo mejor, también gorda”. Sentía que los progresistas imponían incluso reglas alimentarias en el sur, donde aman la comida frita.

Hay otro personaje en el libro, llamado Lee, que encarna la gran paradoja porque apoya, también, las causas ecologistas a la vez que las políticas antiregulación del Tea Party. ¿Le despidieron por contaminar un estuario? ¿Cómo puede ser que no culpe a la empresa que le empleaba, que sigue siendo muy poderosa en Luisiana?

Es un hombre que tuvo que hacer el trabajo sucio de la empresa durante años. Todos los días, al caer el sol, vertía a escondidas un residuo caliente, tóxico y peligroso en una vía de agua pública. Se sentía muy culpable por hacerlo. Luego enfermó por culpa de aquello, porque estaba expuesto a un producto químico tóxico. Estuvo de baja por enfermedad, y entonces le despidieron por absentismo.

Odiaba a la empresa, Axiall, por haberle hecho eso. Me dijo: “Mi mujer tuvo que esconder la pistola. Estaba tan enfadado por lo que me habían hecho...” Al mismo tiempo, sintió que el Estado no le estaba protegiendo de los abusos de la empresa. Es la lógica que he visto por todas partes: la gente odia al Estado porque recauda impuestos y se supone que tiene que hacer cosas buenas, pero después sienten que sirve para marginarlos.

La historia de Lee continuó, y logró vengarse de la empresa. Los residuos estaban contaminando los peces, y esto llevó al gobierno a sugerir un límite en el pescado que la gente podía comer. Los pescadores y los dueños de restaurantes se pusieron furiosos. La recomendación del Estado les dejaba sin negocio. Hubo una gran reunión con 1.000 personas. Lee Sherman subió al escenario con una pancarta que rezaba: “Yo fui el que vertió el residuo tóxico en el agua”. Los pescadores tuvieron que rascarse la cabeza y decir: “Supongo que la culpa no es del gran Estado, sino de la gran empresa”.

Ahora Lee quiere vengarse del Estado. A sus 83 años está poniendo pancartas para el candidato del Tea Party al Congreso por Luisiana.

Usted menciona en su libro la emoción como un ingrediente clave en la política. ¿Por qué es importante como elemento de análisis?

Creo que llegar a entender la historia profunda de cada uno de nosotros es un paso preliminar para respetar y entender, fundamentalmente, qué  lleva a la gente a pensar lo que piensa en política. Eso nos abre a otros. No es un fin en sí mismo exactamente, pero hay que hacerlo, De lo contrario el diálogo será inútil y defensivo. Tenemos que crear --y me refiero a la nación en su conjunto, izquierda y derecha-- una zona de seguridad en la que podamos comunicarnos sobre estos asuntos de manera abierta y productiva. Esto no sucederá a no ser que analicemos las bases emocionales de nuestras convicciones políticas.

-----------------------------------------------------------

Traducción: Adriana M. Andrade.

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Álvaro Guzmán Bastida

Nacido en Pamplona en plenos Sanfermines, ha vivido en Barcelona, Londres, Misuri, Carolina del Norte, Macondo, Buenos Aires y, ahora, Nueva York. Dicen que estudió dos másteres, de Periodismo y Política, en Columbia, que trabajó en Al Jazeera, y que tiene los pies planos. Escribe sobre política, economía, cultura y movimientos sociales, pero en realidad, solo le importa el resultado de Osasuna el domingo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. yo

    Les promete que volveral las fabricas y el tipo tiene las suyas fuera de USA ja,ja,ja,ja,ja.Y se lo creen ,q es lo peor.Pues si es algo "religioso" no esta mal la comparacion.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí