1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Yates, bicis y burdeles: historia del Tour de Trump

El candidato republicano apoyó en 1989 un proyecto monstruoso y fallido que sigue siendo la carrera ciclista que ha pasado por más Estados de Norteamérica

Marcos Pereda 26/10/2016

<p>Carrera del Tour de Trump en Richmond (Virginia), 1989.</p>

Carrera del Tour de Trump en Richmond (Virginia), 1989.

Donald West

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Las elecciones presidenciales de 2016 no han sido la primera vez que Donald Trump ha posado sus ojos sobre la Casa Blanca. Fue a finales de los ochenta, pero poco tenía que ver con la política. Porque lo que el neoyorquino pretendía hacer era nada menos que celebrar una contrarreloj individual que rodease y diese varias vueltas al recinto del domicilio más conocido del mundo como si su perímetro fuese un enorme velódromo. ¿Un critérium ciclista patrocinada por el magnate? Más bien una de las etapas que jamás llegaron a disputarse de un lisérgico invento llamado, sí, Tour de Trump.

Tradicionalmente el ciclismo de competición en Estados Unidos había estado limitado a unas pocas carreras prácticamente amateur, casi todas ellas disputadas en la Costa Este, y que bebían de las influencias “pos-hippies” de comunión con la naturaleza y competitividad sin estruendos que aún se dejaban sentir en los años ochenta. Solamente la Coors Classic, una prueba disputada en Colorado desde principios de la década, había tenido algo de promoción internacional. Pero la Coors Classic se había dejado de celebrar en 1988, con lo que el calendario yanqui de ciclismo profesional, era un erial.

El Tour era un enorme negocio. ¿Por qué no montar algo parecido aquí, al otro lado del Atlántico?

En 1987 el periodista John Tesh cubrió el Tour de Francia para la cadena CBS. La victoria de Greg Lemond el año anterior había desatado una pequeña (muy pequeña) fiebre por el ciclismo en ciertos ámbitos de la sociedad estadounidense, y las televisiones mandaron a sus reporteros hasta Europa para informar sobre la que, decían, era la mejor carrera del mundo. Tesh volvió fascinado. El ambiente, el colorido, el sufrimiento, la épica. Sí, pero también las posibilidades económicas. El Tour era un enorme negocio. ¿Por qué no montar algo parecido aquí, al otro lado del Atlántico? Se lo comentó a Billy Packer, comentarista de baloncesto en la misma cadena. Por cierto, este Packer es personalidad polémica con episodios realmente bochornosos en su carrera, como llamar “mono” a Allen Iverson, o contratar a un parapsicólogo para que encontrase, mediante sus poderes psíquicos, la pistola que podía haber dado un vuelco decisivo al caso de O.J. Simpson… Ambos reflexionaron sobre el asunto. Unir las dos puntas del país estaba descartado. Mejor optar por la Costa Este, quizá aprovechando la popularidad y las salidas publicitarias que proporcionaba la zona de los casinos en Nueva Jersey. Atlantic City. Sí, esa era una buena idea. Así que se fueron a hablar con el hombre más poderoso, el magnate más popular, el rostro más reconocible de aquellos negocios en los años 80. Sí, ese. Ya saben a quien me refiero. Donald Trump.

Y Packer contactó con Mark Etess, que era hombre fuerte de Trump en aquella zona (además de su oficioso encargado de marketing), y éste concertó una entrevista con el gran jefe en su despacho de Manhattan. El encuentro no duró más que unos minutos. “Déjenme hacer un par de llamadas para consultar a las autoridades si eso que cuentan es posible”, dijo Trump. “Pero, de hacerlo, lo haremos a lo grande. Nada de únicamente Nueva Jersey. Etapas en Nueva York, muchos Estados, lugares genuinamente americanos. Sí, puede funcionar”. Una semana después Packer se volvió a reunir con Donald. Irían adelante. 

Ante la insistencia de su socio, Trump acaba cediendo y coloca su “marca comercial” como anzuelo para los medios

Ahora quedaba el asunto del nombre de la carrera. Sobre ello existen dos versiones contrapuestas. La primera nos dice que fue Packer quien sugirió a Trump que la prueba llevase su apellido, porque eso les daría más publicidad. Y que el magnate se escandalizó. “¿Ponerle mi nombre? Estás loco, los periódicos se me echarían encima tachándome de narcisista”. Al final, y ante la insistencia de su socio, Trump acaba cediendo y coloca su “marca comercial” como anzuelo para los medios.

La segunda versión es, seguramente, la preferida de muchos. Y es que cuando a Donald le preguntan cómo se conocerá la prueba él responde, muy serio, “¿Tour de Jersey? ¿queremos que esta acabe siendo la mejor carrera del mundo? ¿sí? Entonces no puede llamarse de otra forma que Trump”. Que cada cual escoja.

Las intenciones de Trump eran claras: ganar notoriedad con un deporte que ni entendía ni apreciaba, pero que iba a llevar a más de cien países gracias a la señal televisiva internacional (Mark Etess, pensaba que una carrera ciclista era ideal para promocionar la incipiente entrada de Trump en el negocio de las líneas aéreas). En otras palabras, un impacto publicitario brutal, mucho mayor del que había conseguido con otros escarceos en el mundo de la competición.

En Wrestlemania XXIII, Trump no se pudo aguantar, y repartió unos cuantos golpes (fingidos) a McMahon

Porque Trump no era un novato en esto de los eventos atléticos. Había sido promotor de boxeo durante los ochenta, llevando a Tyson en varios de sus combates. Y, años más tarde, llegaría a aparecer en un programa de wrestling estadounidense, en la llamada “Batalla de los Multimillonarios”, que lo enfrentaba a Vince McMahon, mandamás de esta mezcla de deporte y teatro. Cada uno de ellos seleccionaba a un luchador para que lo representara y, con la intención de hacer más atractivo el asunto, ambos se apostaron… su pelo. Así que el 1 de abril de 2007, en el evento conocido como Wrestlemania XXIII, Donald Trump sufrió junto al ring, animó a su pupilo y, al final no se pudo aguantar, repartiendo unos cuantos golpes (fingidos) a McMahon. El epílogo fue puro espectáculo americano, con el perdedor atado a una silla, y el risueño Donald rapándole al cero. Que se sepa el cabello del hoy candidato no sufrió daño alguno…

Y todo iba a ser, claro, a la medida de Trump. Con su estética… la estética tan de finales de los ochenta, tan desenfadada, con el maillot fucsia de líder, con la caravana publicitaria más estrambótica del mundo, con el bueno de Donald saludando y poniendo morritos aquí y allá… Era un Barnum moderno presentando el mayor espectáculo del mundo, ese que ponía cada día en sus manos, según declaraba, a “un millón de espectadores”. 

El director de Panasonic se tiró toda la prueba diciendo que estaba encantado de haber conocido al señor “Trimp”

Lo cierto es que la participación fue, en aquella primera edición, más que aceptable. Junto al gran equipo americano (Seven-Eleven) y al ADR de la estrella local Lemond (que por problemas de contrato corría en Estados Unidos bajo el patrocinio de la cerveza Coors, y que un par de meses después iba a ganar el Tour de Francia) había otros bloques europeos de campanillas, como el Lotto, el PDM o el Panasonic. De hecho, esos conjuntos habían renunciado a correr la Vuelta a España de ese año, seducidos por participar de ese invento allende los mares… y de sus jugosos dólares. Eso sí, no parecían dominar mucho del asunto, porque Peter Post, el legendario director de Panasonic, se tiró toda la prueba diciendo que estaba encantado de haber conocido al señor “Trimp”, y que en Europa el señor “Trimp” era muy popular. 

Por supuesto para componer un pelotón digno de tal nombre hizo falta reclutar algunos equipos de carácter amateur. De entre ellos seguramente el Saunas Diana no era el más potente, pero sí el que más atención despertaba: su patrocinador era una cadena holandesa de burdeles. “Ojo”, decía su director, “la mayor cadena holandesa de burdeles”. Poca broma, pues.

El seguimiento mediático iba a ser, también, desmesurado. Entre los más de 30 periodistas no estadounidenses que cubrían el evento se encontraban enviados especiales de periódicos como L'Equipe o De Telegraaf. Lemond dijo que el Tour de Trump podía convertirse en pocos años en la segunda prueba por etapas del mundo, detrás de la Grande Boucle. Gert-Jan Theunisse, el ciclista holandés de los cabellos largos y la mirada asesina, iba más lejos, y declaraba que llegaría a rivalizar con el Tour de Francia. 

Finalmente aquella primera edición de 1989 se iba a disputar entre los día 5 y 14 de mayo, recorriendo los Estados de Nueva York, Pennsylvania, Maryland, Virginia y Nueva Jersey. Y, en ese mapa, tantas referencias simbólicas como ustedes quieran buscar. Desde el final de la primera etapa en New Paltz, en plenas Catskills (donde, por cierto venció el amateur soviético Ekimov vistiendo el maillot rojo de la URSS, para, imaginamos, cierto embarazo del organizador), hasta el paso por los territorios de los amish en Pennsylvania, e incluso una especie de critérium (totalmente incoherente)  que consistía en dar vueltas y vueltas al Cementerio Nacional de Arlington, donde se entierra a los veteranos de las guerras en las que han participado los Estados Unidos (Trump logró que nadie pudiera pasear por ese espacio sagrado durante el tiempo que duró la prueba). 

Fue un proyecto monstruoso que, aún hoy en día, sigue siendo la carrera ciclista que ha pasado por más Estados de Norteamérica

Fue un proyecto monstruoso, uno que cubrió más de 200 jurisdicciones diferentes, que paralizó el tráfico de una parte de Nueva York durante varias horas y que, aún hoy en día, sigue siendo la carrera ciclista que ha pasado por más Estados de Norteamérica. Además, entre los patrocinadores estaban marcas como Gatorade, Nike, BMW o Timex. Para ello Trump no dudó en buscar apoyos políticos, y no pensemos que se fijó solo en los republicanos: Mario Cuomo, gobernador demócrata de Nueva York, acudió a dar la salida de la primera etapa, en Albany. Claro que el alcalde de Nueva York, el también demócrata Ed Koch, declinó la oferta de hacer lo propio con el segundo parcial, que partía de Manhattan (igual no debería extrañarnos demasiado, puesto que Koch se había referido poco antes a Trump como “uno de los mayores mercachifles que jamás hubiera conocido”). 

Y, por supuesto, baños de ego, delirios narcisistas del promotor de la prueba. El periodista del New York Times George Vecsey llegó a preguntarse si Trump sería capaz de hacer una prueba ciclista “que subiese por sus hombros y bajase por su nariz”. Solo tres de las ciudades que albergaban la salida o la llegada de alguna de las diez etapas no habían “sufrido” en los últimos años una profunda remodelación urbanística de la mano de Trump. Eran New Platzes, Front Royals y Allentowns las localidades “no trumpeanas”. El resto, todas, tenían grandes edificios levantados por el magnate surgiendo aquí y allá como setas tras las lluvias…

Y el final, la apoteosis, la contrarreloj que cerraba la prueba y que recorría Atlantic City, saliendo del Trump Hotel y terminando en la Plaza Trump, justo enfrente del Trump Casino (en realidad ambos edificios son dos vistas del mismo complejo mastodóntico), después de pasar, por ejemplo, frente a Trump Castle. Toda una loa al gran creador, al genio de las finanzas, al hombre que todo lo puede. La única pega es que aquel día las motos que precedían al belga Eric Vanderaerden se perdieron por entre todas aquellas “calles Trump”, haciéndole perder una etapa que tenía ganada… Quizá la moto subió por Trump Avenue en lugar de por Trump Street, y bajo por Trump Square en vez de por Trump Bridge… quién sabe. Para compensarle el propio Trump invitó al flamenco a pasar unas horas en su yate, llamado, sorpresa, Princess Trump. Pero a esas alturas Peter Post, director de Vanderaerden, estaba un poco harto de tantas excentricidades alejadas de lo que él siempre había entendido que era el ciclismo, y dijo que ninguno de sus corredores se subiría en el mismo barco que “Donald Trimp”.

¿Todo de color de rosa, como el maillot de líder? Ni mucho menos. Y es que en aquellos tiempos, con la gran crisis económica de los noventa llamando a la puerta, las finanzas de Trump ya no eran lo que antaño fueron. Estábamos ante el final del fenómeno “yuppi” en su máxima esencia, y el hoy candidato iba dejando agujeros aquí y allá, agujeros en los que caían cientos y cientos de puestos de trabajo. Así que las protestas no tardaron en aparecer. La llegada de la primera etapa, aquella Albany-New Paltz que habría de ganar Ekimov, presentó las más llamativas, con la recta de meta cubierta de pancartas. “Die Yuppi $cum (muere escoria yuppi)”, “Hungry? Eat the rich”, “Fight Trumpism” “The art of the deal=the rich get reacher”, “Donald Trump: Lord of the flies” o la más paradigmática de todas: “Trump=AntiChrist”. Los periódicos hablarían al día siguiente del éxito de la carrera, pasando casi de puntillas sobre estos hechos, que se iba a repetir en prácticamente todas las salidas y finales de la prueba. Nadie parecía querer mirar a la cara a lo que estaba por venir, y los Estados Unidos pensaban que se habían recuperado eficazmente del crack de 1987… Ilusión vana. 

La carrera había alcanzado tal popularidad que ahora eran las propias localidades quienes solicitaban el paso de la misma por sus calles. Se mezclaban de esa forma los réditos publicitarios que obtenían en la prensa por tener a 150 deportistas vestidos con maillot y coulotte entrando en sus ciudades y, sobre todo, la posibilidad de que el mismísimo Trump desembarcara allí, con su corte de aduladores, con sus cámaras pegadas al cogote. Un gran empresario de Baltimore expresó su deseo de que una etapa visitase la ciudad, pero con una condición: que el yate de Trump anclase en el Puerto de Baltimore durante al menos una noche. Y así, el Princess Trump (el barco que había sido del traficante de armas Adnan Khashoggi antes de pasar a manos de Donald) durmió un par de madrugadas en los muelles de Baltimore…

La de 1990 fue la última edición del Tour de Trump con ese nombre

La de 1990 fue la última edición del Tour de Trump con ese nombre. La crisis económica había golpeado con fuerza al magnate, que no pudo hacerse cargo durante más tiempo de la carrera. Eso sí, quedó en manos tan buenas como las suyas: desde 1991 la prueba pasa a ser conocida como Tour DuPont, debido a su patrocinador principal, la empresa química que inventó (y comercializó) los clorofluocarbonados, esos gases que se mostraron totalmente letales contra la capa de ozono… El Tour DuPont tuvo su final en 1996, con victoria para Lance Armstrong. Al ciclista texano, en aquel entonces una estrella en ciernes, le detectaron cáncer unos meses después. Más tarde volvió para comerse el mundo, su nombre sonó de cara a un futuro en la política y, al final, acabó arrasado por los pesos de las mentiras y las trampas.

Epílogo perfecto para una carrera única

Trump  parece no guardar buenos recuerdos del deporte de las dos ruedas, y hace un tiempo criticó duramente a John Kerry, secretario de Estado de la Administración Obama, que se había roto una pierna andando en bici. “Os prometo que yo jamás montaré en bicicleta, es una irresponsabilidad”. Y muchos aplaudieron, claro. Es Trump. 

Pd: En el verano de 1989 Donald Trump escribió una carta a los organizadores del Tour de Rump, una carrera de carácter familiar que se celebraba en Aspen. Allí solicitaba que la prueba, apenas un picnic campestre con bicis y cerveza, cambiase su nombre, por resultar demasiado similar al de su invento. El Tour de Rump contestó diciendo que su competición era más antigua que el Tour de Trump, que ellos eran un evento local sin intención alguna de crecer y que, vaya, les dejase un poquito en paz. El pasado 6 de agosto el Tour de Rump celebró su 28º edición. El modesto pudo, en esta ocasión, con el gigante… 

Las elecciones presidenciales de 2016 no han sido la primera vez que Donald Trump ha posado sus ojos sobre la Casa Blanca. Fue a finales de los ochenta, pero poco tenía que ver con la política. Porque lo que el neoyorquino pretendía hacer era nada menos que celebrar una contrarreloj individual que...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Carlos

    Belenos…respira hondo y cuenta un, dos, tres. Cálmate. Noto cierta tensión en tus palabras. Se trata sólo de un artículo sobre ciclismo. Ni más ni menos. Ese deporte que consiste en moverse por ahí sobre un aparato llamado bicicleta. Si para el lector nombres como Ekimov, Lemond o Theunisse no resultan familiares tal vez no se pueda sacar todo el jugo al artículo, pero no por eso debe perder valor. Ni mucho menos. El que quiera sesudos y aburridos análisis sobre futuras elecciones políticas tiene una amplia oferta escrita donde informarse y ¿entretenerse?, por ejemplo eso que llaman “prensa seria”. No obstante tu comentario me ha hecho reflexionar y sí, seguramente nos vayan a joder mucho, vengan quienes vengan, sea Donald o la “sicopata asesina”. Así que en breve voy a comprar víveres y herramientas varias, así como encargar varios manuales de supervivencia, para formarme en plan John Connor antes de que el mundo se colapse más de lo que ya está. Para mí el artículo no dice ninguna tontería, refleja con ejemplos concretos las excentricidades, chanchullos, pufos y locuras del señor Trimp (grande Post, grande). Yo hubiera hablado de la participación del Café de Colombia, de que un mexicano (Raúl Alcalá) tenga el record junto a Armstrong de victorias finales…pero la verdad, las historias, desconocidas para mí, de burdeles y yates me atraen más. Cada uno escribe lo que le apetece. Lo que si echo en falta es que el artículo no mencione al ganador de la Clasificación General. El noruego Dag Otto Lauritzen, una celebridad en su país natal. Ganador de etapa en Santander en la Vuelta a España de 1993, después de 100 kms. escapado pasando los puertos de La Sía y Alisas, un día infernal de lluvia y frío. Yo era un crío por entonces y le vi pasar por mi pueblo. Sufrió lo indecible y gano en la capital cántabra con solo dos segundos de ventaja. Recordaré su pundonor y entrega cuando el mundo se vaya al garete, ya sea por los devaneos económicos de Trump & Co. o por la desaparición de la capa de ozono gracias a los clorofluocarbonados.

    Hace 4 años 11 meses

  2. Belenos

    Estamos apunto de caer en manos de una sicopata asesina y tu te dedicas a decir estas tonterías sobre este impresentable. El rubiales caprichoso, déspota, sin educación ni compasión...... pero también, sin las manos manchadas de sangre, puede que les hiciera la vida imposible a muchos mejicanos( sobre todo) que viven en yankilandia, pero la otra nos va a joder a todos. A TODOS.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí